Javier Gnecco

Bogota

Actores

Personaje

Ver sección completa  Ver sección completa


Javier Gnecco

actor

   
 

 

   
   

Actor - filmografía
(2000s) (1990s)

  1. "Costeña y el Cachaco, La" (2003) TV Series .... Eduardo Andrade
  2. "Amor a Mil" (2001) TV Series
  3. "Inutil, El" (2001) TV Series .... ??
  4. "¿Por qué diablos?" (1999) TV Series .... Juan Eduardo Carbonell

 

 
 
Información cortesía The Internet Movie Database. Con permiso

 
 


Colegas por partida doble

por Alexi Castillo

El famoso aforismo "Lo que se hereda no se hurta" es una evi dente realidad en la familia Gnecco, a la que pertenece el actor que le da vida a Gabo Gaviria en El inútil. Su abuelo, José Gnecco, que hoy en día cuenta 99 años, es un abogado que escribió una de las obras teatrales que han batido record de taquilla en el Teatro Colón: Manuelita, la libertadora, de la que además fue director. Su padre es un notable odontólogo y también actor que vemos en Amor a mil.

Pero él no solo heredó la vena artística de sus dos generaciones pasadas, sino que también quiso ser odontólogo, porque decidió que esa era la mejor manera de canalizar su vocación de servicio.

EL PADRE
Y si el hijo tiene qué contar, ni se diga del padre, que lleva 42 años como odontólogo, un poco más de actor y 64 de vida. Es un hombre divertido que dice: "En realidad tengo 40, pues estuve casado 24 años, y eso no es vida". Realmente, se le ve muy jovial. ?l lo atribuye a su energía y a la vida sana y activa que lleva. Le fascina hacer deporte y todos los días se levanta a la 4:3o a.m., monta en bicicleta por las calles de Bogotá y su jornada la boral empieza a las 6 a.m. 

Javier padre es el mismo que encarnó al ex presidente en ¿Por qué diablos? y ahora lo vemos en Amor a mil. Además, comparte consultorio con su hijo y las tablas, pues forma parte del grupo teatral El Tabardillo. Contrariamente a lo que algunos piensan, nunca padre e hijo han influido para que le den trabajo al otro en ninguna de las dos profesiones. Lo que sí hay es una colaboración entre ambos. "Nos ayudamos mutua mente y nos contamos nuestros proyectos".

Al igual que su hijo, tiene el conflicto de la falta de tiempo y lo piensa dos veces antes de aceptar un proyecto. Sus pacientes, entre los que se cuentan julio César Luna, Ramiro Meneses, Carolina Trujillo y Marcela Carvajal, son sagrados para él.
Ahora que terminó las grabaciones de Amor a mil, Javier piensa en que le gustaría hacer un papel que fuera más allá del bonachón para el que lo han llamado. Un malo no le disgustaría. Pero si eso no ocurre, no le importa mucho, pues siempre que los productores le cuadren el tiempo, él actuará por el solo placer de hacerlo. Así mismo lo emociona la idea de compartir el set con su mejor colega por partida doble: su hijo.

Tomado de la Revista TV y Novelas No. 321, 4 de febrero de 2002