Manuel Hernandez

Bogota

Pintores (Abstraccion en signos y acentos)

Abstracto

Manuel Hernández 

http://www.manuelhernandez.8m.com/

pintor

HerMdt05.jpg (58143 bytes)
A ColArte
 
ENLACES INCLUIDOS
Recuento resumido Distinciones Colecciones
públicas
Entrevistas Enlace WEB exterior
Critica
1953-1970
Critica
1971-80
Critica
1981-90
Crítica 
1991-2000
Crítica
2000aHoy
German Rubiano:
Dibujos 61/86
José Hernández:
El Signo
Trayectoria
Ampliada
  POST MORTEM

 

CRITICA
1981 a 1990

"Cuando no se es un critico cerebral y frío, que ha recorrido todos los libros y sus terribles y confusas terminologías, pero cuando se siente el arte con pasión, como es mi caso, me atengo única y exclusivamente a las sensaciones que éste me produce y de ahí saco mis propias y personales conclusiones.

El párrafo explicativo se debe a que seguramente los conocedores del arte no van a estar de acuerdo sobre lo que pienso a cerca de la pintura de Manuel Hernández. Pero igual y a pesar de que muchos críticos la han ya analizado y estudiado, no puedo resistir la tentación de tratar de describir lo que sení al descender las escaleras de la sala de exposiciones del Museo La Tertulia y encontrarme de pronto metida en uno de los hipogeos de Tierradentro. Todos estos signos esa simbología apacible y tranquila, contorsionada que a veces toma formas y en la mayoría de los casos se esfuma nos lleva a pensar en esos mágicos recintos de Inza, de donde es posible que por atavismo le llegará al maestro esa forma de expresión, ese lenguaje donde la geometría, la línea recta ha desaparecido o solo incide ocasionalmente, sin equilibrios simétricos, pero con focos ópticos que contrapesan las fuerzas, mientras que las curvas generan una suave sensualidad."  

Maritza Uribe de Urdinola, Directora Museo de Arte Moderno La Tertulia, El Pueblo, Cali, Noviembre de 1.981.  

"Hernández ha mantenido en nuestro medio un interés explicito en la investigación formal. Ha seguido, prácticamente solo entre nosotros, el argumento de una pintura que sea suficiente por si misma para expresar la emotividad y la sensibilidad humanas. Y por lo tanto, la presencia permanente y digna de su obra, ha sido un saludable contrapeso para la ingenua exuberancia temática de la mayor parte de nuestra producción pictórica. Su obra, desde esta perspectiva, es una pieza importante en el complicado engranaje de nuestro apresurado desenvolvimiento artístico. Pieza sin la cual hubiera sido talvez otro, el desarrollo dialéctico del argumento creativo en el país."

 "No recuerdo haber criticado nunca el trabajo de Manuel Hernández, de pronto no me interesó. También es que los artistas tienen vaivenes -usted lo sabe ­y uno escribe semanalmente sobre el trabajo de un pintor que puede no estar pasando por un buen momento. Pero no creo haberme referido mal, aunque me ha convencido a través de los años de la seriedad de sus propósitos y ha logrado con tenacidad y con dificultad imponer un cierto código visual que ahora tiene una imagen propia. No es excesivamente fuerte, no es lo que personalmente me gusta, pero aprecio su trabajo."  

Marta Traba, El Espectador, Junio de 1981.

 "No recuerdo haber criticado nunca el trabajo de Manuel Hernández, de pronto no me interesó. También es que los artistas tienen vaivenes -usted lo sabe ­ y uno escribe semanalmente sobre el trabajo de un pintor que puede no estar pasando por un buen momento. Pero no creo haberme referido mal, aunque me ha convencido a través de los años de la seriedad de sus propósitos y ha logrado con tenacidad y con dificultad imponer un cierto código visual que ahora tiene una imagen propia. No es excesivamente fuerte, no es lo que personalmente me gusta, pero aprecio su trabajo."  

Marta Traba, El Espectador, Junio de 1981.

"Manuel Hernández es uno de nuestros artistas más serios, pensantes y sensibles. El homenaje que al elegir su proyecto hizo la Universidad Nacional al congreso de Colombia consiste en haber introducido en su seno una obra seria, ciertamente difícil, digna de una entidad moderna poblada de inteligentes con cierto sentido poético. No es por supuesto obra para mayorías, sino para minorías selectas, que, sin duda, ha de haberlas también en el Congreso aunque sean las que pierdan todas las votaciones."  

