Jose Horacio Martinez Mendez

Buga, Valle

Pintores

Abstracto, Figura

 

JOSE HORACIO MARTINEZ

pintor

MarJ2379.jpg (93601 bytes)
   
   
 

Buga, Valle 1961

FORMACION ACADEMICA

1979 - 1983 Publicidad, Universidad Central de Bogotá, Colombia.

1985 - 1986 Artes Plásticas, Universidad Nacional de Bogotá.

1986 - 1990 Maestro en Artes Plásticas, Instituto Departamental de Bellas Artes, Cali, Colombia.

EXPOSICIONES INDIVIDUALES

1990 – Galería Valenzuela & Klenner, Bogotá.

1991 – Cámara de Comercio, Cali.

1993 - "José Horacio Martínez", Cámara de Comercio de Cali, Cali.

1994 – MEMORIAS DE INFANCIA, Galería Valenzuela & Klenner, Bogotá, Casa Proartes, Cali.

1996 – Museo de Arte Moderno La Tertulia, Cali.

OBRA RECIENTE, Galería El Museo, Bogotá.

1998 - "Colombia", itinerante, Museo de Arte Moderno La Tertulia, Cali; Galería Nina Menocal, México D.F. (México). 

- "Comida", Galería El Museo, Bogotá.

1999 - "El público", (proyecto), Galería El Museo, Bogotá.

2001 - "Paseantes", (proyecto), Galería El Museo, Bogotá.

2003 - "Desde el jardín", Galería Jenny Vilá, Cali.

2004 - "Comida caliente", Espacio Temporal, Cali. - "Desde el jardín", Galería El Museo, Bogotá.

- "Protocolos", Art Gallery, Miami, La Florida (EE.UU.).

EXPOSICIONES COLECTIVAS

1988 – EXPOSICION 10, Galería Ventana, Cali.

1989 – ARTE AHORA, Galería Jenni, Vilá, Cali.

1991 – OCHO NUEVOS ARTISTAS DE CALI, Museo De Arte Moderno I,a Tertulia, Cali.

PRE BIENAL DE CUENCA EN COLOMBIA, Museo de Arte Contemporáneo, Bogotá

CUATRO MEDITACIONES SOBRE PAPEL, Galería Venezuela & Klenner, Bogotá.

REFLEXION FIGURATIVA, Sale de Arte Santa Fé, Planetarios Distrital, Bogotá.

BIENAL DE CUENCA, Ecuador.

FERIA INTERNACIONAL DE ARTE – FIART 91, Galería Venezuela & Klenner, Bogotá.

1992 – PINTAR NO ES UNA SOLA COSA, Biblioteca Luis Angel Arango, Bogotá.

ALTERNATIVAS EN PROCESO, Galería el Museo, Bogotá.

III BIENAL DE ARTE EN BOGOTA, Museo de arte Moderno de Bogotá.

XXXIV SALON NACIONAL DE ARTISTAS, Colcultura, Corferias, Bogotá.

29 x 1992 xi 14, Galería Venezuela & Klenner, Bogotá.

PINTURA COLOMBIANA, Museo De Arte Moderno I,a Tertulia, Cali.

1993 – COLOMBIA NUEVA GENERACIÓN, Galería Camargo Vilaca, Sao Paulo, Brasil.

VI SALONES REGIONALES DEL BANCO DE LA REPUBLICA, Pasto.

1994 – NUEVAS ADQUISICIONES, Museo de arte Moderno La Tertulia, Cali.

Art 25 94, Basilea, Suiza.

COLOMBIA YA HACE PARTE, Galería Venezuela & Klenner, Bogotá.

XXXV SALON NACIONAL DE ARTISTAS, Colcultura, Corferias, Bogotá.

1994- 1995 PUNTO DE APOYO: NUEVA NARRATIVA EN EL ARTE COLOMBIANO CONTEMPORANEO, Exposición Itinerante, ExConvento del Carmen, Guadalajara, México; Colombian Center, Nueva York; Alcaldia de Toronto, Canadá; Museo de arte Moderno La Tertulia, Cali; Galería Deimos, Bogotá.

1995 – PINTORES JOVENES COLOMBIANOS, Consulado De Colombia, Sevilla, España.

1995 – 1996 "ARTE, RELIGION, POLÍTICA, ARTE FIGURATIVO COLOMBIANO" O "REALISMO MAGICO? ARTE FIGURATICO DE LOS 90 EN COLOMBIA"

Galería Mead, Centro de Arte de la Universidad de Warwick, Coventry, Inglaterra; Galería-Concurse-Centro Barbican, Londrés, Inglaterra; Galería Theorems, Bruselas, Bélgica; Centro Cultural Melina Mercury, Atenas, Grecia.

