Maria Cristina Galvez

Bogota

Actores

Personaje

 
Maria Cristina Galvez


María Cristina Gálvez

actriz

   
 

Vea otras imágenes de María Cristina Galvez en ColArte

   
 
Bogotá
 
Estudios

Bellas artes en la Unam de México

Perfeccionamiento de danza y canto en Venezuela

Actriz - filmografía
(2000s) (1990s) (1970s)

  1. "Si yo me muero, quién las quiere?" (teatro)
  2. "Mesa para tres" (2004) TV Series
  3. "Mi pequeña mamá" (2002) TV Series .... Merlina
  4. "Amantes del desierto" (2001) TV Series
  5. Confesión a Laura (1991)
  6. A mí qué me importa que explote Miami (1976)
  7.  Amar y vivir,
  8. Amantes del desierto
  9. La tormenta
  10. Amor sincero
  11. `Puerto Amor (1990)
  12. `NN
  13. Sueños y espejos
  14. La Caponera
  15. Los maridos engañan de 7 a 9 (teatro)
  16. `Las prostitutas os precederán en el reino de los cielos, (teatro)
  17. Cumbia,  (cine)
  18. Raza de víboras ,  (cine)

Primera aparición en 1968 en el espacio La Comedia, dirigido por su padre Guillermo Gálvez, ya fallecido *

 

 
 
Información parcial cortesía The Internet Movie Database. Con permiso 
*  Información suministrada por el periodista Fernando Sarmiento, de Barranquilla, 2005

 
 


"Me considero una buena comediante"

por Néstor Panader

Después de una larga y fructífera carrera artística, a María Cristina Gálvez sólo la asusta hoy una cosa: que le pregunten su edad. De resto, lo contesta todo, lo recuerda todo con precisión, y actoralmente, ella misma dice estar lista para medírsele a lo que sea. "Puedo hacer de todo: de joven, vieja, fea, bonita, mala, buena, sexy, no sexy... "

Es alta, robusta y de voz fuerte. Su apariencia inspira respeto y a veces algo de temor, pero señala que el padre celestial la dotó así para proteger su parte interior, más débil y vulnerable. Por su memoria desfilan aún muchas de las inhibiciones de que fuera víctima en el pasado, pero esa timidez que a veces la dominaba cuando era niña y adolescente, nunca puso en riesgo su ilusión de ser actriz, porque sentía que la única manera de vencer los miedos era enfrentándose al público en un escenario. 

ACTRIZ ANTES DE NACER 

Su destino profesional parecía ya trazado desde antes de que naciera. Su padre fue el actor y director Guillermo Gálvez, ya fallecido, al que ella considera su mentor, su maestro y su ídolo. Además, es sobrina de José Gálvez, actor que cosechó muchos triunfos en México. Por si fuera poco, creció viendo y escuchando a famosos del arte dramático, como Álvaro Ruiz, Carlos Muñoz, Teresa Gutiérrez, Judy Henríquez... y muy pronto tuvo contacto con micrófonos, luces y cámaras de televisión. "Desde los 4 años, mi papá nos llevaba a Inravisión o a las emisoras a hacer radioteatros. Iba con mis hermanas, pero yo era la que más interés ponía". En el colegio, su apellido la "delataba" y era a la primera que escogían para hacer representaciones de clásicos como Moliere. 

Años después lucharía para que la valoraran por algo más que su nombre.

Se preparó en la Universidad Autónoma de México estudiando bellas artes, pues siempre fue partidaria de que el actor tiene que ser integral. "No se trata de pararse ante una cámara, y ya. La expresión artística es una reunión de artes, que incluyen danza, canto, pintura, escultura... El actor debería dominarlas todas por que en cualquier momento las puede necesitar para interpretar
un papel".

COMEDIANTE

Su entrada formal a la actuación ocurrió en 1973, en la comedia Los maridos engañan de 7a 9, dirigida por su padre y al lado de actores como el Gordo Benjumea y María Eugenia Dávila.

En televisión, su primer papel fue en uno de los montajes del programa semanal Buenas noches domingo, que también dirigía don Guillermo Gálvez. Lo hizo primero en el capítulo llamado Escuela para señoritas y luego en Sé infiel y no mires con quién. Tras estas primeras experiencias, demostró una vocación especial para la comedia y hoy se considera una buena comediante. "El humor me relaja, y eso me gusta". 

