Museo Nacional de Colombia

Bogota

Museos

Varios, Visual

ENDULZAR LA PALABRA, MEMORIAS INDIGENAS PARA PERVIVIR

Del 02/12/2017 al 25/02/2018

Exposicion Endulzar la palabra - Memorias indigenas para pervivir

Ver la exposición en la Cartelera ColArte


EN PANTALLA: EDUCACION, CULTURA Y PROPAGANDA POLITICA (1954-1957)

Del 21/11/2017 al 15/04/2018

Exposicion Exposicion Exposicion Exposicion En pantalla: educación, cultura y propaganda política, 1954-1957Exposicion En pantalla: educación, cultura y propaganda política, 1954-1957

Ver la exposición en la Cartelera ColArte


PATRIOTISMO Y PATRIMONIO EN TIEMPOS DE GUERRA

Del 12/10/2017 al 15/04/2018

Exposicion Patriotismo y PatrimonioExposicion Patriotismo y PatrimonioExposicion Patriotismo y Patrimonio

Ver la exposición en la Cartelera ColArte

Museo Nacional de Colombia

Sipán, el último tesoro de América

Museo

 
   

Exposición temporal

Del 17 de mayo al 31 de agosto del 2007 

El Instituto de Cultura del Perú, el Ministerio de Cultura, a través del Museo Nacional de Colombia, y el Instituto Colombiano de Antropología e Historia -Icanh-, presentan la exposición temporal Sipán, el último tesoro de  América, que se exhibirá del 17 de mayo al 31 de agosto del 2007 en la Sala de Exposiciones Temporales Gas Natural.

La muestra presenta el hallazgo arqueológico más importante de América en las últimas décadas: el ajuar funerario de El Señor de Sipán, máxima autoridad de la cultura Mochica, civilización que floreció en la costa norte del Perú entre los siglos I y VI d.C. 

La exposición conformada por 132 piezas de oro, plata, turquesa, concha y cerámica, es un reflejo  de la riqueza y la sofisticación de los ajuares rituales de los gobernantes Mochica, así como de la maestría y el avance tecnológico que alcanzaron los artesanos para representar los aspectos fundamentales de la cultura terrenal y divina.  

Sipán, el último tesoro de América se enmarca dentro del programa de exposiciones internacionales del Museo Nacional, que busca traer al país muestras de los testimonios materiales más importantes y representativos de la cultura universal. La exposición hace parte del ciclo de arqueología que ha expuesto en el país los hallazgos más asombrosos del siglo XX: Egipto y los Guerreros de Terracota.

Esta exposición es una realidad gracias al patrocinio de Aviatur; Secretaría Ejecutiva del Convenio Andrés  Bello -SECAB-; Cámara de Comercio de Bogotá; Compañía Nacional de Chocolates, Corporación Andina de Fomento -CAF-; DHL Gas Natural; Gato Pardo; LAN, LOWE-SSP3; Secretaría Distrital de Cultura, Recreación y Deporte; y Suramericana. Además, cuenta con el apoyo de la Asociación de Amigos del Museo, Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe -CERLALC-,  Embajada de Perú en Colombia y Embajada de Colombia en Perú.   

Sipán, el último tesoro de América

En mayo de 1987, un grupo de arqueólogos peruanos dirigidos por Walter Alva, descubrió el gran centro ceremonial de los Mochica, compuesto por dos pirámides truncas y una plataforma funeraria, en el que se halló intacta la cámara funeraria del jefe máximo de los Mochica. 

Este hallazgo se constituyó en un hecho sin precedentes en el continente americano por el alto grado de conservación de las piezas, las características del entierro y el rango del personaje. Asimismo, porque nunca antes se había podido estudiar una cámara funeraria en su estado original, debido al saqueo generalizado y continuo de las construcciones funerarias en el continente.

Gracias a una excavación sistemática se reconstruyó el centro ceremonial, se estudió la compleja organización social de esta cultura y se confirmó, a través de los ornamentos y los artefactos encontrados, la existencia de personajes que hasta ese momento eran considerados seres mitológicos representados en la pintura y la cerámica Mochica.