POR MI RAZA HABLARÁ EL ESPÍRITU, Intercambio Cultural, México-Colombia, Museo del Chopo, Universidad Autónoma de México – UNAM, ciudad de México; Biblioteca Luis Angel Arango, Bogotá.

1996 – FERIA INTERNACIONAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO – ARCO 96, Galería El Museo, Madrid.

XXXVI SALÓN NACIONAL DE ARTISTAS, Colcultura, Corferias, Bogotá.

ARTE – PINTURA COLOMBIANA, Museo de Arte Moderno La Tertulia, Cali.

FERIA IBEROAMERICANA DE ARTE – FIA 96, Galería El Museo, Caracas, Venezuela.

FERIA INTERNACIONAL DEL ARTE CONTEMPORÁNEO – EXPOARTE 96

Guadalajara, Galería el Museo, México.

1997 – FERIA INTERNACIONAL DE ARTE CONTEMPORÁNEO – ARCO 97, Galería El Museo, Madrid.

1998 - "Rojo sobre rojo", Premio Johnnie Walker en las Artes, Itinerante por varias ciudades de Colombia.

1999 - "La muerte", Museo de Arte Moderno La Tertulia, Cali. 

- "Calendario Propal 1999" - Colombia 

2000 - "El espíritu y el lugar", Sala Comfandi, Cali.

2001 - "Fragmentos de un video amoroso", Academia Superior de Artes de Bogotá, Bogotá.

- "Colombia visible", Galería Fernando Pradilla, Madrid (España).

- "El enigma de la masculinidad", Museo de Arte Moderno de Cartagena, Cartagena de Indias.

- "XXXVIII Salón Nacional de Artistas", Cartagena de Indias.

2002 - "Arte en centímetros", Galería El Museo, Bogotá. - "De colección / Relatos de usos y abusos", Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos, Caracas (Venezuela).

2003 - "Arte de los 90s", Museo de Arte Moderno de Bogotá, Bogotá.

- "Paralelos y meridianos - Pintura contemporánea colombiana", Bucaramanga.

2004 - "Pintura contemporánea en Latinoamérica", itinerante internacional por las Américas.

2005 - "Comida caliente I", ChachamacoO, San Jerónimo 11, México D.F. (México).

DISTINCIONES

1990 – Mención, XXXIII SALÓN NACIONAL DE ARTISTAS, Colcultura, Corferias, Bogotá.

1992 – Premio, V SALONES REGIONALES DE ARTISTAS, Colcultura, Cámara de Comercio, Cali.

1994 – Premio, XXXV SALÓN NACIONAL DE ARTISTAS, Colcultura, Corferias, Bogotá.

1998 - Primer premio "Pintura colombiana de los 90s", Cartagena de Indias.

Actualizado a 2005 con datos del libro Segundo Salón de Arte Bidimensional, Premio Fundación Gilberto Alzate


José Horacio Martínez continúa insurrecto

Una mirada crítica a la exposición del artista caleño que se presenta en el Museo La Tertulia.

Margarita Ariza Aguilar*


Óscar Roldán se quitó la ropa frente al espejo, José Horacio Martínez estaba desnudo, (José Horacio va siempre desnudo), la multitud observaba.

Jose Horacio MartinezEn el escenario de la cinemateca del Museo La Tertulia, en el conversatorio de apertura a la exposición, nos encontramos con una acción. Allí estaba dispuesto un sofá para dos, que daba la espalda al público, una silla y, a su lado, un violonchelo. Subie al escenario un músico para interpretar el preludio de la Suite No. 1 para violonchelo solo, de J.S. Bach, una favorita de José Horacio, al mismo tiempo que dos mujeres jóvenes se aproximan y se desvisten tranquilamente, doblando con cuidado su ropa en un montoncito que sitúan a un lado del mueble. El músico termina y se sienta entre el público. Las mujeres, sentadas, leen la correspondencia que por varios meses sostuvieron José Horacio y Óscar, como un viaje en el tiempo en el cual se vislumbra el origen de la exposición.

Sus voces representadas por ellas (ellos se permiten identificarse desde su faceta más femenina) dan cuenta de las preguntas fundamentales y de los recorridos existenciales; del material que a lo largo de la vida se reúne y se atesora.
Con un tono a veces nostálgico, se preguntan por la pintura y el conocimiento, sobre el color y sus implicaciones políticas y, especialmente, por la inminencia de la muerte, esencial para acercarse a ese tercer lado del espejo, que José Horacio enuncia siguiendo a Lacan.

