Elisa de Montojo

Bogota

Actores

Personaje

 

Elisa de Montojo
 

actriz, presentadora

   
 

Ver otras imágenes de Elisa de Montojo en ColArte

   
 
Actriz - filmografía:
  1. El 0597 esta ocupado (1959)
  2. Casi un extraño (1968)
  3. Impaciencia del corazón (1965)
  4. La alondra - Policarpa Salavarrieta (1964)
  5. Vendaval (1974)
  6. Oración (1965)
  7. Días enteros en las ramas
  8. Su telenovela

 

 
 
Una de las actrices que participaron en los comienzos de la televisión colombiana, en los años 50s
 
 

Sensible y extraña

Un violín de sonoridad perfecta, con tensas cuerdas hechas de rayos de luna, al que dedos de viento arrancan notas alegres, y dolorosas, ardientes y serenas, brillantes y melodiosas.. . Una sinfonía loca, compleja, multitudinaria, como la vida misma... Así es el alma de Elisa de Montojo . . .

Entre dos ensayos, y cuatro "tintos", mantengo una entrevista con la actriz. Es poco para conocer a cualquiera... Es suficiente para penetrar en el profundo mundo íntimo de Elisa, el que contradictoriamente, lleva puesto a flor de piel. . .

"Soy tremendamente tímida -confiesa-. La gente desconocida me da pavor . . . nunca me atrevo a pedir algo . . . ¿Cómo me veo a mí misma? Pues... creo que soy noble (se avergüenza); bueno por lo menos muy paciente. . . La cualidad que más admiro en los demás, (vehemente) es la responsabilidad... Más diría que la exijo... (eso habla de su propia responsabilidad...) Tengo debilidad por el mar, que siempre tuve lejos . . . Nostalgias de París, que no conozco... ¿Proyectos? No los tengo... En ese sentido ; soy tan pobre! (no le creo . . . ) "Estoy conmovida por la adhesión del público. Me emociona y asombra . . . vivo profundamente agradecida" . . . (sí le creo . . . ) "¿Música? Solo me gusta la música clásica . . . Chopin me produce ternura . . . Brahms me da fuerza . . . ¿Cómo nació mi vocación? En Buenos Aires.. . Viví cinco años en esa ciudad y vi mucho teatro, maravilloso . . . Pero nunca me atreví a intentar . . . Cuando volví, porque mi madre estaba muy enferma, ingresé en la Televisora Nacional como secretaria . . . Se me presentó una oportunidad de debutar ante las cámaras:.. Fue casual.. . (Yo pienso que inevitable. .. Cuando el arte ha embrujado a alguien como ocurrió con Elisa, la "explosión" es inevitable. . . )

Es tímida (a veces rehuye la mirada), curiosa ("¿á ver esas fotos? ¿Y estas otras? ¿Quién es éste que está aquí?") Franca ("no oculto nada de mi vida..." ;Y no lo hace!) Valiente ("tuve muchas dificultades en mi vida. ..") con una ingenua y sincera capacidad de admiración. ("Dina Moscovich es tan inteligente... Pico Barrero, mi primer director, es un verdadero talento... Raquel Ercole, una actriz inmejorable. . . ")

Así es Elisa de Montojo, una actriz sensible, una mujer que se ha realizado plenamente en la vida, y que sin embargo, eternamente incompleta, vive con nostalgias de lugares y cosas desconocidas y siente ausencias de quién sabe qué. . . ¿Lo sabe ella?

Tomado de la Revista Telerama, No. 07, 1965


 

¿Por qué Elisa de Montojo desapareció de la teievisión? 

Texto y fotos: Natalia Guarín

Durante 25 años Elisa de Montojo fue una de las personas más vistas y queridas de la televisión; por un drama personal subió 30 kilos y eso la hizo retirarse voluntariamente de la televisión.

Elisa de Montojo fue durante 25 años la presentadora oficial de Inravisión, también fue la primera actriz que protagonizó una telenovela en nuestro país, El 0597 está ocupado. En 1985 trabajó por última vez en Tuyo es mi corazón y hace cuatro años se retiró voluntariamente de Inravisión, empresa que hoy le paga una pensión de jubilación.

