Maria Teresa Guerrero

Villa del Rosario, Norte de Santander

Críticos

Personaje

 

María Teresa Guerrero

Crítica de arte, curadora, docente

 
 


Vea otros artículos de María Teresa Guerrero en ColArte 

Beatriz González: Colándose en la Historia del arte

   
 


CRITICA

Explosión del color

El pintor siente y habla a través del color Educa su visión, encuentra su lenguaje, recrea los medios y crea su estilo para contar los diferentes enfoques y soluciones de los temas. Dentro de los seis elementos básicos que trabaja el artista el de mayor atracción para el pintor es el color. Es a través de él que transmite sus emociones y da el énfasis al motivo, interpuesto entre el pintor y la obra.

EXPLOSIÓN DEL COLOR, muestra integrada por cuatro artistas Uniandinas, procedentes de épocas y sistemas educativos distintos, son ellas: Fanny Sanín, Rosa Sanín, Luz Helena Caballero y Carolina Villamil.  Esta exposición hace parte del proyecto de exposiciones colectivas: TRAYECTOS.

El color, dicta emociones, pasiones, sensaciones, dialoga con la vista y entreteje mundos que llevan a la pintura a lugares inimaginables, a concepciones variadas e infinitas. El final que tanto le han pronosticado a la pintura, -para los que lo desean-, están fracasando con su teoría. La pintura esta llamada a renovarse, a reinventarse, a ser cada vez más variada. Siempre existirán artistas apasionados por los dictámenes de la pintura. Dentro de estas postulaciones, hasta el momento la historia de las formas, y en especial, la historia de la pintura, recrea y explora inconstantemente la aventura pictórica. La pregunta de todo pintor: "qué es lo que quiero....?" Ella será la frecuente incógnita a solucionar su curiosidad y no cesa en las mentes que hablan primordialmente a través del color.

Las cuatro artistas dibujan y marcan territorios de color con elocuencias y órdenes distintos. Mientras Rosa Sanin, Luz Helena Caballero y Carolina Vlllamil trabajan un dibujo libre, buscando el encanto de la libertad abstrayendo las formas de la naturaleza en ocasiones enriqueciéndola con el arabesco o las ondulaciones del agua, Fanny Sanin busca la precisión apoyada en la geometría, cuyas formas nos trasladan o evocan la arquitectura con planteamientos simétricos, dentro de formas equilibradas y dictadas por las reglas del clasicismo.

En Fanny Sanin, el elemento luz, lo introduce no bajo la concepción tradicional. No es la luz dirigida o de evidente procedencia. El concepto de luminosidad esta en las vibraciones del color, genera atracción y variedad en cada una de las obras, proyectando espacios infinitos y profundos. En el caso de Rosa Sanín, Luz Helena Caballero y Carolina Villamil la luz es plena. Las cuatro artistas, desde sus inicios toman conciencia de su ser, se definen como "pintoras", como artistas de la naturaleza o de la mente bajo el énfasis del "color". Así han sido sus trayectorias artísticas. Sus melodías del color hablan de situaciones sublimadas, todas ellas en levitación pero estables. Conciben mundos que salen de la realidad, y nos acercan a la metafísica. Surge una nueva manera de decir, analizar, transmitir lo que ven y sienten, dejando de lado la copla servil de la naturaleza.

Dedicadas a la búsqueda artística Inexistente, transmiten un conocimiento y dominio del color, dentro de tonalidades, extensiones, manchas, formas, arabescos y variados colores recreando la visión.

María Teresa Guerrero, 2011

horizontal rule

 

   

LA MUJER LIBERADA EN EL ARTE

por María Teresa Guerrero 

En la vida de la mujer, encontramos un gran cambio de símbolos, de íconos, de amarres tanto en las situaciones de comportamiento como ser humano, como en la creación en el arte.  Cambios y procesos que se remontan a más de veinte siglos de silencio, lucha, en la participación de la vida política como ciudadana y en la presencia independiente en la vida social, las consideraciones de ausencia, presencia de mujer en las funciones de madre, accionar en la vida cultural, política y social. No es para discutir, si, existieron destellos y brotes de algunas mujer que aparecen en campos externos aparte de su confiscamiento al hogar, a la vida sagrada y/o monástica o al silencio absoluto ante una existencia conformista, resignada en la sumisión y encuentro obligado en su condición del sexo femenino. Esta separación y gran diferencia estuvo marcada desde la formulación los derecho humanos en la época romana. 

