Patricia Vasquez

Bogota

Modelos

Personaje

 

Patricia Vásquez Saade

Modelo, actriz, fotógrafa

 

 

Vea:


    Iconografía de Patricia Vásquez en ColArte

 

   
   
Actriz:
  1. Secretos de familia (2010) ... una de Las Sanmiguel
  2. "Intimidades de una diva" (2008, En producción TV Azteca)
  3. "Nadie es eterno en el mundo" (2007)
  4. "Amores cruzados" .... Elisa Márquez García (2006)
        - Episode #1.1 (2006) TV episode .... Elisa Márquez García
  5. "Saga: Negocio de familia, La" (2004) TV series .... Herlinda Zapata
  6. "Jaula, La" (2003/I) TV series .... Lina Bueno
  7. "Amor a Mil" (2001) TV series .... Alejandra Guerrero
     
Personal:
  1. "Yo soy Betty, la fea" (1999) TV series .... Herself (episodios)
    ... aka Betty, la fea (Colombia: short title)
    ... aka I Am Betty, the Ugly Girl (USA: literal English title)
     
  IInformación cortesía The Internet Movie Database. Con permiso

horizontal rule

       
 


La modelo de las modelos

Esbelta, alta, armoniosa y con un rostro definitivamente angelical, Patricia Vásquez Saade tiene en su prematura madurez y en su aguda inteligencia otros dos bellos atributos a los tempranos 19 años de edad (1996).

La perfección de las cejas y la mirada honda, profunda y tierna le deben venir de la raza libanesa que heredó de su madre. Y su carácter seguro, sin titubeos, decidido, de su padre, un bogotano ex-oficial de la Armada. En ella hay algo que le compone el día al más desdichado de los mortales: su risa. Si no fuera porque se ve plasmada en unos labios tiernos, mostrando una hilera de dientes perfectos y con un transfondo de música celestial, uno tendría que decir que es una risa de mentiras. Pero por suerte no lo es.

Patricia está ya al final de los estudios de bachillerato. Pero desde mucho antes ya había decidido qué iba a ser en el futuro: administradora de empresas. Y comunicadora social con especialización en televisión y radio.

De cata manera, Patricia piensa agarrar por la cola al mundo, v no darle chance a que se le cuelen las improvisaciones. Por otra parte, le gusta el modela,je. Desde muy ,joven Patricia tuvo hacia esta actividad un encanto muy particular.Tanto que cuando apenas iniciaba su adolescencia, vio en una revista un aviso sobre un curso de modela,je, investi, analizó v se decidió a tomarlo. Pero no con la inmediata idea de salir a posar. No.

-Este curso era una especie también de enseñanza para aprender a tratar a la gente, a desarrollar la misma personalidad. A moverse con desenvoItura. Y desde luego, también como una forma de mostrar y vivir la moda.

Su éxito fue rápido. La llamaron para un desfile donde no sintió miedo «sino expectativa por lo que iba a suceder». Lo que sucedió fue que la Ilamaron de la revista mexicana Semana Moda para varios trabajos fotográficos. Allí, en Ciudad de México, Ie aparecieron varias contratos más.

Pero Patricia decidió regresar a culminar sus estudios «que no los dejaré por nada».

Le fusta la lectura, sobre todo dramas v temas filosóficos. No es una radical total v se defiende diciendo que no le  gusta tomar un solo camino.  La gimnasia es su hobby y también le encanta la rumba.  Aunque le atrae más el cine que la música.

Tomado de la Revista FAMA No. 18, 15 de mayo de 1996

horizontal rule

 

   

Patricia Vásquez Tiene la Palabra

por Olga Viviana Guerrero

Cada. foto tiene su historia.
 Y de eso sí sabe Patricia Vásquez
quien a los 22 años ya puede darse el lujo
de decir que lleva ocho haciendo de las suyas
frente a la lente de los fotógrafos.

