Carol Young

Montevideo, Uruguay

Ceramistas

Objetos

YoungCarol.jpg (35501 bytes)

Carol Young

Recuento

Critica

CriticaIII

CRITICA II

Con Mucho Tacto
por María Margarita Garcia

Una muestra de la dinámica evolución de tres jóvenes artistas: Carol Young pasó del volumen al relieve; Sandra Pérez Liberman, del expresionismo al trabajo mesurado, y Alejandro Ospina se ha detenido en el estudio del paisaje.

El interés por la materia y por las sensaciones casi táctiles son el elemento de unión entre las cerámicas de Carol Young, la obra figurativa de Sandra Pérez Liberman y los paisajes de Alejandro Ospina. Carol Young dejó a un lado los espacios contenidos en vasijas, que habían sido los protagonistas de sus obras y de sus grandes "instalaciones", para introducirse en un mundo que la ha llevado hacia la escultura sin dejar la técnica de la cerámica. Trabajó nuevos materiales, como las puntillas, para jugar con la idea de la fragilidad de la cerámica y la rudeza del metal. Así han surgido las series de manuscritos, de contenedores y de pergaminos con las que transgrede los parámetros tradicionales de una técnica que ha utilizado a lo largo de su  vida profesional. Las planchas le permiten colgar sus obras en la pared y expresar, con un gran sentido del equilibrio, lo que han sido para ella los libros. Hizo a un lado el torno para dejarse llevar por los parámetros de lo geométrico. "Se trataba de estructurar lo emocional dentro de lo racional", dice.

Entre el ensayo y el error, Carol Young creó una serie de "instalaciones" y de polípticos que simbolizan los procesos de germinación, de racionalización, de aprehensión de los libros, y el origen mismo de la cerámica. Así ha empezado a mirar los contenidos y a crear volúmenes. "La cerámica es un arte para ser tocado. Entonces, estas obras son para mí una exploración de la parte táctil de las texturas".

Establece las diferentes sensaciones que se advierten cuando se lee un libro, se siente la violencia o la paz, o se reflexiona sobre un hecho concreto. Así, esta artista uruguaya que lleva veinte años en Colombia, da una visión particular del mundo y una manera novedosa de entender y de utilizar la cerámica, en la cual el color es fundamental. Ha trabajado siempre con tierras naturales y de diferentes tonos. Tierras que compra en distintos sitios y que a veces saca de los alrededores de su casa de La Calera para combinar y para crear sensaciones táctiles.

María Margarita García

Extractado del Articulo Con Mucho Tacto
Revista Diners, noviembre de 1997

horizontal rule

 

 

Alfarería y música fugaz

por María Margarita García

Carol Young es también una inmigrante. La diferencia está en que llegó a Colombia, país abierto a los extranjeros. Nunca se ha sentido extraña.

En medio de las montañas propias de los linderos que circundan la zona nororiental cercana a Bogotá, Carol Young siente la libertad tradicional que se percibe a campo abierto, y eso es lo que expresa en cada una de las obras que surgen en aquella zona apartada donde sólo tiene contacto con el paisaje, los libros y la alfarería. Es a este oficio al que hace homenaje en su última serie, que ha denominado Cantos, como "una analogía de lo fugaz que es el sonido. Se trata de vibraciones que evocan ciertos sentimientos y estados de ánimo". Con su homenaje a la alfarería ha mostrado su admiración por un oficio que apunta a lo que significa ese término asociado al arte de fabricar vasijas de barro y que se emplea para designar la cerámica primitiva y de carácter popular. "Un arte que empezó a desarrollarse hace trece mil años y que transformó radicalmente la vida humana, porque, desde que existieron las vasijas, el hombre se volvió sedentario. Sus técnicas y simbologías constituyen el punto de partida en muchos de mis trabajos. A lo largo de mi recorrido en el oficio de la cerámica me he nutrido de estas raíces, y en mis Cantos quiero contribuir a mantener viva esta tradición".

A través de dos grandes instalaciones induce a la reflexión sobre los instrumentos y los tonos musicales. Unos son graves y se asocian a los vientos. Los otros son agudos y ondulantes. Con ellos ha logrado experimentar nuevas técnicas, pues se ha salido del torno y de los trabajos geométricos y se ha introducido en el uso de las planchas con las que expresa el movimiento.

Con estas instalaciones ahonda en el carácter propio de la alfarería que dio origen a los trabajos en serie, al manejo del espacio como contenedor, a la ambigüedad de los elementos utilitarios y lo que es considerado como arte. "Quiero aportar algo innovador utilizando los mismos conceptos, la historia y técnicas de la alfarería tradicional".

Carol Young ha logrado llevar la técnica de la cerámica a lo netamente artístico y escultórico. Sin embargo, ha dejado a otros el trabajo mecánico y ahondado en el proceso creativo y en los detalles. "Necesitaba trabajar con más soltura. Mi reto era manejar el espacio de otra forma y crear obras tridimensionales y únicas, pero con una visión de conjunto".

Tomado de la Revista Diners No.385, abril de 2002