En la época griega, lo femenino simbolizado en la presencia de diosas, representaban las cualidades y atributos del matrimonio (Hera), la Gran Diosa o Tierra-Madre (Gea), la guerra (Atenea), la belleza (Afrodita y Citerea) y entre las mujeres mortales se le dió el nombre de Pándora a la mujer-trampa fabricada por Hefesto, le atribuyó la voz, quien tradicionalmente se designa como la primera mujer lo cual bastaría para comprender que no impide la distancia entre el dios y los mortales. Es la primera mujer femenina en la civilización. 

La mujer, como todo ser humano, necesitó expresarse y lo hizo de manera silenciosa. Durante muchos siglos, su trabajo en el hogar, además de sus obligaciones, en su tiempo libre empleaba sus manos en labores  textiles, de bordado, de oración, deleitándose con la música o en ocasiones tocando algún instrumento.  Pero, todo esto se sucedía dentro del hogar, lugar de reclutamiento. La escritura o la poesía o literatura, fue otra de las disciplinas a las que acudió para expresar sus sentimientos. De cualquiera de estos comportamientos la historia tiene ejemplos maravillosos y muy conocidos que le dan a la mujer a lo largo de la historia un papel, o código, o patrón identificable y digno de exaltar.  

En la época de la Ilíada, Penélope se casa con Ulises, rey de Ítaca, es la mujer fiel, con la gran virtud de  la mujer laboriosa,  abnegada quien siempre mantuvo la esperanza del retorno su marido Ulises, quien había partido a la Guerra de Troya. Penélope emplea como mecanismo de defensa ante sus innumerables pretendientes, para mantenerlos apartados o a la expectativa aceptaría a alguno de ellos, tan sólo al terminar la manta que tejía de día, y destejía de noche. Penélope, símboliza a la mujer entregada a la misión e ilusión de mantenerse unida y fiel a su marido. 

DISPOSICIONES DE LA MUJER EN LAS SOCIEDADES GRECORROMANA. 

La mujer en aquellas sociedades, donde las prácticas corporales y sociales, se unían indisolublemente: pubertad, sexualidad, procreación, matrimonio,  celibato, viudedad, bienes poseídos, gestos rituales, funciones sacerdotales se podría pasar una revista sistemática de todos los roles sociales atribuídos a ella. 

En primer lugar hay que distinguir sobre las diferentes y primarias tareas encomendadas a la mujer: tejido, cocina, servicio, alimentación, curación. Dejando muy en claro, no existe un estudio amplio y especializado en la arqueología sobre las aportaciones de la mujer. Hasta el momento, solo se ha prestado atención al papel del hombre en la historia, sin el énfasis y el reconocimiento sobre el papel de la cultura material de las sociedades ni dejar gran claridad sobrel el papel de la mujer en la casa.  Un análisis más extenso de la funeraria serviría para comprender  mejor la cultura material como la representación simbólica de las sociedades. 

Posiciones de cómo dar a la mujer en matrimonio? En Grecia la primera novia, la novia del mito de Prometeo, fundador de la humanidad, lleva el nombre de Pandora, quien fue dada por Zeus. Pandora conducida por Hermes, encantadora y luminosa en su atavío de boda, con su corona, sus joyas, su irresistible cinturón, su velo y su túnica bordada llega a la casa de quien es lo bastante inocente como para aceptarla con alegría. La novia en la boda llega como portadora de dones graciosos a la casa de su esposo. 

Cómo entender el papel de la mujer: la pubertad, cómo estructurar la casa, su construcción y su concepto arquitectónico, la organización familiar, las riquezas, las posesiones, las jarras, los cofres, el rebaño todo ello se convierten en objeto donde la mujer mantiene una presencia importante.  La procreación, necesaria en la unión matrimonial, es para  perpetuar y entrecruzar los grados de consanguinidad y parentesco en defensa de los signos de  familia. 