¿Quién es El  Señor de Sipán?

Cuando los arqueólogos revisaron el ajuar funerario y constataron la riqueza de los bienes de mando, rango y poder, consideraron que se trataba del personaje de mayor nivel jerárquico en la sociedad Mochica. 

En la pintura y la cerámica los Mochica lo representaron como un ser con poderes semidivinos que ejerció autoridad real, militar y religiosa, desde la más alta investidura de la estructura social.

Una morada eterna para El Señor de Sipán: el Museo de las Tumbas Reales de Sipán

El proyecto de recuperación científica del hallazgo implicó el desarrollo de técnicas de registro y la recuperación de las piezas en campo, además de un complejo trabajo de restauración con el apoyo y la asesoría de instituciones y expertos internacionales (las primeras piezas fueron restauradas en 1988 en Alemania y en 1990 se creó en Perú un laboratorio para su conservación).

Posteriormente, requirió del diseño de un espacio para conservar y exhibir de manera adecuada este descubrimiento. El Museo de las Tumbas Reales de Sipán, cuya realización duró diez años, cuenta con las técnicas más avanzadas de museografía y con una arquitectura que evoca los grandes monumentos funerarios Mochica. Desde el año 2002 el museo alberga y exhibe este tesoro cultural.    

De América para el mundo

Después de su restauración, los restos óseos, los ornamentos y los emblemas de Sipán fueron exhibidos por primera vez, el 9 de marzo de 1993 en el Palacio de Gobierno en Lima, Perú. Entre abril y agosto del mismo año, se presentaron en el Museo de la Nación de ese país. Para entonces, se adelantó un programa de itinerancia por cinco museos norteamericanos (el Museo Fowler de la Universidad de California en los Ángeles, el Museo de Bellas Artes de Houston, el Museo de Historia Natural de Nueva York,  el Instituto de Arte de Detroit y el Instituto Smithsonian de Washington), con una selección de los materiales más representativos.

Después de dos años de itinerancia, se exhibieron de nuevo en Lima en el Museo Bruning y en el Museo de la Nación. Entre 1999 y el 2000, viajaron por diversas ciudades de Japón y luego, entre el 2000 y el 2001, se presentaron en Alemania. La exposición internacional más reciente se llevó a cabo en la Pinacoteca del Estado de Sao Paulo, Brasil, que culminó el pasado 7 de enero del 2007. 

¿Quiénes son los Mochica?

Los Mochica fueron considerados como la primera sociedad de los Andes que alcanzó a conformar un Estado. Su presencia se remonta al siglo I d.C. hasta el siglo VI d.C. Se ubicaron en la zona norte del Perú, entre la cordillera de los Andes y el océano Pacífico, en un desértico callejón con lluvias escasas durante el año.

Pese a estas condiciones, desarrollaron una gran civilización. Gracias a enormes y complejos sistemas de irrigación desviaron los ríos de la cordillera, dieron vida al desierto y lo convirtieron en tierras productivas y fuente de recursos para sus habitantes.

De esta manera, se consolidó una sociedad organizada bajo un sistema de clases, oficios y gobernantes que aprovechó la explotación de sus riquezas naturales. Los vestigios arqueológicos demuestran su virtuosismo como constructores, pescadores, guerreros, orfebres y alfareros.

El  conocimiento que existe sobre esta cultura es el resultado de la interpretación de miles de imágenes plasmadas en los trabajos de metal y arcilla, así como en las construcciones que realizaron para vivir, alimentarse y resguardar los restos de sus gobernantes. 

Sipán, el último tesoro de América en Bogotá

El Museo Nacional de Colombia exhibe esta exposición en cuatro espacios:

El Vestíbulo

Presenta una introducción sobre la localización geográfica y temporal en la cual surge la cultura Mochica.

