Kike Santander

La Flora, Valle

Compositores

Personaje

 

Kike Santander

Compositor, productor

 

Vea otras imágenes de Kike Santander en ColArte

 


Recluído en su casa

por  Carlos Vanegas

El mejor compositor del año, según la revista Billboard, habló para Tv y novelas en su casa de Miami sobre su encierro voluntario para componer. 

Su reciente reconocimientoo como el mejor compositor del año por la Billboard, lo elevó a la  categoría del mas grande y versátil escritor de melodías. Él es un médico que en 1985 abandonó su título y cambió las fórmulas por las partituras.

Con una formación artística que se inició desde pequeño, Kike se distingue por ser el compositor más destacado de música publicitaria en Colombia, con cerca de 1.500 jingles realizados. Esta experiencia marcó su comienzo oficialmente el 7 de enero de 1994 para consolidar su carrera de compositor y productor de canciones, periodo al que pertenecen diez de los temas del álbum ganador de múltiples premios: Abriendo puertas de Gloria Estefan, al igual que la composición para Thalía de Piel morena y la canción Es por ti de Jon Secada, entre otras creaciones. 

Pero, ¿cómo le llega la inspiración y en dónde? "Cuando uno está en esta industria, no se puede esperar la inspiracion sino que hay que ir por ella. Yo me acostumbré y afortunadamente tuve el entrenamiento de la publicidad, haciendo un jingle diario durante trece años. No había nada que hacer sino componer; fue un entrenamiento intensivo para desarrollar !a capacidad creativa instantánea, y ahora siento que eso continúa con las canciones, aunque no es igual de fácil, porque hacer canciones buenas es mucho más difícil.  Tan complicado quizás como cuando escribió No sé olvidar, la composición que mayor trabajo le ha costado, mientras que Farolito la compuso en 20 minutos cuando iba rumbo al aeropuerto de Cali para viajar a Miami. Hoy, su reto son dos nuevos proyectos: el primero, la producción total del álbum Mi vida sin tu amor, de Christian Castro, en su empresa Moon Reed Music y que fue lanzado el 1 de junio, donde debutó su hijo Sebastián Santander, de 4 años, con la canción Ángel, tema en el que junto al baladista mexicano le da vida al coro durante un minuto. 

Esta producción le ha permitido a Kike aprender a trabajar bajo presión y a darse cuenta de que posee las  herramientas en cuanto a conocimientos, recursos técnicons, humanos y vocales,  para continuar en propuestas como ésta en su propio estudio.

El segundo proyecto presenta a Kike  Santander como cantante en el lanzamiento del nuevo sencillo del mexicano Alejandro Fernández, Mi verdad, tema que será interpretado por los dos artistas a finales del año y que será producido por el colombiano. 

EL PRECIO DE LA FAMA 

Por estos proyectos ha pagado un precio muy alto, como la falta de tiempo que le impide algunas veces cumplir su compromiso de recoger a Sebastián en el colegio. «Como productor, tengo una actitud muy exigente conmigo mismo de tener que trabajar más del doble de lo que otra persona trabajaría, y no me gusta cuando me quito e! tiempo libre; ahora mismo llevo dos meses sin salir un solo día, sin poder descansar, sin ir a comer un fin de semana con mi esposa, y el sol lo veo por !as ventanas. Eso es pesado, pero aún me falta y eso también lo disfruto; aunque a veces es demasiado e incluso afecta mi salud, mi equilibrio». 

Por eso mismo es que no olvida perdirle a Dios en sus oraciones que le dé más tiempo para vivir, porque siente que hay cosas por desarrollar: tener dos hijos y verlos crecer; terminar el proyecto de la escuela que busca educar a los niños desde el sentimiento, obra que realiza con su esposa; ser cada vez más responsable, y tener su compañía de producción. Pero si todo eso, o nada de eso, llega, él se siente agradecido con Dios y la vida. 

DE LA POESÍA 

En sus temas, Kike tiene en cuenta a su esposa, a quien le ha escrito Te amo por entero y Amarte, dos canciones que no han sido grabadas. Claro que su mayor influencia es la poesía, porque para él la buena poesía proviene de una sensibilidad: «Lo que siempre busco es una mezcla de mis sentimientos con mi mente, que me ayuda muchísimo a encontrar las rimas apropiadas, !as estructurasy mi forma . de sentir... » 

La creación de una canción se inicia buscando melodías en su mente, tocando acordes, hasta que aparece algo y  comienza a trabajarlo de atrás hacia adelante o viceversa. «Después de tener la melodía, comienzo a imaginarme un sonido ya orquestado; comienzo a escuchqr como si la canción estuviera completa, y eso me va dando una forma del tema. Después de que tengo la melodía, me siento a escribir la letra y a veces busco un argumento. Lo hago como cuando se está haciendo un ejercicio
completo: busco diferentes situaciones hasta que encuentro una particular. Lo último que hago es producir el demo, pero antes trabajo con !a guitarra y la voz, porque si no, la canción se para sobre cosas que son artificiales. Cuando es buena, se toca con una guitarra». 