El arte, especialmente en el arte griego, en la mayoría de las estelas está representada la vida de las mujeres su condición social: la adolescencia es entendida como preparación al matrimonio. El matrimonio es a la niña como la guerra es al varón.  La vida como esposa de un ciudadano y solo su función reproductora determina la unión matrimonial, cuando llega a la edad en la que no puede procrear, la mujer adquiere un nuevo estatus y escapa a los privilegios especialmente a las prohibiciones que le marcaban la vida. A estos estados a la mujer le corresponden ciertos rituales. 

Por siglos, la mujer se mantuvo en el anonimato tanto social como político-económico. El papel que ejercía mejor era el del matrimonio. Multitud de estudios consagrados a la mujer, confirman que la mujer de todas las condiciones –religiosas y santas, hijas prometidas en matrimonios o esposas necesitadas- han mostrada la importantcia central del matrimonio en la determinación de su condición. La mujer estaba destinada a entregarse a las funciones de la casa, familia y cuidados de los hijos.  

La historia de las mujeres se ha construído  sobre el destino de las heroínas, mártires y algunas pocas mujeres que llegaron  a ejercer el poder.  Y sucede, como si en cada  generación se volviera a construir una  memoria nueva capaz de anudar los hilos rotos del pasado. En silencio expresaba sus sentimientos ya fuera en diarios, cartas, poesía o literatura y algunos casos en el pintura. Sin duda, demostrar las capacidades de la mujer era restaurar una parte de la historia.  Fue necesario llegar a la revueltas femeninas, a la liberación femenina de los años sesenta del siglo XX que se inicía la preocupación de llevar a integrar la mujer en los problemas, acontecimientos significativos para que la vida social, política y económica le diera cabida a su presencia y entrará en acción.  

Durante ese tiempo, la vida de la mujer era silenciosa, entregada al hogar o al monasterio. Debía cumplir las reglas y los modelos de comportamiento de las actividades alrededor de los ambientes. La división entre esfera doméstica y esfera política, incansablemente fue repetida a adoptar la dicotomía de lo privado y lo público, al oponerse a los poderes  domésticos de la mujer, la autoridad y la autonomía política del hombre ante la concepción del género desarrollada en las ciudades antiguas. De ahí, que la figura privilegiada para la mujer era el matrimonio. Su actividad, casi  siempre anónima, pertenece a la casa y siempre al dominio de la conjetura. Donde a veces son algunos los vestigios, muy íntimos, dejando huellas de herramientas: agujas, peines, hebillas o tijeras que hoy en día han permitido a los arqueólogos desifrar la vida cotidiana  de una mujer y sus actividades dentro y fuera de la casa. 

La concepción tradicional de las artes en los primeros siglos, no se hablaba del género en el arte. El hombre había tomado su primacía, y a la mujer no le permitían relevancia ni destacamiento; aunque sus ideas fueran profundas, su existencia estuvo relegada al hogar, a la vida privada, a las expresiones íntimas. Algunas de las mujeres de la antigüedad se destacaron en la literatura, el mundo religioso, o las artes, pero en general, no le era permitído destacarse ni mucho menos mostrarse como un ser creativo e independiente. El hedonismo adjudicado siempre al hombre, le estaba permitido manifestarse con esplendor en la producción artística,  social o político.  

En cualquiera de los roles, el hombre era la fuente económica, política.  Toda oportunidad afianzaba su gloria y dominio. La sociedad en sus diferentes niveles le daba todo reconocimiento y contemplar otra posibilidad siempre le era posible. Por siglos se definió la producción artística, la política vínculada  al género masculino. 

La producción artística femenina, para alcanzar ser reconocida, transcurren varios siglos y atraviesa por  tiempos espinoso y complicados. En la vida artística, económica, política y social no tenía cabida la mujer.  Debe conquistar procesos que envuelven y reclaman formulaciones y subversiones en varios campos tanto de carácter familiar como social. Levantar la voz de alarma fue necesario para ser oídas tanto en la vida doméstica como en la vida política y económica. 