Sala de Exposiciones Temporales Gas Natural

Exhibe 45 piezas de orfebrería y 51 piezas de cerámica, provenientes del Museo de las Tumbas Reales de Sipán y el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia del Perú, las cuales están agrupadas en cuatro grandes temas: la cámara funeraria, la cerámica, la orfebrería y las piezas recuperadas.

Cámara funeraria

Réplica, en fibra de vidrio, de la cámara de funeraria en la que pueden verse los diferentes elementos y personajes que acompañaron al Señor de Sipán en su viaje al otro mundo. Los Mochica creían que la vida continuaba después de la muerte, por eso no existió el concepto de herencia y su élite gobernante fue sepultada con sus bienes más preciados y con algunos acompañantes que probablemente, hacían parte de su corte personal.

En la cámara funeraria original, compuesta por dos niveles de adobe, los arqueólogos encontraron en el nivel superior, lo que parecen ser los restos de un soldado con los pies amputados y un vigía de la tumba. En el nivel inferior, y bajo vigas de madera que protegían la cámara, hallaron tres mujeres (de aproximadamente 20 años), un niño, un jefe militar, un perro, dos llamas sacrificadas y cerca de 200 vasijas con ofrendas, enterradas hace 1.700 años.

Cerámica

Las piezas de alfarería se destacan por el nivel de elaboración, acabados y el manejo cuidadoso de los diseños. Con gran realismo representaron animales, divinidades, rituales y plantas consideradas importantes para su cultura (las actividades domésticas y productivas, no hicieron parte de su iconografía). Para la decoración emplearon arcilla blanca o mineral rojo. La utilización de moldes les permitió alcanzar un gran volumen de producción. Al parecer, la cerámica de los rituales y las ofrendas funerarias era más elaborada que la de uso diario (funcional, sencilla y con menos decoración).

En la exposición están exhibidos los siguientes temas:

Fauna: representación de los animales del mar, el cielo y la tierra. Peces, pulpos, lobos marinos, camarones, cangrejos, mamíferos, reptiles y aves que hacían parte del universo Mochica.

Ciclo de vida y oficios: a través de los objetos de alfarería, los Mochica expresaron las diversas etapas del ciclo de vida humano desde la procreación hasta la vejez. Las representaciones sobre la sexualidad y personajes diversos como los guerreros, los curanderos y hasta los prisioneros, fueron bastante comunes. 

Los huacos retratos: vasos con rostros humanos considerados el arte cumbre de los Mochica. La cerámica resaltó los estados de ánimo y las diversas actitudes reflejadas en los gestos. Algunos investigadores afirman que los “huacos-retratos” pueden ser representaciones de los grandes jefes de la época, costumbre similar a los retratos actuales que buscan inmortalizar a los presidentes de cada país.

Rituales: al parecer, el centro de las costumbres religiosas Mochica fueron las ceremonias de sacrificio ilustradas en la pintura mural y en la cerámica. Los sacrificios fueron realizados con prisioneros de los combates rituales entre mochicas de diferentes localidades u otros grupos humanos. La riqueza de los ropajes que portaban los combatientes parecía indicar su pertenencia a las clases altas de la sociedad. También se recrearon escenas de cacería y carreras rituales en las que los concursantes llevaban un atado en sus manos a través del desierto.

Plantas: la agricultura fue la base de la economía. Las plantas como zapallos, pepinos, tubérculos y cactus no sólo tenían un valor alimenticio sino también, estaban dotadas de una fuerte simbología religiosa.

Arquitectura: los diseños arquitectónicos encontrados en la cerámica fueron un valioso complemento para comprender las construcciones encontradas en Sipán, tanto para uso ceremonial como para vivienda o labores cotidianas.

Deidades: son representaciones de animales y plantas con rasgos humanos o viceversa. El hombre cangrejo y el pez humanizado fueron sus deidades del mar. Algunos dioses protectores de la tierra eran Ai -Apaec, el hombre búho y el hombre iguana. Estas deidades hacían parte de muchas escenas de sacrificios.

