Helga Cabrera

Diseñadores de modas

Modas

 

 Helga Cabrera

diseñadora de modas

 


Moda orgánica

por Shaio Muñoz


Helga Cabrera, ganadora del primer puesto en la convocatoria de fotografía del Teatro Jorge Eliécer Gaitán sobre "Moda y arte", expone su obra, que brinda una mirada crítica a las últimas tendencias.

Una pasarela en la que caminan largas piernas y sus dueñas usan caros vestidos en un ambiente glamoroso en el que los flashes de decenas de cámaras relampaguean iluminando el lugar. Todas y todos se quieren parecer a aquellas (casi) míticas figuras, que se contonean ante los ojos atónitos de los presentes.

¿Quién se atreve a refutar a la gran dictadura que, con gritos, marcan las últimas tendencias? Quizás la respuesta surja de un personaje extraño: una artista. Helga Cabrera critica la moda desde la moda, sin temor a que se le corra el rímel; con una cámara y sus propios diseños crea su respuesta a los dictámenes del Fashion, para exponer su obra en "El callejón de las exposiciones" del Jorge Eliécer Gaitán.

"A través de mis diseños quiero hacer visible el interior, trabajo las enfermedades que se generan a partir del consumo, de cómo la gente siempre va a estar pendiente del cuerpo, de las operaciones, de la anorexia", explica Helga. Este trabajo refleja, de alguna manera, cómo pasaron siglos de filosofía y discusiones estéticas para finalmente entender que las flacas (estilo Oliva, la novia de Popeye) gobiernan desde un palco de hambre.

En la tele, las revistas, los afiches y las vallas publicitarias se exhiben cuerpos que escapan a las directrices biológicas de nuestra especie y que se pasan por alto las leyes físicas (sobre todo la gravedad). Se busca un están dar de belleza que en ocasiones puede resultar una verdadera agresión al organismo; esa imagen esbelta que cada de vez se parece más a la de "María Teresa" (la esposa de Danilo, la que se viste de hilo).

Helga Cabrera, por el contrario, propone en su trabajo una estética diferente, enfocada no hacia la piel sino hacia el interior (literalmente). A lo que está por debajo de la dermis, a los órganos, los músculos, los huesos, los sistemas nerviosos, para mover se entre lo crudo y lo sutil. "Yo hago un acercamiento a la moda desde el arte con un enfoque distinto", asegura la artista.

Para ella lo de menos son las figuras atléticas y despampanantes, los dogmas creados sobre lo que es bello o no, esos mismos que hicieron que el "gordo" Mano salva dejara de ser gordo y por lo tanto perdiera parte de su gracia (ya no sale en televisión, excepto por su propaganda).

Sin embargo, no desconoce la importancia de la moda, pues: ¿Qué sería de nuestra sociedad sin sus mandamientos? "La moda es un mal necesario; necesaria para cubrirnos y protegernos, pero en medio de eso ya se empieza a pensar en estética, gustos y tendencias. Lo que es totalmente lógico, porque ello ha sucedido con todo, con la arquitectura, con el arte; pero creo que hay que tener cuidado con lo que se le está vendiendo a la gente", afirma.

A diferencia de la mayoría de diseñadores, la ropa que ella ex pone no tiene ninguna finalidad práctica; es decir, no es para usar a diario, sino que es una representación de su visión de la moda y del cuerpo humano, en la que el lente de una cámara sirve como medio. Sus prendas muestran un sistema a punto de colapsar con venas y nervios representados en trazos de lana roja sobre la espalda hasta la nuca ("Eclosión diabética" ), el cerebro y los distintos órganos hechos con diferentes telas ("Punto O" ) y el tejido muscular dibujado sobre papeles que crean un complejo vestido ("Sistemas" ).

Es una obra que huye de los parámetros de Oscar de la Renta, Gucci o cualquier otro modisto (mejor conocidos como diseñadores), que rescata el fondo sin sacrificar la forma, y que en realidad puede proponer aquella premisa tan manida pero poco cumplida: "verse bien es sentirse bien".

Tomado de la Revista ALO No. 394,noviembre 28 de 2003

horizontal rule

Nota:  ColArte está interesado en complementar el WEB de este diseñador.  Comunicarse con colarte@cable.net.co