Sabe que su mejor ángulo es el derecho; que la ropa ajustada saca gordos donde no hay; que con una pequeña desviación del foco los brazos salen gruesísimos; que las buenas modelos rompen las fotos donde se ven mal; que una luz mal puesta puede insinuar ojeras, bigotes o manchas donde nunca existieron y que debe ponerle mucha atención a su espalda porque tien de a encorvarse más de la cuenta.

Fanática de Esther Cañadas, Patricia Vásquez viajó hace un par de años a México con el firme propósito de convertirse en una de las grandes modelos de ese país. Su agencia, Stock Models, contactó a Contempo en Ciudad de México y en el primer mes ya tenía su agenda copada. Fue la modelo del vídeo estrella del grupo Maná, la imagen de Avon, una firma de cosméticos; de Peña Fiel, una bebida; de Café Internacional y en poco tiempo se convirtió en una de las tops de la agencia.

Óscar Madrazo, el director, dijo que "Patricia tiene la mezcla perfecta, entre bellezá y profesionalismo. En Méxíco dejó en alto el nombre de Colombia y seguramente en un futuro lo hará por Latino américa".

Cuatro millones de pesos por foto no le caían nada mal a una jovencita de 20 años que aunque llevaba tiempo en el modelaje, acababa de graduarse del colegio y estaba probando suerte en el campo profesional. No era cuestión de dinero, tenía que ver con su carrera.

Tomado de la Revista Cromos No. 4231 de marzo 8 de 1999

horizontal rule

 

Patricia Vasquez, a Mil

¿Cuándo fue la última vez que estuve enamorada? Esa es una respuesta muy sencilla de contestar y fácil de escribir: todavía estoy enamorada de Juarroz.

La última vez que hice el amor fue anoche, y fue durante un sueño: soñé que era la última vez que iba a hacer el amor y rápidamente se convirtió en la pesadilla más grande del mundo.

No puedo hablar de la última vez que leí un libro, porque ahora mismo estoy leyendo uno acerca de Alejandro Magno. Bueno, lo estoy comenzando a leer gracias a que mi mejor amigo lo había leído. Cada vez que hablábamos me contaba anécdotas que le pasaban a Alejandro Magno, hasta que de tanto oír hablar de él me dio curiosidad por saber exactamente quién había sido. En ese sentido, creo que tengo un problema. No sé si sea un defecto o una virtud, pero cuando oigo los nombres de los libros que están leyendo las otras personas, así sean desconocidas, no lo puedo evitar y acudo a ellos. Así me pasó con Seda, de Baricco, que es una historia de amor lindísima.

la última véz que lloré.., No puedo decir exactamente cuándo fue, pero sí puedo hablar de la penúltima que fue hace un mes.  ¿Por qué? Me tocó enfrentar mis sentimientos ante una realidad: el comienzo definitivo de una nueva etapa en mi vida.

La última vez que me tomé unos buenos tragos fue el 31 de diciembre pasado, y hasta el momento no lo he vuelto a hacer. Estaba en Cartagena con un grupo de amigos y tomé Red bull con vodka. Exquisito. El vodka es el trago que más me gusta.

¿La últinxa vez que recé.... Rezo  todos los días. Rezo para agradecer, para contar, para transmitir. Lo hago minuto a minuto. Tengo una comunicación superlinda con el de arriba. Somos superpartners.

La última vez que sentí vergüenza creo que fue cuando tenía 13 años, ó 14, no estoy muy segura. Fue en una confesión. Recuerdo que fui a la iglesia a confesarme -desde entonces no lo he hecho- y por algún error entré al confesionario cuando todavía estaba una señora hablando con el padre. Yo no me di cuenta.  Había tres filas y supuse que ya era mi turno. Pero bueno, el caso es que entré y la gente de toda la iglesia creyó que me había metido para oír le los pecados a esa señora. Me dio mucha pena. De todos modos, la palabra `vergüenza siempre ha sido muy fuerte para mí.

