Gloria Zapata

San Jeronimo, Antioquia

Actores

Personaje

 


Gloria Zapata 

http://www.gloriazapatatv.com/ 

actriz

   
 

Vea otras imágenes de Gloria Zapata en ColArte

   
 
Actriz - Filmografía:
  1. "Olvidarte Jamas" (Venevisión)
  2. "Decisiones"
  3. "Fiscal, El" (1999) TV Series .... Matilde
  4. "¡Ay cosita linda mamá!" (1998) TV Series .... Gemma de la Rosa
  5. "Eternamente Manuela" (1995) TV Series
  6. "Mascarada" (1995) TV Series
  7. "Victoria" (1995) TV Series .... Julieta
  8. "El alcalde" (1989) *
  9. "Julian" (1981) *
  10. "El Virrey Solis" * (1981)
  11. "Taxi negro" (1980) **
  12. De pies a cabeza (Serie TV)
  13. Manuela (Serie TV)
  14. La Casa de las Dos Palmas (Serie TV)
  15. Las Ibañez (Serie TV)
  16. Vanessa (Serie TV)
  17. Notas de Sociedad
  18. Por tí Laura (Serie TV)
  19. La Estrella de las Baum (Serie TV)
  20. La Aldeana  (Serie TV)
  21. Cumbres Borrascosas (Serie TV)
  22. Piel de Zapa (Serie TV) .... Fedora
  23. Querido Andrés .... Lucy
  24. El Bogotazo (Serie TV)
  25. El Inmigrante Latino (Cine) (1980)
  26. El Gordo (Serie TV)
  27. Revivamos nuestra historia (1981-1984) *

También graba cuñas de radio y realiza locución de comerciales.

 
 
Información parcial cortesía The Internet Movie Database. Con permiso 
*  Información suministrada por el periodista Fernando Sarmiento, de Barranquilla, 2004
** Dato tomado del libro Largometrajes colombianos en Cine y Video, 2005

 
 

Un castigo la convirtió en actriz

por Martha Isabel Duarte

Gloria Zapata llegó a la actuación por obra del destino. Para evitar que se casara a los 13 años, su hermana Lidia la envió a casa de una tía en una población del Valle del Cauca, y fue allí donde conoció el mundo de las radio novelas. Pese a nacer en un hogar humilde de San Jerónimo, Antioquia, y a sufrir algunas privaciones propias de una familia numerosa, salió adelante y logró forjarse un nombre en el difícil mundo de la televisión.

A los 13 años, su vida transcurría entre la casa de su madre y la de su hermana Lidia, quien se opuso a su matrimonio con un hombre de 26 años y la envió a Guacarí, Valle, a la casa de su tía Ana, para hacerla desistir de casarse. Durante siete meses estuvo allí aprendiendo las tareas de la casa y se aficionó a las radionovelas. A su regreso a Medellín había olvidado a su novio, pero llegó con el deseo de convertirse en una figura de la radio. Insistió tanto, que su hermana le dio gusto y consiguió que Lucy, una actriz amiga, la invitara a visitar los estudios de Todelar.

Durante ocho meses Gloria asistió puntualmente a las grabaciones, hasta que José Saldarriaga, entonces director de radionovelas, le dio la primera oportunidad. Tras ese papel llegaron otros que le permitieron continuar durante cuatro años vinculada con esta emisora, ya no como una principiante, sino como una en la estrella de la radio antioqueña.

DESTINO A LA CAPITAL

Por esa época sintió que en Medellín ya lo había hecho todo, entonces puso sus ojos en la radio bogotana. Al mismo tiempo, su vida amorosa sufrió un gran traspiés cuando rompió su relación con el hombre con el que estaba comprometida en matrimonio. No lo pensó dos veces y a los 18 años viajó sola a Bogotá, donde buscó la ayuda de Herrando Gallego, un actor paisa amigo suyo.

Estaba empeñada en encontrar empleo y vivir en Bogotá. Por eso, mientras esperaba una oportunidad, vivió durante un tiempo en una habitación que Hernando y su esposa le arrendaron. Al poco tiempo se integró al grupo de actores de Todelar, bajo la dirección de Mario García, Gaspar Ospina y Hernando Madrid. Allí causó sensación entre los señores porque usaba la ropa ligera que se ponía en Medellín, y sus cortas faldas despertaron los comentarios envidiosos de algunas de sus compañeras.

