Edgar Negret

Popayan, Cauca

Pintores (Abstraccion geometrica)

Abstracto, Figura, Objetos

Edgar Negret

escultor, pintor

 

1976: Edgard Negret se enfrenta a su obra, 

dice que es muy barroca y por contraste debe tener un fondo quieto,

calmado. Afirma que a la mujer le cuesta trabajo llegar al éxito en las

artes plásticas, porque es más

sentimental que ntelectual.

"Después de una larga lucha y cuando uno comienza a ver las cosas claras, se muere..." Una de las facetas de la vida del artista fue descrita así por Edgard Negret, escultor colombiano a quien la crítica internacional ha colocado en la cúspide del arte plástico latinoamericano, después de treinta y cinco años de trabajo ininterrumpido, paciente y lleno de sorpresas para él mismo y para su público cada vez más amplio.

Desde sus largas residencias en el exterior y en su taller de Colombia, Negret ha sido un participante activo de la cultura nacional y también un testigo analítico y curioso del proceso histórico de las últimas décadas de este siglo.

La evolución de su obra ha sido progresiva y rigurosa: "Cuando elaboro una obra espero verla al otro día, y si no me sorprende, la desecho". "El medio artístico colombiano comienza a valorar en toda su magnitud un estilo plástico que para -las grandes mayorías sin embargo aparece un poco frío y matemático". "En los Estados Unidos me encuentran muy latinoamericano. Lo que aquí puede parecer frío allá lo encuentran brutal y casi primitivo". Negret interpreta las extrañas y a la vez equilibradas formas que elabora como un producto emanado de la naturaleza y de los seres vivos.

CROMOS visitó a Negret en su casa, a propósito de un libro sobre su obra que acaba de editar el Fondo Cultural del Banco Cafetero, con un profundo estudio sobre el artista, del crítico Galaor Carbonell.  Negret cambiaba ideas en ese momento con Carbonell y con Aída de Hederich la editora del libro. Los tres estuvieron de acuerdo en que se había logrado un trabajo óptimo, pero aparentemente este acuerdo se logró después de una larga serie de divergencias que llegaron hasta la polémica.

Negret anotó, leyendo página tras página con mucha pausa: -El trabajo de Galaor Carbonell es el único estudio completo que se ha hecho sobre un artista colombiano, y seguramente el único que se ha hecho sobre mí. Todo lo anterior han sido artículos de prensa y catálogos de exposiciones.

Carbonell comentó a su turno: -No podemos negar que hubo conflictos en la preparación de este libro. Había un problema de forma que era hacer un trabajo muy gráfico, con muchas fotografías que realzaran los puntos de investigación".

Negret es un hombre que tiene tantos cambios en su fisonomía como en su obra. Durante la conversación su actitud afable de payanés se transforma en una expresión preocupada, penetrante y a veces impaciente.

Ustedes ven que mi casa es muy simple y toda muy blanca para que resalten las obras.

Tengo el concepto de que mi obra es muy barroca y por con traste debe tener un fondo quieto, calmado. También estimé que lo que escribiera sobre ella tuviese el mismo balance y la misma discreción y creo que esto se logró. Para mí es muy difícil traducir una obra en palabras y admiro la habilidad de los críticos en esta empresa. Yo me expreso en latas. No soy un romántico y me da risa cuando la gente improvisa. Cuando hago una obra espero verla al día siguiente y si no me sorprende, la desecho.

Al regresar a Colombia me he acercado al arte precolombino pero no metódicamente. En él he encontrado una creación muy inteligente de la forma. Buscar en la geometría la esencia del paisaje.

Ese sentimiento de la magia me llevó a interesarme en el aspecto religioso. Busqué penetrar en el mundo primitivo norteamericano, concretamente entre los indios Navajos que tienen un tipo extraño de religión. Es un fascinante ritual de sus brujos para curar a aquéllos que han roto sus relaciones con el dios. Producen cosas bellas con arenas de colores. Elaboran muñecos que entregan a los niños, pero en realidad son símbolos en los que se reconoce a los dioses.

