Marcela Baena

Presentadores

Figura Humana

 



Marcela Baena

presentadora

   
 

Vea otras imágenes de Marcela Baena en ColArte

   
 


Medellín, Antioquia

Esta comunicadora social dejó en enero su natal Medellín porque no aguantaba estar un día más lejos de Carlos Rivera, el administrador de negocios con el que está casada hace dos años y medio. A sus 28 años, se despidió de su tierra, de su familia y de su trabajo.

Y llegó a Bogotá en el momento justo, cuando en el Canal RCN buscaban una presentadora para los noticieros del fin de semana. Desde mediados de marzo es la conductora de los sábados, domingos y festivos, y de miércoles a viernes colabora en la sección internacional del informativo.

Marcela tiene siete años de experiencia en el oficio que siempre la apasionó: "Creo que algunas personas que estudian comunicación social tienen miedo de decir que quieren ser presentadoras. Yo no". Desde los primeros semestres en la Pontificia Bolivariana de Medellín, lo tenía claro.

"Siempre miraba el estilo de las presentadoras nacionales y extranjeras", afirma. Por eso no vaciló, en 1997, en tocar las puertas en Teleantioquia para hacer las prácticas. Así empezó en el programa comunitario Arriba mi barrio, en el que hacía de todo: era la conductora y la reportera.

Su talento fue premiado. No tardaron en llamarla del noticiero Hora 13, del mismo canal, en donde estuvo siete años.

Desde 1998 su carrera creció. Además de estar en Hora 13, hizo parte del centro de emisión regional del Noticiero Nacional, y en el 99, lo fue durante dos meses en RCN de Medellín.

Dice ser apasionada de su trabajo. Entre sus virtudes se destaca su carisma, Además, dice que como no utilizó telepronter en Teleantioquia, desarrolló mucha memoría. "Me documento bien antes de presentar una nota, porque si hay que improvisar se deben conocer los datos mínimos para no quedarse en blanco", asegura.

Tomado del periódico El Tiempo, 18 de mayo de 2004


 
 


Marcela Baena, belleza 100% natural (Presentadora)

“La belleza es sentirse satisfecha con los muchos o pocos atributos que tenemos. Es saber lucir lo que llevamos puesto e inspirar todo tipo de sentimientos y emociones”. Por su profesión, Marcela es consciente de que tiene que ser más vanidosa de lo normal para lucir radiante en todas sus presentaciones. Por eso, cuando supo que estaba embarazada, se propuso no excederse en las comidas, dormir todo el tiempo que le fuera posible, humectar su cuerpo de pies a cabeza y disfrutar al máximo esta nueva etapa que llegaba a su vida.

Con un matrimonio feliz, una profesión exitosa y un enorme deseo de llenar su hogar de risas y juegos, la presentadora supo que era el momento preciso para sumar a su lista de responsabilidades, una muy grande: ser madre. Y así fue. A sus 31 años de edad es mamá de Isabela, una niña a la que promete hacer feliz hasta el final de sus días. Para ella, a diferencia de otras mujeres, el embarazo la ha hecho sentir más bella que nunca. “Este periodo es una etapa de cambios. Yo les tenía pavor a la flacidez, a las estrías y a la línea oscura que sale en el abdomen, pero nunca pasó por mi cabeza privarme del privilegio de ser madre”.

Ella, que no es amante de las dietas, ni del gimnasio, ni de las cirugías, sabe que las mujeres deben cuidarse para lucir atractivas, pero también que con los extremos pueden poner en riesgo su salud.

Tomado de http://www.abcdelbebe.com/?q=node/34529  , 2007