Linda Lucia Callejas

Antioquia

Actores, Modelos (Señorita Antioquia 1989)

Personaje

 


Linda Lucía Callejas

actriz, Señorita Antioquia 1989

   
 

Vea otras imágenes de Linda Lucía Callejas en ColArte

   
 
Antioquia

Señorita Antioquia 1989

Actriz, filmografía

  1. "Nadie es eterno en el mundo" (2007) ... Marimar
  2. El amor es más fuerte que la muerte (Teatro - musical) (2005)
  3. Marianella
  4. Música maestro
  5. Sombra de tu sombra (1991) ... Aura María
  6. "Si nos dejan" (1995) TV Series .... María Lucía
  7. "Señora Bonita" (1996) TV Series .... María Del Pilar
  8. "Soledad" (1993) TV Series .... Soledad
  9. Amigos del alma (teatro)
  10. La casita del placer (teatro)
  11.  "María Celina" (USA)(1998) TV Series .... María Celina Quintero
  12. "Lucerito" (1994) TV Series .... Lucero Lucerito Cárdenas
  13. Si nos dejan
  14. La hija de nadie

 

 
  Información parcial cortesía The Internet Movie Database. Con permiso
* Información suministrada por el periodista Fernando Sarmiento, de Barranquilla, 2005

 

 
 

UN ALTO PARA VOLVER A VIVIR

por Víctor Manuel García


LA ACTRIZ Y CANTANTE ANTIOQUEÑA TOMÓ EL ÉXITO ENTRE SUS MANOS.
UNA TRAGEDIA FAMILIAR LA ALEJO DEL MEDIO. HOY, ESTÁ DE REGRESO 

Con el éxito internacional como actriz y el amor a manos llenas, nada parecía oscurecer la vida de Linda Lucía Callejas. Sin embargo, la tragedia, como una nube negra, opacó el esplendor de su existencia: la muerte le arrebató de un solo tajo a su marido, y entonces ella, destruida, decidió hacer un alto en su camino. Ocurrió a finales de los 90.

En 1989, fue escogida Miss Antioquia y un año después, virreina Bolivariana. Linda comenzaba así su camino de éxitos. Después, entre 1992 y 1996, se convirtió en la estrella de las telenovelas del mediodía. Lucerito, Si nos dejan, La hija de nadie, fueron protagonizadas por ella. 

La joven paisa también demostró sus dotes de cantan te. Posteriormente, actuó en telenovelas como Sombra de tu sombra, Soledad y Señora bonita, en la cual su voz e histrionismo le abrió las puertas de la internacionalización. Igualmente, participó en obras de teatro, entre ellas Amigos del alma y La casita del placer

A finales de 1997, recibió la propuesta de estelarizar María Celina para Univisión, en Miami. "Fue una oportunidad grandiosa, sobre todo porque me convirtió en una de las primeras actrices en salir a trabajar a otros países. El aprendizaje fue inmenso". 

En ese momento, ya se había casado con el novio que tenía desde los 15 años, Fernando Aristizábal.  Por eso, viajó en compañía de él y de su hija, Linda. Su vida transcurrió en el Downtown y luego en el Doral, de la Capital del Sol. "Me encontré con muchos actores de distintas culturas y con un estilo de trabajo diferente pero enriquecedor a la vez. Me sentí muy cómoda". 

Promocionando la telenovela, viajó por casi toda Hispanoamérica y asistió a festivales de televisión, como los L.A. Screenings, en Los Ángeles, y los Natpe, en Nueva Orleans. "Estaba feliz, mejor no me podía ir. Lo tenía todo", cuenta emocionada. 

EL DOLOR PROFUNDO 

Durante unas vacaciones en Colombia, a mediados de 1999, luego de terminar de grabar María Celina, su vida dio un giro completo.

Qué se iba a imaginar que nunca más volvería a ver a su esposo. Pero así fue. Un infarto lo sorprendió y le detuvo el corazón para siempre. Después de siete años de matrimonio, y seis de novios, todo acabó irremediablemente. 

Linda quedó viuda. "Fue muy duro. La viudez es dolorosa, pero yo no me quedé viviendo en la tragedia. Me recuperé, me levanté y tomé la decisión de hacer un alto para vivir de nuevo: me retiré de la actuación, luego de 10 años de carrera, y opté por dedicarme a terminar mi carrera de administración de empresas". 

Era una forma distinta de vivir, de ver la vida. Igualmente, trabajó con una Organización no Gubernamental internacional, con la cual ha ejecutado
proyectos sociales, como capacitación a madres cabezas de familia que buscan vincularse al ámbito laboral, o documentales en Loja (Ecuador), con los que busca motivar a la población a que no abandone su lugar de origen.

OTRO COLOR 

Mientras trabajaba en sus proyectos, Linda Lucía se reencontró con un viejo amigo. No se veían hacía muchísimos años. Si bien recuperaron la amistad, empezaron a mirarse con otros ojos y sintieron que el amor podría surgir entre ellos. Surgió, en efecto. 

El psicólogo y administrador de empresas, Iván Mauricio Morales, se enamoró de la ex reina y actriz. Ella también. "El amor entre los dos nació con mucho miedo", explica Linda. "No estaba buscando volverme a enamorar, pero nació otra vez el sentimiento, y tomé el amor". 

El 14 de septiembre de 2003, regresó al altar, esta vez de la iglesia de La Valvanera, cerca de Chía. "La vida me dio la posibilidad de ser feliz nuevamente. Soy una afortunada", cuenta la actriz. 

El 30 de mayo de 2003 nació su hija, Jade de los Ángeles. "Todo ha sido una bendición, y mi primera hija, Linda, de 11 años, fue fundamental en mi decisión de casarme por segunda vez".

Hoy, Linda Lucía Callejas está revitalizada, feliz con su nueva familia y su trabajo social. Muy pronto se graduará como administradora de empresas. No obstante, siente que ya es hora de regresar a la pequeña pantalla.

"Tomé la decisión de perderme del medio, para hacer un alto, tomar oxígeno y prepararme en otros ámbitos profesionales. Me lo he gozado, aun cuando reconozco que me encantaría volver a actuar. Tengo la experiencia para asumir cualquier tipo de papel", finaliza con la felicidad recuperada en sus maravillosos ojos café, que enmarcan el rostro que literalmente hace honor a su nombre.

Tomado de la Revista TV y Novelas No-429, 10 de mayo de 2005