Así surge en la vida doméstica la mujer escritora. Convierte el diario íntimo en su mejor amiga, en la reflexión a los acontecimietnos de su vida privada y donde plasmaba y expresaba sus sentimientos. Es en  el papel o cuadernillo capaz de guardar los más íntimos secretos de su vida. La mujer durante más de dos mil años estuvo vínculada solo a las manualidades y al trabajo domésticos y esa fue su forma de vida y encuentro con su alrededor. Las labores del tejido, la costura, el bordado, elaboración de colchas en croche y/o retazos le sirvieron de expresión a sus sentimientos controlados y callados. 

Durante estos tiempos la relación entre las mujeres y los hombres fueron un enigma para la historia. Fue necesario hiciera mella el sometimiento y el dolor intenso y callado produjera la emancipación femenina. Durante años, desde el siglo XIX, paulatiamente, se fueron configurando procesos callados pero intensos a la vez, después de la formación de heridas, huellas y cicatrices en la inteligencia y el alma femenina.  

CAMBIO DE ESTEREOTIPO EN LA MUJER 

Si, largo fue el proceso para la mujer,  pero hoy en día, ha mostrado un resultado efectivo y de libertad atribuída a ella, como ser humano y que ocupa un ligar preponderante en la sociedad. Como género femenino, en la actualidad, dialoga en todos los planos de la vida con el hombre. La llamada “liberación femenina” fue conquistada en varias etapas según el continente,  la región, el país, la ciudad y en diversos campos de acción, reclamando la igualdad de derechos, laborales, económicos, políticos, artísticos hasta llegar a convertirse en un ser con validez ciudadana, con derecho al voto ciudadano, con acciones participativas, y expresándose en todos los campos. Es la búsqueda del bienestar propio y de la familia. Esa lucha, comenzo a darse desde el siglo XIX, reflejando en la forma de vestir las conquistas  adquiridas en los diversos campos de acción. La falda fue subiendo, el corsé desaparació, las complicadas vestimentas fueron desapareciendo, pasando por adquirir una nueva forma del vestir al entrar la Segunda Guerra. Por esa época, el estilo del vestido de la mujer se asemeja al militar y al llegar la década de los setenta, después de la revuelta estudiantil en Paris, 1968, entra implacablemente el uso del pantalón. Es en la década de los ochenta cuando el empleo de la vestimenta denominada “blue jean” es la favorita de toda la juventud. El blue jean era propio de la clase obrera del siglo XX. Ahora adquiere “status” y entra como una prenda importante. Se convierte en la vestimenta de la juventud, y hoy en día, hace parte del guardarropa de todas las edades y generaciones. 

Así mismo, de la conquista se desprenden muchos campos de expresión. El género femenino, habla y se expresa dando un énfasis a su condición. El comportamiento femenino han pasado de reglas muy rígidas e insalvables dentro de la vida a expresarse protestando sobre su vida privada, cotidiana, íntima sin controles ni reticencias. Las reglas de la reserva y de las acciones femeninas estaban protejidas por la discreción. Ahora el destape es progresivo.  

Del destape en la forma de vestir, la mujer artísticamente hablando, emplea medios, materiales y ensamblajes, instalaciones revolucionarias. La mujer como artista, mira su entorno, analiza su cuerpo, su piel, y hace de ello el tema central su arte. Los espacios reservados a la esfera doméstica, al hogar a lo privado, son ahora expresiones del arte que tiene género. La división en las labores, desaparecen. Ahora son auténticas mujeres expresándose fuera  o dentro del campo artístico y professional, y son tenidas en cuenta en el campo político y económico. Sus voces hacen parte activa del entorno y la forma de hablar el lenguaje artístico se diferencia del tradicional. 

La mujer artista se expresa a través del tejido, las artes manuales, el encaje, las fibras, las telas, enfatizando las reminiscencias de la feminidad y el feminismo. El lenguaje artítico como los medios empleados transgreden la tradición de las expresiones llamadas pintura y/o escultura, y  en varias ocasiones, la artista transcribe de manera idéntica los ambientes y espacios del hogar, de lo doméstico a los espacios de exhibición en galerias o museos. No hay secreto alguno, en la representación del mundo de la mujer.  