La última vez que hice una obra buena fue el 31 de diciembre del 2001. Yo estaba en la Ciudad Vieja de Cartagena, celebrando la Ilegada del año nuevo, cuando bajé del edificio donde me encontraba  vi a una familia durmiendo en colchón.  Me dio durísimo. Le dije al amigo que me acompañaba: Mira cómo es la vida, cómo están celebrando ellos el 31, su 31. Entonces, sin pensarlo, saqué plata y se la metí debajo de la almohada sobre la que dormían sin despertarlos, para que al otro día comenzaran un año al menos un poco diferente. ¿Por qué las vidas pueden ser tan diferentes?

La última vez que compré algo de más de un millón de pesos fue recientemente: un pasaje a España porque me voy a estudiar actuación este año.

Tomado de la Revista Soho No.26, febrero de 2002

horizontal rule

   
 


Entendí lo que es la actuación

Por Víctor Manuel García

Cuando terminó las grabaciones de la telenovela Amor a mil, en enero del año pasado, Patricia Vásquez comenzó a hacer contactos para irse a estudiar actuación en Madrid, España.  Entonces, se reunió con Margarita Rosa de Francisco para que le hablara sobre su experiencia en la escuela de arte dramático de Juan Carlos Corazza. Le habló de las posibilidades de crecer como artista y de evolucionar en cada una de sus clases. Por eso, sin dudarlo un minuto, llamó a Corazza a España para contarle sus expectativas como actriz en ciernes. De inmediato, él le envió por Internet una entrevista que contestó al dedillo, y toda clase de información sobre actuación. 

Le fue bien en la entrevista y sus planes de prepararse como actriz lograron convencer a Juan Carlos, quien 20 días después la llamó para decirle que su cupo en la escuela estaba listo. Patricia, de inmediato, empezó a planear su vida en Madrid desde Bogotá. Gestionó la visa, alquiló un apartamento en Infantas 30, en el puro centro de la capital española, y viajó sola el año pasado cargada de ilusiones y ansiosa de conocimientos. 

¡VAMOS!, ESPAÑA 

El día que llegó a la Península Ibérica estaba completamente trasnochada por el viaje de más de ocho horas. Durmió un poco y al día siguiente se presentó a clase llena de expectativas y nerviosismo.  Lo primero que encontró fueron talleres de interpretación. Ella recuerda que ese día se paró sobre un escenario e improvisó ante un público desconocido que estaba formado por sus nuevos compañeros. En esa audición, escuchó a su maestro muy concentrada y luego interiorizó el lugar en el que se encontraba, se llenó de palabras sentidas y se dejó poseer por un personaje ajeno a su ser. Se emocionó. Fluyó. Y una vez terminó su audición, se sumió en un silencio sepulcral. Sus compañeros, que ya venían tomando clases desde hacía un mes, de inmediato la miraron y le dijeron, con ese dejo español de zetas y voseos, que los había sorprendido enormemente en escena, que le habían visto fuerza actoral y, sobre todo, mucha creatividad para llevar el hilo conductor de la historia. 

Nunca, jamás, pudo con la chapa de la puerta del edificio donde vivía. Sufría enormemente cada vez que veía a lo lejos la entrada a casa. Por eso le tocaba esperar a que un vecino apareciera y le abriera. Hasta que le arreglaron la chapa y todo cambió para la modelo y actriz bogotana de 25 años. 

En Madrid, organizó su vida con férrea disciplina. Buscó un gimnasio y se matriculó en él. Después, encontró una academia de danza árabe y se inscribió. Y hasta se dedicó en sus ratos libres a recorrer la ciudad y a disfrutar de sus largas `noches de marcha. El tiempo también le alcanzó para conocer Mar bella, caminar por París y disfrutar del flamenco en Sevilla. Las conoció y se untó de vida, de cultura y de magia, para congelar en su memoria sus paisajes y las nuevas vivencias que iba experimentando.

EL APRENDIZAJE
Las jornadas fueron transcurriendo entre movimientos corporales, respiración de yoga y relajación. "Salía de clases con unas ganas tremendas de hacer cosas increíbles. En España se despertó en mí una gran sensibilidad como actriz. Ahora siento mucho más que antes a la hora de meterme en algún personaje". 

Es que en Madrid comprendió que, como actriz, hay que formarse y dar pasos grandes, sin detenerse por ninguna circunstancia. "Comprendí que lo que había dado en Colombia era tan solo un paso". 