TRIBUTO A SU PADRE 

En 1975 ocurrió el hecho lamentable de la muerte de su padre, y estuvo a punto de dejar la profesión. "Con él se fueron muchas cosas hermosas de mi vida. Decidí que debía continuar para rendirle un tributo". 

Los siguientes 11 años los vivió en Venezuela, y en ese país aprovechó para estudiar dicción, vocalización y concentración, y para perfeccionar sus conocimientos de danza, teatro y expresión corporal.

A su regreso tuvo que empezar de cero. Encontró que había más competencia y ya existía la selección por casting. No obstante, inició la que considera la etapa más brillante de su carrera, y dos personas fueron fundamentales en su ascenso: Antonio Corrales, que la vinculó al Teatro La Baranda, en el que aún se mantiene, y Malcom Aponte, de Colombiana de Televisión, productora con la que hizo algunos de sus mejores papeles, en realizaciones como Amar y vivir, Puerto Amor y NN

PROYECCIÓN INTERNACIONAL 

María Cristina siente que está en el curubito de su carrera. Considera que Berta, su personaje en Amantes del desierto, es el mejor que ha hecho hasta ahora, y actualmente trabaja en la comedia Mi pequeña mamá, la segunda producción desde que RTI, Caracol y Telemundo de Estados Unidos decidieron asociarse. "Ha sido una gran oportunidad para hacer una imagen
internacional". Era lo que le faltaba, porque si bien aún siente "maripositas en el estómago" cuando sale a escena ("todavía las siento porque tengo una gran responsabilidad con mi público"), está segura de haber ganado la gran batalla de su vida: vencer la timidez concentrando en ella las miradas de quienes la ven en televisión o en una sala de teatro.



   

La matrona de las artes

María Cristina Gálvez desde antes de nacer ya llevaba en sus genes la información necesaria con la que se convertiría en lo que hoy es: una matrona de las artes. Su padre, Guillermo Gálvez, reconocido director y actor, siempre llevaba de la mano a la pequeña María Cristina de 4 años para que lo acompañara a hacer sus radioteatros en Inravisión. Tal vez fue la admiración que sentía por él lo que la llevó a imitarlo en los micrófonos. Al verle tanto talento y el histrionismo con los que cantaba, su padre la incluyó en Los Maridos engañan de 7 a 9, una comedia de los años 60 con la que le demostró que más que llevar sus apellidos, sentía una gran pasión por el arte. Al salir del colegio se fue a México a estudiar bellas artes, siguiendo el legado que le dejó su padre al fallecer, el de ser actriz integral. Ha participado en proyectos como: Puerto amor, N.N., Amantes del desierto. La tormenta. Mi pequeña mamá. Mesa para tres y Amor sincero. Hijastra de Rebeca López, esta gran actriz cumple cuatro décadas de éxitos profesionales y ahora sigue haciendo de las suyas en el Teatro La Baranda con la comedia Si yo me muero, ¿quién las quiere?

Tomado de la Revista Elenco, Edición75, 11 de agosto de 2011


   

 
RECORDAR ES VIVIR

María Cristina Gálvez llevaba la actuación en la sangre

“Que sería actriz, lo supe desde siempre, yo no planifiqué nada, solo lo quería, lo sentía, me gustaba”. Su padre, el renombrado director Guillermo Gálvez, no estuvo muy de acuerdo con que su hija trabajara en el campo que a él le había dado tanto reconocimiento, pues sabía lo duro que sería, sin embargo nunca se opuso a que ella siguiera su sueño.

Su primera aparición en la televisión fue en el programa La comedia, dirigido por su papá, donde mostró sus dotes actorales. “Tuve el mejor profesor, que era mi padre, él fue quien me guió”.

Estudió en la universidad de Bellas Artes, licenciatura en bellas artes y en varias escuelas en el exterior. Participó en la película Confesión a Laura. Pertenece al grupo del Teatro La Baranda. Realizó un monólogo llamado Las prostitutas os precederán en el reino de los cielos, que ha sido su obra cumbre. Cristina no para de estudiar y prepararse.

Tomado de la Revista Elenco, Edición 154, octubre de 2014