Martha Osorio

Actores

Personaje

 


Martha Osorio

actriz

   
 

Vea otras imágenes de Martha Osorio en ColArte

   
 


Actriz - filmografía
(2000s) (1990s)

  1. "Baile de la vida, El" (2005) TV series .... Gloria Angarita
  2. "Pedro el escamoso" (2001) TV Series .... Ana Dávila
  3. Niños invisibles, Los (2001)
    ... aka Invisible Children, The (2001) (International: English title)
  4. "Guerra de las Rosas, La" (1999) TV Series .... Amparo de Rojas
  5. "La sombra del deseo" (1996) *
  6. "Ifigenia" (1995) *
  7. Águilas no cazan moscas (1994) .... Hermana Margarita
    ... aka Eagles Dont Hunt Flies (1994)
  8. "El ultimo beso" (1993-95) *
  9. "Los victorinos (1991)  *

 

 
 
Información cortesía The Internet Movie Database. Con permiso 
* Información suministrada por el periodista Fernando Sarmiento, de Barranquilla, 2005

 
   

Organized the production of Theater Candelaria Magazines and Playwriters Candelaria Books, showing her extensive knowledge in production and her extraordinary capacity to initiate and develop events that stand out in our memory: 

No.2 Julio/87: El Viento y la Ceniza, Teatro La Candelaria
No.3 Junio/88: Sobre Creacion Colectiva Hoy, Teatro La Candelaria
No.4 Enero/90: Los Lenguajes No-Verbales Teatro La Candelaria
Books:
Teoria y Practica del Teatro 1a. Edicion 1994
Teoria y Practica del Teatro 2a.Edicion 2002
Obras Completas del Teatro La Candelaria:
3 Obras de Teatro: El Paso, Maravilla Estar, La Trifulca
1a.Edicion 1991
5 Obras Creacion Colectiva: Nosotros Los Comunes, La Ciudad Dorada, Los Diez Dias que Estremecieron al Mundo, Golpe de Suerte.
1a.Edicion 1986

Especialidades:Actress, Stage Manager, Producer, Spanish and English

Tomado de Linkedin, 2013 


 
     
     
 


Hace algo más de 15 años comparte una relación con el libretista Dago García. Con él tiene dos hijas: Sara de 4 años y Juanita de 13. Y aunque siempre ha estado vinculada a las producciones que él escribe, Martha Osorio quisiera tener la oportunidad de actuar en otras novelas: "Me gustaría que mis trabajos fueran adjudicados por otras personas, porque me parecen espantosas las roscas. Sin embargo, esto fue algo que me llegó y lo que dice la gente es que el equipo funciona. Si llegaran a decir otra cosa, realmente no me quitaría el sueño. Antes, tengo que agradecerle a la vida haberme dado esta oportunidad". Con Dago comparte la educación de sus hijas y pese a que los dos permanecen ocupados, ellas siempre estarán por encima de todo. En la casa no hay mano dura, los dos son dedicados y para Martha lo importante es que sus hijas crezcan en un hogar con la figura del papá y de la mamá: "Una de las cosas que más les inculco es el respeto por ellas mismas y por los demás. Estoy segura de que los valores que se aprenden en casa, jamás se olvidan".

Sobre su personaje de Ana Dávila en Pedro, el escamoso dice que de su carrera artística es el que menos le ha gustado, pues a pesar de no ser una actriz que sueña con hacer alguna interpretación específica, sí le gusta sentirse bien con el papel desde que lee el libreto. Pero ella sabe que su trabajo es darle vida a cualquier personaje, gústele o no, y por eso lo aceptó: "Lo hago porque me gusta mi trabajo, pero el personaje me parece extraño. No me gusta esa señora tan metida en la vida de su hija. Me siento muy adulta, y no es toy diciendo que no sea señora, por que de hecho lo soy, sino que los pensamientos de ella riñen con los míos, sobre todo con mi forma de ser mamá. Debe ser que le tengo miedo a que mis hijas sufran. Es el personaje que menos me ha gustado de mi carrera". 