Hizo radio durante seis años más, hasta que se sintió atraída por la televisión y empezó la búsqueda de una oportunidad. Pero no era tan fácil porque, si bien no había la competencia de hoy, el verdadero problema era que no había trabajo para todos y menos aún para una actriz nueva y sin experiencia en el medio.

Su oportunidad llegó de la manos de Alfredo González y Jorge Ospina, hoy presidente de Tevecine, quienes buscaban una cara nueva para coprotagonizar la comedia El Gordo, estelarizada por Carlos Benjumea. Presentó la prueba y se quedó con el papel, lo que con el tiempo le significó la terminación de una etapa más de su vida, pues no pudo cumplir más el horario de la radionovela y tuvo que abandonarla.

EL AMOR 

El amor llegó a su vida por tercera vez y le dejó lo más importante: su hijo Juan Camilo. Pese a que poco después el romance terminó, ella siguió adelante con el niño. Ahora, once años después del nacimiento de su hijo, Gloria vuelve a enamorarse y por primera vez en varios años está pensando seriamente en organizar un hogar, junto a Samuel, con quien lleva cuatro años de noviazgo. 

Al mismo tiempo, continúa con su carrera en televisión y ha regresado a la radio, pues ahora participa en Aló, familia Todelar. Estos 26 años de labores le han dado grandes satisfacciones a esta mujer que se aficionó a as radionovelas para olvidar un amor:

Tomado de la Revista TV y Novelas No. 190, agosto 25 de 1997


 
 


Fin al sueño americano

por Catalina Ochoa

EI nombre y rostro de Gloria Zapata están ligados a la historia de la televisión colombiana. En sus 37 años como actriz (empezó actuando en radionovelas), ha tenido papeles de gran recordación en cerca de 30 producciones como El fiscal, Eternamente Manuela, ¡Ay cosita linda, mamá!, La casa de las dos Palmas, Cumbres borrascosas, El virrey Solis, Las Ibáñez, La estrella de las Baum.

Sin embargo, un día se decidió a dar un arriesgado paso para una actriz con su trayectoria: aventurarse a abrir camino en la televisión de Miami. La llamada de una amiga residente en esa ciudad de Estados Unidos la convenció de que era hora de buscar nuevos retos. "Mi amiga me contó que los canales Telemundo y Univisión tenían entre sus planes grabar varias novelas. Supuse que era el momento perfecto para ir y, sin pensarlo dos veces, armé las maletas y me fui; recuerda.

OTRA REALIDAD

Pero las cosas no salieron como estaban planeadas. Ninguna de las seis novelas de las que le hablaron se llegó a grabar. Por fortuna, su otra profesión, la locución, le sirvió para encontrar un empleo con rapidez y subsistir mientras insistía en su meta inicial. "Hice comerciales para productos de supermercado y jabones, entre otros; comenta esta actriz oriunda de San Jerónimo (Antioquia) y que empezó su carrera haciendo radio en Todelar cuando Ilegó a Bogotá.

Luego de cuatro años de insistencia en la Ciudad del Sol, aparecieron nuevos proyectos, como Decisiones (de la alianza RTI y Telemundo), y luego formó parte del elenco de la telenovela venezolana Olvidarte jamás (Venevisión). Fue una experiencia muy rica. Gracias a que conocían mi trayectoria, me trataron con mucho respeto; cuenta Gloria, madre de un joven de 22 años y quien también aprovechó su estancia en Estados Unidos para trabajar en la comedia Juliana, amante a la colombiana, obra montada por Víctor Hugo Morant y con la participación de Marisol Correa (Dejémonos de vainas).

REGRESO

No obstante, la actriz no se sintió plena en Miami, y hace tres meses regresó. "No logré todo lo que que ría. Fue placentero trabajar allá, pero no hay nada como estar en mi país con mi familia, amigos y colegas. A pesar de los problemas nacionales, no hay nada como Colombia y como su público. Algo que me ha dado satisfacción personal es ver que luego de más de siete años fuera del país, he recibido el reconocimiento del público. La gente no me olvidó y esto me ha dado una alegría infinita.

En cuanto al futuro de la televisión nacional, opina: "En la actualidad se están produciendo bastantes programas de buena calidad. Antes de viajar, creía que la televisión se estaba llenando de reinas de belleza, pero reconozco que los nuevos artistas no solo son jóvenes y bonitos, sino que tienen mucho talento y se preocupan por formarse como actores ".

