Vicky Davila

Buga, Valle

Presentadores (Noticias, television)

Figura Humana

 


Vicky Dávila

Victoria Eugenia Dávila

presentadora

   
 

Vea  iconografía de Vicky Davila en ColArte

   
 
Buga, Valle, 1977

Es egresada de la Universidad Autónoma de Occidente de Cali. Su primer trabajo en televisión lo hizo en Telepacífico, presentando el espacio El Senado Hoy. Luego trabajó como reportera en Notipacífico

En diciembre de 1994 llegó a Bogotá y empezó a trabajar con el noticiero TV Hoy. De allí pasó a Q.A.P. donde cubrió el área de orden público y fue corresponsal en Washington. Regresó al país hace dos años y se vinculó de inmediato al Canal RCN donde se desempeña como periodista y presentadora.

En la actualidad está a cargo de la presentación de los noticieros de las 7 y las 10:30 de la noche.

Texto tomado de http://www.canalrcn.com/noticias/periodistas/presentadores_n.htm


 
 
Viernes 19 de octubre de 2001: afuera hace sol y adentro un viento frío y tenue inunda la clínica. "Lo sentimos, su esposo ha muerto", le dijo una voz a Vicky Dávila. "Lo siento, lo siento muchísimo, señora", reiteró la voz.

Veinticuatro años atrás, Victoria Eugenia Dávila tenía 4 años y en ella ya estaba claro, en su Buga natal, que quería ser periodista. Por eso, en el colegio San Vicente de Paul no era raro verla presentar los actos solemnes, declamar, cantar... Pero los renglones de su destino parecieron torcerse y terminó por estudiar ingeniería industrial porque su familia y sus amigos le `martillaron que el periodismo no era ni rentable ni seguro.

Aun así, a su tío Alberto le parecía que Vicky no iba a llegar a ninguna parte con su ingeniería. Y sí, Victoria se sentía frustrada, vacía de expectativas y de satisfacciones académicas. Por eso le hizo caso a Alberto, y se retiró de la carrera para optar por la que era: ese periodismo que le marcaba su verdadero destino. Se matriculó en la Universidad Autónoma de Occidente, de Cali, y a los 15 días de iniciar sus estudios, su compañero de clases Mauricio Zapata le dijo que por qué no se presentaba a un casting en el Canal Telepacífico. Ella fue, se encontró con profesionales, modelos, ex reinas, mujeres de `vitrina de zona rosa... Entonces, incrédula, audicionó, se retiró en silencio y tremendo grito el que pegó dos semanas después cuando le avisaron que era la elegida para presentar El Senado hoy. Claro, sin remuneración. 

Pero Vicky, que ya era conocida como Vicky, aceptó porque presentía en su corazón de guerrera que ese era el inicio de una carrera consecuente con sus ideales. En las mañanas estudiaba, en las tardes trabajaba como profesora de religión en el colegio Eliseo Payán, y en las noches presentaba el programa. Al año la llamaron de Vámonos de paseo para que lo condujera, y ahí sí de vengó ese tan anhelado primer sueldo. Pero Vicky, tan aventurera, tan inmune a los miedos que impiden adentrarse en los vericuetos de los verdaderos retos en la vida, quería más acción. Por eso decidió meterse en la oficina de la directora de Notipacífico, Soraya Caice do, para confesarle que soñaba con reportear, con to mar el micrófono y, frente a una cámara, contar historias. Hecho. La contrataron para cubrir orden público, y se `inauguró con los desalojos en Siloé. La joven abrió noticiero con su nota, y la dejaron de planta. En la Semana Santa de 1993, Luz Ángela Pulido, la presentadora de Notipacífico, se enfermó y fue Vicky quien la reemplazó. Al final, las dejaron a las dos. 

EN LA CAPITAL 

Un buen día, Francisco Javier Díaz, del Noticiero TV Hoy, la llamó desde Bogotá para pedirle que hiciera un balance de orden público preelectoral desde Cali. Le fue bien porque Aris Vogel, el director de dicho informativo, le propuso que presentara. En principio, no
aceptó, no supo muy bien cómo empalmar las materias de séptimo semestre de periodismo de su facultad con alguna homóloga de Bogotá. A los pocos días se quedó sin trabajo por desavenencias periodísticas, y Aris la volvió a llamar. Le insistió para que trabajara esta vez como reportera de orden público, y ella dijo sí.

Entonces, tomó un avión directo a Bogotá el 29 de diciembre de 1994, en el mismo en que viajaba el periodista Diego Hernán Canal, colega que la consoló en medio de su tristeza. Cuánto lloró Vicky sobre su hombro por esa bendita nostalgia de dejar por primera vez en su vida su casa. Meses después, la llamaron de QAP Noticias para reportear. Con su micrófono, siguió paso a paso el gobierno de Ernesto Samper. En 1997 viajó a Washington para estudiar inglés y para trabajar como corresponsal del mismo noticiero.

Cuando regresó a Bogotá, Darío Fernando Patiño le dijo que la quería para que condujera RCN al día. Listo. Condujo, y se fue hasta Francia a presentar el Mundial de Fútbol. Cuando regresó, en julio de 1998, le dieron una buena nueva: iba a ser parte del grupo de presentadoras de Noticias RCN Arrancó en las mañanas, pasó al mediodía y ahora está en el horario de las 7 P.m. "La reportería me da emociones que no me da el set de noticias, pero me gozo los dos frentes". Ha cubierto los secuestros masivos de La María, siguió los diálogos de paz, y cuando se paró sobre los escombros del terremoto de Armenia, levantó ampolla nacional: los críticos la tildaron de sensacionalista e indolente. Pero ella tiene su propia versión: "La crítica me dio duro, pero la gente, que es la que me ve, reconoció mi entrega al trabajo". Vicky también trabaja en Radio sucesos RCN, junto a Juan Gossaín. La noche del 2 de abril de 2003 nunca la olvidará. Aquella vez, junto a Lusaida, su mamá, escuchó su nombre en la Entrega de los Premios TV y Novelas como la Mejor presentadora de noticias. "Ganar significa tener el reconocimiento de la gente, y es para la gente que yo trabajo y me esfuerzo. Se lo dedico a mi hijo Simón, a mi madre y a mi ángel de la guarda: Juan Carlos Ruiz".

Tomado de la Revista TV y Novelas No.361, 28 de abril de 2003


 
 


La Madre Coraje 


Detrás de su tierna cara, de su voz fluida y su levedad corporal, existe toda una historia de lucha, trabajo y superación. Es la vallecaucana Vicky Dávila, presentadora de RCN Noticias y ahora directora de la FM. Llegó a estas cumbres, a ser uno de los rostros más conocidos del país y una de las voces periodísticas de mayor credibilidad, partiendo desde muy abajo. Fue una niña pobre pero feliz en su Buga natal y a Bogotá llegó sin nada entre las manos. El estudio, el olfato periodístico, la audacia y la intrepidez, le sirvieron para escalar posiciones. Es la reportera nata, la mujer que ama a las noticias. Como la mayoría de las noticias que transmite, ella fue también marcada por la tragedia. Viuda, es la madre de la entrega total. Historia de una periodista al filo del vértigo.

Tomado de la Revista Diners No.446, mayo de 2007