Sus clases en las tardes también tenían que ver con escenas de interpretación, improvisación y libretos. Ella siempre fue guiada por sus profesores y estuvo atenta a cada movimiento de sus compañeros, para alimentarse de ellos. "Entendí lo que es la actuación. Ahora siento que sé cosas que no sabía que existían. Hoy tengo mis primeras armas como actriz". 

Es que Patricia ya tiene claro que lo suyo es la actuación. "El modelaje y la presentación pasaron a ser cosas secundarias en mi vida". Para ella, eso ahora son puros accesorios. Su prioridad es ser actriz. 

Los cursos de actuación y teatro acabaron a principios del verano. Sintió que se había enriquecido como artista y tenía muchas ganas de jugar con las primeras armas que obtuvo. Regresó a Bogotá y ya se encontró con el nuevo proyecto del Canal Caracol, y volverá a actuar. "Yo estoy dispuesta a hacer cualquier tipo de personaje. Quiero hacer de buena, mala, coja o manca, para demostrarme que nací para esto". 

Sobre el amor también habla: "Siempre he estado enamorada de la vida". Y tiene su propia filosofía: "Lo primero que hay que aprender es a hacerse feliz uno mismo". Y a pesar de que dice estar sola, sin un amor que la acompañe y la haga feliz, en España circularon unas fotos en las cuales ella aparece bastante romántica y cogida de la mano de un joven muy apuesto. 

Sobre su relación pasada con Manolo Cardona asegura que simplemente fueron y son grandes amigos que comparten momentos de esparcimiento. Y explica que no le molestaron en absoluto los rumores que se tejieron alrededor de ellos: "No me disgustó que dijeran que Manolo era mi novio, sencillamente porque no era verdad. Manolo es un buen amigo". Sobre su supuesto noviazgo con Lino Martone, también lo desmintió: "Manolo y Lino son mis grandes amigos, los quiero mucho y jamás fueron mis novios. Por eso no voy a dejar de estar ni de compartir con ellos. Ni las habladurías ni los rumores acabarán con la amistad tan linda que tengo con ellos". 

Actualmente, Patricia Vásquez sigue creciendo como ser humano, estudiando y apostándole directo a la actuación. Está llena de expectativas por su protagónico en la nueva teleserie de Caracol, La jaula, en la cual hará de sicóloga. Sin duda alguna, arranca el año como ella quería: con el pie derecho.

Tomado de la Revista TV y Novelas, No.353, 20 de enero de 2003

horizontal rule

Patricia a Mil

por Lucero Rodríguez

"Al principio fue muy duroduro, porque llegas a un lugar donde estás solo, por más que tuve suerte, porque va conocía y me fueron presentando gente, pero te dices: bueno, a quién llamo. En ese momento qué haces, pues buscarte a ti, quedarte pensando mucho rato: qué quiero de la vida, para dónde voy, es decir, qué estoy lhaciendo aquí, para qué me vine. Es analizar, qué es lo interesante que me pasó hoy y de pronto no teines  a quién contarlo...", recuerda Patricia Vásquez sobre sus primeros días en España, hace ya casi tres años.

Ahora, nuevamente en el país, donde tiene a su papá y a sus amigos, en medio del acelere de Bogotá, lejos del desparpajo de Ibiza, donde tenía su apartamento para visitar los fines de semana, donde dejó al novio, tiene por lo menos a quién contarle sus experiencia., aun que sea a mil.

Después de modelar, desde los quince años, de trabajar en campañas publicitarias un año en México, de pasar por la conducción de Pido la Parola v Locos videos, de protagonizar Amor a Mil, de ir a Madrid y estudiar actuación, volver a Colombia, protagonizar La Jaula, devolverse a España, estudiar más y nuevamente estar aquí grabando telenovela, Patricia habla sobre qué quiere en la vida, para dónde va, qué está haciendo aquí, si se devuelve qué hará allá o qué quiere hacer y, sobre todo, qué fue lo más interesante que le pasó hoy.