Carbonell hace una anotación: -He encontrado una relación muy profunda entre el arte de Negret y la gran escultura de San Agustín. Se ha dicho por su configuración metálica y matemática que es una obra "industrial". Pero al estudiarla nos lleva a un mundo de formas emanado del amor a la naturaleza. y a los seres vivos.

¿Negret se resigna a que su arte sea sólo para minorías? Es evidente que las tendencias más sofisticadas de la pintura y de la escultura moderna no son exactamente arte popular. El escultor piensa.

-Inicialmente todo arte ha sido para minorías, pero luego se vuelca hacia el pueblo. En nuestro me dio poca gente tiene preocupaciones artísticas. Aún no se ha culturizado al pueblo y éste es un defecto de la democracia. Esto no sucedía, por ejemplo, en Grecia, donde al pueblo le daban de desayuno las tragedias de Sófocles. En el Renacimiento el arte llegó a la masa porque los artistas estaban estimulados con la ayuda de los grandes príncipes.

Se toca el tema de los artistas de gran longevidad como Matisse y también si Negret cree que ya ha cumplido su evolución creadora y puede considerarse tranquilo en este aspecto.

-Para realizar lo que creo que debo realizar requeriría unos 300 años. Por eso me he apurado mucho en los últimos quince años.

Sin embargo creo que la mejor etapa creativa de un artista llega después de los cincuenta años. Es el caso precisamente de Matisse. Pintó hasta los noventa años y alguien que vio sus últimos cuadros, sin saber de quién eran, exclamó: "qué joven es el que los ha pintado! ". En su última etapa llegó a la simplificación, a la pureza total. No deja de ser un poco patético que cuando uno después de una larga lucha comienza a ver claras las cosas, se muere...

Algunos críticos han catalogado l obra de Negret como arte abstracto. ¿Está de acuerdo con esa clasificación?

La respuesta la da inicialmente Carbonell:

-Me molesta cuando a Negret se le considera un escultor abstracto. Es todo lo contrario, tiene la virtud de hacer ver lo que no vemos a nuestro alrededor. Lo más importante de esta obra no es la presencia de lo desconocido sino la visión de lo que uno recuerda.

Negret tomó el asunto con buen humor:

-Hasta ahora no me han podido encasillar. Lo abstracto cómo clasificación es una figura cómoda. El artista siempre está luchando contra una situación de la vida o del ambiente y por eso no podemos calificar de abstracto al artífice precolombino que dibujaba un círculo, pues ésta era una respuesta intelectual a una situación concreta, no abstracta.

¿Se está creando un arte en América Latina y concretamente en Colombia con proyecciones hacia una nueva cultura?

Negret: -Se nos está acercando el momento de hacer un arte universal y actual. Hay unidad en las formas artísticas de la América Latina y creo que nos une el deseo de hacer un arte intelectual. Sin embargo está plasmándose una alternativa: o se describe el absurdo a la manera de García Márquez o se hace un arte lógico.

Intuyo en el caso de Colombia que nuestra cultura puede aproximarse a la egipcia, cuyo reto era el gran río que se salía de madre y hacía desaparecer a las ciudades. Entonces surgió un contraconcepto de permanencia con la construcción de las grandes pirámides. Era su forma estética de defenderse de una situación insuperable. Cuando el concepto es tan lógico el resultado suele ser misterioso y todo va en progresión. Cada vez que el misterio se hace más pequeño es más misterioso.

¿Al culminar la vida artística, cómo se ve la aproximación de la muerte?

Hoy en la culminación de este proceso creativo estoy más en contacto con el mundo. Creo más en la naturaleza, me agrada más la gente. Pero deben esperarse filosóficamente algunos hechos, como el dolor. Cuando interviene, cuando domina ya la vida entonces creo que se desea. la muerte.

¿Por qué son pocas las mujeres que han tenido alguna importancia en el arte plástico?

"Creo que la mujer es muy sentimental y no puede ser un artista intelectual. Es muy inclinada al romanticismo y yo le tengo mucha desconfianza al romanticismo como estímulo creador. Es el caso de María Barskishef que vivió en la época más brillante del arte de fin de siglo. Sin embargo en sus memorias no hace la menor referencia a los genios que fueron sus contemporáneos. No veía lo que existía a su alrededor.

Tomado de la Revista Cromos No. 3064, octubre 6 de 1976