Se refiere al acontecimiento de la consciencia de uno mismo, un momento del reconocimiento de su cuerpo como unidad a través del reflejo y, simultáneamente, en la desaparición de la imagen, la aceptación de la pérdida por venir. Es la experiencia estética del que percibe sus posibilidades vitales, pero que se hace consciente de un final que llegará. La experiencia del tercer lado del espejo, uno hecho de arena, que permite detener, de alguna manera, el tiempo en un instante, observar lo vivido y hacer, brevemente, un balance antes de desaparecer. Es también la inquietud existencialista sobre lo frágil de nuestra naturaleza, la ineludible finitud y la imposibilidad de la inmortalidad.

Esta exposición no se define como una retrospectiva y, sin embargo, nos permite mirar hacia atrás. Se conjugan aquí presente y pasado a través de elementos que permiten conectar momentos particulares en el continuo proceso de creación de José Horacio, un artista que a través de su práctica resiste a determinados regímenes que organizan nuestras vidas, o como se lo señala Óscar en una de sus cartas, porque no resiste el mundo como está, pero se resiste a desaparecer.

Un valioso archivo de 30 años de proceso que inicia en los ochenta, dibujando todos los días sobre diversos formatos que no tenían la intención de constituirse en un diario, ni mucho menos en una colección y que, sin embargo, fueron realizados con la disciplina que permite ver en el conjunto el paso del tiempo y el proceso de configurarse a sí mismo a través de la creación.

De esta manera se exhiben los dibujos reunidos como esos fragmentos de un periodo anterior a la consciencia de la unidad. En palabras de José Horacio, “del niño antes de enfrentarse al espejo”. Este es el pasado. Sus pinturas y la acción sobre las paredes del Museo, que ha realizado diariamente por más de un mes con pigmentos monocromáticos que se expanden sobre un fondo gris, constituyen el presente. Esta intervención muy experimental, en la que le ha dado participación a su equipo de trabajo, se vincula con otros proyectos realizados en el pasado, como las libretas en las que generaba registros visuales que se mezclaban con citas de autores relevantes para su proceso de investigación. Surge aquí la idea de Óscar de establecer un diálogo epistolar con el artista, de tal forma que exista también un registro ampliado de estas reflexiones e inquietudes, reuniendo una memoria que contiene elementos posibles para una declaración de artista, así como las citas de los autores que han influido en su pensamiento y que son una suerte de patrimonio intelectual.

Ambos comparten afectos por momentos históricos, artistas y escritores, y una profunda convicción en las posibilidades de la pintura en el presente. Este ejercicio lo imprime posteriormente, en un formato fondeado en negro y lo sitúa en puntos claves de la sala, de tal forma que va dando pistas sobre el recorrido y sobre quién es José Horacio.

Lo monocromático de las paredes contrasta fuertemente con el colorido amerindio rebelde e insurrecto, que subvierte la blancura del soporte en sus obras de gran formato. Los móviles realizados con ellas descienden en medio de la sala y, a veces, muy cerca de las paredes, y configuran pasadizos que invitan a ser recorridos en una apuesta experiencial. Por un lado estamos situados frente a la experiencia de la contemplación de estos mundos construidos desde lo pictórico y, por el otro, de cara a los pasajes por recorrer y relacionar que nos plantea esta instalación. Lo importante en esta decisión es que las pinturas no aparecen ya de manera exclusiva como un objeto de contemplación en el sentido tradicional, sino atadas de dos en dos, colgando al azar, “desacralizadas” balanceándose en una dinámica de juego, de rompecabezas y rodaderos, a los que el espectador es lanzado y en el que se ve obligado a deshacerse de toda formalidad. Es la invitación al juego del presente.

El extenso trabajo que presenta José Horacio, fruto de la persistencia y la fe en lo que cree, resulta inspirador. Aquí la mirada sobre su obra no es ya la del objeto, sino la del mapa, una práctica viva que involucra, también, lo que ha sembrado en otros, su ejercicio profesional como docente, sus proyectos, las conversaciones sostenidas y las preguntas que quedan.

*Artista. Decana de la Facultad de Artes Visuales y Aplicadas del Instituto Departamental de Bellas Artes, Cali. M

Tomado del periódico Arteris, No. 053, Myo-junio de 2016