Su talento para componer lo ha heredado su hijo y más grande amigo, Sebastián. Desde hace ocho meses, el pequeño toca su piano y escribió su primera canción, Buscaré tu corazón. IKike mismo no puede definir la fórmula del éxito: «Eso es dificil. A veces, uno busca el tema que sea éxito y por más que lo busque, no aparece; pero es curioso, cuando la canción aparece, se nota inmediatamente, porque sobresale entre todo».

Tomado de la Revista TV y Novelas, No. 245, 6 de julio de 1999

horizontal rule

 

 

La verdad de mi vida

por Andrés Ramírez Mejía, especial para Cromos

Kike Santander juega de local en España. En 2005 y 2006 fue director de la academia de artistas de Operación Tríunfo, un programa de la cadena Telecinco que tiene como fin encontrar talentos musicales para convertirlos en estrellas. Su rol en el reality, con ayuda de especialistas en áreas como vocalización, expresión corporal y hasta psicología aplicada, fue comandar el equipo para potenciar las virtudes de los participantes y atacar sus debilidades. Tuvo uno de los índices de audiencia más altos de la cadena en los últimos años y, por ende, creció la popularidad del colombiano en forma notable.

No es raro entonces que al venir a España, el caleño sea cercado por adolescentes histéricas o guardias de seguridad con sueños de grandeza.

Santander se encarga de contar estas y otras anécdotas en su libro Por amor a la músíca, un texto en el que se mezcla la autobiografía con un discurso encaminado hacia la superación personal. El episodio en el aeropuerto Barajas de Madrid es diciente para ilustrar los índices de popularidad que maneja Santander en la Madre Patria.

"Me acerco al operador de rayos X, quien por supuesto me mia con cara de pocos amigos;  pero de repente me reconoce, me mira incrédulo y en cuestión de décimas de segundo sufre una metamorfosis impresionante". Elrelato continúa: "Yo sabía que un día ibas a pasar por mi pantalla de rayos X. Mira, Kike, te cuento: es que yo soy compositor. En mi tiempo libre escribo canciones. Como sabía que algún día lo tendría delante, tengo un disco para entregarte, para que me lo  escuches por favor". En Barcelona la situación fue aún más insólita. Como si se tratara de uno de los artistas con los que ha trabajado, un grupo de frenéticas colegiales se abalanzó sobre su carro para conseguir un autógrafo.

En el Hotel Palacio del Retiro, ubicado en uno de los sectores más exclusivos de Madrid, Santander está a sus anchas. Recibió a CROMOS en el amplio salón que los ejecutivos de la Editorial Urano han dispuesto para que dialogue con la prensa. El recinto es perfecto para charlar. En su interior se siente una calma envolvente, parece como si algún experto en Feng Shui hubiera dedicado un buen tiempo en armonizar el espacio. Un sofá de terciopelo negro, dos sillas del mismo material y una mesa central en la cual un camarero ha puesto un plato blanco con pistachos y dos estilizadas botellas de agua mineral, hacen parte de la ambientación del lugar.

Santander se hace notar desde que irrumpe en el salón. Mide por lo  me nos 1 metro con 80 centímetros, estatura suficiente para constatar que ha llegado un peso pesado. A primera vista, todo en el compositor parece perfectamente concebido para proyectar una imagen impecable: su blazer negro no tiene ni una arruga, su barba y su pelo están perfectamente arreglados y hasta su tono de voz, pausado y acogedor, parece venir de una estrategia de marketing personal que busca agradar y que junto a su talento lo  han llevado a proyectarse como uno de los personajes más importantes de la música latina en los Estados Unidos.

El músico creció en La Flora, un típico barrio de clase media alta caleña. Allí, mientras Flavio Santander se dedicaba a la odontología y la señora Judith al hogar, fue teniendo los primeros acercamientos con la música y aprendiendo de la vida. En su hogar, al mejor estilo de los primeros años de la familia Buendía, se dedicaron a llevar a cabo ideas un tanto excéntricas para mantener la economía doméstica... iban desde vender crema dental fabricada en casa hasta llegar a pensar en ganar dinero extra ofreciendo muñecos de cera por una módico precio. "En el libro no hago un portarretrato maquillado de mi núcleo familiar. Allí los describo como una familia que no fue infalible pero que con base en la honradez y el amor logró salir adelante".

