Gloria Gomez

Actores

Personaje

 


Gloria Gómez

actriz

   
 

Vea otras imágenes de Gloria Gómez en ColArte

   
 
 

Actriz - filmografía
(2000s) (1990s) (1980s) (1970s)

  1. "A mano limpia" (Serie TV - 2011)
  2. "El ultimo matrimonio feliz" (2008) ... Matilde
  3. "Mujer en el espejo, La" (2004) TV Series .... Mercedes
  4. "Pasión de gavilanes" (2003) TV Series .... Eva Rodríguez
  5. "Milagros de amor" (2002) TV Series .... Ofelia
  6. "Amor a Mil" (2001) TV Series .... Julia de Afanador
  7. "Brujeres" (2000) TV Series .... Francisca Pachon
  8. "Dama del pantano, La" (1999) TV Series .... Larsens Mother
  9. "Marido y mujer" (1999) TV Series .... Isabel de Duque
  10. "Código de pasión" (1998) TV Series
  11. "Amores como el nuestro" (1998) .... Margarita Salazar
  12. "Hombres" (1997) TV Series
  13. "Ejecutivas, Las" (1996) TV Series .... villana de Sáenz y Reyes
  14. "Si nos dejan" (1996) .... madre de María Lucía
  15. "Tentaciones" (1996) , apariciones esporádicas
  16. "Piel a piel" (1995) ..... Rosa
  17. "Mascarada" (1995)
  18. "Maldición del paraíso, La" (1993) TV Series
  19. "Soledad" (1993) TV Series  ... madre de Juliana y Soledad
  20. "Casa de las dos palmas, La" (1991) TV Series .... Carlota Herreros
  21. "La vida secreta de Adriano Espeleta" (1991)
  22. "Sangre de lobos" (1991) TV Series
  23. "Te voy a enseñar a querer" (1990)
  24. "Garzas al amanecer" (1989)
  25. "El divino" (1987) .... Ceres
  26. "El infierno" (1986)
  27. "Don Chinche" (1985) TV Series
  28. "La señora" (1985)
  29. "Yo no creo en los hombres" (1984)
  30. "El hijo de Ruth  (1982)
  31. "La abuela" (1981) **
  32. "Soledad" (1980)
  33. "La Cosecha" (1979)
  34. "Abuela, La" (1978) TV Series .... Liberata
  35. "Esposos en vacaciones" **
  36. "Los Pérez somos así" (1975)
  37. "Volverás a mis brazos" (1971)
  38. "Cartas a Beatriz" (1969)
  39. "Detrás del muro"
  40. "Camelias al desayuno"
  41. El quitapesares
  42. Caso juzgado (serie)
  43. Un largo camino
  44. En tu piel
  45. El cuento del domingo (serie)
  46. Casos y cosas de casa
  47. Mi única verdad
  48. Dialogando
  49. Que no le pase a usted
 
 
 
Información parcial con enlaces, cortesía The Internet Movie Database. Con permiso
Información parcial sin enlaces, cortesía del periodista Fernando Sarmiento, de Barranquilla, 2005
** Dato tomado del libro Largometrajes Colombianos en Cine y Video, 2005
 
 
 


Mi Cuento

por Comegato

El colegio nunca fue su gran pasión. Siempre evitó ir a clases. Incluso, cuando ya estaba uniformada y con lonchera en mano, se escondía bajo la cama hasta que su mamá -la también actriz Chela del Río- salía a trabajar. Si esta alternativa no funcionaba, entonces salía de casa muy oronda, pero a la mitad de la cuadra daba una vuelta y se adentraba en su refugio, la tienda de doña Socorro, en el barrio San Diego de Bogotá, donde pasaba toda la jornada.

Por eso fue que hizo cuarto de primaria en tres ocasiones. En quinto le fue mejor: lo cursó sólo dos veces. Como consecuencia fue a parar a un internado. La actuación tampoco le resultaba interesante. Pero a los ocho años se convirtió en actriz, por pura necesidad, pues recientemente había perdido a su padre, y su madre tenía que sacar adelante, sola, a sus seis hijas.

Siempre le apasionó el derecho, y lo estudió. Sin embargo, al terminar la carrera estaba decepcionada. Entonces empezó a escribir libretos para dramatizados de televisión, pero se quedaron sin terminar por temor al fracaso.

