Ana Soler

Salinas, Puerto Rico

Actores

Personaje

 


Ana Soler 

www.anasolerfitness.com 

actriz, directora, escritora

   
 

Vea otras imágenes de Ana Soler en ColArte

   
 
 
     
 
Salinas, Puerto Rico

Altura: 1.76

merce@mercegarcia.com                                                                                      

anasoler05@yahoo.es                                                                                           

EDUCACION

Grado Universitario en Artes                 Artes Escénicas                                 Emerson College, Boston, MA (1991)

ENTRENAMIENTO

Actuación: Elaine Aiken Actors Conservatory, NY – American Academy of Dramatic Arts, NY

Danza: Improvisations Unlimited Dance Company, MD

CINE

La Otra Familia                                     Gloria                                                     Dir. Gustavo Loza (México 2011)

Sin Amparo                                           Lila                                                         Dir. Jaime Osorio  (2002)

Bolívar Soy Yo                                      Margarita La Maquilladora                  Dir. Jorge Alí Triana (2001)

Posición Viciada                                 Margot                                                   Dir. Ricardo Coral (1997)

TELEVISION

El día de la suerte                                 Marina Dávila                                      RCN (2013)

Dónde Carajos Está Umaña               Susy Dangond                                       CARACOL TELEVISION (2013)

El Laberinto                                           Estefanía                                                 CARACOL TELEVISION (2012)

Ojo por Ojo                                            La Mona Barragán                                 RTI/TELEMUNDO (2011)

Mentes en Shock                                  Mamá                                                     FOX (2011)

Los Caballeros las Prefieren Brutas  Laura                                                      SONY (2010)

Kadabra                                                 Maga Shabor                                         FOX (2010)

La Quiero a Morir                                  Lucrecia                                                 CARACOL TELEVISION (2009)

Lorena                                                    Silvia Rivera                                          RCN (2005)

El Engaño                                              Marina Andrade                                     CARACOL TELEVISION (2007)

Sin Retorno                                            Drogadicta                                             FOX TELECOLOMBIA (2006)

Mujeres Asesinas                                  Travesti                                                  VISTA PRODUCCIONES/RCN (2006)

Juegos Prohibidos                                 Lulú                                                       TELESET (2004)                  

Pasión de Gavilanes                             Emilce Reinosa                                    RTI/ TELEMUNDO (2003)

La Jaula                                                  Alba Luz Aguilar                                   CARACOL TELEVISION (2003)

Amantes del Desierto                           Ester de Santana                                  RTI/ TELEMUNDO (2000)

La Caponera                                          La Guajira                                            RTI (1999)

Rosas del Atardecer                             Rosario                                                TELESET (1998)

La Elegida                                              Ma. Isabel                                             TEVECINE (1997)

No Morirás                                             Zorayda                                                  TEVECINE (1997)

Otra en Mi                                              Lulú Gómez                                           TEVECINE (1997)

TEATRO

Hamlet                                                   Reina Gertrudis                                    Dir. Martin Acosta

Carta De Una Desconocida               Ella (32)                                                 Dir. Manuel Orjuela

La Fiesta Del Chivo                             Urania                                                    Dir. Jorge Alí Triana

Feliz Nuevo Siglo Dr. Freud                Lou Andreas Salome/Sra.K                Dir. Jorge Alí Triana

Crónica De Una Muerte Anunciada   Placida Linero/Pura Vicario                Dir. Jorge Alí Triana

La Celestina                                          Areúsa                                                   Dir. Jorge Alí Triana

DIRECTORA (2014)

2014 Tributo a José

 

REPERTORIO ESPANOL, NEW YORK, NY

La Vida Es Sueño                                 Rosaura                                                Dir. René Buch

Y Se Armo La Mojiganga                     La Muerte                                              Dir. Jorge Alí Triana

Bodas De Sangre                                  La Novia                                               Dir. René Buch

La Cándida Eréndira                            Mujer Araña/Madre Superiora             Dir. Jorge Alí Triana

La Gringa                                               María (La Gringa)                                  Dir. René Buch

La Casa de Bernarda Alba                  Amelia                                                    Dir. René Buch

ENLACES DE FILMOGRAFIA

  1. Sin Amparo (2003) (completed) .... Lila
  2. "Jaula, La" (2003) TV Series .... Alba Luz
  3. "Amantes del desierto" (2001) TV Series
  4. Bolívar soy yo (2001) .... Makeup Artist
    ... aka Bolivar Is Me (2001) (International: English title)
  5. "Caponera, La" (2000) TV Series .... La Guajira
  6. Posición viciada (1997)

HABILIDADES

Danza Moderna, Jazz, Tango, Instructora de Pilates y Aeróbicos, Perfecto Inglés, Acento Mexicano Neutro.