Pero Kike Santander es más que una estrategia de mercadeo, aunque como la mayoría de los que se dedican al negocio algo tienen de ella. Kike Santander es un hombre que ha trabajado incansablemente para edificar una carrera en un mercado en el que algunos lo gran entrar pero pocos consiguen mantenerse. El ejemplo de su familia, como lo  recalca, ha sido fundamental para enfrentar las dificultades. Entre las que se encuentran su rompimiento profesional con Emilio Estefan, la separación de su primera esposa y su descalabro económico en Miami, todo esto en un fatídico 2001 que seguramente el caleño no olvidará. "La actitud positiva de mi padre al enfrentar las dificultades es mi mejor baluarte, esta actitud ha hecho que me pare cada vez que me ha tocado caerme".

Desde que tiene uso de razón, Santander sintió el llamado de la música. Recuerda sus inicios con una sonrisa que deja ver el blanco intenso de su dentadura. "Todo empezó con el acordeón que tenía mi primo Felipe. No sé por qué pero este instrumento me empezó a llamar poderosamente la atención. Esa Navidad le pedí uno a mi padre que, como era poeta y tocaba la guitarra, asintió". La fascinación por la mú ica hizo que en pocos años el inquieto Kike aprendiera a tocar piano, guitarra, batería y bajo. Un repertorio nada despreciable para un joven que decidió estudiar Medicina y mantener la música como una afición. El gusto de sus padres por todo tipo de estilos musicales, en especial aires andinos y boleros, reforzaron la fascinación que Santander profesó por este arte.

El caleño recuerda estos años con cierta nostalgia: "En mi casa la música era bien importante. Me encantaba escuchar a mis padres cantando a dúo, él con su voz potente y rasgando su vieja guitarra, ella con su voz dulce y simple".

La música ha llevado al caleño por infinidad de caminos. El artista recuerda el instante en que decidió abandonar la medicina y dedicarse a la composición. "Viajamos a Europa con Elsa Urrea, mi novia de la época, esto fue a finales de los ochenta. Estábamos en un proceso de búsqueda personal y pensamos que el viaje ayudaría. Alquilamos un Ford Laser y estuvimos tres meses recorriendo carreteras y durmiendo en una carpa. Pasamos por España, Austria, Grecia y terminamos en Marruecos. En Marrakech me ocurrió una experiencia maravillosa. En la ciudad encontré un grupo de músicos árabes con los que terminé tocando la percusión una noche. Fue sorprendente, de pronto  estaba con un puñado de desconocidos que hablaban otro idioma pero a la vez podíamos comunicarnos sin palabras. Esto me puso a pensar en el poder de la música y en gran parte me hizo dedicarme a ella".

Después de esta experiencia, Kike Santander terminó viviendo en Bogotá. En la ciudad fue bajista de jazz hasta que conoció al productor Bernardo Ossa, con el que se asoció para hacer música publicitaria, actividad que le abrió un mundo de posibilidades. "Realizar jingles fue lo  que en gran medida me llevó a hacerme compositor y productor. En este campo escribí mis primeras canciones a hice mis primeros pinitos en producción". El resto es historia patria, en 1995 Santander fue contactado por Ernilio Estefan para que escribiera algunos temas de Abriendo puertas. Se convirtió en uno de los álbumes más exitosos de Gloria Estefan y Santander terminó componiendo la totalidad de las canciones de la produccn. Esto fue suficiente para que se convirtiera en una de las fichas claves del emporio de los Estefan en Miami. 

Más tarde trabajó con Jon Secada, Alejandro Fernández, Talía, Santana, David Visbal, Bacilos, Rocío Durcal, Gilberto Santa Rosa y una larga lista de artistas que han hecho que Kike Santander se convierta en uno de los hitrnakers más exitosos del mercado latino. En 1997 Santander creó Music Group, una empresa que se dedica principalmente a la producción de artistas.

La charla avanza sin tregua, Santander repasa su vida de arriba abajo y cuando menos se da cuenta ya es tiempo de cubrir el próximo compromiso de su agenda. Se despide con amabilidad y dice que debe irse porque tiene que firmar autógrafos en el Carrefour de La Gran Vía de Hortaleza. Abandona el salón junto a su actual esposa, la paraguaya Adriana López y sus dos pequeños. Sebastián, su hijo de sangre, le dice que quiere ir a cine y Andrea, la hija de su mujer, que no quiere ponerse la chaqueta. Con paciencia Santander le explica que los vientos del invierno ya han empezado a soplar y le pone el abrigo a la niña.

Tomado de la Revista Cromos No.4682, 3 de diciembre de 2007

 

 

horizontal rule

Nota:  ColArte está interesado en complementar el WEB de este compositor.  Comunicarse con colarte@cable.net.co
          Tel.6370482, Telefax 6370495, Bogota