Todo eso le ha pasado a Gloria Gómez, la ganadora del Trofeo Tv y Novelas como mejor actriz de reparto en 1992, una mujer que lleva 22 años en el medio artístico.

Durante este tiempo su vida ha cambiado: de niña actriz de la Radio Nacional a mujer felizmente casada, madre de una niña de diez años y actriz consagrada con el reconocimiento del público y de sus compañeros como una de la mejores profesionales de la actuación en el país.

Venciendo su mala memoria fue acepta públicamente como uno de sus más feos defectos y causa de malas pasadas en más de una ocasión-, Gloria contó a Tv y Novelas algunos de sus más destacados recuerdos.

LA VOZ DE LA PRINCESA

«Mi hermana Lucero y yo hacíamos las voces infantiles en los programas radiales que mi mamá escribía para la Radio Nacional. Siempre me tocaron personajes de niña buena; yo era la princesa de los cuentos y Camilo Medina interpretaba siempre al hombre malo, el ogro o el hechicero».

En esa época, a los ocho años, en las noches sufría de pesadillas, de las cuales responsabiliza ahora al tono de voz de Camilo Medina. «El era muy agresivo en el estudio. Cuando recitaba sus parlamentos me agarraba durísimo del brazo, y sus líneas parecían verdaderamente dichas por un ogro; llegué a tenerle pánico».

Los programas infantiles dieron paso a las radionovelas, vino el cambio de voz y se convirtió en la señorita de la televisión. Pasaba todas las tardes en la cafetería El Telebolito, frente a Inravisión, no para ver a las estrellas ni soñando con salir en televisión, sino para que su mamá le comprara las ricas golosinas y sanduches que vendían allí.

DE LOS LIBROS A LOS LIBRETOS

Los compañeros con los cuales cursaba el cuarto bachillerato fueron los primeros sorprendidos al ver a Gloria personificando como extra a una enfermera en Cartas a Beatriz. Era su primer papel en la televisión, a los catorce años, y pasó desapercibido.

Transcurrió mucho tiempo antes de que la volvieran a llamar para actuar en televisión. Entonces, después de terminar el bachillerato, tomó la decisión de ser abogada.

«Ya estaba estudiando derecho en la Universidad Santo Tomás cuando se volvieron a acordar de mí. Para la novela Volverás a mis brazos necesitaban una actriz joven, así que presenté una prueba y me dieron el papel». Pero no tomaba en serio la actuación: «Lo que más deseaba en la vida era ser abogada penalista», afirma con nostalgia, recordando que terminó las materias pero nunca se graduó.

Del derecho romano pasó a los parlamentos de novelas y programas como Dialogando y Caso juzgado, donde su imagen como actriz se fue consolidando con un trabajo estudiado y disciplinado. «Yo era demasiado emotiva, lloraba con las penurias que día a día iban a exponernos las personas en el consultorio de la universidad. Y para completar, muchas cosas no muy rectas de la práctica profesional de mi carrera me decepcionaron. La mía era una visión romántica del derecho, yo quería defender al pobre y castigar a los culpables».

El puntillazo final para su carrera de abogada se lo propinó un inspector de policía que le propuso soltar a un raponero defendido por ella, con la condición de que se comprometiera a conseguirle votos dentro del gremio artístico para un candidato al concejo distrital.

En cambio, en la actuación las cosas iban por otro camino. Una actuación estupenda en El quitapesares, un episodio de Caso juzgado, le mereció la confianza de Julio Jiménez para protagonizar Un largo camino. Su caracterización fue exitosa y le abrió el camino que la llevaría a formar parte de producciones como Don Chinche, La abuela, El cuento del domingo, Casos y cosas de casa, Sangre de lobos y Mi única verdad.,

FELICIDAD CASERA

Su vida personal está muy desligada de la profesional. Se casó a los 26 años, luego de dos de relación con Alberto Bruges, un hombre ajeno al mundo del espectáculo. Al conocerla, lo primero que él dijo, en tono grave y sarcástico, fue: «Ah, tú trabajas en la caja boba». Esto, lejos de molestar la, le resultó atractivo. Sin saberlo, acababa de encontrar al compañero ideal para compartir su vida. «Alberto fue mi tercer novio. Muchas veces, para vernos y escapar a la estricta disciplina de mi mamá, me tocaba decir mentiras o acudir a mis amigas para poder salir».