Texto gentilmente suministrado por la actriz, 2013

 
 
 

 
 


Escrita en el cuerpo

Por Iván Beltrán Castillo

El cuerpo es el gran escenario del mundo, el lugar donde se desarrollan todos los dramas, donde se congregan los espectros y demonios pretéritos, donde anidan, enroscadas, las pasiones más contradictorias. Testimonio de las estaciones por las que su dueño ha deambulado, en cada escenario quedan vestigios de otros tiempos, signos indelebles de las cosas que se han amado o detestado, escombros y palacios, cementerios inundados de cruces, soles agonizantes y estrellas apagadas, monumentos a la felicidad y a la desdicha, huellas de rostros que nos peregrinaron portando cántaros de agua, y también las ardorosas señales del siempre vaporoso presente. Si indagar o entrevistar un rostro es entrevistar un alma, interrogar un cuerpo es interrogar un largo y sinuoso laberinto.

Ana Soler, la actriz que desde hace unos años echó raíces en Colombia, pertenece a esa raza futurista de los que convierten su cuerpo en un monumento, un templo al servicio de la religión del Yo. Posee una arquitectura corporal a la que sabe utilizar con geométrica sofisticación, y que confiere a sus movimientos cierto encanto personalísimo, como si dieran cuenta de una estirpe hace tiempos olvidada. Pero no lo hace por banalidad o simple egocentrismo, sino porque, desde cuando era apenas una niña, se percató de que en el cuerpo tenía la herramienta privilegiada, y que éste le iba a servir siempre para expresar las hondas emociones que con frecuencia la dominan e impulsan, y que la han llevado por el mundo encarnando los ritos del teatro y de la danza. Parece saber que la misión grave de su cuerpo es transportar los mensajes esenciales del arte, su tentativa perpetua por develar el fragmento más hermoso y enigmático de los seres humanos.

Todo comenzó en la Universidad de Maryland, donde entró tempranamente a estudiar para convertirse en bailarina, huyéndole un poco al destino manifiesto de su entorno familiar, que era bastante convencional y no habría podido sofocar el caudal de sus anhelos secretos. Ella tiene una sensibilidad muy aguzada, a la que pudo detectar desde los días de la infancia, en Salinas, Puerto Rico, que fueron, como no se cansa de contarlo, felices y solares: todavía los tiene inscritos en la memoria. Era la quinta hija de un matrimonio burgués, nunca le faltó absolutamente nada material, y todo por entonces resultaba redondo, elemental, como aquellos niños (ella y sus hermanos) semidesnudos y tostados por el sol, que se sentaban en una playa a comer ostiones y cangrejos de tierra, sintiéndose anteriores al pecado original.

Tal vez fue en aquellos días remotos cuando Ana Soler empezó a tener conciencia de su cuerpo y de cómo las horas y sus accidentes escribían encima de él, transformándolo en el escenario de un temible y esplendoroso alfabeto.

En Maryland se enamoró para siempre de la danza en sus distintas vertientes -clásica, contemporánea, folclórica-, y descubrió que bailar es la única posibilidad que tiene el hombre de encarnar el tiempo ilusorio y eterno de la música. Pasaba la mayor parte  del día frente a los espejos, que reproducían su imagen hasta el infinito, vestida con una trusa y acompañada tan sólo de ella misma, y los que la veían y la admiraban porque se dedicaba a la gran investigación de descubrirse, imaginaban muchas cosas de ella, le inventaban vidas y personalidades, jugaban a saber quién era, cómo era, qué pensaba o de qué forma sentía, hasta que descubrió que "todas las mujeres cargan con una leyenda de la que son inocentes, una estela legendaria de la que permanecen vírgenes: una mujer es siempre un árbol cuyo fruto es la fantasía".

Ana se hizo errante, exiliada voluntaria en distintas ciudades del mundo, a donde llegaba solitaria para vivir en pequeñas habitaciones y apartamentos alquilados; sus horarios eran fatigosos y exigentes, pero sacaba el tiempo necesario para bruñir la noche, ese tren cargado de vahos etílicos y de sublimes estridencias, que siempre ha sido otra de sus debilidades. Ama descubrir los universos de lo nocturno, las faunas sociales y existenciales que, como si fueran un gueto aparte del mundo, solamente son verosímiles bajo su abrigo oscuro.

