Carol Young

Montevideo, Uruguay

Ceramistas

Objetos

 Carol Young

Ceramista

Recuento

CriticaI

CriticaII

 

    CRITICA III

En la exposición internacional "Barro de América realizada en Caracas en 1992, Carol Young participó con el montaje sobre arena Juegos trabajo realizado entre 1991 y 1992. Esta gran obra de 30 x 350 y por 150 centímetros llamó la atención por su belleza y refinamiento, en medio de una muestra en la que estaban invitados algunos de los más importantes ceramistas del continente. "Juegos estaba constituido por más de cien piezas, entre las que había desde algunas vasijas muy abiertas y someras, hasta diversas formas con alusiones a frutos, caracoles, trompos, senos, etc., pasando por muchas otras vasijas pequeñas, algunas de boca cerrada. Este abundante conjunto aparecía sobre una alfombra de arena a manera de espiral. 

El trabajo de Caracas es el antecedente del montaje Agua que ahora se presenta en el Centro Colombo-Americano -sede norte- de Bogotá. Integrado por doscientas cincuenta vasijas de diámetros que varían entre los 15 y los 40 centímetros y de alturas que oscilan entre los 15 y 50 centímetros, este riquísimo conglomerado, muy diferente al de "Barro de América, vuelve a sorprender por el bello colorido -en este caso con una pátina tornasolada y terminado y tiene de común con el conjunto de 1992 la disposición a poca altura, que obliga a mirar abajo y el aparente carácter serial -las piezas de "Juegos, pese a sus diferencias, podían hermanarse por sus formas turgentes y por sus diseños en espiral-. 

La primera observación de "Agua es posible que invite a pensar en una gran instalación relacionada con el "Minimal Art, tanto por la repetición de unos mismos elementos, como por el acabado liso y pulido. Nada más equivocado. Cada pieza de este conjunto es producto de una cuidadosa manufactura en torno y el fino terminado de cada vasija dista de ser la escueta presentación de una superficie sin huellas humanas. La asociación con el agrupamiento de una serie de vasijas utilitarias, de ollas, como las que se ven en un mercado popular también es factible. Empero, esta comparación errónea que alguien pedestremente pueda hacer se desvirtúa cuando se comprueba con facilidad que las piezas de Agua" no fueron concebidas en términos funcionales, sino metafóricos y poéticos. 

La instalación de Carol Young tiene como punto de partida una imagen recordada que se remonta a su niñez; corresponde a las gotas de lluvia que caen en los charcos produciendo un pequeño vacío en el agua detenida. De manera recurrente, la imagen de este hecho natural vuelve a la memoria de la artista. Lo que recuerda, más que las gotas, es su penetración en la superficie del agua y la creación de un espacio muy efímero que siempre será más o menos profundo de acuerdo con la intensidad de la lluvia. Las vasijas multiplicadas aluden entonces a aquellos huequitos fugaces que obviamente se parecen entre sí y que siempre se instalan unos al lado de los otros. A diferencia de aquellos pintores que representan el fenómeno de la lluvia a base de trazos espontáneos verticales -como en el dibujo- Tormenta en el Valle de los Alpes de Leonardo -o como las rayas rectas y oblicuas que caen sobre una superficie acuosa de formas más o menos redondeadas y acompañadas de ondas concéntricas -como en la pintura `Lluvia japonesa sobre lienzo de David Hockey-, la ceramista ha elaborado una hermosa metáfora en la que un buen número de vasijas, siempre más altas que anchas y de base circular, con visos azulados y aberturas de bordes irregulares, se compara de manera traslaticia con las finas concavidades que forman las gotas de lluvia al caer sobre el agua de los charcos. Un conjunto en el que cobra plena vigencia la siguiente frase de Bachelard: Es necesario que una causa sentimental, intima, se convierta en una causa formal para que (una) obra tenga la variedad del verbo, la vida cambiante de la luz. 

Germán Rubiano Caballero
Tomado del plegable de la exposición en el Centro Colombo Americano, 1995

horizontal rule

     

 

Carol Young es  una reconocida ceramista nacida en Montevideo (Uruguay). Vive y trabaja en Colombia desde 1978. Hace cerámica de forma autodidacta. Se inició en este oficio gracias a la ceramista colombiana Tina Vallejo, hace más de 30 años. "Sigo trabajando la dualidad de los materiales y lo que simbolizan", dice Young. Esta vez, sus piezas incluyen elementos de acero inoxidable con arcilla blanca. Lo frío y aséptico del acero mezclado con el barro contrasta con las formas orgánicas de arcilla cocida. El dualismo en su obra persiste con conceptos como fragilidad y fuerza, sensible y racional.

Tomado del periódico El Tiempo, 30 de septiembre de 2005