De ese modo lograron que el amor llegara hasta el altar. «Mi matrimonio fue una cosa atípica, fuera de lo normal. Yo trabajaba en el café concierto de La Casa del Gordo, y el único día que tenía libre era el 1o de noviembre de 1979, un viernes. Nos casamos ese día, en una ceremonia en la que participó el grupo musical Mozareto Musicorum, que trabajaba conmigo en la obra, en la parodia de Fausto. En la iglesia resonaron canciones llenas de humor. Además, no hubo luna de miel porque no se podía parar la temporada. Tampoco tengo fotos de recuerdo, pues le había pedido a "Nieves" -remoquete que tenían los fotógrafos de los artistas- que me hiciera el trabajo, pero a él se le olvidó».

TIMIDA Y OBSESIVA

Hoy, trece años después de su boda, considera que el personaje más difícil que ha interpretado es su propia vida, el ser madre de Camila -de diez años- y educarla. Tampoco le ha sido fácil mantener su anonimato, incluso negando que es la actriz de televisión a cuanto transeúnte se acerca a preguntarle o pedirle un autógrafo. «No lo hago de antipática; al contrario, eso es pura timidez; menos mal no me re conocen muy a menudo».

Su gran defecto es ser compradora obsesiva. Tiene por costumbre, cuando cuenta con tiempo libre, visitar los centros comerciales y gastarse el dinero en todo lo que le provoca y le gusta. Por algo en el medio artístico se le reconoce, además de su talento, por ser una de las mujeres más elegantes. «Hay vestidos que compré y no me los he puesto sino una sola vez. Me toca buscar oficio para no andar malgastando el dinero», dice en tono de "mea culpa".

Afortunadamente, y aunque no figura en el abanico de las divas, prácticamente ningún director ni libretista tiene dudas sobre su excelencia. De manera que el trabajo nunca le falta. Y, de seguro, continuará muy ocupada actuando... Aunque es muy posible que de aquí a algún tiempo se le deje de ver frente a las cámaras, por estar frente a una máquina escribiendo libretos de telenovelas.

Tomado de la Revista TV y Novelas No. 60, 2 de agosto de 1993


 
 

Una actriz bastante normal

por Alexi Castillo

La popularidad es algo tan familiar y antiguo para ella que muy seguramente no recuerda el anonimato. Cuando niña acompañaba a su madre, Chela del Río, a Inravisión y duraba horas sentada esperándola entre cables, cámaras y micrófonos. Por eso, para ella tampoco fue ninguna novedad ser la artista del colegio y mucho menos le pareció raro que a sus escasos 10 años actuara en Radio Sutatenza con otros niños, entre los que estaban sus hermanas, una de ellas la también actriz Lucero Gómez. Desde entonces, la vida de esta bogotana felizmente casada y con una hija, Camila Brugés, ha transcurrido entre libretos. Ni siquiera paró cuando cursó sus estudios de derecho, carrera de la que se graduó y se desencantó pronto: «Cuando me di cuenta de cómo era el asunto, de cómo se manejan las cosas, quedé completamente desilusionada. Se necesita ser sagaz, tener sangre fia y a veces ser un tanto lagarto, y no tengo ese temperamento; soy más bien tímida y no me imaginé mi vida en los estrados». 

Ella está convencida de que en su corta experiencia como abogada le fue bien gracias a su capacidad para actuar. Solo así se explica que pudiera conmover a un jurado. Lo que sí disfrutaba a plenitud era cuando lograba defender a alguien: «Me sentía la heroína, pero perdía toda alegría cuando iba a la cárcel y salía conmovida, siempre lloraba». Por eso terminó alejándose de las leyes y amando cada día más la actuación. Únicamente refresca sus conocimientos de leyes cuando tiene que representar a su gremio, pues hace parte del Cica. 

Rosalbita en Don Chinche, Julia de Millán en Sangre de lobos, Leonor en Las ejecutivas, y ahora Isabel en Marido y mujer, son algunas de sus interpretaciones y sólo tienen en común a una actriz que se ha convertido en favorita de libretistas y en referencia de nuevos talentos, que la ven como una de las mejores.