Desde los años setenta del siglo veinte, la mujer rompe con todo estereotipo en la creación. El feminismo de las artistas tanto estaunidenses como europeas, y posteriormente en los países latinoamericanos, comienza de manera novedosa y hasta tajante, el empleo de medios vinculados a las labores de la mujer. Técnicas del tejido en dos agujas, crochet, creación de atuendos, bordados, cortes de costuras son la inspiración en las obras incluyendo otras tecnologías –fotografía y computador- como herramientas de expresión. La vida cotidiana les sirve de inspiración, el rol de mujer como todo tema femenistas, es enfatizado en su creación.  

La obra es un grito de protesta a la feminidad. Son gritos de libertad y de búsqueda. Se les debe oir, contemplar y entender la validez de sus roles en el arte. Nunca antes, la mujer se había iniciado en un lenguaje más discordante, más novedoso y más disímil a la tradición que las protestas en el deseos de hablar un lenguaje propio y tener una voz diferente. Salen de sus entrañas las propuestas. El arte en la mayoría de las épocas estuvo identificado y elaborado por el hombre. Eran ellos, quienes al trabajar empleaban medios identificables con la tradicional pintura (óleo, acuarela, fresco, collage) y al tratarse de la escultura (mármol, madera, metal, piedra, acrílico, papel, vidrio). Ahora a apartir de la liberación femenina, la revolución artística de la mujer en el arte, es identificable con cambios en los materiales,  aparecen las instalaciones, transcriben espacios dedicados a las labores del hogar (closet, cocina, guardarropa, baño, etc…) al museo o galería.  

No existe ningún temor, ningún recelo en su expresión. Todo sentimiento lo expresan abiertamente, gritando los sentimientos, las emociones, las tristezas, los dolores,  las pasiones. Los siglos de sometimiento de la mujer a la condición de represión y ajustada a las reglas del comportamiento humano dentro de su papel en la sociedad sujeta a los consentimientos del hombre, la familia y la sociedad desaparecen al manifestarse dentro de la gran revolución de los espacios conquistados, y que ahora sería para siempre y en todos los niveles de la vida, en su rol de mujer y profesional. 

La mujer artista ocultaba sus trabajos. Cuando se expresaba, consideraba que debía hacerlo en códigos propios del arte de los varones, hasta que la imaginería la fueron transformando, neutralizando y empleando formas de expresión reconocidas por el mundo artístico, por el público y por la crítica. La tradición de las labores de la mujer se divide y todo es permitido, integran a la obra toda clase de materiales,hasta que desaparece la division o distinción del arte por sexo. Muchas de las  técnicas y oficios antiguamente relegadas a las actividades del hogar ahora se enseñan en las academias de artes. 

Texto gentilmente suministrado por María Teresa Guerrero, 2012

horizontal rule

REINVENTANDO EL TEXTIL: DEL TEJIDO MANUAL A LA RED CONTEMPORÁNEA. 

Por: MARÍA TERESA GUERRERO RAMÍREZ

Curadora – Historiadora de arte. 

El escenario en el mundo del arte textil es hoy por hoy contradictorio, mientras la humanidad evoluciona los más de sus inventos en la construcción de redes, lazos e interconexiones –en uso sin duda del lenguaje textil como base conceptual- al mismo tiempo que los artistas –como cronistas de su tiempo- retornan con más ahínco hacia el tejido como herramienta; los centros de poder cultural consideran las obras creadas  a través  del medio textil, no aptas para su exhibición en los museos colombianos, abandonando el respeto y aceptación de estas expresiones, desconociendo la altísima actualidad de su lenguaje, considerándolo marginal y sin interés. Pero cuanto más desprecio sienten por el arte textil los centros de exhibición artística, más se evidencia en la cotidianidad humana la vigencia actual y futura del concepto base de la contemporaneidad: RED. 

Claudia HakimLos artistas se acercan al empleo de la estética de las fibras y sublimación de materiales -no considerados nobles- dando existencia a obras que se acercan a la categoría textil, encontrando en ello un lenguaje intrínseco a nuestro tiempo, una gramática de herramientas y circunstancias maleables, expansivas y entrecruzadas, sinonimia de la cotidianidad del hombre contemporáneo. 