Los motivos de su desaparición de la pantalla encierran un drama que comenzó hace 20 años cuando Elisa, preocupada por la pasividad de su hijo de 16 años y por recomendación de un siquiatra, lo llevó al ejército porque según éste, el exceso de consentimiento le estaba haciendo daño y necesitaba la férrea disciplina de esa institución. Aunque su hijo Juan Carlos lloró y suplicó de rodillas ante su madre para que no lo llevara, ella prestó oídos sordos. Cuando lo recibieron lo declararon "aptísimo física y sicológicamente"; pero seis meses después se lo devolvieron con una esquizofrenia progresiva y diez mil pesos de indemnización.

Desde entonces, Elisa vive con el remordimiento de ver padecer a su hijo los horrores de los centros de reclusión, sin que éstos encuentren el remedio definitivo a su mal. Durante once años pagó a cuatro personas para que lo atendieran en su propia casa de día y de noche, hasta que su grado de agresividad la obligó a internarlo definitivamente. Los empleados en ese tiempo saquearon todos sus objetos de valor y la dejaron casi en la ruina. Ni las drogas ni la lobotomía han servido para detener el mal, el joven hermoso, corpulento y con un futuro promisorio, refleja ahora los estragos de los drásticos tratamientos y de la enfermedad. Lo peor para Elisa son sus reproches y sus continuas fugas para terminar deambulando por las calles expuesto a los malos tratos de la policía que, a veces, lo lleva a la cárcel, otras llega a las puertas de su casa para suplicarle abrigo, y con el alma desgarrada ella debe llamar a los enfermeros para que lo vuelvan a internar.

POR CULPA DEL CIGARRILLO

Aunque Elisa fumó durante 37 años, la pena moral la volvió más compulsiva hasta el punto de fumarse tres paquetes al día; el exceso de nicotina taponó las arterias de su pie izquierdo y en noviembre de 1986 los médicos le anunciaron que tenían que amputarle la pierna. Angustiada, corrió a la iglesia y le prometió a Dios dejar el cigarrillo si iluminaba a los médicos con un tratamiento menos drástico. Por fin decidieron hacerle 60 infiltraciones semanales en sus dos piernas durante tres años. Fiel a su promesa dejó el cigarrillo hace cinco años pero eso la llevó a comer sin control y subió de 50 a 80 kilos de peso. Ahora está a dieta y logró bajar a 67, pero espera bajar otros siete para poder aceptar ofertas en televisión.

UNA INCREIBLE HISTORIA DE AMOR

Elisa Muñoz Guzmán nació en Bogotá el 14 de abril de 1934, estudió normal con las Terciarias Dominicanas en Villa de Leyva y adoptó a los 18 años el apellido de su esposo español, el ingeniero químico José Montojo Taboada, con quien se casó a escasos 20 días de haberlo conocido.  El matrimonio duró ocho años, tres de ellos vividos en Venezuela y cinco en Argentina. Tuvieron dos hijos: José Luis y Juan Carlos. En 1960 ella regresó con sus hijos al país para atender a su madre enferma de cáncer. Ese mismo año comenzó a trabajar en Inravisión como secretaria de Hernán Villa, entonces jefe de producción del instituto. El también era casado y tenía dos hijos pero eso no impidió que los dos se enamoraran locamente desde el día en que se vieron. Justo la primera vez que ella aceptó una invitación del maestro Villa, su esposo los vio y preso de los celos escapó con sus hijos a España. Ya había muerto su madre y unos tíos que se enteraron del suceso decidieron encerrarla en El Buen Pastor, dizque por comportamiento pecaminoso, a ella que era una mujer casada y tenía 26 años. Aunque parezca increíble, tuvo que dar una batalla legal para defender su libertad; la patria potestad sobre los hijos y su amor, porque estos obstáculos sirvieron para echarle leña al fuego. A los dos meses de haberse conocido, el maestro Villa abandonó el hogar y se apareció a las puertas de su casa con las partituras en un baúl, de eso hace ya 31 años y todavía se aman como dos adolescentes. Juntos dieron la pelea por los hijos que pronto recuperaron y que el maestro Villa ha querido como propios.