Tomado de la Revista TV y Novelas No.255, 26 de octubre de 1999


   

Yo me quiero morir trabajando

por Luz Adriana Velasco

Hacía mucho tiempo que Gloria Gómez (30 años en la actuación), quien interpreta a la posesiva Matilde en El último matrimonio feliz, no se sentía tan complacida con un personaje. Esa mamá sobreprotectora, alcahueta y resentida, la hace llegar a  su casa totalmente plena de cada escena que graba durante el día.

"Me gusta el personaje que estoy haciendo. Me divierte. Es un proyecto en el que se conjugan muchas cosas: dirección, libretos, buenos compañeros, buen ambiente...Me gusta y me complace estar ahí", asegura.

Cuando entró a la televisión, a los 14 años, Gloria Gómez no pensaba que dedicaría su vida por entero a la actuación. Un poco después, alternaba su trabajo con la carrera de derecho, pero `se torció de camino y nunca se graduó.

Las señoritas Gutiérrez, La abuela, Don Chinche, El cuento del domingo, Casos y cosas de casa, Sangre de lobos y Mi única verdad, entre tantos otros, han sido algunas de las obras en las que dio a conocer su talento.

Nunca hizo la cuenta de cuántos premios tiene. Aprendió a ver su trabajo como algo muy normal y nunca ha despegado los pies de la tierra. Recuerda que el personaje en Sangre de Lobos le mereció un Simón Bolívar y dos Tv y Novelas.

Después vinieron muchos otros personajes en Amor a mil, Milagros de amor, La mu jer en el espejo y Pasión de ga vilanes, pero le llegaron las va cas flacas. Hasta Marido y mu jer y volvió a recuperar su rit mo de trabajo.

Ahora está feliz con Matilde, en El último matrimonio feliz. Ella misma le propuso el vestuario, el peinado y el bastón con el que anda. Su obsesión por proteger a su `hijo y por apartarlo de Bárbara (Valerie Domínguez) la llevarán a cosas terribles, que seguramente harán que los colombianos la odien y, quizás por eso, la recuerden y la quieran más.

A ella, que ha hecho parte de las principales producciones de la TV nacional, y que hace un tiempo, ante un receso de 13 meses sin ser llamada a actuar, llegó a preguntarse si su profesión la había abandonado.

ASI ES GLORIA GOMEZ 

A los ocho años, su mamá, la actriz Chela Del Río la Ilevaba a Inravisión. En el año 71 comenzó a trabajar en radio. Participó en los cuentos infantiles y en las radionovelas que escribía su madre.

A los 14, ingresó a la TV. Hizo Volverás a mis brazos y de ahí saltó a Dialogando y Caso juzgado.El quitapesares, un episodio de Caso juzgado, le mereció el premio que en ese entonces daba la Policía Nacional a la mejor actríz, sino que se ganó el protagónico en Un largo camino, telenovela de Julio Jiménez.

Tomado del periódico El Tiempo, 4 de agosto de 2008 

   
   

 

"Quiero actuar hasta el día en que muera"

La versatilidad de la actriz bogotana le ha valido muchos reconocimientos y el titulo de primera actriz.  Hoy, tras más de cuatro décadas de experiencia.

Gloria GómezCOMO ROSALBITA ENDONCHINCHE, Eva en Pasíón de gavilanes, Matilde en El último Matrimonio feliz y un número tan grande de personajes, que la misma actriz ha olvidado algunos con el tiempo, los televidentes colombianos hemos visto la entrega y la impecabilidad con que Gloria Gómez ha asumido su profesión.

Hija de la desaparecida actriz Chela del Río y hermana de la también histrión Lucero Gómez, Gloria recuerda, como si fuera ayer que era muy niña, cuando su madre la llevaba al estudio de televisión, y el entonces productor Manuel Medina Mesa se le acercaba y le decía: “Tú te quedas aquí, sentadita, juiciosa, sin hacer ruido, mientras tu mami trabaja”. Gloría, la mayor de ocho hermanos, se quedaba en la cabina viendo cómo Chela grababa. Algo similar ocurría en su casa de entonces, en el barrio Teusaquillo de Bogotá. "Allí, en el tercer piso, había un gran salón de juegos donde mi mamá ensayaba sus líneas, y mis hermanos y yo le poníamos tanta atención que, luego, todos recitábamos la obra completa. Esos eran nuestros juegos”.

