Museo de Arte Contemporaneo de Bogota (MAC)

Bogota

Museos

Abstracto, Bodegón, Figura Humana, Figura, Varios, Visual, Paisaje

EL MUSEO DE ARTE CONTEMPORÁNEO DEL BARRIO EL MINUTO DE DIOS

ES UN OASIS EN MEDIO DEL CAOS DE LA CIUDAD

Tomado de la Revista .G, No. 2 de abril 1999

por Alejandro Navarro, fotos de David Pinzón

                       

            PuntoG01.jpg (23009 bytes)

PuntoG02.jpg (40504 bytes)

PuntoG04.jpg (34968 bytes) PuntoG05.jpg (25986 bytes)

 

Arquitectónicamente, el MAC está mimetizado en el barrio El Minuto de Dios. No sobresale a lo lejos y no es imponente cuando se le encuentra de frente. Es blanco y tiene un cierto aire a construcción de los indios Pueblo, de Nuevo México.  No tiene grandes pretensiones y no es peyorativo llamarlo un "museo de barrio".

La estructura del MAC copió desde un principio la combinación escalera claraboya del museo Guggenheim de Nueva York como eje del espacio, pero como una traducción arquitectónica de las distancias presupuestases: las escaleras del MAC no sirven como espacio de exhibición, sino únicamente para el desplazamiento de los visitantes del primer piso al segundo, y de allí a lo que se proyecta como una sala de arte virtual.

Una plaza en ladrillo une al museo con sus vecinos que son muy comunes y corrientes: un despacho parroquias y, al fondo, una cuadra después, la Universidad El Minuto de Dios que financia el funcionamiento del MAC, aún sin tener una facultad de arte.

Con respecto a su diseño original, el MAC, recientemente remodelado, ha ganado en luz y en espacio. Los acrilicos de la claraboya fueron reemplazados por vidrios neutros, y la matera que originalmente se ubicaba debajo de la clarabo ya ha desaparecido, liberando espacio para la instalación de obras. La terraza del segundo piso ha sido cerrada para dar paso a un nuevo espacio de oficinas administrativas.

El blanco predomina en la construcción y la circulación se hace sin esfuerzo, tanto por el tamaño del museo como por la forma de las paredes, que perdieron las ondulaciones originales y adquirieron un perfil geométrico. Elementos en metal pintados con óxido matizan discretamente el blanco en ciertos detalles del museo, como el espacio entre la escalera y las paredes, los sostenes de las barandas y las puertas.

Al describir el MAC y su historia podemos decir que la forma sigue a la función, la función sigue al presupuesto, el presupuesto sigue al país, ¿y el país? Es el país. Este Museo de Arte Contemporáneo lo refleja de una manera bastante acertada.¿Cuántas acepciones puede tener la palabra contemporáneo? Si hablamos del Museo de Arte Contemporáneo, tiene todas las que se puedan imaginar y acomodar. Desde varios puntos de vista esta palabra se transforma para identificar los diferentes aspectos de la nueva etapa del MAC y su historia, casi hasta el punto de dejar sin función a las palabras "museo" y "arte". Contemporáneo en el MAC puede significar renovado, multifacético, iconoclasta, mimetizado, semi-arruinado, subutilizado, vandalizado y ahora remodelado.

La situación actual del MAC puede considerarse casi como unperformance alrededor de la historia de Colombia, o de Bogotá, o de su entorno urbano en el noroccidente de la misma. Institucionalmente se puede considerar contemporáneo por haber sido fundado en 1966, y físicamente por haber sido remodelado hace dos años por Patricia Uricoechea de Largacha. Financieramente se puede tomar por contemporáneo porque la escasez de recursos es el signo de los tiempos, y el MAC funciona con dieciocho millones de pesos al año lo cual es un milagro. Artísticamente es contemporáneo por ser iconoclasta y querer exhibir todo lo que se escape de cualquier molde tradicional, o mejor aún, de cualquier molde y de cualquier tradición. Y para completar con la imitación que hace de la vida en Colombia, el MAC también ha sido víctima de la violencia: hace aproximadamente seis años, a raíz de un robo a mano armada, perdió obras por un valor cercano al millón de dólares.

En su nueva etapa el MAC exhibirá películas comerciales (durante nuestra visita presentaban Mighty loe Young) en su sala de cine, como parte de su estrategia de financiación; procurará ser iconoclasta y tratará de escandali-zar a los puristas organizando y exhibiendo desde lo másligero hasta lo más cutting edge, e ineviviydejaeer subutlizado más allá de los 2.500 visitantes pormes, en medio de un barrio en el que habitan 700.000 personas y una ciudad de siete millones de habitantes.El MAC es, claramente, un reflejo de la situación conemporánea del país.