Para contestar el milenario cuestionamiento humano: "¿hacia dónde voy?", Patricia tiene muchas respuestas, todas con una intención trascendental, donde se percibe que lo espiritual también forma parte de su búsqueda y desarrollos personal y profesional. Y no es para esperar menos de quien además de ser una niña linda, una evidente buena vida, es hija de doña María José, una respetada conocedora del tema de feng-shui en el país. Patricia, por lo tanto, cree muchísimo en las energías, en los espacios, en la importancia de cuidarse por dentro y ser feliz. Practica yoga y pilates e incluso en sus tiempos libres quiso ser instructora de este último, para lo que también estudió y camelló un rato.

NERLINDA ME APASIONA

Lo del modelaje lo ha dejado aunque eventualmente hace cosas, pero tampoco es a lo que está dedicada, ciento por ciento, en este momento. Quería regresar a Colombia pero cuando encontrara lo que estaba buscando, y vaya que lo encontró. Su pasión por ahora se llama: Herlinda. La razón por la que sale a trabajar cada mañana `armónica y feliz. Herlinda es la hermana de Iván, en La saga, negocío de familia, un personaje que los colombianos amarán y odiarán. Una mujer medio loquita a la que le ha tocado vivir su vida de tal manera, que se acostumbró a hacerla conforme a sus propias reglas.

Hoy son bastantes cosas interesantes las que le pasan a Patricia, muchas de ellas tienen que ver con su personaje, sobre el cual prefiere no detallar para no adelantarse. "Hasta el caminar de Herlinda es interesante".

Por ahora lo que quiere es "estar aquí, trabajar el proyecto de Herlinda y terminarlo muy bien, gozármela, darme cuenta de los errores, aprender y seguir adelante".

Aunque no sabe todavía cuándo regresará a España a mantener la posibilidad de volver por la puerta que fue a abrir. Allá, entre otras cosas, estuvo como una de los tres presentadores de Corazón Voluntario, el evento especial que transmite la televisión española, a final de año, esta vez en un estadio ante quince mil personas y durante cuatro horas en directo.

"Estudiar cada día más, ser buena actriz, pasármela rico, vivir la vida al máximo, no preocuparme de nada, vivir cada momento como si fuera el único y ya veremos qué pasa, poco a poco la vida misma me va mostrando pa dónde tengo que coger y qué tengo que hacer, si estoy concentrada en lo que quiero. Y hoy lo que quiero es trabajar en lo que me gusta y en lo que me mueve cada día para ser mejor". Es, por ahora, lo que Patricia -según sus propias palabras- piensa hacer.

Tomado de la Revista Carrusel No.1321, 27 de mayo de 2005

horizontal rule

 

 

Patricia Vásquez tiene el toque del éxito

Este ha sido el año de la joven actriz, a la que le llegaron un par de propuestas que le cambiaron la vida, justo cuando empezaba a ser la mala más rnala en su papel de antagonista en Nadie es eterno en el mundo.

Por una parte, Patricia empezó a cosechar los frutos de sus viajes a España, a donde llegó hace cuatro años para especializarse en arte dramático y tocar puertas en busca de una gran oportunidad. Hizo las cosas como correspondía: estudió con disciplina y se puso en manos de una agencia de promoción de actores, hasta que en julio pasado Antena 3 la citó para un casting y se ganó uno de los protagónicos de la serie Enferrneras, una de las más exitosas del momento. Esto ocurrió cuando apenas llevaba tres meses de grabación con Caracol y, como suele suceder en estos casos, los españoles la necesitaban con disponibilidad inrnediata. "Me ofrecieron, incluso, pagarle a Caracol la multa que se me impondría si yo incumplía mi contrato. Pero, la verdad, después de hablar con ellos y de entender que mi papel era imprescindible en la novela. decidí rechazar la propuesta porque, ante todo, Caracol es mi casa y a ellos les debo la primera oportunidad en mi carrera como actriz".

