Villa de Leyva Ciudad

Villa de Leyva, Boyaca

Ciudades y sitios (Ciudad historica, Plaza mayor, Iglesias, paisaje, casa terracota, alojamiento)

Construcción

 

Museos

del Carmen
Paleontólogico
El Fosil
L.A. Acuña

Vista por:
Abdu Eljaiek
Consuelo Bautista
FernandoTurk
Muñoz Jaramillo, Carmen 

Otros:
Casa de don Juan de Castellanos 

Casa de terracota (Octavio Mendoza) 
CasaTerracota WEB

Potencia fosilífera

http://www.villadeleyva.net/

Carátula y fotos tomadas del folleto de la Oficina de Turismo de Boyacá

 
 
Villa de Leyva es un municipio colombiano ubicado a unos 40 km al oeste de Tunja, en el departamento de Boyacá, reconocido como patrimonio histórico y cultural, se caracteriza por su arquitectura de estilo colonial y por sus variados paisajes rurales que van desde la zona de páramo con sus nacimientos y reservorios de agua hasta la zona desértica y seca.

Tomado de http://es.wikipedia.org/wiki/Villa_de_Leyva

 
 


Laberinto desértico 

Cerca de Villa de Leyva hay un lugar ideal para el reencuentro con la naturaleza y consigo mismo: Fibas, jardín del desierto.

Luego de cansarse del mundanal ruido, Jaime Rodríguez Roldán decidió alejarse para siempre del afán de cada mañana, del reloj y del bullicio de la ciudad, y encontró en Villa de Leyva un lugar ideal para olvidar los aceleres de la vida moderna.

Allí desde hace 10 años empezó a construir en el seno de su hogar, un jardín en medio del desierto con el fin de ofrecer a los jóvenes de los colegios y las universidades un espacio para conocer la naturaleza, respetarla y entrar en contacto con ella.

Allí, en medio del árido ambiente se pueden apreciar más de 70 especies de árboles de suelo montano, cactus y suculentas dignas de exhibición.

Pero quizá lo que más llama la atención de los visitantes es el laberinto, diseñado por Rodríguez, no con el fin de perderse, sino para encontrarse a sí mismo.

En medio de aquel silencio y aire puro, la búsqueda interior se hace más sencilla y gracias a la guía de Jaime, es fácil empezar el recorrido en el laberinto que se asemeja a la vida, según su creador, porque tiene altos y bajos y cuando uno cree llegar a su meta, se aleja sin remedio. Caminar descalzo por los círculos concéntricos permite mayor conexión con la naturaleza. AI final del recorrido, grandes y chicos habrán interiorizado la importancia de los seres que comparten este mundo con los demás y además podrán adquirir hermosos jardines de desierto para llevar a su casa. Y todo esto por un valor casi simbólico. Fibas queda entre el Museo del Fósil y el Monumento de la Amonite, sobre la vía que conduce a Santa Sofía.

Tomado de la Revista Semana No. 1324, 17 de septiembre de 2007

horizontal rule

 
 


Gondava: Aventura prehistórica

Los amantes de los grandes dinosaurios que poblaron la tierra hace miles de años están de fiesta con la inauguración, el pasado mes de diciembre, de un parque jurásico habitado por réplicas de dinosaurios de más de 20 metros de altura. Gondava el Gran Valle de los Dinosaurios, está ubicado a 10 minutos de Villa de Leyva por la carretera Tunja-Sulamarchán, en el municipio de Sáchica, y se convierte en uno de los mayores atractivos de esta zona turística del Departamento de Boyacá.

En un recorrido de cerca de dos kilómetros, chicos y grandes pueden interactuar en un escenario natural de 53 fanegadas con dinosaurios de tamaño y apariencia real, y simular ser eminentes paleontólogos que indagan en las profundidades de la tierra en busca de señales de vida anteriores al hombre. Por zonas boscosas, desérticas, a la ladera de cristalinas lagunas o bajo arquitecturas orgánicas dispersas por el valle, el visitante puede agudizar el ojo para ver un veloaraptor que se avecina o un enorme brontosauro que se alimenta tranquilamente.

Esta milagrosa vuelta a la vida fue posible gracias al trabajo de la empresa colombiana Gicklope Producción de Artes y Efectos Visuales, cuyo meticuloso trabajo de producción logró recrear personajes extintos que, aún hoy, siguen fascinando al hombre, en especial, a los niños. Para hacer de la experiencia Gondava algo más real, algunos de los prototipos están dotados con tecnología animatrónica que les permite moverse y rugir sin descanso.

El parque, diseñado también con fines educativos y pedagógicos, posee recorridos que ilustran la evolución de la fauna y ílora mundial, y permite a los niños desempeñar el rol de un paleontólogo en plena excavación. Cuenta con saltarines gigantes, tienda de regalos, zona de comidas, cine 3D, cable vuelo, lanchas y muchas atracciones más. Gracias a este megaproyecto, el mundo prehistórico, sus grandes protagonistas, su historia y sus paisajes, cobran vida en una experiencia única, vivencial y emocionante.

Tomado de la Revista Avianca No.58, enero de 2010,

horizontal rule

 
   

Casa Terracota

La cerámica más grande del mundo

En las afuera de Villa de Leyva, el arquitecto Octavio Mendoza creó una casa de barro sin cimientos y con materiales de la región. Una vivienda irrepetible entre la locura y la razón.