Francisco Gil Tovar, El Tiempo, Agosto de 1.981.  

"El conjunto es noble y equilibrado. Irradia luz y color. Pareciera que fuese un gran eco de la organización de todo el "hall" y que transcribiera pictóricamente la tectónica de todo el edificio. Esa relación estrecha entre la pared pintada y el resto de la edificación, no sólo es uno de los mejores logros del mural, sino la determinante más eficaz del sentido gratísimo de armonía que surge de la zona en la que se encuentra la pintura.

Al principio se dijo que Signos y Leyes no solo tiene una calidad, sino una importancia fuera de serie. En qué consiste ésta última? Primero que todo hay que destacar que se trata de la primera obra abstracta en un edificio oficial."  

Germán Rubiano, Arte en Colombia, 1.981.  

Cada artista posee una técnica y debe afrontar su manera de manejar los elementos para poder ser expresivo, directo, impactar y nunca hacer concesiones. Conceder un milímetro en la pintura es olvidar lo que se ha hecho."  

Entrevista por María Elvira Bonilla, El Pueblo, Cali, Noviembre de 1.981.  

"Para mi la pintura no es una disciplina cualquiera. Es un sentimiento diferente. A veces no es una profesión, sino la necesidad de expresar un hecho, como puede ser el bullicio para un político; la posibilidad de concretar su ideología a través del hombre y de las masas. Yo creo que el artista requiere andar por él camino de los elementos que son propios del hombre contemporáneo; su tiempo."  

Entrevista por Maria Elvira Bonilla, E1 Pueblo, Cali, Noviembre de 1.981.  

"El hombre contemporáneo es más abstracto que nunca; en sus planteamientos, en su no sentir real. Los elementos contemporáneos no le dejan ajustar al piso; todo es forzoso, dirigido, planificado. La cosa sincera es tan difícil en estos tiempos que se vuelve obligante."  

Entrevista por Maria Elvira Bonilla, El Pueblo, Cali, Noviembre de 1981.  

"No hubo un planteamiento pictórico que nos antecediera con convencimiento. La abstracción, es mi caso y en el de muchos latinoamericanos nos sirve para negar lo anterior y partir de la nada."  

Entrevista por Maria Elvira Bonilla, El Pueblo, Cali, Noviembre de 1.981.  

"Conseguir ese sabio equilibrio entre las ideas y la técnica para que el afinamiento de la técnica no vaya en detrimento de lo que hay que decir porque lo revolucionario no es pintar símbolos de revoluciones sino expresar plásticamente los elementos que atacan los sentimientos, que asfixian, que arrinconan, como lo hizo el surrealismo, como lo hizo el abstraccionismo, sintetizando imágenes, diciendo mucho en muy poco."  

Entrevista por Maria Elvira Bonilla, El Pueblo, Cali, Noviembre de 1.981.  

"El lenguaje abstracto que puede permitirse ser totalmente libre y a la vez el de más hondo significado, en el caso de Hernández se convierte en una propuesta para descifrar los estados de conciencia del colombiano, y aún más, si se quiere de un hombre americano embriagado por el color y cuyas formas han pasado por múltiples desesperanzas en su identificación."  

Manuel Hernández Benavides, El Espectador, Agosto de 1981.  

"Sí las personas hoy siguen casi con alegría una flecha u obedecen una señal de "pare" es porque ya están acostumbradas a ello y mi pintura es una especie de "pare" cuya percepción depende de una actitud mental que no necesita de elementos complejos para que lleve a la meditación acerca de algo nuevo, de una nueva sensación de un nuevo espacio."  

Entrevista por Ana Mercedes Vives, Revista Semana, Agosto de 1.982.  

"Esa forma, a veces recibe la ayuda de otra forma que es una especie de cuadrilátero que tampoco tiene sus lados definidos, y que a veces de su propia realidad móvil extrae un eje interior, que lo ayuda a buscar su sitio con el dinamismo o la quietud que el mundo de exigencias internas de tensión y relación lo permiten. Sin embargo ambas formas acuden a ayudarse. Como mundos exponenciales de la abstracción de los contrarios, lo recto y lo curvo, lo masculino y lo femenino, estas dos formas dialogando construyen el signo en la obra de Hernández Gomez."  

Manuel Hernandez Benavides, Catalogo Arco 82, 1.982, España.  