La concepción y ejecución de la obra bajo la labor manual, es en primera instancia un acto de respeto por la primera herramienta que el hombre posee,  es un acto de consciencia del poder transformador en sus manos, un ejercicio que es en varios escenarios de las artes mal interpretado y aparentemente entra en desuso su comprensión y aceptación; simplemente porque no se ha notado que su lenguaje y su estética ha permeado desde las artes distintos escenarios fuera de las salas de exhibición en el entorno de lo cotidiano. 

El trabajo textil concentrado en la flexibilización, modulación, transformación y entrecruzamiento del material seleccionado -sean fibras, hilazas ó materiales industriales-se convierten incondicionalmente en generadores y transformadores de trabajos armados con sentido modular, los cuales permiten encajar y crear superficies nuevas y cercanas a formas orgánicas.  Objetos transformados con encanto gracias a las habilidades y riqueza del material, su análisis y manipulación, convirtiendo su solución y condición de flexibilidad y maleabilidad en un constante  diálogo entre la plástica y el textil. Como dialogan la red y la información. 

Claudia Hakim, Clara In és Palau, Alicia Llorente y Mónica de Rhodes,  cuatro artistas del textil que presentan su trabajo en la exposición: REINVENTANDO EL TEXTIL.  

Muestra plástica en la que ellas nos ofrecen una cita con su lenguaje, con su estética, con su manera de tejer una sintaxis donde lo onírico y lo exterior se dan cita, planteando una nueva estética textil al material seleccionado, gracias a su dominio, propósito y conceptualización. Su maestría las identifica y diferencia claramente, llevándolas a  la radicalización de sus cuatro formas de trabajar en propuestas escultóricas, objetos textiles que plantean grandes cambios en la concepción tradicional del tapiz. 

Son cuatro caminos dentro de los cuales se reinventa el textil permanentemente. Son una generación en búsqueda constante de nuevas vías estéticas y de las diversas categorías temáticas. Habilidades adquiridas de un colectivo artístico que se encuentra y demuestra la importancia, actualidad comunicacional y plástica de la expresión en este campo, para darle una nueva lectura cambiante y profunda a las propuestas dentro de esta sensibilidad, donde la teoría y la práctica cuestionan el discurso  hegemónico de la crítica, y posicionan este campo en el camino del entendimiento entre la cultura y  la vida actual.  

ClaraInésPalauSon cuatro artistas del campo textil, fieles a la creación de nuevas expresiones, validando su entusiasmo por su origen, capaces de transformar y armar su discurso desde el más insignificante material hasta llevarlo a planteamientos y producciones innovadoras que elevadas a la categoría de la creación estética, son además portadoras de un mensaje contemporáneo claro, ligado directamente a la naturaleza textil de la sociedad actual.  

No debemos olvidar, arte es la producción de series de interferencias, tradiciones, innovaciones, lecturas de una cultura en construcción. Es donde la circulación del público, sus visiones y entendimientos comienzan a concebir y ganar significados; enriquecimientos de la imaginación,  dependiendo de las clases sociales y usos dentro de las cuales la obra es apreciada y contemplada. Bajo esta perspectiva, el arte textil también depende del uso de las herramientas y materiales, como es manejada su ambigüedad y como es transformada, hasta llegar al espectador que la valore y comprenda. El arte necesita de variaciones, de encuentros nuevos y palpables, símil de su tiempo, dando respuestas que desde lo personal se hacen universales al encontrar el espectador que valore y descubra su ambigüedad y el nuevo campo creativo. 

Por eso hay que enfatizar la importancia de encontrar grandes y variados caminos en la producción de la obra de arte, invocar la producción de nuevas expresiones, constructores dentro de la complejidad de la creación. 

Ampliar el panorama y comprensión del fenómeno y concepto del arte textil no debe estar lejos de su proceso, de su conocimiento de la complejidad del ser humano. Un lenguaje contemporáneamente idóneo para entender la inclusión de los diversos mecanismos del mundo. 