Tal vez porque la prensa de ese entonces no se interesaba tanto como ahora por los temas de farándula o porque Elisa de Montojo siempre se distinguió por su seriedad, esta insólita historia de amor nunca fue tema de la prensa amarillista.

SENCILLAMENTE VANIDOSA

Si los dramas personales de esta sorprendente mujer nunca fueron noticia y muy poco conocían los televidentes de su vida íntima, eso no impidió que fuera durante 25 años la voz y la figura más conocida de la televisión colombiana. Aunque comenzó como secretaria, muy pronto su rostro fue haciéndose familiar, primero como tele maestra de ciencias naturales, escogida por Gloria Valencia de Castaño. En 1962 Punch la contrató como la actriz principal para la novela EI 0597 está ocupado; Raquel Ercole y Judy Henríquez fueron sus compañeras presidiarias.

Elisa combinó el trabajo actoral con su empleo en Inravisión como la presentadora oficial de la programación y anunciaba las alocuciones presidenciales, trono que sólo cornpartió los tres últimos años antes de su retiro, con Graciela Torres. Su voz grave, sus ojos hundidos y tristes, su eterna seriedad ante las cámaras, su cabello lacio, negro y brillante como azabache marcaron una época en la televisión; tenía un parecido sorprendente con Greta Garbo, no sólo en el físico sino en el carácter discreto ante la prensa, y las fotos de época lo confirman. 

De ella se dijo que era la voz más bella de la televisión, que por fortuna todavía conserva. Judith Sarmiento reconoció una vez que durante un tiempo trató de imitarla, y lo logró tan bien que la misma Elisa se preguntaba al escucharla: "¿Cuándo grabé yo eso?", hasta que se enteró de que se : trataba de Judith: Como presentadora oficial no tuvo rivales, como actriz participó en más de 20 telenovelas y en innumerables obras de teatro. Siempre vistió con sobriedad y nunca varió su peinado suelto y con capul, por eso su público siempre creyó que se trataba de una mujer sencilla, pero ella misma reconoce sin tapujos que siempre ha sido extremadamente vanidosa: "Siempre me preocupó mi figura y mi imagen, por eso ahora estoy acomplejada con mi gordura y no volveré a trabajar en televisión hasta que baje por lo menos a 60 kilos de peso":

Tomado de la Revista TV y Novelas No. 028, 25 de noviembre de 1991

 


 

Elisa de MontojoDurante 25 años la voz y la figura más conocida de la televisión colombiana. Aunque comenzó como secretaria, muy pronto su rostro fue haciéndose familiar, primero como tele maestra de ciencias naturales, escogida por Gloria Valencia de Castaño. En 1962 Punch la contrató como la actriz principal para la novela EI 0597 está ocupado; Raquel Ercole, Rosita Alonso, Rebeca López y Judy Henríquez fueron sus compañeras presidiarias.

Elisa combinó el trabajo actoral con su empleo en Inravisión como la presentadora oficial de la programación y anunciaba las alocuciones presidenciales. Su voz grave, sus ojos hundidos y tristes, su eterna seriedad ante las cámaras, su cabello lacio, negro y brillante como azabache marcaron una época en la televisión; tenía un parecido sorprendente con Greta Garbo, no sólo en el físico sino en el carácter discreto ante la prensa, y las fotos de época lo confirman.

De ella se dijo que era la voz más bella de la televisión, que por fortuna todavía conserva. Como presentadora oficial no tuvo rivales, como actriz participó en más de 20 telenovelas y en innumerables obras de teatro. Siempre vistió con sobriedad y nunca varió su peinado suelto y con capul, por eso su público siempre creyó que se trataba de una mujer sencilla, pero ella misma reconoce sin tapujos que siempre ha sido extremadamente vanidosa.

Tomado de la Revista TV y Novelas No. 028, 25 de noviembre de 1991

En 1985 trabajó por última vez en Tuyo Es Mi Corazón; y se retiró voluntariamente de Inravisión, empresa que le pagó una pensión de jubilación, hasta su muerte a principios de la década de 2000.

Tomado de https://www.facebook.com/NostalgiaTelenovelasColombianas/ , 2016