Anasol Escobar

Cali, Valle

Cantantes, Actores

Personaje

 

  Anasol Escobar

cantante, compositora, actriz

 
 
Intentó en Colombia, con Sony y ahora es posible que suba porque tiene el apoyo de Univisión (está nominada en los premios Lo Nuestro). "Que en Mexico es una estrella -dice Correal-. Aquí no lo logra. Habría que poner debajo de la pirámide unas escaleritas para ubicarla".

Tomado del periódico El Tiempo, 20 de diciembre de 2005, donde la clasifican en el quinto nivel de la pirámide hacia el estrellato

horizontal rule

 

 

Muchos son los que confían en Anasol. Confían los ejecutivos `de Pato Records (uno de ellos Yamid Amat Jr.) que la escogieron como primera artista nacional del sello; confía en ella su buena amiga, Juanita Acosta, quien le vaticina a su pop-rock éxito "a costa de todo; confían Julio Sánchez y Alejandro Villalobos, que incluyeron su música en la programación de La FM y La Mega.

Anasol, depositaria de tanta confianza, compone y canta todos los temas de su primer compacto, Escorpión de primavera, que suena en Colombia y pronto medirá temperaturas radiales en Chile, Argentina y México.

Tomado de la Revista Cromos No. 4236, Abril 12 de 1999

horizontal rule

En la onda hippie

por Martha Bruges

Con imaginación y sin convencionalismos, la cantante Anasol se ha rodeado de pequeños detalles que le imprimen un sello muy singular al apartamento donde vive en Bogotá. 

De un solo vistazo pueden apreciarse los escasos 40 metros cuadrados que dan abrigo a las ilusiones, los proyectos y los afanes cotidianos de Anasol Escobar Gómez. Su energía también se nota en cada mueble, en cada objeto y en la manera como ha aprovechado los espacios. Una energía que hace 24 años sus padres alimentaron con el sol austral del equinoccio de primavera.

Sí, resulta que Manuel Escobar y Miriam Gómez, caleños, arquitectos de profesión y astrólogos por afición, quisieron que su nacimiento ocurriera en algún lugar cerca del Sol. Como era en el mes de noviembre, viajaron a la Argentina, que se hallaba en plena primavera, más próxima del astro rey, y ella vino al mundo en Buenos Aires el 5 de noviembre de 1976, signada astrológicamente por el escorpión de primavera, título con el que  años después bautizaría su primer trabajo discográfico, que la dio a conocer en el país como una de las artistas nacionales del género pop-rock con proyección internacional.

Para ese debut se preparó durante largo tiempo. Desde niña practicó la danza contemporánea, aprendió a tocar el piano y la guitarra, y luego hizo estudios de música en la universidad Javeriana de Bogotá con énfasis en producción y composición.

La salida al mercado de su primer álbum y los consabidos compromisos de promoción la alejaron de las aulas universitarias, pero admite que ha seguido estudiando por su cuenta y a su ritmo.

Tomado de la Revista Alo, No. 356, mayo 31 de 2002

horizontal rule

 

ANASOL: Sin miedo a caer

A sus 25 años, Anasol no tiene miedo. Mientras su primer sencillo, Sin miedo a caer, se toma las listas, esta caleña entiende que vida hay que asumirla con todo y explotarla al máximo. Por eso, a pesar de ser pop matizado con sonidos electrónicos, su nuevo album, Astros, tiene la vitalidad digna de una compositora joven tan influenciada por Rinocerose o Everything but the girl, como por Octavio Paz y Ernesto Sábato. Después de un éxito mediano con su primer trabajo, Escorpión de primavera, Anasol ha firmado con Sony Music para convertirse en prioridad regional. En su nueva incursión en el mercado internacional, Anasol, que además de componer todas las canciones del disco las coprodujo, estará respaldada por Julio Correal (Aterciopelados y Gustavo Cerati)

Tomado de la Revista Soho No.30, junio de 2002

horizontal rule


 

MUSICA ILUMINADA POR LOS ASTROS

por Víctor Manuel García

Los astros y la música nutren su talento. La energía que irradian ambas fuentes se proyecta en sus canciones. La fuerza de sus letras nace de un universo global lleno de sonidos electrónicos que circulan como sangre por las redes de la internet.  Anasol Escobar es una flor hermosa, hija del sol, que después de cantar por años en Colombia ahora se abre espacio en el mercado norteamericano con su primer hit, Sentimiento.

La artista se encuentra en una intensa gira promocional en México, Puerto Rico y Estados Unidos, donde recientemente lanzó su primer disco titulado Anasol, con el sello Univision Music.

Durante la ardua promoción de su ál bum carga con orgullo su pedazo de colombiana, extrañando en su espíritu los atardeceres de Cali y recordando con nostalgia aguda a las vendedoras dominicales de aguacate en las esquinas de Bogotá. Colombía es un país con tal riqueza cultural que Anasol cree que esta tierra vuelve a la gente original frente al mundo sólo por el hecho de vivir allí.

Un arrebato de locura y romanticismo de sus padres llevó a Anasol a nacer hace 26 años, en una primavera de noviembre, en Argentina bajo el signo ardiente de Escorpión. Su papá, astrólogo aficionado, quería que la convergencia de los astros le ayudara a su hija a convertirse en artista.

Las primeras lecturas que hizo su padre de su carta astral indicaban desde bebé su destino infalible como cantante. Nació en Argentina pero creció en el Valle del Cauca iluminada por el mismo sol, cubierta por una luz distinta de amaneceres naranjas y en las noches, abrumada por un cíelo atestado de estrellas vírgenes. Aunque sus padres viajaron intensamente con ella cuando era niña, a partir de los diez años Anasol comenzó a conocer el mundo sólo a través de la literatura y la música. Las obras servían de ventanas a realidades lejanas que ella digería como una savia dulce que se iba incubando en su corazón en forma de flor.

