ETNIAS ETNIAS

Colombia

Etnias (Indigenas, inmigraciones)

Figura Humana

Ver secci�n completa  Ver secci�n completa


 Guahibos

etnia de Los Llanos

 
A ColArte

 

 

 
�Los guahibos son humanos?

por Ligia Riveros

La mano blanca de mujer se extiende para acariciar al ni�o guah�bo, pero �ste, con el terror reflejado en el rostro, se esconde en la cosecha de ma�z que comienza a germinar. Luego saca de su rancho el arco y la flecha y se mantiene vigilante.

"�Blancos en el caser�o?, hum... sospechoso, piensa. Siempre vienen con malas intenciones, para asesinarnos o para hacer cambalaches de un bulto de yuca por una caja de f�sforos". El colono que los defend�a, Gilberto Rodr�guez, muri� en 1974 en un accidente, y desde ese momento sospechan de cualquier visitante. Pero los de ahora parecen ser diferentes: preguntan por sus costumbres, las enfermedades que los aquejan, quieren saber de sus necesidades. Poco a poco los veinticinco guah�bos en ese sector del r�o Ele, se acercan. Son diez adultos y quince ni�os, adem�s de cuatro mujeres embarazadas. Tratan de hacerse entender en un dialecto que no se comprende pero que no necesita mucha explicaci�n porque all� est� la realidad: miseria absoluta.

Y DIOS CREO AL HOMBRE...

Visitar "La Conquista" en la mitad del Arauca, es como retroceder a la creaci�n del mundo, s�lo que los hombres no viven en un para�so terrenal. Los guah�bos, los pocos que quedan de los miles que habitaban la regi�n, est�n acosados por el hambre, cosechan ma�z, yuca y pl�tano s�lo con peinilla y hacha, y cazan de vez en cuando marranos de monte con flechas. Pero esos alimentos no son suficientes para atender su necesidades, por lo que beben vino de palma para emborracharse hasta olvidar sus penas.

No tienen ropa y, aunque se ba�an en el r�o casi a diario, visten los mismos atuendos, hoy convertidos en harapos, que hace unos a�os les regal� alg�n religioso que pas� por all�. En invierno soportan la plaga de los zancudos hasta que los rostros de los ni�os se convierten en mazorcas. La debilidad de las mujeres es tan grande que de cada seis embarazos en cinco hay abortos. Cuando van a nacer los ni�os se aislan de la tribu y cubren su cara con onotillo, una especie de pintura roja.

Decenas de ellos mueren cada a�o por desnutrici�n y diarrea. Sienten que su cabeza va a estallar y para eludir el dolor, por la nariz absorben yopo, una especie de alucin�geno extra�do de las semillas de un �rbol tan alto como la ceiba, que se mezcla despu�s con caracol molido.

Creen que sus muertos resucitan en el Orinoco o en el mar. Por eso los meten en un hoyo que rellenan con hoja de palma para que puedan despu�s construir su choza. Desde ni�os, los varones escogen a la que va a ser su mujer, pero no la tocan hasta que sus pechos toman forma.

Ignoran el valor de la moneda. Su comercio es a base de trueque y por eso los "blancos" que pasan en falcas (canoas grandes con negociantes), se aprovechan de su ingenuidad para cambiar sus cosechas por cualquier cosa, inclusive billetes de monopolio.

Todo el mundo, en Arauca y en el pa�s, conoce las necesidades y el abandono que desde siempre han sufrido los guah�bos, pero a nadie le interesa que vivan como seres humanos.

Por Ligia Riveros
Tomado de la Revista Cromos No. 3503, 4 de marzo de 1985