Otto de Greiff

Medellin, Antioquia

Críticos (musicologo)

Personaje

 


 Otto de Greiff

Crítico, comentarista musical

 
A ColArte

 

 

 

UNA PARA EL CONOCIMIENTO

El maestro Otto de Greiff nació el 7 de noviembre de 1903, en Medellín. Se graduó como Ingeniero Civil de la Escuela de Minas, que pertenece hoy a la Universidad Nacional. Durante varios años ocupó la Secretaría General de esa institución, cargo que alternó con la cátedra, una de sus pasiones. Enseñaba desde matemáticas y cálculo hasta Historia de la Música. Además de traducir textos de ocho idiomas, fue poeta y profesor de ajedrez de varias generaciones, entre cuyos alumnos se destaca el campeón internacional Boris de Greiff.

Era un melómano de tiempo completo. Entre sus compositores preferidos estaban Beethoven, Schubert, Bach, Stravinski, Mahler y Wagner, cuya obra Los maestros cantores de Nuremberg, ponía todos los primeros de enero para darle saludar el nuevo año.

horizontal rule

La "Historia de la música" de Otto de Greiff

por Carlos Restrepo

Otto de Greiff solo tuvo oportunidad de familiarizarse y deleitarse con el sonido digital y fidelidad de los discos compactos apenas unos meses antes de mori (el 31 de agosto de 1995), cuando su hija Ilse le regaló un reproductor en el último cumpleaños.

A los 92 años, el maestro le advirtió a su hija que él ya no se iba a poner a cambiar toda su discoteca de acetato (que superaba los 7.000 discos) a ese formato. "De inmediato aprendió a cacharrear con el aparato y a disfrutar algunos conciertos. La semana en que murió ya tenía montado en su máquina de escribir el artículo que tenía que hacer y luego del infarto me alcanzó a decir: esto sí me cayó en muy mal momento, con tanta cosa que tengo que hacer".

Ilse comenta que su padre hubiera gozado enormemente con el homenaje que esta noche le rinde la Radio Nacional de Colombia, al presentar en formato MP3, en dos discos compactos, el famoso programa Historia Ilustrada de la Música, que el maestro pasó por esa emisora, a mediados del siglo XX. "Yo creía que el sonido iba a fallar, porque son grabaciones de hace más de 50 años, de carrete viejo; pero la recuperación que hizo la Radio Nacional es maravillosa", comenta Ilse de Greiff.

"El programa hace un recorrido desde las músicas más primitivas, pa ando por la medieval y renacentista, hasta los compositores contemporáneos -explica Gabriel Gómez Mejía, subgerente de la Radio Nacional-. Los programas están reunidos en formato MP3 para agruparlos completos, debido a su gran número".

Su hija agrega: "Se preocupaba por buscar, dentro de su inmensa biblioteca, fragmentos curiosos que incluso no se consiguen hoy".

Recuerda que el maestro grababa sin libreto. "Con los discos de 78 y luego con los Long Play, oía los trocitos de ejemplos y los cronometraba. Y esas eran las únicas notas que llevaba. Después en un enorme maletín negro empacaba sus discos y se iba para la Radio Nacional a grabar su programa. Todo lo llevaba en su cabeza y espontáneamente iba haciendo sus comentarios".

Esa pasión por compartir sus conocimientos con los de más (que abarcaban además de la música, la botánica, las matemáticas y los idiomas, entre otros) fue siempre una divisa para el maestro De Greiff, que plasmó en sus programas y en la columna que publicó durante más de 60 años en EL TIEMPO.

El álbum se distribuirá en bibliotecas, centros de documentación, universidades o colegios para que el público pueda consultarlo. "Es posible que una pequeña cantidad se consiga en la librería del Centro Cultural Gabriel García Márquez, pues su objetivo no es comercial", explica Gómez Mejía.

Tomado del periódico El Tiempo, 5 de febrero de 2009

horizontal rule

 

 

Orfandad crítica

Por Ilse de Greiff

El 31 de agosto de 1995, hace 15 años, Otto de Greiff dejó interrumpida su última columna Cometarios Musicales para EL TIEMPO por motivos ajenos a su voluntad. Esa columna la escribió por más de 70 años. Su partida definitiva a los 92 privó a los lectores de un referente obligado del quehacer musical, el cual añoran y reclaman las viejas y nuevas generaciones. Desde su desaparición, se nota cada día más la carencia en los medios, no sólo de una crítica musical seria y constructiva, sino de un espacio no esporádico sino sagrado para la música académica y las actividades que en tal sentido se realizan en Colombia. Lo que impera es la exaltación de la cultura light, de la farándula, de la nivelación por lo bajo. "Ante la solicitud de que obremos como zahoríes, decía De Greiff, y no siendo futurólogos, que es como se les llama ahora a los profetas, pensamos que la música seguirá siendo cada vez más funcional, menos el arte por el arte". La escritora y pianista Leila Cobo le afirmó al comentarista Juan Carlos Garay hablando de De Greiff: "Sí cumplía la función del crítico en el sentido de que formaba opinión y su crítica era crucial".

Otto de Greiff, uno de los más importantes musicólogos del siglo XX en Colombia, ingeniero, matemático, profesor 48 años, secretario y rector de la Universidad Nacional, realizador del programa Historia Ilustrada de la Música para la Radio Nacional y del Cursillo de apreciación musical para la HJCK, ensayista, poeta, traductor de seis idiomas, ajedrecista (le enseñó a su sobrino Boris) y botánico por afición, fue el hombre universal semejante a los renacentistas como Leonardo da Vinci.

Universal sin dejar de ser antioqueño, nacido a una cuadra del parque Berrío de Medellín el 7 de noviembre de 1903. Raíces suecas, alemanas e incas asentadas en la república de Antioquia por varias generaciones, conformaron un ser atípico que conjugó la trilogía filosófica del rigor científico, la ética incorruptible y la capacidad de asombro de la estética, no sólo musical, sino literaria, lingüística, histórica, matemática. El humanista De Greiff era un ser generoso que no escatimaba sus conocimientos; al contrario, fueron muchos los discos y los libros que perdió, las horas que dedicó, la paciencia que tuvo ante cualquier persona que lo abordara. Sus pasatiempos fueron coleccionar autógrafos de grandes figuras de la música y la cultura... y el fútbol. Iba a favor de cualquier equipo que jugara contra Millonarios.

Era proverbial su exquisito sentido del humor acompañado de una desconcertante expresión seria. Cuando presentó al jamaiquino Howard Rochester y al japonés Yu Takeuchi, dijo: "How are... you" 0 cuando estuvo en Cartagena con Delia Zapata, decía que ella era boca grande y él, boca chica. Poeta oculto ante la presencia de su hermano León, Otto cometió versos en su primera juventud.

Tomado de la Revista Lecturas de El Tiempo, Octubre de 2010