Casa Terracota, del arquitecto Octavio MendozaA simple vista recuerda las formas del arquitecto catalán Antonio Gaudí, sin líneas rectas, con formas que desafían las estructuras convencionales. También tiene unas curvas que recuerdan la fachada de las casas de los hobbits, la raza imaginaria de El señor de los anillos. Y, además, su color hace que de lejos se vea como una matera típica de Boyacá.

En realidad puede tener mucho de todo. Está hecha de la tierra arcillosa boyacense, tiene la textura de una vasija de barro, podría ser un homenaje al arquitecto español y luce como el lugar secreto de un duende en un cuento de hadas. Es Casa Terracota, un proyecto con visos de sueño de Octavio Mendoza quien, al hablar de su creación, muestra que partió de lo racional para concretar esta casa que hoy muchos se acercan a conocer en las afueras de Villa de Leyva.

Para llegar a este concepto, mezcló los cuatro elementos: tierra, viento, aire y fuego. Una conjugación que permitió crear la que también es llamada "la cerámica más grande del mundo". Octavio no está loco, o de pronto un poco, pero tiene todos los argumentos para justificar cada grano de esta casa producto literal de la tierra.

Como la Sagrada Familia, de Gaudí, tampoco está terminada. Le falta poco, aunque lleva doce años construyéndola casi toda a mano, lo que su creador explica de manera sencilla: "Hicimos lo que hace un niño en la playa pero aquí lo cocinamos". Es pura alfarería, sin cimientos de hierro o de madera.

Otra explicación fácil: se usó el mismo proceso de una matera, como si se pusiera boca abajo.

Dentro de esas formas caprichosas, esta gran matera tiene dos pisos, sala, comedor, cocina, habitaciones, baños y terraza. Todo fue hecho con 700 toneladas de barro que fueron cocinadas en su tamaño monumental por medio de un incendio, pues no podía meterse en un horno. Así quedó en pie esta propuesta arquitectónica a la que Mendoza quiere darle un sentido social. "En vez de una casa mínima, podrían darle a la gente un pedazo de tierra y enseñarle a hacer todo, desde un pocillo hasta la casa".

La propuesta incluye soluciones para la recolección de aguas lluvias, el uso de materiales reciclados y hasta los problemas térmicos. Por las características del material, la casa recoge el calor del día y se mantiene fresca durante la noche. También quiere perfeccionar su modelo con un molino eólico para el manejo del agua e integrar incluso la producción de alimentos.

"Mi mamá me ha preguntado cuándo se me corrió la teja", dice este hombre que disfruta mirando su creación. Espera vivir pronto allí y aclara que no es hotel o lugar para fiestas. Sabe que estará dentro de una pieza única a la que algunos estudiantes han intentado sacarle planos, que ya fue invitado a la Bienal de Arquitectura de Saint-Etienne (Francia) y que recibió el Premio del corazón del público.

Un reconocimiento acorde con los sentimientos de Octavio, quien para construir Casa Terracota necesitó tres cosas importantes: corazón, algo de locura y un pedazo de tierra.

Tomado de la Revista Cromos No. 4822, 21 de octubre de 2011

horizontal rule

 

 
   

Centro de Investigación en Paleontología de Boyacá

Nueva casa para los dinosaurios

Se inaugurará en Villa de Leyva el espacio que servirá para el trabajo de investigadores y la exposición de fósiles.

La riqueza fósil que alberga Villa de Leyva tendrá ahora un nuevo lugar para que el público pueda contemplarla. Se trata del Centro de Investigación en Paleontología, que abrirá sus puertas mañana en ese municipio boyacense.

El Centro, liderado por Carlos Bernardo Padilla, gerente de la Fundación Colombiana de Geobiologia, comenzó a tomar forma en 2009. Desde entonces, y con escasos recursos estatales entregados a través de universidades públicas e Ingeominas, el lugar ha venido consolidándose con el apoyo de reconocidas instituciones internacionales como la Universidad de Cambridge, el Museo Americano de Historia Natural de Nueva York, el Field Museo de Chicago, entre otras.

Su creación permitirá que el público tenga acceso a los fósiles encontrados en el país y que pueda observar el trabajo de los científicos en este campo, que según este experto, "sigue siendo una cenicienta en nuestro país. Los estudios de paleontología en este hemisferio se han concentrado en Argentina y Chile, principalmente".

El lugar funcionará en 1800 m2, en los que también empezará a operar el primer Centro Interactivo de Paleontología, que estará interconectado por medio de pantallas con Maloka en Bogotá. Esta institución brindará su apoyo en términos museológicos.

"Esta es una apuesta pedagógica en la que se tiene planeado que una cámara de video grabe lo que se está haciendo dentro del laboratorio, para que los visitantes en la capital puedan verlo y puedan registrar los procesos que se llevan a cabo en el Centro", asegura Alejandra Casas, jefe del área de contenidos de Maloka.

Para Padilla, entre los propósitos que impulsaron la construcción de este lugar, apoyado financieramente por el instituto suizo Rochem Biocare, está "la necesidad de que nuevos paleontólogos puedan iniciar sus labores como profesionales y que el público en general sepa de dónde venimos. Eso da mucha más claridad sobre cómo tenemos que cuidar el entorno actual".

Aunque la inauguración será en agosto, sólo en octubre estará abierto para los visitantes, pues aún hace falta desplazar los fósiles que estarán exhibidos. Plesiosauros, ictiosauros y tortugas marinas, que en ocasiones alcanzan los doce metros, son algunas de las especies que se podrán observar.

Tomado del periódico El Espectador, 3 de agosto de 2012 

http://www.sumamente.co/articles/detail/villa-de-leyva-potencia-fosilifera

horizontal rule