Ver sección completa  Ver sección completa


Claudia Liliana González

actriz, modelo

   
 

Vea otras imágenes de Claudia Liliana González en ColArte

   
   

Cali, 1969

Actriz - filmografía
(2000s) (1990s)

  1. "Los victorinos" (2009, versión nueva de Telemundo)
  2. "Bermúdez" (2009) TV series .... Lina Vargas (2009)
  3. "Pocholo" (2007) TV series .... Pachita
  4. "Pecados capitales" (2002) TV Series .... Teresa
  5. "Luzbel está de visita"
  6. "Padres e hijos"
  7. "Marido y Mujer" ... Ana Martha, la loba
  8. "Amores como el nuestro" (1998) ... esposa de Juan Pablo
  9. "Cazados"
  10. "Lazos mortales" (1994) Miniserie grabada en Cali
  11. "Solo una mujer" (1995) TV Series .... Matilde
  12. "Café con aroma de mujer" .... Daniela Reyes (1993 )(premio TV y Novelas, actriz revelación)
  13. "La casita del placer" (teatro)
  14. "Solo una mujer"
     
 
 
Información parcial cortesía
The Internet Movie Database. Con permiso

 
 


Abandonó la actuación cuando tocaba el éxito

En 1995, Daniela Reyes, la psicóloga de Café, la `disparó'. Ese personaje le dio una popularidad impresionante. Pero en el mejor momento de su carrera, Claudia Liliana González conoció al amor de su vida y decidió dejarlo todo por él. Y desapareció del medio. 

Fue Viena Ruiz quien le presentó a Juan Carlos Saldarriaga, un ejecutivo de una multinacional. Hubo química, se ennoviaron, a los tres meses se comprometieron y a los seis se casaron por lo católico. Fue la época en que le propusieron protagonizar Flor de oro y Soledad. Rechazó ambas ofertas. El amor estaba primero y a él le había apostado.

SU NUEVA VIDA 

"Preferí casarme, apostarle al amor e irme a vivir a Medellín con mi marido". Por eso, bajó el ritmo de trabajo y se dedicó a ser ama de casa. Sólo viajaba a Bogotá para grabar la comedia Cazados, cada 15 días. 

A pesar de no vivir en la capital, los productores y directores la llamaban a Medellín para ofrecerle personajes o para que hiciera castings. Siempre rechazó las ofertas. En ese momento no le interesaron para nada. Luego, Claudia Liliana quedó embarazada de su primer hijo, Martín, hoy de 6 años. Entonces, transcurrieron dos años alejada de las cámaras y los libretos. "Siempre he tenido claro que la actuación es lo mío, pero la prioridad es mi hogar". 

En 1997 trasladaron a su esposo a Bogotá y ella decidió retomar la carrera que había dejado en el letargo. Fue difícil. En 1998, cuando empezaban los canales privados, encontró las puertas completamente cerradas, lo que le impidió seguir su camino como actriz. "Intenté regresar a la pantalla chica con unas expectativas que no se me cumplieron".
Es que las tarifas bajaron, y ella todavía exigía un sueldo similar al que le habían pagado en su gran momento, cuando trabajó en Café. No fue posible firmar ningún contrato. Su cuarto de hora pareció esfumarse y, muy resignada, se dedicó a su hijo y a su marido.

Pero el destino pareció enderezar las líneas de su camino, porque el director Andrés Marroquín le hizo entender la nueva situación y le propuso regresar a la televisión para participar en Amores como el nuestro. Aceptó encantada. De ahí en adelante, empezó a recuperar, muy lentamente, el terreno que había perdido. Es que en el medio se creía que ella se había retirado y que vivía todavía en Medellín. Quizás por eso también, la llamaban poco a las audiciones. 

Posteriormente, el libretista de la telenovela Marido y mujer, Luis González, le propuso que se convirtiera en Ana Martha, la `loba' y vividora de la historia. Aceptó y durante un largo tiempo los colombianos volvieron a verla y a recordar su imagen. Sin embargo, quedó embarazada de su segundo hijo, Marina, hoy de 2 años y medio. A Claudia no le quedó otra salida: regresar al hogar para tener a su bebita y criarla. 

"No ha sido fácil, pero cuando se sabe que la estabilidad de una familia es lo más importante, hay que luchar por eso e insistir de paso en la profesión de vida. Es que todo se complementa".

PUERTAS ABIERTAS 

El año pasado volvió a tocar puertas y de inmediato la llamaron de Padres e hijos. Ahí se reactivó su carrera como actriz. Volvió a tener la tan anhelada vigencia. "Me sentí completa nuevamente". La dicha aumentó cuando Martha Godoy, de RTI, la contactó para que se metiera en la piel de María Eugenia, personaje de Luzbel está de visita. "Este último año me dediqué a trabajar con este personaje, que se fue creciendo a medida que transcurrieron los capítulos". Tiene razón. María Eugenia se volvió necesaria en la historia de julio Jiménez y en consecuencia estuvo hasta el final de la trama. "Es que no me he ido como actriz. Aquí estoy, con mi familia y mi profesión a cuestas. Sigo amando la actuación porque es mi vida y espero que lleguen cosas grandes". 

Y en efecto llegaron. Hoy, Claudia Liliana re presenta a Teresa en Pecados capitales, la telenovela del Canal Caracol, con libretos de Felipe Salamanca y Dago García. Está feliz por la aceptación que ha tenido su personaje y por que está segura de que con sus hijos grandes y su esposo apoyándola ya no hay vuelta de hoja en la actuación.

Luego de siete años de casada, piensa que ha pasado por ciclos. "Senté las bases de mi familia, tuve a mis hijos, los crié y ahora es el momento de pensar en mí y de reiniciar mi carrera para llevarla mucho más lejos que antes".
Dice que no se arrepiente por el hecho de haber sacrificado su profesión por su familia. "Lo dejé todo por amor y valió la pena. Es que tengo un marido fuera de serie y unos hijos maravillosos". Sin duda alguna, Claudia Liliana se siente muy orgullosa de haberles podido dedicar a su esposo y a sus hijos el ciento por ciento de su tiempo. "Ahora, es el momento de reafirmarme en mi carrera". Y lo está haciendo con fuerza. 

Tomado de la Revista TV y Novelas No. 354, 3 de febrero de 2003