CON TALENTO EN LAS VENAS

Con estos recuerdos y los incontables momentos en que acompañó a su madre a grabar radionovelas e, incluso, llegar a ser una voz infantil de radio, es claro por qué Gloria Gómez se convirtió en actriz de televisión. Aunque apenas salió del colegio optó por el Derecho, confiesa que nunca ejerció, porque estudió con una idea romántica de defender al desfavorecido y, luego, se dio cuenta de que todo era político, desde cómo se asignaban los casos en los juzgados, en adelante. Ahí, supo que no seria feliz como abogada. En cambio, creyó que la actuación la haría feliz. "En mi profesión le debo todo a mi madre. Ella me enseñó cómo asumir una escena, cómo leerla, sentirla, todo”. Y es que hoy Gloría asegura que mantiene esa pasión y esa disciplina por su profesión. "Extraño la mística de antes. No digo que algunos no la tengan, pero no entiendo cómo es que ni siquiera leen, no saben por qué el personaje llega bravo o feliz a una escena, y se lo preguntan a la script. Yo, alguna vez pensé: También puedo ser así de práctica, pero no puedo. Yo estudio la escena, la desgloso, la leo. Me sentiría mal llegando sin saber".

Con tal dedicación y entrega a su profesión a lo largo de tantos años, Gloria se convirtió en una de las actrices más respetadas de la pantalla colombiana. Proyectos como Dialogando, Caso Juzgado, Camelias al desayuno. Que no le pase a usted. El hijo de Ruth, Don Chinche, Sangre de lobos son solo algunos de los más de cuarenta en los que ha estado, sin contar obras teatrales y cine. Lo más reciente que grabó para televisión fue Secretos del paraíso, para RCN, que aún no sale al aire. Allí, debió ser la tía alcahueta del protagonista (Juan Pablo Espinosa) y además, volvió a cantar, como en sus épocas de café concierto.

Pero, sin duda, una de sus interpretaciones más recordadas recientemente fue la de Matilde, una madre que ama al extremo a su hijo (Elkin Diaz) y que la actriz recuerda con satisfacción. “En el fondo de mi alma, yo la entendí. Hay gente que ama de forma equivocada, y ella era una mujer solitaria, que solo tenia a su hijo". En esa época en la calle frecuentemente la gente le decía que tenía una suegra similar a su personaje. Esos personajes, tan reales como contundentes, son los que más le llaman la atención.

¡QUÉ MARAVILLA!

La actriz bogotana, que vive sorprendida con los avances de la tecnología, admite que esta la atropella todo el tiempo. "Quedo impresionada, por ejemplo, al ver que hace años, en una novela. Caso juzgado, donde interpreté a una profesora y a su hermana gemela, una prostituta, se hacían escenas en las que aparecían las dos, pero no era posible lograr cosas como que se abrazaran o se viera que, en realidad, estaban juntas, y hoy sí. Eso es maravilloso”.

Por lo pronto y a la espera de un nuevo trabajo en televisión, presenta casting cuando la llaman, lo que aprovecha para encontrarse con sus amigas que, curiosamente, son también sus "rivales" en el trabajo. Siempre nos encontramos las mismas: Helena Mallarino, Constanza Gómez. María Margarita Gíraldo y Ana María Kamper.

Tomado de la Revista VEA No. 053, 2014



Gloria Gomez
En Detrás del muro


1969. De casta de artistas, su madre fue la gran Chela del Río y es hermana de Lucero Gómez. Ahora su hija, Camila, sigue sus pasos artísticos. Gloria creció en la pantalla y ha representado desde dulces protagonistas, pasando por comedias de antología como Don Chínche, donde fue la seńorita Elvia, hasta recordados de malvada como el de la madre abusiva y totalitaria en El último matrimonio feliz, que le permitió recibir numerosos premios. En Detrás del muro (vestida de novia), compartió escenario con Ómar Sánchez, Maruja Toro, Amparo Moreno, Mario Sastre, Judy Henríquez, Érlka Krum y Gaspar Ospina.

Tomado de la Revista Elenco No.145, 19 de junio de 2014