BarAdb07.jpg (84022 bytes)

ARTE POP

 

Con la aparición del Expresionismo Abstracto en Colombia en la década del cincuenta es decir, a pocos años de su reconocimiento internacional comienzan a acercarse cronológicamente y a intensificarse (como se mencionó en la Introducción) las repercusiones de los movimientos modernos en el arte del país. Tal es el caso del Arte Pop que no sólo se extendió rápidamente en nuestro medio llegando algunos críticos a mencionar Fernando Botero entre sus precursores," sino que es uno de los movimientos internacionales con un impacto más intenso, amplio y duradero en la pintura colombiana.

En sus orígenes el Arte Pop puede dividirse en dos grandes vertientes: la inglesa, a la cual el crítico Lawrence Alloway bautizó como tal en 1955 y cuyos principales exponentes son Eduardo Paolozzi, Richard Hamilton, Allen Jones, Patrick Cauldfield y el estadounidense R.B. Kitay (así como Richard Smith y Peter Blake quienes incorporarían técnicas abstractas al movimiento), artistas que según el mencionado crítico no sentían el disgusto por la cultura comercial que sentía la mayoría de los intelectuales, sino que la aceptaban como un hecho, la discutían en detalle y la consumían con entusiasmo"; y la norteamericana que, aparece en los años sesenta mostrándose más extrema y radical en sus planteamientos, aunque en las obras de sus creadores Jasper Johns y Robert Rauschenberg las características pop se dan menos definidas y agresivas que en el trabajo de sus otros protagonistas: Andy Warhol, Roy Lichtenstein, James Rosenquist, Tom Wasselman, Claes Oldenburg, Jim Dine, Mel Ramos, Edward Kienholz, Ed Ruscha y Wayne Thiebaud.

El Arte Pop se basa en la aceptación y utilización de los elementos comerciales contemporáneos y de los medios de comunicación masiva, aprovechando con frecuencia imágenes publicitarias y cinematográficas. No obstante la similitud en cuanto a sujetos y la predilección de algunos artistas por técnicas comerciales como la serigrafía y por la pintura de borde duro o contorno definido, el Arte Pop no cuenta con un estilo unificado. Lo que sus obras reflejan y comparten dice Edward Lucie Smith-"es el tono y la imaginería de la moderna megalópolis, de 'la vida de la mayoría', del hombre atrapado en las ciudades y separado de la naturaleza". El movimiento también puede mirarse como una adecuación artística consciente a la vida urbana del siglo XX, o en las palabras de Linchtenstein "como un envolvimiento con lo que son las más estrepitosas características de nuestra cultura, cosas que odiamos, pero las que son también poderosas en su mejoramiento de nosotros".

Las primeras obras claramente pop en concepto e iconografía que se presentan en Colombia fueron expuestas en 1964 en un Salón de arte joven, siendo sus autores, Bernardo Salcedo (quien envió un collage que involucraba la envoltura de Alka-Seltzer) y Jorge Madriñán (autor de un ensamblaje con láminas y objetos populares). Para finales de esa década el movimiento había cobrado ya gran fuerza en el país, habiéndose adherido a sus principios artistas como: Santiago Cárdenas, realista intérprete de objetos cotidianos; Beatriz González, quien también parte de láminas o cromos populares así como de imágenes extraídas de la prensa; Alvaro Barrios, con trabajos apoyados en las tiras cómicas; Hernando del Villar, quien se basaba en personajes populares y estrellas de cine; y Ana Mercedes Hoyos, cuyas primeras pinturas incluyen señales urbanas y vallas publicitarias. Otros artistas que pueden calificarse como pop, al menos en ciertos momentos de su trayectoria, son: Sonia Gutiérrez, Mónica Meira, Javier Restrepo, Dora Ramírez, Clemencia Lucena, María de la Paz Jaramillo y Enrique Hernández. El extendido uso de la serigrafía en Colombia durante las últimas décadas puede también considerarse como un efecto del Pop en nuestro panorama artístico.

Tomado del Libro: Arte y Artistas de Colombia
Impresión: O.P. Gráficas Ltda.
Publicación: Compañía Central de Seguros -1986