Así se descubre la importancia y legitimizaci basada en la paran el  culturalser humano e a complejidad de ariados caminos el la produccide a ón de los poderes que trascienden en el discurso de la cultura textil moderna basada en la trascendencia y valores de ejecución y manipulación. El discurso de la modernización y actualización de las artes textiles es símil del lenguaje tecnológico, a la visión del progreso y egocentrismo de la geografía, la sociedad, la cultura y la economía. En términos actuales, si hay algún lenguaje artístico que pueda acercarnos a los mecanismos físicos mediante los cuales avanza y crece esta era tecnológica es sin duda el textil, la alternancia de la aparición del otro como expresión que nos enseña con su lenguaje el arte de crear redes, establecer lazos y expandir fronteras mediante su labor diligente y antiquísima de entretejer; naturaleza de actualidad irrevocable que queda de manifiesto en ésta muestra, que revitaliza sin duda la necesidad de analizar acuciosamente las propuestas presentadas en Reinventando el Textil.

Texto gentilmente suministrado por  María Teresa Guerrero, 2014 

horizontal rule

Subdirectora del Museo de Arte Moderno, 1975 a 1976. Dirigió desde 1978 el Programa
de Textiles de la Universidad de los Andes y en 1982 funda el Programa de Talleres Artísticos
en dicha Universidad. Fundadora y directora de las carreras de Textiles y Artes
en la misma Universidad hasta 1996 donde dictó las cátedras de Historia del Arte desde
1975 e Historia del Tejido.

Fue Miembro del Comité de Artes Plásticas del Banco de la República entre 1985 y
1989. Miembro del Comité de Artes Plásticas de Colcultura, 1992-1994. Desde 1987 es
Miembro de Compañeros de las Américas y Coordinadora del Subcomité de Cultura
así como Coordinadora del Comité Galería Espacio Alterno y fundadora de la galería de
UNIANDINOS. Elegida en Mayo de 1991 como Presidenta Nacional de la Asociación de
Egresados de la Universidad de los Andes UNIANDINOS para el período de 1991-1992
y reelegida en Marzo de 1992 para el período 1992-1993. Fue fundadora de Séneca,
revista de Uniandinos y directora de la misma hasta marzo de 1994. En junio de 1993 fue
elegida Presidente del Comité Centro-Norte de Compañeros de las Américas. Además,
ha realizado varios avalúos de obras de arte para diversas empresas del sector público
y privado.


Su desempeño en el área de administración cultural en el país, se refleja en la labor de
curaduría efectuada para exposiciones tales como “Tres Décadas de Arte Uniandino”,
“Arte Textil USA/Colombia”, “Premios y Menciones- Jóvenes Artistas - Universidad de
los Andes”, El Museo se Viste, Epifanía-Diafanía, Rayos, Brillos, Destellos para el MAC,
“Colombia 100 años sobre rueda”, AGN, entre otras. Ha publicado diversas reseñas y
ensayos para las revistas ‘Arte’ y ‘Arte en Colombia’. Investiga en las áreas del Arte Colombiano
y los Textiles.


Se ha desempeñado como profesora de Historia del Arte y los Textiles y actualmente
asesora a compañías y/o entidades en la creación de su colección de arte e imagen
cultural. Dirigió desde 1997 hasta Feb. 2002 el Centro Cultural Minuto de Dios -Museo
de Arte Contemporáneo-MAC, Teatro, Plaza de Banderas. Desde 1999 hasta 2002
miembro del Consejo Distrital de Cultura. Del 2003 a mayo 2004, Directora Ejecutiva
de la Asociación de Amigos del Archivo General de la Nación. 2007-2009 y 2011-2013
miembro de la Junta directiva del Museo Nacional. 2008-2012 Curadora Fundación Enrique
Grau Araujo. Presentación de catálogos. Seminario de Apreciación del Arte. Realiza
curadurías, asesorías, seminarios y avalúos de obras de arte. Directora Fundación El
Faro del Tiempo. LIA


Vive y trabaja en Bogotá.

