ETNIAS ETNIAS

Colombia

Etnias (Indigenas, inmigraciones)

Figura Humana

Ver secci�n completa  Ver secci�n completa


 Etnias: La Guambia

Guambianos

 

 
A ColArte

 

 

 
ENLACES INCLUIDOS

Regresar ingreso ColArte


Vea también en Colarte:

INMIGRACIONES EXTRANJERAS

  

PRECOLOMBINOS

 

ETNIAS ACTUALES

Emberas
Guahibos 
Guambianos 
Guanes
  Huitotos, uitotos 
Ingas 
Koguis 
Kunas, cunas
Motilones 
NukakMakú 
Ticunas
Waunanas 
Wayuus  
Yukpas 
Muiscas 
 

Africanos 
Alemanes 
Argentinos  
Belgas 
Chinos 
Cubanos  
Ecuatorianos 
Españoles 
Franceses  
Gitanos 
Holandeses

Indostanies 
Ingleses 
Italianos  
Japoneses 
Judíos 
Nórdicos 
Norteamericanos 
Otros Suramericanos 
SirioLibaneses 
Suizos  
Venezolanos

Culturas precolombinas 

Resguardos en Nariño

 
En la margen occidental de la Cordillera Central se encuentra una regi�n conformada por peque�os valles, altas monta�as e innumerables lagunas habitadas por los "Guambianos, hijos del aroiris y del agua", tal como los describe el profesor y escritor Luis Guillermo Vasco.

Ellos conservan y transmiten su ancestral cultura en la que Alik, la minga, constituye la parte fundamental de su pensamiento y de su manera de vivir, y es la fuerza que desarrolla su unidad.

La m�sica con sus instrumentos esenciales -el tambor, la lu�ana (dulzaina) y la flauta- as� como la danza, est�n asociadas a la minga y no pueden faltar en ella. Mayeile y significa que "hay para todos"; compartir es la esencia del ser guambiano; el bienestar com�n caracteriza a la sociedad, con la familia como base organizativa de ella, y la lengua guambiana es factor fundamental de su identidad �tnica.

En la cultura guambiana la cosmogon�a tiene una estructura dual: lo masculino y lo femenino, lo caliente y lo fr�o, el sol y la luna, todos son esp�ritus que se manifiestan de diferentes maneras y que pueden ser ben�ficos o no seg�n se hayan mantenido los rituales que la tradici�n impone.

Los guamb�anos son una sociedad agr�cola y es por ello que la "madre tierra" debe ser respetada y cuidada. De ah� que sea necesario mantenerla, protegerla, calentarla, bailarla, cantarla y de manera relevante siempre acompa�arla. As�, en esta comunidad, tierra y trabajo colectivo se encuentran asociados. Hoy los guambianos son parte ancestral de la historia del poblamiento del territorio colombiano. Su presencia ha sido permanente, y su integraci�n y desarrollo al ser de la naci�n no les ha impedido conservar su cultura.

MANIFESTACIONES CULTURALES

El Resguardo de La Guambia est� ubicado en el departamento del Cauca al nororiente de! municipio de Silvia. El paisaje rural -conformado por un gran n�mero de casas rodeadas de cultivos tradicionales, enmarcados entre valles y monta�as congrega una mayor�a del pueblo guambiano. All� se conservan las tradiciones y costumbres. En el vestido de uso cotidiano tanto de hombres como de mujeres se observa el arte y la t�cnica del tejido, herencia de tiempos precolombinos. Estas prendas se caracterizan por los encendidos tonos de azules y rojos, pero particularmente por los sombreros tejidos en paja, de copa baja, ala ancha y adornados con torzales de lana de colores. En lo que tiene que ver con la relaci�n con la "madre tierra", las parcelas con su manera ancestral de producci�n despliegan formas y colores siempre asociados con el arco �ris y el agua.

La celebraci�n de variadas efem�rides hace parte de la vida social de los guamb�anos. En ellas se hace presente la m�sica, ya sea interpretada por las chirim�as o representada por sentidos cantos sin el acompa�amiento de ning�n tipo de instrumentos musicales.

Entre las celebraciones se destaca la fiesta de "La Ofrenda", la cual se realiza el 2 de noviembre. Ese d�a cada mujer guambiana lleva a la iglesia -en una mochila peque�a, blanca y limpia- los productos que cosecha en su huerta. Estas mochilas son colocadas en el suelo y luego se enciende una vela en cada una hasta que se consuman. Los hombres desfilan delante de los altares que forman las mochilas y van depositando en una bandeja monedas por cada uno de los parientes difuntos. Entre tanto, los varones m�s viejos repiten en coro las palabras "�nimas benditas" cada vez que se deposita una moneda en la bandeja.

Tomado del folleto Vive Colombia, 2010