Tomado de la Revista TV y Novelas No.509, 03 de mayo de 2008


 

Pese a que lleva 15 años viviendo en Estados Unidos, esta actriz antioqueña no ha dejado de trabajar en Colombia. Lleva más de cuatro décadas actuando y quiere seguir haciéndolo.


No tenía ningún interés en ser artista,. De hecho, a los 13 años, su meta era casarse con un novio mayor que tenía. Por esta razón, su familia la alejó de él y la envió a Guacarí, en el Valle del Cauca, a casa de una tía.

Gloria ZapataEse tiempo no solo serviría para olvidar ese amor imposible, sino para cambiar para siempre la vida de esta actriz, nacida en San Jerónimo, Antioquia. “Escuché radionovelas y, en adelante, solo pensaba en ser actriz de radio”. Este interés tan repentino, pero sólido, la llevó a las emisoras de RCN y de Todelar, en Medellín, donde, a pesar de su corta edad, llamó la atención,

Estudió locución  en la Academia Audio y, por un tiempo, la pequeña miraba fascinada a los actores de aquel entonces interpretar los libretos frente al micrófono, y se llevaba los libretos para leerlos una y otra vez. No tardó en ser llamada. Así, comenzó la vida artística de esta mujer que, en pantalla, siempre se ha visto distinguida y con mucha clase. Su
llegada a las radionovelas de Bogotá tampoco tardó, y pronto terminaría en la televisión. Su primer papel en la pantalla chica fue en la serie El Gordo, con Carlos Benjumea, donde ser nueva no fue un impedimento, sino una cualidad, pues deseaban ver un talento y un rostro completamente desconocidos.

No había nada que hacer: Gloria se convertiría en una actriz profesional y haría parte de producciones exitosas, como Cumbres borrascosas, El virrey Solís, Hato Canaguay, La estrella de las Baum, Notas de sociedad, El bogotazo, solo por mencionar algunas.

En 42 años de vida artística, confiesa que ha habido épocas algo complicadas. Hace 15, se marchó a Estados Unidos, con la intención de seguir actuando allí, pero las cosas no siempre han resultado como imaginó. Aunque admite que en el país del norte lleva una vida tranquila, pero también que no ha actuado mucho, sobre todo, porque, a pesar de haber presentado casting una y otra vez, dice que no ha logrado entrar a la rosca de Telemundo. En tierras extranjeras, también se dedica al negocio de finca raíz. Curiosamente, en Colombia no le ha faltado trabajo. Ha estado n proyectos, como Doña Bella, La mariposa y Allá te espero.

Recuerdos imborrables

 “Cada personaje es un aprendizaje, y uno deja algo de sí. Me pasa algo increíble con la novela Hato Canaguay, que hice hace unos 35 años, y es que hay gente que me habla de ella”. Durante la grabación de esa producción, hecha en los llanos orientales, la actriz conoció la música llanera y le encanta desde entonces.

Recordando anécdotas, no puede evitar traer a su mente la época en que hizo El bogotazo. “Me llamó Jorge Alí Triana para que hiciera de Amparo Jaramillo de Gaitán, la esposa de Jorge Eliécer Gaitán, una señora muy hermosa y elegante que, en su momento, marcó tendencia. Quise hablar con ella para representar lo mejor que pudiera el personaje, pero ella no quiso. Su hija, Gloria, fue muy gentil y me habló de ella. Hice el personaje y tuve la satisfacción de que, cuando se terminó al aire, me dijo: Usted actuó igualito a como es mi mamá y eso que no la conoció”.

Jamás se ha arrepentido de haber optado por la actuación y, por eso, siempre celebra cuando la llaman para trabajar. El único recuerdo difícil que tiene en un set sucedió durante la grabación de Doña Bella, y la llamaron de Medellín para contarle que su madre había fallecido. “Era una mujer mayor, pero no estaba enferma y, por eso, fue tan difícil el momento”

En cuanto a personajes que no desearía haber interpretado, recuerda el de El esmeraldero. “Era con Hernando el Culebro Casanova. Sus libretos eran muy malos y la producción era pobre. Fue la única vez que dije: Ojalá termine esto rápido”.

Actualmente, vive en la Florida, y además del negocio de finca raíz, graba comerciales y hace locución, pero siempre espera un nuevo papel para regresar al set.

 Tomado de la Revista VEA No.083, 13 de noviembre de 2015