JacCyy04.jpg (48971 bytes)

EL EXPRESIONISMO ABSTRACTO

 

El término Expresionismo Abstracto toma fuerza a mediados de siglo para describir un movimiento abstracto pero no geométrico que floreció especialmente en los Estados Unidos a partir de la Segunda Guerra Mundial. El movimiento fue bautizado posteriormente por Harold Rosemberg como Actíon Paíntíng (Pintura de Acción) enfatizando la importancia concedida por los artistas cobijados por esta clasificación al acto mismo de pintar, de crear, y no al producto terminado. Según Rosemberg "si la pintura es acción el esbozo es una acción, la pintura que le sigue otra. La segunda no puede ser "mejor" que la primera. Hay tanto en lo que le falta a una como en lo que tiene la otra".

El Expresionísmo Abstracto se caracteriza por su ánimo de ruptura con los estilos tradicionales y sus procesos técnicos, por su agresivo espíritu de autodeterminación y por su espontánea libertad expresiva. Como tal, presenta relaciones con el Tachísmo (término acuñado por el crítico Michel Tapie para designar un grupo de artistas europeos interesados en la mancha instintiva de color). Pero en sus muchas y variadas definiciones los expresionistas abstractos han preferido enfatizar su individualidad y su inconformismo, tomando sus pinturas como una actividad que expresa sus problemas subjetivos ante la complejidad de la civilización moderna. Los más caracterizados exponentes de esta corriente son Jackson Pollock, Mark Tobey, Willem de Kooning, Franz Kline, Marc Rothko, Robert Motherwell, Philip Guston y Adolph Gottlieb.

Aunque su diversidad no hace sus trabajos reducibles a una formula general (De Kooning y Gottlieb no son realmente abstractos ni Rothko y Kline son realmente expresionistas, etc.), puede afirmarse que el Expresíonismo Abstracto es un movimiento en el cual la imagen carece de importancia, que es antiformal, que en sus trabajos juega un papel preponderante la improvisación, y que es dinámico y enérgico tendiendo a estimular la visión más que a satisfacer convenciones de buen gusto. Se afirma que con el surgimiento de este movimiento, Nueva York pasa a convertirse en el centro internacional de la vanguardia pictórica influenciando definitivamente el desarrollo artístico de todo el mundo.

Los artistas colombianos en cuya obra es más claramente detestable la influencia del Expresionismo Abstracto son Guillermo Wiedemann, Judith Márquez, Manuel Hernández, Alvaro Herrán, Alejandro Obregón, Armando Villegas y Antonio Roda, aunque en el caso de los tres últimos dicha influencia es no sólo pasajera sino relativa. Obregón, por ejemplo, nunca ha abandonado cierta intención figurativa y simbólica, mientras que Villegas y Roda han regresado a un tipo de pintura centrada en la representación. En el caso de Herrán, por otra parte, también son notorias, especialmente en sus comienzos, ciertas relaciones con el informalismo, corriente europea de mediados de siglo en la que se utilizaron materiales poco ortodoxos y se integraron elementos que enfatizaban las texturas y calidades táctiles de las obras.

Otros Movimientos

Entre los movimientos modernos originados en la primera parte del siglo XX cuyo influjo no ha sido especialmente notorio en el arte del país, figura en primer término por su importancia el Futurísmo, lanzado en 1909 en Milán por el poeta Filippo Marinetti, con el cual se glorificaba el mundo moderno, la máquina, la velocidad y la violencia. Fue un movimiento iconoclasta que contó con el apoyo de Mussolini y que según su fundador anunciaba un nuevo tipo de estética basada en ideas como la recogida en su famosa sentencia de que "un automóvil crepitante, que avanza como una ametralladora es más hermoso que la Victoria Alada de Samotracia". Sus más destacados adherentes fueron los pintores Umberto Boccioni, Carlo Carrá, Giacomo Balla, Gino Severini y Luigi Russolo.

Otros movimientos del mismo período y sin ningún impacto o repercusión directa en el medio colombiano fueron el Vorticismo, formado en 1913 en Inglaterra por Wyndham Lewis, cuya principal característica es la tendencia a la simplificación mediante formas angulares; el Elementarismo, creado por Theo van Doesburg en 1926 como una variación de De Stijil y el Automatismo fundado en Montreal en 1940 por el pintor Jean Paul Riopelle, el cual puede considerarse una derivación del ya mencionado Tachismo.

Tomado del libro: Arte y artistas de Colombia tomo IV
Impreso: OP Gráficas Ltda.
Publica: Compañía Central de Seguros