Orfebrería

La riqueza del ajuar del Señor de Sipán y su presencia en las ceremonias representadas pictóricamente, evidenciaron cómo este antiguo personaje era uno de los hombres más importantes de la sociedad y la  cabeza de la organización política, social y religiosa de la época.

En diferentes áreas del centro ceremonial los arqueólogos descubrieron otras dos tumbas con valiosos ajuares funerarios. La primera se cree que perteneció a un antiguo sacerdote, debido a que los ornamentos y la copa encontrada junto a su mano lo identifican en las representaciones pictóricas de ceremonias observadas en la cerámica Mochica.

La otra tumba se reconoció como la del Viejo Señor de Sipán (abuelo), debido a que la riqueza de sus ornamentos, emblemas y atuendos, reveló una jerarquía similar a la del Señor de Sipán. El Viejo Señor pudo haber regido el destino de los Mochica, dos o tres generaciones atrás.

Las piezas de orfebrería jugaron un papel primordial en el sistema simbólico y religioso Mochica. Los miembros de la élite gobernante fueron enterrados junto a ornamentos personales que utilizaron en vida, como narigueras, pectorales, brazaletes, tocados y coxaleras. También, artefactos de carácter ceremonial como cuchillos, lanzas, cetros y estandartes.

Los Mochica emplearon diferentes técnicas de manufactura y decoración orfebre como martillado, repujado, ensamble y soldadura. También se destacaron por el desarrollo de la técnica de dorado, mediante la cual las piezas de cobre adquirían el brillo del oro. 

Las piezas exhibidas son las siguientes:

Ajuar del Señor de Sipán

Orejera con representación de pato en oro, madera y turquesas; orejera con representación de venado en oro, madera y turquesas; corona semilunar en oro; nariguera semilunar en oro; pectoral en concha y cobre; pinza de plata; brazalete de oro, cobre, turquesa y concha; dos sonajeros en oro; protector coxal en oro; y dos sandalias en plata.

Ajuar del Sacerdote

Dos cuentas de collar con rostro sonriente en cobre, oro y concha marina y protector coxal en oro y plata.

Ajuar del Viejo Señor

Estandarte con representación del Hombre Cangrejo en cobre, oro y concha marina; estandarte con representación humana y placas metálicas en oro, plata y cobre; sonajero circular en cobre dorado; cuatro cuentas de collar con rostro felino en oro y concha; cuatro cuentas de collar con rostro de anciano en oro; protector coxal con representación de iguanas en oro y cobre; y protector coxal de plata.

En vitrinas individuales se destacan las piezas que sobresalen por su belleza artística y avanzada técnica orfebre:

Orejera con representación de jefe guerrero (Señor de Sipán) en oro, madera y turquesas; collar con representaciones de frutos de maní en oro y plata; dos sonajeros en oro y turquesa; un cetro, cuchillo y sonaja en oro; y tres cuentas de collar con representación de araña en oro.

Objetos excavados de otras tumbas

Como parte de esta construcción, hasta hoy se han descubierto otros diez espacios funerarios acompañados por magníficos ornamentos, armas, objetos ceremoniales y ofrendas. Algunas de las piezas que fueron encontradas son: nariguera de oro y plata; corona semilunar con máscara y representación de serpientes en cobre dorado; dos máscaras de cerámica y orejera con representación de un personaje con copa y zorros con borde en oro, turquesa y lapislázuli.

Piezas recuperadas

Antes de iniciar las labores arqueológicas en Sipán, una o dos tumbas fueron saqueadas y varias piezas vendidas y sacadas del Perú ilegalmente. Las investigaciones realizadas por autoridades peruanas y de otros países, permitieron recuperar algunos de estos objetos.

La similitud de varias de estas piezas con las encontradas en la tumba del Señor de Sipán, planteó la hipótesis de que las tumbas saqueadas podrían pertenecer a otros personajes de igual jerarquía para la comunidad Mochica.

Entre los objetos recuperados están: pectoral de cuentas tubulares, esferas y conos en oro; copa en cobre dorado; escultura representando una cabeza de zorro en cobre dorado; cuenta de collar con rostro felino en oro y cobre;  orejeras con esferas en el borde; y colgante de oro. 