Estudiando música y producción en la universidad, la joven cantante comenzó a sentir que una voz original surgía de sus entrañas cuando componía frente al piano. Al principio su cabeza estaba contaminada de rock pero a partir de 2000 comenzó a escuchar música electrónica y bandas underground que se convirtieron en el motor de su evolución. Reconoce la influencia del famoso dúo británico Everything But the Girl y de la banda neoyorquina Scissor Sisters.

Anasol, quien vive ahora en la ciudad de Durham, Carolina del Norte, se considera una hija de la globalización, una música de corazón y vocación, una mujer vulnerable dispuesta a crecer espiritualmente. Su belleza deja sin respiración y su voz es suave como un riachuelo diáfano.

Su sonido tiene un sabor internacional cercano al europop, muy lejano de la música de Britney Spears o de esa mezcla diseñada para adolescentes americanos con orejas de Micky Mouse como trasfondo. Lo suyo tampoco se trata de transformar raíces colombianas y adaptarlas a ritmos modernos, sino de alimentarse de las últimas tendencias del pop, asi milarlas en su alma y luego dejarlas salir como algo propio, hasta arrojar un disco parecido a un hijo que ella reconoce haber parido con dolor.

Para Anasol es crucial transmitir un mensaje positivo a través de sus canciones, porque "valora los sueños y las esperanzas de la juventud". Quiere decirles a los que pasan por un momento dificil que el mundo está ahí para descubrirlo:

"La vida es tierra, la vida es caliente y se refresca, vida de lengua nos traga y luego nos deja, la vida no juega, está, pero no siempre nos damos cuenta de ella... sólo cuando se va, o cuando duele y nos besa la ausencia de ella", escribe en su diario.

En ese camino de la música enfrentó momentos de desesperanza en los que el sueño de convertirse en cantante flaqueaba. Se aferró a sus propias palabras y a una disciplina de hierro para continuar soñando.

En una de esas etapas de declive hizo contacto a través de la internet con el mánager Steve Breemer, quien descubrió su música y se convirtió en su fan. Un año y medio después de trabajar con él a distancia, logró con seguirle a Anasol una entrevista con Univísion Music en Los Ángeles, le envió un tiquete y la puso sobre un camino que conduce al éxito. Prueba de ello es que Anasol trabajó en su álbum reciente con el talentoso productor Luis Fernando Ochoa, pieza fundamental del triunfo de Ricky Martin, Shakíra, Chayanne y Bacilos.

En algunos artículos comparan desde ya su naciente carrera con los comienzos de Shakira.  El punto de encuentro, reconoce la artista es que ambas son compositoras colombianas. El punto de desencuentro es que, por ser compositoras, cada una plasma su forma de ver la vida.

Tiene una fuerte inclinación hacia la música electrónica, un ritmo en el que ella confía por el abrumador desempeño de artistas latinos dedicados a ese género, como la banda Belano va o la solista Sara Valenzuela.

La vida de Anasol ha estado marcada por la astrología. Un tema que siempre ha estado presente y le fascina desde niña. Ama esa ciencia mezclada con la sicología, que tiene en cuenta las influencias del entorno para potencializar las energías. Cree en la energía del universo, de la música, de las personas y de los astros. De acuerdo con su más reciente lectura, los astros dicen que la cantante está pasando por un buen momento, que el camino es largo y culebrero, pero que las oportunidades hay que aprovecharlas así como cuando una estrella fugaz rasga el cielo y uno se aferra a su este la de polvo cósmico para que los de seos se cumplan.

Tomado de la Revista Cromos No.4573, 17 de octubre de 2005, Suplemento Miami

horizontal rule

 

 


IMAGINO MIL AMANTES

La cantante caleña Anasol se casó hace dos años con Nicolás, su novio de toda la vida y a quien le dedicó su reciente álbum, Anasol.

Contrajeron matrimonio y se radicaron en Carolina del Norte, Estados Unidos, en donde él, como siempre, ha sido cómplice de su niña-mujer que sueña con ser una cantante famosa. En ese país, Anasol fue "redescubierta" .

Pero, ¿qué tan importante es para su equilibrio emocional el hecho de estar casada? "La estabilidad interior aporta dísciplina, tranquilidad y mucho enfoque a mi carrera; concede. A la hora de componer, tengo que inventar turbulencias en la fantasía. Como mi vida amorosa es tan estable, debo recurrir a la imaginación... en donde habitan mil amantes. Cuando uno es sensible de verdad, puede sentirse melancólico tanto con una canción como con un acorde. Ese es el juego de la fantasía".

En su nuevo disco (el tercero de su carrera), hay mucho de ella, por supuesto. Pero, lo reconoce sin ambages, también le tocó hacer concesiones. "La disquera y mi mánager me obligaron a que me dejara el pelo largo y a alisármelo. El resto del álbum es obra mía: la música, la forma como me visto, lo que soy." Y ella es una mujer que canta, compone, baila y, efectivamente, ama. Porque a su lado está Nicolás, su cómplice, el hombre que le entrega su corazón para darles un bonito acorde a sus vidas.

Tomado de la Revista TV y Novelas No.454, 08 de abril de 2006

horizontal rule


 

 

Nota:  ColArte está interesado en complementar el WEB de esta cantante.  Comunicarse con colarte@cable.net.co