Hilda Strauss

Barranquilla, Atlantico

Presentadores

Figura Humana

Ver sección completa  Ver sección completa

Hilda Strauss Cortissoz

Hildegard Strauss Cortissoz

www.hildastrauss.com.co 

Modelo, presentadora, empresaria

 

Vea otras imágenes de Hilda Strauss en ColArte

 

Bogotá

Presentadora - trayectoria

  1. Fiesta sorpresa RAS
  2. Programa Piel Roja
  3. Aquí entre nosotras
  4. Cuidado con las mujeres
  5. Si lo sabe cante
  6. Los postres Royal preguntan
  7. Dígalo con música
  8. Hogar Club
  9. Cocina con Hilda
  10. El que sabe gana
  11. Los maestros
  12. Galaxia musical
  13. Entrevistas a personajes
  14. Ama a tu prójimo
  15. Entrevistas
  16. A grandes rasgos
  17. Secciones para mujeres en línea
  18. Bravissimo

Datos suministrados por el periodista Fernando Sarmiento, de Barranquilla, 2005

horizontal rule

 

 

La modelo preferida de Marlene Hoffman es Hilda Strauss. Hilda ha regresado a Colombia, después de vivir un tiempo en Río de Janeiro, más bella que nunca. Tiene ahora la seguridad que da la experiencia en el oficio y la elegancia que solo se adquiere completamente cuando se ha dejado atrás la primera juventud. Pero Hilda no piensa reincidir en la práctica del modelaje, porque considera que es esa una profesión inestable en nuestro medio. Su propósito ahora es el de vincularse al campo de las relaciones públicas en donde seguramente tendrá éxito inmediato, ya que cuenta con las condiciones indispensables para desempeñarse dentro de esa profesión. 

Hilda opina que el éxito del modelaje radica en poner todas las cualidades de la modelo al servicio del vestido. Lo contrario, es decir, tratar de destacarse por medio del vestido, es un error. Fue ella una de las tres primeras mujeres que siguieron esta profesión en Colombia. Ahora, después de 17 años, se retira y deja el campo a las adolescentes que comienzan la carrera llenas de esperanzas.-

Tomado de la Revista Cromos, noviembre 2 de 1970

horizontal rule


 

Hilda, más que belleza

Por Marta Brugés

Hablar con ella sobre su vida permite reconstruir pedazos amables de la historia reciente del país; momentos que aún están grabados con cariño en la memoria de millones de colombianos. ¿Cuál de sus contemporáneos no recuerda a Hilda Strauss Cortissoz, en aquellos primeros años de la televisión en Colombia, frente a la maqueta de un avión, vestida de azafata y parada junto a un Otto Greiffenstein con uniforme de piloto, promoviendo el servicio de SAM? 

Eran los tiempos en que se hacían los comercia les "en vivo y en directo". El primero no se le olvida: fue el 11 de abril de 1955. Ella, con la bebida en la mano, tenía que decir "Tome la deliciosa Naranja Postobón...", el susto fue tal que se orinó. Por fortuna la cámara la tomaba de medio plano, nadie se dio cuenta y para disimular regó un poco de gaseosa sobre la evidencia. Después cogió tanta cancha que llegó a hacer once comerciales vivos a la semana; además presentaba programas de música, de cocina, de niños, de modas, de belleza. "Era muy cómico -dice-, porque en medio del programa, mientras la cámara enfocaba otra cosa, yo debía correr al set de los distintos productos para decir las cuñas". Y lo anterior sin contar la agitada agenda que cumplía como modelo. 

Reina de las pasarelas y del dial 

Era una vida muy distinta a la que para ella deseaba su padre, Johann Heinrich Strauss, agrónomo de profesión, pianista y poseedor de una vasta cultura. De él recibió las primeras lecciones de esoterismo y espiritualidad que, aumentadas y perfeccionadas, en un acto audaz divulga hace tres lustros en su programa de radio La familia Todelar, entre las nueve y las doce del día. Con ayuda de los libros farmacéuticos que él poseía, hizo los primeros ensayos que años después dieron origen a su línea de cremas de belleza y productos naturistas. Pero así como el señor Strauss era un insaciable del conocimiento, era también un padre muy estricto, "ni a mí, ni a mis dos hermanas menores nos dejaban tener las uñas largas, ni pintarlas de rojo, ni llegar más tarde de las once de la noche, ni ponernos tacones, ni medias de nylon. Yo usé trenzas hasta los 17 años". Quería que su hija mayor estudiara medicina en Alemania, por eso se llevó un gran disgusto cuando supo que estaba enamorada de un vecino, Arturo Robledo Ocampo, y que la habían candidatizado para Señorita Atlántico 1951. A la postre, por ultimátum del novio, Hilda renunció al reinado y eligió el matrimonio (duró 18 años casada y nunca reincidió). 