Estuvo en Boston, Nueva York y Miami, hasta que un día conoció al director escénico Jorge Alí Triana, y se enamoró de él hasta el punto de terminar en Colombia, país al que ahora dedica todos sus esfuerzos, y que aprendió a amar, entre otras cosas porque "en él todavía hay un espacio generoso para la comunicación. Aquí todavía se siente el puente que va de una persona a otra, de un ser humano al otro. En Colombia, a pesar de los malos tiempos, sigue existiendo esa comunión que desapareció por completo de Nueva York o de París. Este es un territorio fértil para el abrazo, la aproximación y el diálogo".

La pasión de Ana

"Debo confesar algo un poco escandaloso: yo he sido casi una mujer feliz. Sin embargo, curiosamente, soy miembro del nutrido grupo que piensa que una vida blanca termina por ser más inútil y estéril que una vida trágica", afirma Ana con algo de sonrojo cuando se le reclama, como le ha ocurrido con frecuencia, que sea menos extraña de lo que su imagen (y su cuerpo) pueden sugerir. Es dueña de un erotismo polar, y habría encajado a la perfección en una de las maravillosas pesadillas de Ingmar Bergman. Poco o nada evoca su imagen a ese Puerto Rico en el que nació y del que la violencia la sacó corriendo cuando cortó abruptamente las alas de un hermano prematuramente oscurecido.

Ana buscó con entusiasmo la diferencia, el polo excéntrico de la existencia, que generalmente termina por estigmatizar y que fermenta detractores en todas partes. Pertenece a una familia convencional pero no con servadora, de manera que sus transgresiones fueron aceptadas, una tras otra, como su tránsito de la burguesía boricua a la internacional de la bohemia. Su familia acepta cada una de sus decisiones, incluida la de casarse con un hombre como Jorge Alí Triana, que tiene varios matrimonios en su prontuario y que cuenta con una bien ganada fama da Casanova intelectual y de sofisticado seductor. Pero al contrario de lo que puede pensarse ligeramente, el padre de Ana ha germinado una fuerte amistad con Jorge Alí, alimentada entre otras cosas por la pasión intelectual y la lectura compulsiva de buenos libros que, cada vez que se encuentran, cotejan y analizan. Entonces resulta aun más hechizante que esta mujer declare: "Me siento con una tendencia inevitable al fatalismo. Todo tiene que tener un grado de familiaridad con la tragedia, si se quiere respirar profundamente".

Esa distancia entre una vida blanca y una inquietud interior mordicante, tiene mucho que ver con la capacidad de Ana Soler para interpretar papeles angustiosos, rotos, desgarrados, sin destino, y con las sugerencias que su rostro y su cuerpo pueden extender en los guionistas y argumentistas del cine, el teatro y la tele visión. Sus últimos papeles -la hija ultrajada de un pusilánime en La fiesta del Chivo, y la dueña de un extraño rumbeadero que metaforiza la inutilidad (le ciertas vidas en la película Sin Amparo, de Jaime Osorio-, prueban su capacidad para encarnar mujeres habituadas a la llamarada del infierno. 

"Mi pasión más fuerte es el teatro; en él, cada noche, ocurre el maravilloso prodigio de que una prisma historia, unos mismos actores y unos mismos parlamentos, nunca transcurran de la misma manera. Se diría que en el teatro cada noche ocurre un milagro. Yo personalmente he tenido funciones que me enseñaron demasiado sobre la vida. La televisión, en cambio, es otra cosa: efímera por esencia, su proceso es contrario al del cine y el teatro: en estos últimos uno construye sus personajes desde adentro, desde las mismas raíces del universo interior, desde la casa mental. En cambio en la televisión todo es superficie. Su signo es la exterioridad, y difícilmente alguna de sus piezas escapará de las garras del otro", dice Ana mientras recuerda su participación en espectáculos teatrales de gran resonancia corno La mojiganga, Crónica de una muerte anunciada, Feliz siglo doctor Freud o La fiesta del Chivo.

En todos estos montajes, Ana Soler logra sus ansiadas nupcias con la tragedia, tan distante de su vida real. Entonces, cuando libera sus dernonios, recuerda que "amo ser otra, vivir existencias prestadas, socavar con ciencias heridas por- el tiempo, la historia o la infamia. Tal ver he sido feliz porque conocí la posibilidad de exiliarme de mí misma. De todas maneras, a veces tengo mis arranques de histeria, de cólera, de angustia. Pero se trata solamente de estallidos efimeros. Con otra carrera v otro itinerario quizá las cosas no habrían sido tan blancas. Yo rne habría vuelto neurótica, loca, desquiciada, inexpugnable y criminal si hubiera trabajado en un banco o una oficina... Soy una mujer salvada por la imaginación".

