Deida Acero

Diseñadores de modas

Modas

 


Deida Acero

Diseñadora de sombreros

 

 
A ColArte
 

 

   
 


Moda en Ascot

Textos y fotos: Pablo Salgado, especial para CARAS desde Londres, Inglaterra

Esta semana, entre el 19 y el 23 de junio, se llevó a cabo una nueva edición del Royal Ascot, las tradicionales carreras de caballos que convocan a la realeza del mundo, y en el que se destacan siempre los coloridos sombreros que tienen que usar, por protocolo, todas las mujeres. En esta ocasión más de 150 de los que lucieron éstas durante los cinco días que duró este evento social, fueron diseñados por una colombiana: Deida Acero, una barranquillera que llegó hace 25 años a Londres con la intención de estudiar inglés y diseño arquitectónico, pero se dejó seducir por los sombreros y se dedicó a crearlos.

Deida aprendió a hacerlos con facilidad. "La profesora nos decía que hiciéramos una parte de la decoración y yo hacía el sombrero completo en una clase", le contó la colombiana a CARAS antes del Royal Ascot. Así fue como se convirtió en una milliner, es decir, una sombrerera.

"La técnica no es difícil", comenta  con un dejo de acento costeño. "Uso cualquier tipo de material. En Alemania compro las flores y en Italia las telas, los bordados y los decorados. Otros, que están hechos con cáscaras de banano, me los mandan del Lejano Oriente", explica y agrega que hay otros que ella misma va a buscar. "Es muy lindo cuando logras adaptar estos materiales en un accesorio único para llevar sobre la cabeza", concluye.

Los sombreros son usados por los aristócratas desde el siglo XIV, cuando los hacían con terciopelo o paño, adornados con plumas, cintas y piedras preciosas. En el siglo XX, se puso de moda un veto sobre la cara.

En la preparación de los sombreros para el Royal Ascot 2007, Deida se enfocó en los colores claros y alegres. En sus creaciones de este año, cada una de las cuales cuesta entre 400 y 500 libras esterlinas, predominaron los adornos de tonos verdes, rojos y amarillos suaves. Sin embargo, uno de sus preferidos fue un sombrero angosto, adornado con cristales y largas plumas azules, que hizo para la presentadora oficial del Ladys Day, que se celebró el tercer día.

El Royal Ascot es un encuentro sin igual que se celebra, en su forma actual, desde 1807. Durante cada uno de los cinco días que dura, la reina Isabel II y su esposo, el duque Felipe de Edimburgo, ingresan en procesión, a las 2 de la tarde, al recinto real, donde los hombres que son admitidos deben llevar frac y sombrero de copa.

Deida considera que para hacer un buen trabajo es importante conocer personalmente a los clientes: "Prefiero hablar con ellos sobre sus requerimientos y hacer un estilo basado en esa experiencia, además, que haga juego con su cara y su entorno; cuando los clientes tienen estilos específicos en mente, me encanta convertirlos en una creación personalizada; no hago dos sombreros iguales; hay mujeres que les vienen bien los velos, hay otras que les quedan muy bien los sombreros pequeños".

Sus creaciones han adornado las cabezas de personajes como la reina ¡sabel II, Camilla Parker, Margaret Thatcher, Ivanna Trump y, en su momento, de la fallecida Diana de Gales. "A Lady Di le hice varias cosas, pero no tuve la oportunidad de hacerle  lo que ella realmente quería, que era un sombrero con muchos colores y ajustado a su cara", dice Deida con algo de nostalgia. La reina Isabel II se ha puesto en varias oportunidades sus sombreros. ¿Cómo lo logró? "Trabajé como practicante para los diseñadores de la Reina, ellos me daban la talla y los colores que ella quería y yo hacía los sombreros", menciona sonriente.

Aunque la mayoría de sus clientes son europeos, Deida también tiene "mucha clientela americana que viene a comprar exclusivamente para Ascot", dice mientras enseña algunas fotografías de actrices y presentadoras de televisión que llevan puesto sus sombreros. Este año también vendió muchos entre las damas del servicio diplomático, como María Beatriz Souviron, embajadora de Bolivia, y Cristina Acosta, jefe de misión de Paraguay, entre otras.

La colombiana hace sombreros especiales también para fiestas de disfraces, encuentros de polo y eventos importantes en yates, que tienen lugar en Inglaterra, Francia, Italia y en los Emiratos Árabes Unidos. Algunos de sus clientes los guardan y coleccionan.

Deida dice que con sus sombreros logró muchas cosas y no ambiciona que alguien en particular utilice algunos de sus modelos. Está convencida de que éstos ya se posaron en las cabezas de las personas indicadas. Ahora quiere producir otros accesorios:"Las carteras de noche y las joyas que he hecho se han vendido rapidísimo". Además, anuncia su intención de escribir un libro en medio de hilos, tijeras, cintas, telas, moños, adornos, cristales y demás materiales con los que le ha dado forma a las creaciones que la tienen en la cabeza de las mujeres.

Tomado de la Revista Caras, junio 23 de 2007