En 1952 comenzó su carrera como modelo. Carrera que en esa época no era bien vista y menos para una niña de la alta sociedad. Nadie le enseñó, aprendió viendo los avances de moda que pasaban en el cine; y practicando a caminar con el vaso de agua en la cabeza. El resto lo logró con su hermoso rostro de ojos verde-amarillos, con su escultural figura de 90-64-90, 61 kilos, 1.77 de estatura, y con su gran facilidad de expresión y comunicación. 

A los 19 años tuvo a Arturo, el primero de sus tres hijos, luego nacieron Irene e Inna. Entre embarazo y embarazo continuaba modelando. Estuvo en las pasarelas hasta los 42 años, cuando un desarreglo de su glándula hipófisis le desordenó el metabolismo y su peso se disparó. Entonces comenzó a darse a conocer la Hilda Strauss que en octubre cumplirá 69 años, y que a diario hoy siguen millones de oyentes en Colombia. También se convirtió en editora, ha publicado seis libros y mensualmente la revista Evolución, donde condensa los consejos que brinda en su programa. 

"Por fortuna nunca he sido vanidosa y siempre he sabido que la belleza es algo integral donde se funden materia, mente y espíritu, que hay que alimentarlos y buscar el verdadero origen del ser. Con mis escuchas soy como soy, hablo de lo que sé, de lo que conozco y de lo que me enseña mi Maestro Espiritual. Creo que por esa autenticidad me aceptan".

Tomado de la Revista Alo, No.360, 26 de julio de 2002

horizontal rule

 

Reconocimiento

El febrero pasado (2003), Hilda Strauss Cortizzos, locutora radial y empresaria, recibió el premio Arco Europa a la Tecnología y la Calidad en la categoría Oro, por los aportes de su empresa, Hilda Stauss Evolución, que se dedica a producir productos naturales. El galardón fue otorgado por Business Initiative Directions, bajo los criterios de logros corporativos, liderazgo, calidad, innovación, excelencia, prestigio y servicio al cliente, en Frankfurt (Alemania). Y hoy, la Asociación Colombiana de Locutores le rendirá un homenaje por sus 50 años de vida profesional. Las 400 emisoras nacionales hablarán de su vida, sus logros, su aporte a la televisión y su programa radial, Familia Todelar, uno de los más oídos en el país.

Tomado del periódico El Tiempo,  24 de marzo de 2003

horizontal rule


 

Hilda Strauss,  La primera

"La crítica fue implacable. No se concebía que una niña de familia saliera a modelar", dice Hilda Strauss, de 72 años, con esa profunda voz que con los años se convirtió en una de las más conocidas de la radio. Ella fue la primera modelo profesional del país (junto con Florence Greiffenstein y Beatriz Silva). Comenzó en los 50, cuando fue elegida reina del Atlántico pero renunció para casarse. "Aprendía de los cortos de cine y de las modelos francesas". Así descubrió la vuelta y la media vuelta suaves. "Ganaba 35 pesos por aparición, una fortuna, pues en 1954 hacía mercado con 20 pesos". En 1966 fue declarada Modelo Internacional de América, en Nueva York. En el almacén Restrepo y Restrepo, de Bogotá, vistió ropa importada de Dior, Pucci, Valentino y Chanel. Fue presentadora de TV y modeló hasta los 43 años.

Tomado del periódico El Tiempo, 14 de agosto de 2005

horizontal rule

 

¡La dulce voz de las mañanas! 

Está a punto de cumplir 75 años de vida y 55 de constante trabajo en los medios. Fue candidata por el Atlántico al Concurso Nacional de la Belleza. En su carrera como modelo, a los 17 años, siendo la número uno, ganó el premio Waldorf Astoria, en Nueva York. Entre cientos de modelos de América Latina, fue imagen de diferentes marcas como Piel Roja, Naranja Postobón y Chiclets Adams.

Ingresó a la televisión y duró 18 años, pero el programa que más recuerda es Si to sabe cante. Hilda reconoce la nostalgia que la embarga el haber salido de la televisión: "...claro que la experiencia no se improvisa y hoy en día lo que yo puedo dar es mi experiencia". Hilda Strauss sigue siendo la número uno en radio de las mañanas y continúa con sus productos de belleza, naturismo y esoterismo. La voz dulce y melodiosa de Hilda Strauss nos ha acompañado por muchos años.