Sala Zona de contacto. Sipán - Malagana

El programa de exposiciones internacionales busca exhibir importantes testimonios materiales de la cultura universal, y además, que éstos se conviertan en un pretexto para establecer paralelos y reflexiones sobre nuestro pasado.

En esta oportunidad, la sala Zona de contacto desarrolla otros temas sobre la civilización Mochica de cara a la cultura Malagana, asentamiento de grupos humanos del Valle del Cauca, que existió al suroccidente del territorio colombiano, entre los siglos III a.C y III d.C., aproximadamente, y fue descubierta sólo hasta 1992.

Malagana pudo ser investigada arqueológicamente a partir de 1994, pero desafortunadamente muchas de sus piezas fueron guaqueadas y comercializadas, ocasionando una pérdida irreparable para el conocimiento de estas comunidades.

Ambas culturas legaron testimonios asombrosos de alfarería y orfebrería, que hoy en día se constituyen en piezas únicas del importante pasado indígena de América.

Los temas sobre la ubicación geográfica, el paisaje cultural, la estructura social, la alfarería, la orfebrería, la cosmogonía, y el hallazgo y la recuperación, se abordan a través de un sinnúmero de actividades que ponen a dialogar las dos culturas.

Esta sala exhibirá piezas originales: 35 piezas de cerámica de Sipán y 12 cerámicas de Malagana, de la colección del Instituto Colombiano de Antropología e Historia -Icanh-  y el Museo Nacional de Colombia. 

Bóveda de Orfebrería

Con el propósito de hacer una comparación en el manejo de una de las técnicas más avanzadas de la orfebrería: el ensamblaje, se exhiben dos piezas de orfebrería: una de Malagana, proveniente de la colección del Museo del Oro de Colombia, y una cuenta de collar con forma de araña de Sipán.
 

Museo Nacional de Colombia

Cra. 7, calles 28 y 29, Bogotá, D.C., Colombia

Teléfono: 334 83 66. Fax: 337 4134

Página de internet: www.museonacional.gov.co

e-mail: info@museonacional.gov.co

Información suministrada por el Museo Nacional de Colombia, 2007

 

Horarios

Lunes de 2:00 a 7:00 p.m.

Martes a sábado de 9:00 a.m. a 7:00 p.m.

Domingos y festivos de 9:00 a.m. a 6:00 p.m.

(El acceso a las salas termina 30 minutos antes del cierre del Museo)

 

Tarifas de acceso a las salas de exposición temporal

Con la boleta de ingreso visite las salas permanentes del Museo

Adultos: $5.000 pesos

Estudiantes con carné vigente: $3.000 pesos

Niños mayores de 5 años y personas con carné vigente del SISBEN (niveles 4, 5 y 6): $2.000

Afiliados a BibloRed y estudiantes de instituciones educativas distritales: $1.000 pesos

Niños menores de 5 años, adultos mayores de 65, personas discapacitadas, Amigos del Museo, personas con carné vigente

del SISBEN (niveles 1, 2 y 3) y miembros del ICOM con carné vigente: entrada libre

 

Visitas comentadas

Lunes 2:00, 3:00, 4:00 y 5:00 p.m.

De martes a viernes 2:00, 3:00, 4:00 y 5:00 p.m.

Sábado 9:00, 10:00 y 11:00 a.m.; 12:00 m.; 1:00, 2:00, 3:00, 4:00 y 5:00 p.m.

Domingos: 9:00, 10:00 y 11:00 a.m.;12:00 m.; 1:00, 2:00, 3:00 y 4:00 p.m.

Sala de Exposiciones Temporales Gas Natural, primer piso

Boleto de ingreso al Museo

 

Servicios educativos

Acompañamientos para grupos previa reserva. Valor: $ 1.000 pesos por persona

De martes a viernes de 9:00 a.m. a 1:00 p.m.

 

Consulte próximamente toda la información sobre la exposición en:

www.museonacional.gov.co/sipan.html