NegE1314.jpg (49355 bytes)

SUPREMATISMO, DE STIJL Y
CONSTRUCTIVISMO

 

La tendencia hacia la abstracción inaugurada por el Cubismo habría de extenderse y agudizarse rápidamente en Europa como lo demuestra el surgimiento de tres movimientos más o menos contemporáneos, el Suprematismo, De Stijl y el Constructivismo, los cuales llevan a extremos no muy diferentes entre sí la reacción contra la pintura naturalista llevada a cabo por prácticamente todos los estilos modernos.

El Suprematismo fue lanzado en 1913 en Rusia por Kasimir Malevich, quien sostenía que la pintura debe ser exclusivamente el resultado de los elementos geométricos, rectángulo, triángulo, círculo y cruz, para reflejar, no sólo la esencia material del mundo hecho por el hombre, sino también su anhelo de acercarse al misterio inexplicable del universo. Para Malevich, además, el arte no tiene por que ser útil socialmente, debiendo el artista mantener una independencia intelectual que le permita concentrarse en la creación. Su pintura más famosa, Composición Suprematista: Blanco sobre Blanco (la cual presenta un cuadrado blanco sobre otro del mismo color) es considerada como una lógica conclusión de sus propuestas.

De Stíjl (El Estilo) fue el nombre de una revista holandesa fundada en 1917 por Theo van Doesburg con el objeto de explicar y extender las tesis del Neo Plasticismo de Piet Mondrian, aunque en ella tuvieron igualmente cabida las doctrinas del Dadá. Los dos pintores mencionados y el arquitecto Gerrit Rietveld - cuya famosa silla en rojo y azul es considerada por algunos autores como el mejor compendio de los principios de De Stijil fueron las figuras más sobresalientes de este movimiento.

Neo - Plasticismo fue un término acuñado por Mondrian para su estilo de abstracción geométrico, en el cual, a diferencia del Cubismo (y de su primera etapa pictórica) no hacía uso de elementos figurativos ni siquiera como punto de partida para sus construcciones. Mondrian quien sostenía que el arte debe ser "desnaturalizado", en el sentido de independiente de la naturaleza, y construido exclusivamente con elementos abstractos para escapar al individualismo de lo particular y alcanzar una expresión pura de lo universal- restringió sus composiciones al ángulo recto mediante líneas verticales y horizontales, y sus colores a los primarios y al blanco, gris y negro.

El Constructivismo, por otra parte, fue un movimiento dentro de la escultura abstracta fundado en Rusia en 1917 por Antoine Pevsner y su hermano Naum (Pevsner) Gabo. El movimiento rechazaba -como el Suprematismo- la utilidad social del arte y contradecía la creencia, entonces imperante, de que la escultura debe ser en primer término un problema de volumen y masa en el espacio, proponiendo en cambio un arte en el cual contara el movimiento y se utilizaran materiales contemporáneos en particular aquellos relacionados con la máquina. Otros artistas de reconocida importancia vinculados con el Constructivismo fueron Vladímir Tatlin, Alexander Rodchenko y El Lissitzky.

Pero no era la abstracción en sí el principal objetivo de los constructivistas sino en las palabras de Aaron Sharf- "la expresión de una convicción fundada en motivos muy profundos, de que el artista podía contribuir a hacer más elevadas las necesidades físicas e intelectuales de la sociedad en su conjunto, estableciendo un contacto directo con la producción a base de máquinas, con la ingeniería arquitectónica y con los medios de comunicación gráficos y fotográficos. Satisfacer las necesidades materiales, expresar las aspiraciones, organizar y sistematizar los sentimientos del proletariado revolucionario tal era su objetivo: no un arte político, sino la socialización del arte .

Los constructivistas apoyaron con gran entusiasmo la Revolución de Octubre de 1917 dedicándose a la creación de un arte con similares objetivos, es decir de un arte del proletariado, pero con la Nueva Política Económica de Lenin se puso seriamente en duda la utilidad del movimiento el cual comenzó a perder influencia y a ser remplazado por el Realismo Socialista.

Del Suprematismo, De Stíjl y el Constructivismo tampoco hizo parte en su momento ningún artista colombiano pero es clara la influencia de estos tres movimientos, y especialmente del Constructivismo en el arte del país. La abstracción sólo se inicia en Colombia a finales de los años cuarenta con la obra de Marco Ospina en cuya pintura se va esquematizando la temática de flores y paisajes hasta llegar a composiciones en las cuales el sujeto ya no es reconocible (un poco a la manera de Brancusi aunque con resultados por demás disímiles). La abstracción entendida como en los tres movimientos mencionados, es decir, como la construcción de objetos de arte a partir de formas básicas o geométricas, comenzaría un poco más tarde contándose entre sus primeros cultores Eduardo Ramírez Villamizar, Edgar Negret y Carlos Rojas dentro de la escultura, y Omar Rayo, Fanny Sanín y Manolo Vellojín dentro de la pintura, aunque las obras de algunos de estos artistas se hallan más claramente relacionadas con el Mínimalismo. Edgar Negret, dado su empleo de materiales utilizados en la tecnología, su claro ímpetu constructivo y la apariencia en parte relacionada con las máquinas de su obra, podría considerarse como el artista colombiano más cercano a la actitud y objetivos del Constructivismo.

Tomado del libro Arte y Artistas de Colombia
Impresión: O.P. Gráficas Ltda.
Publicación: Compañía Central de Seguros - 1986