Tomado de la Revista Diners No. 410, mayo de 2004 


 
   

­

 

Luego de ¿Dónde carajos está Umaña?, grabó ‘Comando Élite’ para RCN. Está ensayando para ‘El Día de mi Suerte’, y se capacita como instructora de Hatha Yoga. Piensa estudiar dirección de cine y está enfocada en su empresa virtual, 

www.anasolerfitness.com .

Disfrutar la vida

Recomiendo hacer ejercicio, yoga, salir a bailar, reír, vivir plenamente y no estresarse por cosas innecesarias. Creo que cada persona escoge la vida que quiere vivir. A mi me gusta la tranquilidad, la alegría, y hacer cosas que disfruto. Me fascina el tango y lo practico 2 veces por semana. La clave de la felicidad es saber escoger qué quieres para tu vida, cómo puedes sentirte plena y feliz, y… ¡hacerlo!

Texto gentilmente suministrado por la actriz, 2013


LA ESTRELLA QUE ALUMBRA EN COLOMBIA

Era la diva de la compañía de teatro Repertorio Español en Nueva York. "Me ponían a hacer casi todos los personajes femeninos en los montajes”, recuerda Ana. Habría podido quedarse allí, pero quería hacer trabajo delante de las cámaras. El mercado para latinos apenas se estaba abriendo campo en los Estados Unidos y el director colombiano Jorge Alí Triana, que la había visto en acción, le echó el ojó. Para ese entonces, su productora haría la novela Otra en mí y pensó en Ana como antagonista.

Ana SolerNo hubo dudas. Ana es una convencida de que las oportunidades aparecen pocas veces en la vida. Por eso dijo ¡si!. Empacó maletas, dejó la Capital del Mundo y se instaló en Colombia. “El contrato era por un año. Llegué en el 96 y ya voy para 20 años aquí”.

No se imagina viviendo en otro lugar, al menos por ahora. "Siempre me he sentido costeña. Nadie me preguntaba de dónde era y eso me agradaba.  Simplemente, me volví parte de todo y eso me amañó mucho", confiesa.

La realidad es que es de Salinas, un pueblo del sur de Puerto Rico, pero, como ella misma dice, se volvió parte de todo. Cuando la ataca la nostalgia por su familia piensa en montar un teatro en su lugar de origen pero luego aterriza el sueño, y sabe que el trabajo está aquí, su día a día, y también sus afectos.

“Me vuelvo loca si me quedo sin hacer nada. Me gusta todo lo que tenga que ver con crear” Por eso, mientras no sale en televisión, donde ha interpretado toda clase de personajes, anda metida, de cabeza, en su empresa audiovisual. Allí, hace de todo: escribe, dirige y actúa, aunque advierte que, a la hora de hacer sus producciones, prefiere estar detrás de las cámaras. Reconoce que lo único que no hace son las cuentas. Para eso tengo una persona que me ayuda con la contabilidad; del resto me encargo yo”.


¡3,2,1... ACCION!

Y, como si siguiera reconociendo cuál es el momento indicado para hacer giros en su vida, se volcó de lleno a Cielo Raso Producciones, y ha producido, desde el 2014, un cortometraje y un largometraje que han recorrido varios de los festivales de cine más importantes del mundo, y tiene otros dos listos para filmar. “El corto se llama El ascenso. Con este estuvimos en Cannes, en el Short Film Comer; en la selección oficial de dos festivales en los Estados Unidos; en el Bogotá Short Film Festival en la sección de Panorama Nacional, y ganamos el Premio a la Excelencia en el Festival de Cine Internacional de Puerto Rico. El largometraje en desarrollo ha participado en competencia de guión. Se llama El mejor día y estuvo en el Festival Internacional de Cine de Madrid y en el Oaxaca Film Fest en México. En la versión en inglés quedó entre los 25 finalistas en el Spotlight Screen Competition de Los Ángeles”, cuenta.

Ahora, tiene en la cabeza un magazín, para la web. También estudia doblaje, pues quiere explorar en ese campo y actuar con su voz y, como si no fuera suficiente, interpreta, para teatro, a Bernarda Alba en el clásico de García Lorca. Para fortuna de su público, Ana no se detiene. Pierde la razón si lo hace y probablemente, sus compatriotas también, pues siempre han sentido a esta extranjera muy colombiana.


Tomado de la Revista VEA, Edición 0108, 10 de junio de 2016





í