Tomado de la Revista Elenco No.07, 15 de octubre de 2008

horizontal rule


   

Jesús según Hilda Strauss

Escucharla es un verdadero placer. A sus 78 años es una mujer vital y llena de anécdotas. Puede pasar de contar un buen chiste a explicar con precisión temas de profundo contenido espiritual, por eso, su espacio radial es uno de los de mayor audiencia en el país desde hace más de veinticinco años.

Fue precisamente por su programa que decidió escribir el libro La vida mística de Jesús, que en la pasada Feria Internacional del Libro de Bogotá causó una verdadera conmoción entre los asistentes. La sala destinada para el lanzamiento se llenó a tal punto, que muchos tuvieron que escuchar la charla de pie o sentados en el suelo. Luego, durante la firma de ejemplares, se formó una larga fila de admiradores. Todos querían acercase a 'Doña Hilda', verla y algunos hasta le pidieron su bendición.

Sonríe y dice que la bendición ha sido para ella, porque la publicación ha sido un éxito y escribirla fue una decisión repentina. "Yo empecé a reunir mis apuntes sobre la vida de Jesús. Es un tema que me apasiona mucho y sobre el que he leído infinidad de escritos. Entonces, pensé: '¿por qué no contar las cosas tan interesantes que no se dicen ni se explican sobre el ser más maravilloso e interesante que ha existido?'. Mis hijas, Irene e Inna, y mi yerno, Hugo, me ayudaron a clasificar los apuntes y a hacer un borrador inicial que mandamos a Intermedio Editores, de Planeta. Les gustó la idea y decidieron publicarlo".

El tema de la religión no es algo nuevo para esta barranquillera, hija de padre luterano, y madre de origen judío. "Tuve la suerte de crecer en un hogar en el que había cabida para todas la creencias. Mis padres se casaron por lo católico, por lo judío y por el rito protestante, y las familias respetaron las diferencias". A pesar de esa tolerancia y mente abierta, los Strauss-Cortissoz vivieron en carne propia la discriminación durante la guerra. "En 1939 estalló la Segunda Guerra, yo era alumna del Colegio Alemán, pero entonces prohibieron el idioma y lo clausuraron. A los alemanes se los llevaron para una especie de prisión en Fusagasugá. Mi papá, que era hijo de alemanes, pero que nació en Barranquilla por accidente, se salvó por haber nacido en suelo colombiano. El castigo fue no dejarlo trabajar. Le dieron la casa por cárcel durante cinco años. En esa época, él, que era un hombre muy culto e inquieto intelectualmente, se dedicó a leer, a escuchar música clásica y a interpretar el piano. Mis hermanas y yo conversábamos mucho con él y teníamos acceso a su biblioteca. Clara, mi madre, era catedrática de Literatura y escritora, de manera que esa fue la base de nuestra crianza. Por entonces, nos tuvo que mantener mi abuela, y mi tío Ernesto Cortissoz Rodríguez, que era el hombre más bueno de este mundo".

Para Hilda Strauss, uno de los temas más fascinantes que toca en su libro es el matrimonio de Jesús y posterior nacimiento de su hijo. "De eso ya hay cientos de manuscritos, descubrimientos e investigaciones que lo comprueban. Lo que pasa es que la Iglesia ha contenido esa información, porque la historia, tal como la conocemos los católicos, está armada hace más de dos mil años. Les resulta muy difícil decir: 'sí, efectivamente Jesús tuvo un hijo y su descendencia llegó a Francia. Les cuesta aceptar que María Magdalena era una mujer de la nobleza, no una prostituta, y que fue la esposa de Jesús. Además, que la Virgen María tuvo seis hijos más, que fueron los hermanos de Jesús. Entre otras cosas".

Añade que se le quedaron muchos datos por contar. "Es que, cuanto más lee uno sobre Jesús y más conoce, más se fascina con la magnitud de semejante ser. Hay cerca de cuatrocientas tumbas en el mundo que registran su paso desde España hasta China. ¿Cómo pudo hacer eso en una época en la que no había medios de transporte? Detalles, muchos detalles. ¿Qué comía? ¿Cómo se vestía? Cada parpadeo de él tenía un significado místico. Vino a este mundo, no a hacerse famoso ni a convertirse en una celebridad, sino a dejarnos un camino para encontrar el rumbo espiritual y ser más felices. Por eso, hay que seguir investigando, pues hablar de Jesús... es muy complicado". .

Tomado de la Revista Jet-Set No.215, 8 de junio de 2012

horizontal rule