"Producto de una exhaustiva investigación del color, las pinturas de Hernández exentas de cualquier forma de realismo, saben llegar muy directamente a la emotiyidad humana."  

Gloria Valencia de Acosta, El Tiempo, Noviembre de 1.982.  

"Bella es la obra de Manuel Hernández pero no vaya a creerse que esta hecha para meras complacencias formales o por motivos más bien sensoriales. Su unidad a través de ese signo que el visualiza con tanta persistencia responde a un hacer consciente, extremadamente riguroso y por lo mismo racional, sin que por ello tampoco se deba deducir que su obra replica a concepciones inflexibles o predeterminadas intelectuales. La suya, la entiendo como una concepción abierta y concreta del arte.

En el caso de Hernández proyecta una visión de una realidad plástica que el artista expresa con maestría de recursos. Y los suyos son magníficos, con riqueza que la imagen retiene y transmite.

Que precisar de la obra de Manuel Hernández sino que es netamente plástica, visual, sugerente, un real placer para la sensibilidad observadora y una real verdad dentro de una concepción de arte. Y sin duda esta obra es mucho más: aquella que, con un cierto lenguaje de abstracción, remite a sensaciones concretas que se traducen en un gozo no menos explicito."  

Manuel Esteban Mejía, E1 Comercio, Quito, 1.983.  

"Cuando nos enfrentamos a la pintura de Manuel Hernández son muchas las reflexiones a las que nos lleva como obra de signos integrales y moradora de imágenes casi mágicas que nos hace recordar a Octavio Paz cuando nos dice, a propósito de la palabra, que por medio de ella podemos acceder al reino perdido y recobrar los antiguos poderes. Yo diría que Manuel Hernández en medio de la imagen nebulosa, mítica, mágica, plástica, nos introduce en una ceremonia iniciática de revelaciones y materializaciones de deseos y elegías que encanta a la vida con sentido abierto y sin hermetismos, pero si encandilada por el misterio. Este hombre dedicado a la vida del arte y al arte de la vida, es un creador sin afán de búsqueda sino de encuentros, quien ve en lo más sencillo con aptitud y talento una posibilidad de invención, de soplos infinitos, de creaciones sensibles. ni va traduciendo la exploración del mundo sensible en signos fascinantes, los que progresivamente van poblando el espacio pictórico con asombro y sin necesidad de corromperlo."  

Belgica Rodriguez, 1.985.  

"Sí se mira retrospectivamente la obra de Manuel Hernández, toda ella es una silenciosa lucha de las sombras por imponerse a la luz. Talvez por eso recurre frecuentemente al sombreado. Es la antigua lucha de Jacob y Angel que permite inscribirlo como un pintor en la tradición del espíritu.

A partir de estas obras Manuel Hernández no se plantea mas si es abstracto o figurativo, sino que sigue la trayectoria que le dicta su sensibilidad sin importarle catalogaciones.  Solamente quiere el pintor crear signos expresivos, si se quiere, imágenes, y con ellas como en un gran geroglífico universal y sobre una enigmática estela funeraria, reconsiderar la posibilidad de dar nueva vida al lenguaje."  

Beatriz Gonzalez, Junio 12 de 1.986.  

"Pocos pintores son más rigurosos que Hernández en el tratamiento de una idea y en la ejecución de la misma. Con una perseverancia indeclinable en la abstracción, este artista la dota de una fuerza visual que es al mismo tiempo inteligente. En efecto la forma-signo que lo expresa posee la sabiduría de un símbolo, pero no de uno que nos remite a una realidad dada sino de uno que responde a una necesidad plástica. Lo suyo, pues, no se plantea en el espacio de una síntesis o de una simplificación sino que se impone como una realidad autónoma, creada a partir de la búsqueda de un lenguaje que sea su contenido al mismo tiempo."  

Manuel Esteban Mejia, Diario El Comercio, Quito, Ecuador, 1.987.  

"Son formas que no tienen una imagen en la realidad cotidiana, pero que buscan encontrar un asidero en los recuerdos. Son formas simbólicas de una memoria lejana, genérica, intima, profunda y personal. La imagen hetérea y cerrada conquista las fronteras del tiempo y descubre la posibilidad humana de conservar y acumular el transcurso de los días. No se derrocha la historia sino que el hombre acumula. Ese poder andar en el tiempo, guardando secretamente y en silencio las horas no vuelve viejos, es la fortuna y la desgracia del hombre, es la ilusión y la agonía del hombre, cargar siempre, en recuerdos y experiencias el transcurso del tiempo en la vida."