Tomado del Folleto El Dibujo de Monica Meira - Galería Espacio Alterno, 2015

horizontal rule

CAMILO CALDERÓN:

NOSTALGIA DE LA ERA DE LA CLOROFILA


La obra de arte no surge como un hecho aislado. Es necesario tener en cuenta la Influencia ejercida por el lugar, la región, el ambiente, el clima; como circunstancias atenuantes frecuentes, causas y motivos en el proceso creativo, en la Inspiración y realización de la obra de arte. Indagar en el conjunto de donde depende son requisitos en la explicación del resultado y contenido que inspira al artista; comprendidos como los elementos que atañen a las Inquietudes e Intereses que motivan la producción de la obra.

Cada artista tiene su estilo, sus Intereses y su Identidad, En el caso de Camilo Calderón la topografía y la atmósfera Influyen, dando señales de cambios tanto en la temática como en los Intereses vitales y las formas de expresión. En su comportamiento se ven rasgos creativos y variadas soluciones que diversifican su propuesta; permaneciendo sus actitudes, su forma especial de componer, las ejecuciones de la obra y los mismos procedimientos, dejando entre ver el sello, como estilo latente. Estableciendo polifacéticas pautas y señales.

Para Camilo Calderón, las pasiones que venían manifestándose en el ambiente montañoso frío, fueron Influyentes en las primeras décadas de su trayectoria. Fijaron resultados ambiguos de transformación en seres mutantes (monstruosos) Ininteligibles en la temática. El expresionismo pasional fue el idioma plástico de la antl-forma, con un acentuado expresionismo figurativo; seres llamados a Impresionar, y a reflejar sentimientos fuertes del amor de vidas anteriores, donde se desdoblaba para ser llevado al mundo de las tinieblas.

Con el transcurrir el tiempo y el traslado de Camilo Calderón al lado deí mar, (Cartagena), la reflexión sobre su obra marca un giro de 180 grados, un opuesto al manifestado en el centro del país. La contemplación del mar, el viento, la brisa, esas constantes fluctuaciones, lo Invitan a una temática más pausada, rítmica en la acción, con grandes preocupaciones por la topografía, la cosmovlsión, la espacialldad, la geografía, a lo que el artista ha llamado: NOSTALGIA A LA ERA DE LA CLOROFItA como resultado de ese alimentarse de los efectos frescos y armoniosos del clima costeño; sin abandonar su preocupación por el maltrato y exacerbada explotación del planeta: la deforestación de los bosques, la basura en los ríos y mares, constituyéndose en un comunlcador más que anuncia el “SOS” apocalíptico que nos expresa la naturaleza.

El artista, no está en un mundo aislado. Lo que vive, lo que lo rodea y lo acompaña, originan Influencias y marcas Indelebles en su conciencia, llevándolo a modulaciones y búsquedas delineadas en mucho por la actitud y el amor por el lugar de residencia e Investigación, y por ende al trabajo. Recordando y acentuando en su trabajo estético, toda situación.

Camilo Calderón en sus cincuenta años de vida artística, son varias ¡as épocas por las que ha pasado. Los trabajos actuales, que se exponen en la Galería Espacio Alterno, son una de sus más recientes revelaciones. Varia el tamaño de la obra, reduce el formato, emplea la circunferencia como soporte y forma, marca el deseo de lo infinito. El empleo del péndulo acentúa la movilidad permanente, la atracción y el Interés por el equilibrio. Las obras son suspendidas: ellas giran, se balancean, rotan, oscilan constantemente en su propio eje.

La aparición del primer péndulo en la obra de Camilo Calderón, data de la obra CORAZA de 2005. Movilidad, Inestabilidad, equilibrio se convierten en nuevos conceptos. Siempre está reforzando la presencia del color, la materia y las texturas: rasgos Inseparables de su estilo.

Esta muestra es por tanto un reconocer la Influencia de los nuevos elementos, los cuales ejercen en el espíritu y la obra de Camilo Calderón grandes cambios. El Calderón de hoy está Impregnado de mar, de viento, de cultura litoral. Dos decadas en el caribe han modificado su estética y el resultado temático lo ha dejado indeleblemente ligado a esa reglón.

María Teresa Guerrero Ramírez Curadora

Texto suministrado por la Galeria Espacio Alterno, 2017