Flor Vargas

Bogota

Actores

Personaje

 


Flor Vargas

actriz

   
 

Vea otras imágenes de Flor Vargas en ColArte

   
 
Bogotá, 1937

Actriz - filmografía

  1. El Capo 2 (2012)
  2. Tu voz Estereo (2012 - episodios)
  3. Mujeres al límite
  4. After Party (2002)
  5. "Maria Madrugada" (2002) TV Series
  6. "La lectora"
  7.  Ay cosita linda mamá (1999).
  8.  Aactuación especial en Mientras llueve (1992).
  9.  Zarabanda (1989)
    Por qué mataron a Betty...
  10.  Los pecados de Inés de Hinojosa (1988).
  11.  El angel de piedra (1987).
  12. Los cuervos (1985)
  13. Bonaparte investigador privado (1985) **
    Reina de belleza
  14. Pero sigo siendo el rey (1984).
    El faraon
    La estrella de las Baum
  15.  Amarga verdad (1981).
  16. Soledad (1980).
  17.  Manuelita Saenz (1978).
  18.  Un largo camino (1977).
  19. "Un tal Bernabe Bernal" (1977) ... la malvada esposa
  20.  La feria de las vanidades (1975).
  21.  La ciudad grita (1971).
  22. El faraón
  23. 1963-71.
    La ninfa constante
    Telediacto
    Buenas noches domingo
    Pequeño teatro
  24. N.N. (sf).... doña Rotunda Altocopete

Ingresó a la TV en 1963

Participaciones en los 70s y 80s

Teatro popular Caracol
Dialogando
Cuentos y leyendas
Deseos
Teatro Coltevision
Teatro universal
 

 
 
Información parcial cortesía The Internet Movie Database. Con permiso
Datos sin enlace por cortesía del periodista Fernando Sarmiento, de Barranquilla, 2004
** Tomado del libro Largometrajes Colombianos en Cine y Video, 2005

 
 


 


 

Cuarenta Años en la actuación

Durante su larga vida artística ha saboreado con éxito todas las facetas de la comunicación. Fue locutora, libretista, directora y hoy una de las actrices más veteranas de nuestro medio. Esta es su historia.

Flor Vargas es una de esas bogotanas que llegó a un estudio de radiodifusión, por pura curiosidad. Corrían los años cincuenta cuando se encontró en una emisora acompañando a su tía que iba a invitar a uno de los locutores a una novena. "Al entrar, un grupo de jóvenes estaba leyendo unos parlamentos. Me causó mucha curiosidad ver el realismo con que contaban una historia. Tal vez estaba tan sorprendida que el locutor me invitó a leer un trozo de la historia. No sé, pero dejé impresionados al director y a la gente que allí se encontraba".

El 2 de enero de 1951 una llamada tocó a su puerta. Era el gerente de Sidney Company, quien aseguraba que Flor había acordado firmar un contrato exclusivo con la empresa. El revuelo fue total. La familia puso el grito en el cielo al prever un estancamiento en su vida de estudiante. "Ingresé como protagonista y como sólo tenía 14 años mi abuela tuvo que firmar el contrato".

TODERA DE LA COMUNICACION

Los primeros programas fueron de media hora, pero a medida que crecía su experiencia le soltaron cosas más grandes. "La primera radionovela en la que trabajé fue El collar de lágrimas. La temática era muy dura para la época y por eso nunca finalizó. Luego vinieron dramatizados como Gracias doctor, y unitarios de media hora".

A partir de ese momento las ofertas no se hicieron esperar, pero tenía que distribuir su tiempo entre las tareas escolares y la memorización de libretos. Además, como su voz se fue metiendo entre los anunciadores, un día decidió sacar su licencia de locución para poder hacer cuñas. Así fue dejando los papeles infantiles para ser reconocida como una talentosa actriz de la radio. Durante mucho tiempo, luego de terminar su actuación, salía al escenario a anunciar un producto de consumo.

En el gobierno de Rojas Pinilla, fue la locutora oficial de la Radio difusora Militar. Poco tiempo después decidió montar junto con su esposo, Manuel Cabral, su propia productora de radio. "Fundamos Radier Ltda. Produ cíamos novelas y programas para empresas regionales y privadas. En una ocasión con Amarga condena, un libreto que escribí, logré robarme el rating nacional. Fue un éxito", comenta con inocultable orgullo.

Flor Vargas ha sido una todera de la comunicación. Dirigió radio novelas, escribió libretos, es actriz y por más de una década fue la consejera de cabecera de muchas "almas marchitas" que solicitaban su ayuda en Solución a su problema.

A la televisión llegó sin mucho esfuerzo. Todavía recuerda sus papeles en clásicos como Medea, y todas las tragedias griegas. De ahí siguieron producciones como La ninfa constante, Una vida para amarte, La ciudad grita, La feria de las vanidades, Soledad, Los primos, Pero sigo siendo el rey, y otras tantas que se han quedado en la memoria de los colombianos.

Ahora Flor Vargas es la furiosa Doña Rotunda en N.N. Atrás han quedado sobresalientes caracterizaciones en producciones como Manuelita Sáenz, Piel de zapa, El faraón, etc. Su vida sigue siendo la actuación y la comparte junto a sus dos hijos. "Hay muchos proyectos, pero es mejor esperar a que se cristalicen para hacerlos públicos", comenta mientras continúa ojeando el álbum del recuerdo.

Tomado de la Revista TV y Novelas No034, 17 de febrero de 1992 


 
 
   

La mujer todo en una

Flor Vargas, actrizFlor Vargas lleva más de medio siglo dedicada al mundo del entretenimiento. A punta de tesón y constancia ha forjado una carrera que la convierte en una de las actrices más recordadas y queridas del país. Y no es para menos. Flor es una profesional integral que ha pasado por todas las facetas de la comunicación dejando en todas una huella imborrable: presentadora, libretista, escritora, intérprete de teatro, cine y TV, directora de radioteatros y docente de artes escénicas.

Cuando tenía 14 años fue a llevarle una invitación a una novena navideña a Carlos Velasco y en ese momento estaban realizando un casting, y este fue su primer acercamiento con el medio, que la dejó atónita y encantada. La invitaron a que leyera un pasaje de una obra de teatro y fue así como firmó su primer contrato para Sidney Roo Company. Fse fue el inicio de ; su fructífera carrera en la que esta cálida y alegre mujer ha realizado más de mi! puestas en escena. Sus trabajos recientes han sido en ECapo II, María Madrugada y La lectora; además de papeles en unitarios como Mujeres al límite y Tu voz estéreo.

Tomado de la Revista Elenco No. 99, 2 de agosto de 2012