Ana Maria Escallón, El Lenguaje del Silencio, 1988.  

horizontal rule

 

MANUEL HERNÁNDEZ
LOS SIGNOS DE LA ABSTRACCIÓN

¿Signos de alfabetos antiguos? ¿Notas musicales? ¿Instrumentos prehistóricos? ¿Señales de tránsito? Cualquier relación directa entre la pintura de Manuel Hernández y objetos reales es dudosa.

Abstracto por esencia, Hernández ha hecho de sus formas, colores y espacios una búsqueda permanente de la trascendencia. Su obra más reciente se encuentra exhibida en la Galería Garcés Velasquez de Bogotá (1988) y en ella este maestro de carácter tímido (casi un sacerdote de su arte) se confirma y renueva al mismo tiempo en la sencillez y pluralidad conceptual y plástica de sus imágenes, que como visiones misteriosas, van apoderándose del espectador.

Nacido en Bogotá en 1928, Manuel Hernández estudió en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Nacional. Un viaje a Chile determinó poco después lo que sería su camino, al entrar en contacto con Roberto Matta y Emilio Petorutti. Más tarde, estudió en Roma y en Nueva York, recibiendo la influencia de la abstracción europea, especialmente de Afro, y de la norteamericana, específicamente de Motherwell.

Entre 1963 y 1967 la pintura de Manuel Hernández sufrió un definitivo proceso de maduración: se conformaron las superficies de manchas concentradas y los óvalos y los rectángulos-formas básicas de su estilo- empezaron a insinuarse, sentando las bases de esa coherencia técnica y temática que mantiene hasta hoy toda la producción del pintor.

Una ausencia total de la anécdota, síntesis y ritmo de todos los elementos del color y la forma y un rigor incomparable en el ejercicio mismo de la plástica son las principales características de Hernández.

Totalmente apartado de cualquier estridencia tropical, la obra de Manuel Hernández, sin embargo, puede estar profundamente enraizada con lo americano, revelándonos quizás en sus símbolos la magia creadora de los tiempos de los orígenes.

Por Ana Mercedes Vivas
Revista Credencial, No. 23, octubre de 1988

horizontal rule

 

 


El signo Hernández

Sutileza y elaboración

Para enfrentarse a su obra hay que estar dispuesto a disfrutar con lo sutil. Por eso, visitar la exposición que Manuel Hernández inauguró el pasado 1° de octubre en la Galería Garcés Velásquez, puede convertirse en un delicioso ejercicio detectivesco. A pesar de la aparente repetición de un cuadro a otro, lo que existen son pequeñas diferencias, que obligan al espectador a abordar de manera diferente cada cuadro.

Son cerca de 30 cuadros, que pertenecen a lo más reciente de su producción. También se están exponiendo 5 fotogramas experimentales que se inscriben en la temática de los "Signos", trabajada por el pintor desde hace algún tiempo. Hernández, quien nació en Bogotá en 1928, es uno de los artistas más constantes y más elaborados de la plástica colombiana. Esto queda demostrado en la exposición de la Garcés Velásquez, donde es posible apreciar que cada cuadro es el resultado de un cuidadoso trabajo intelectual. Como lo dijera a SEMANA la crítica de arte Ana María Escallón, "en la obra de Hernández hay algo que recuerda a Marcel Proust. El quiere que su pintura lleve a recordar". Esos pequeños detalles que le dan personalidad a cada cuadro, son los que estimulan la memoria, invocan el recuerdo.

Otra característica del trabajo de este pintor es la limpieza de las atmósferas que crea. El color es siempre tranquilo, lo que da como resultado un ambiente sosegado. El "signo", esa forma que se ha vuelto característica en la obra de Hernández, es el personaje central de sus cuadros y es en él —y en su relación con el resto de la composición— donde está ese trabajo meticuloso, esos bordes que vibran de manera diferente en cada creación.

Ese universo de signos es el resultado del trabajo de toda una vida. Según afirman las personas que lo conocen de cerca, lo que expone Hernández es sólo una pequeña parte de una inmensa obra desconocida hasta ahora, especialmente en dibujo, que puede considerarse como una especie de soporte de lo que finalmente expone. Es la pequeña punta que sobresale y que hace parte de un inmenso iceberg.

Tomado de la revista Semana No.336, 17 de octubre de 1988 

horizontal rule