DOS DÉCADAS DE TRABAJO 

En el medio ya completó dos décadas y desde que tenía 6 años de edad, su meta fue convertirse en actriz. Durante su adolescencia luchó por su sueño y cuando logró ingresar al grupo del Teatro La Candelaria, se sintió plena. Aun así, y por esas cosas de la vida, un día tuvo una mala experiencia y deseó "mandar al carajo" todos esos sueños: "Fue la primera vez que me arrepentí de ser actriz. Sentí que todo el esfuerzo por lograr lo que quería y haberle entregado todas mis energías a esta profesión, había sido en vano. Sentí que me había estrellado y me dije: Ahora qué voy a hacer? ...... "

A NUEVA YORK

Viajó a Nueva York huyendo de la carrera y con la firme decisión de meterse de mesera si era necesario para sobrevivir. Sin embargo, se fue recomendada por Jorge Alí Triana y allá ingresó al Repertorio Español y se reconcilió con el medio. En la capital del mundo duró nueve meses y cuando regresó a Colombia tenía varias deudas: "Fue angustioso, me fui con un crédito hipotecario y no había puertas abiertas. Decidí que no me iba a varar, porque ya tenía a Juana. Recurrí al Colombo Americano, que siempre me ayudó, y justo antes de empezar a trabajar allí, me salió un personaje en El último beso, y desde entonces he tenido continuidad".

Tener reconocimiento o no, es algo que no le preocupa. Ella simplemente vive agradecida con el público que la admira y la elogia, porque
al igual que en el teatro, para ella equivale a un aplauso de la gente.

MAMÁ GALLINA 

Sus hijas son lo más maravilloso que tiene en su vida y por ellas sería capaz de dejar de trabajar si su actividad le impidiera compartir con las dos: "A Juana, por ejemplo, ya le aburre estar conmigo. Antes salíamos a la ciclovía, pero ahora casi no; prefiere estar con amigas de su edad. Y es que las dos tienen que estar en constante cambio y en diversas actividades, porque se aburren muy rápido. Por eso ahora estamos en clases de natación. Me gusta estar en la casa cuando llegan del colegio". Reconoce que es una mamá sobreprotectora, pero ha tratado de cambiar desde que el psicólogo del colegio de Sara le dijo que dejara de ser una mamá tan gallina. Aun así, Martha siente temor de que las niñas se desprendan y les empiece a gustar la calle. Quizás sea porque desde los 17 años, la actriz vivió en pleno centro de Bogotá y se relacionó con prostitutas, aprendió a defenderse de los gamines, fue bastante callejera y compartía con todos sus amigos de barrio. Reconoce que eran otros tiempos y que hoy en día la gente vive encerrada en sus apartamentos y no les interesa lo que pase en el mundo exterior. "Ya no hay convivencia de barrio, como antes, y sé que no dejarlas salir es malo porque significa impedirles experimentar y enfrentar los peligros de la vida. Pero llegará el momento  justo para dejar que lo hagan".

Tomado de la Revista TV y Novelas No. 312, 8 de octubre de 2001


 
   

RECORDAR ES VIVIR

Esta mujer apasionada por las artes escénicas ha creado en torno al teatro y la TV su pilar de vida, luchando y alcanzando todo lo que se ha proyectado desde sus inicios en el mundo artístico. Martha empezó en la Escuela Distrital y de allí pasó al grupo de teatro La Candelaria. Posteriormente decidió ir a Nueva York, donde ingresó al Repertorio Español.

Al volver de la  Capital del mundo, recargada de fuerzas, obtuvo papeles importantes en producciones muy recordadas como El último beso, La guerra de las rosas, El baile de la vida y en Pedro el escamoso. Actualmente encarna papeles pequeños en TV, e impulsada por su gran amor al arte de la dramatización trabaja con colegas para impulsar a nuevos talentos nacionales en actuación y dirección teatral.

Tomado de la Revista Elenco No. 107, 22 de noviembre de 2012 


   
   

   
http://kolumbiegalerie.sblog.cz/martha_osorio/