Pero como en ocasiones el destino es terco y caprichoso, al mes siguiente de haber declinado en España la llamaron de México, esta vez de TV Azteca, para plantearle algo mejor: ser artista exclusiva de este monstruo televisivo. "Querían que viajara de inmediato para protagonizar una telenovela que empezaban a grabar en septiembre y me dijeron que tenían el papel escrito para mí". Y como ella siempre busca dejar las puertas abiertas, les explicó que su contrato con Caracol iba hasta noviembre y les propuso negociar para el próximo año en otros provectos.

Los mexicanos, en cabeza de Sergio Segura, mánager de nuevos proyectos de TV Azteca, le enviaron tiquetes para que viajara al D.E a entrevistarse con el director general de estudios del canal. En esa reunión ella conoció el funcionamiento de la empresa y los proyectos que tienen a corto plazo. A su regreso quedó oficializado que volverá en enero a tomar cursos de dicción y dominio del acento local y que luego empezará a grabar una telenovela que se emitirá en horario estelar.

Las condiciones económicas, de permanencia en México y de funciones específicas de Patricia, están siendo definidas por estos días entre su mánager y TV Azteca, y se espera que la firma del contrato se efectúe a principios de octubre. " Quisiera quedarme un año allá y tener también la libertad suficiente para tocar puertas en otras áreas, no sólo en el campo de las telenovelas". De hecho, Patricia anhela cumplir el sueño de incursionar en el cine y dice que México puede ser una buena plaza para sus aspiraciones.

Quienes han seguido su carrera aseguran que de la niña ingenua que protagonizó Amor a mil hace más de seis años ya queda muy poco. Y aunque Patncia no contemplaba la idea de ser actnz sino periodista, y aspiraba a tener un programa de entrevistas en televisión, confirma que a su faceta de actriz también le ha inyectado esa disciplina que es parte de su personalidad. Apenas vio que tenía un futuro en esa carrera se dedicó a estudiar. La prueba, para muchos, estuvo en la interpretación que hizo de Herlinda en La Saga, negocio de familia, porque dicen que allí fue donde realmente empezó en serio su vida artística. Claro que desde sus inicios, la joven bogotana tiene una entrenadora personal que le ayuda a perfeccionar sus personajes y a moldearlos como exigen los libretos, eso muy pocos actores lo hacen.

Esa misma fuerza y dedicación por lo laboral la llevaron también a ponerle fecha y hora a sus sesiones de fotografía, que había dejado aplazadas debido a su trabajo. "Tomar fotos es para mí un hobby, una pasión. Cada vez que agarro mi cámara es como una terapia que me ayuda a relajarme y a divertirme porque juego con la imagen y hago experimentos técnicos para ver qué resulta".

A sus escasos 26 años, a Patricia la vida le ha dado tantas vueltas que ha tenido que arreglárselas para enamorarse y mantener relaciones duraderas y estables, como le gustan. Es de las que busca estar en donde está la felicidad y como no tiene prisa, espera que la vida le muestre a las personas que deben permanecer a su lado. Como ahora, que ha redescubierto el amor con Sammy Bessudo, después de terminar una relación de cuatro años con un español al que se entregó en cuerpo y alma. "Sammy y yo nos conocemos hace un año, pero antes de estar con él quería limpiarme de lo anterior para empezar de nuevo. El me mostró que el amor está lleno de colores, de sabores, y que también es tranquilidad y cosas tan sencillas como subir a una montaña o mirar unas orquídeas".

Y mientras empaca maletas para viajar a su nuevo destino, Vásquez se esfuerza por cumplir las metas que se trazó al asumir su personaje en Nadie es eterno en el mundo. "Me voy, pero quiero volver a Colombia porque me gusta trabajar aquí, creo en lo que se hace en este país y me siento bien con sus producciones y su calidad técnica". .

Tomado de la Revista Jet-Set, Edicion No. 131, 26 de septiembre de 2007

horizontal rule

http://www.tvazteca.com/telenovelas/galerias/patriciavasquez/index.shtml

Imagen extraida de internet. Derechos reservados del propietario.

Imagen extraida de internet. Derechos reservados del propietario.

http://www.mujerescolombianas.tk