Pedro Luis Falla

Neiva, Huila

Actores

Personaje

 


Pedro Luis Falla

actor

   
 

Vea imágenes adicionales de Pedro Luis Falla en ColArte

   
 
Neiva, Huila, 1976
Actor:
  1. "Yo no te pido la luna" (2010) ... Gustavo
  2. "Dama de Troya, La" (2008) TV series .... Daniel Pardo
  3. "Vuelo 1503" (2005) TV series
  4. "Pecados capitales" (2002) TV series .... Manuel
Personal:
  1. "Desafío 20-05 - Cabo Tiburón Colombia" (2005) TV series .... Himself/Survivor Team
  2. "Expedición Robinson 1" (2001) TV series
     
if (typeof afc_data == "undefined") { afc_data = new Object(); } afc_data["MIDDLE_CENTER"] = { channel: "intl1-channel", client: "ca-amazon-imdb-test_js", title: "Sponsored Links", help: "Whats This?" };
 
 
Información cortesía The Internet Movie Database. Con permiso
 
 
 

 
Un matematico que se volvió actor

por Arnoldo Mutis

No se enreda para reconocer que Manuel, el personaje que encarna en Pecados capitales, se parece mucho a él. Son iguales en la manera de hablar, pero también hay serías diferencias. Manuel se burla más de la gente, mientras que a Pedro le faltan agallas para reírse del mundo. Si Manuel vive el drama de la novia embarazada, Pedro ni siquiera se ha enamorado en toda su vida. Con esa misma sinceridad reconoce que todavía no es un actor y que la novela está siendo su primera escuela. Por eso acepta los consejos de sus compañeros, tan veteranos como Teresa Gutiérrez, Frank Ramírez o Juan Ángel. Mientras más le dicen cómo hacer las cosas frente a la cámara, mejor. Es una oportunidad que le ha puesto la vida, un bandazo de la suerte en un mundo adonde jamás pensó llegar, aunque hace ya cosa de diez años tuvo un primer pálpito, cuando le oyó decir a un director de cine que los actores son unos valientes.

En ese 1994 acababa de terminar bachillerato en el Colegio Hebreo de Bogotá. Resultó apto para el servicio militar y fue tanta la fiebre que pidió ser enviado a una guarnición en donde el rigor de la milicia se sintiera: la Escuela de Lanceros de Tolemaida. Esas duras jornadas le sirvieron para otra experiencia que años después cambió su vida.

Al regresar del Ejército, Pedro Falla no sabía qué rumbo tomar. Fue una encrucijada, mas recordó que en la época del colegio las matemáticas fueron su delicia y por descarte, optó por esta carrera en la Universidad Nacional, sin mayores aspiraciones. Era un estudiante mediocre, confiesa. Se dedicó con ganas sólo a las materias que le gustaban, como topología, categorías, geometría euclidiana y otras que no menciona porque corre el riesgo de aburrir a la gente. Al ter minar la carrera se dedicó a dar clases de su materia (hoy todavía le saca tiempo a sus grabaciones en Caracol para hacerlo, pero sintió deseos de hacer algo nuevo. Cuando supo de laconvocatoria de Expedición Robínson, programa que inauguró la era de los realities shows en Colombia, se presentó y fue escogido para vivir la aventura en una isla desierta panameña en el año 2001. Ya ha ido dejando atrás los recuerdos del programa, porque no se detiene a pensar lo que le ha dejado cada etapa de su vida. El conocimiento debe ser inconsciente. Sólo anota que en el concurso vivió una situación extrema de hambre que no se le hizo fácil. Al final comprendió que el cuerpo humano aguanta mucho y que los límites que cada cual tiene son relativos. Recordó su experiencia en Tolemaída y sobrevivió.

No se ganó los 250 millones de pesos del concurso, pero sí abrió la puerta de la actuación, en medio de mucho estrés al comienzo. Hoy, uno de los primeros colombianos en arriesgarse en un realíty, sigue teniendo mucha curiosidad por estos programas. Ve tanto Protagonistas de novela como gran Hermano. "Lo más bacano es la mezcla de personalidades", dice, y no cree que sean una invasión a la privacidad de nadie. También se ha vuelto un buen espectador de telenovelas, en especial de Pecados capitales, que le arranca muchas carcajadas, dentro y fuera del set.

Ahora que hace parte de la farándula y empieza a díferencíarse cada vez más de su personaje, a Pedro casi no le gustan las entrevistas, aunque la verdad es que para esta no tuvo ningún inconveniente. Quizá empieza a seguir el consejo de su madre, Martha Stella, quien le dice que esto es su nueva vida. Él, que sólo cree en la duda, llega un momento en que no se soporta oírse hablar porque, a la final, tantas reflexiones terminan en nada.

Tomado de la Revista Cromos No.4466, 15 de septiembre de 2003


 
 


Un matemático con mucha química

por Carlos Barahona Uribe

Es un personaje particular, su vida ha sido un carrusel de altas y bajas, pero a pesar de todo, este opita no ha perdido su sencillez y ese carácter tranquilo. Para este especial de amor y amistad, Pedro nos habla de su trabajo, su vida, sus amores y sus amigos.

Pedro Falla conserva su humildad y mantiene los pies en la tierra como pocos. Hace algunos años, el nacido en Neiva, no sabia qué hacer con su vida, pero su simpatía con los números lo llevó a estudiar matemáticas en la Universidad Nacional, donde se la luchó toda para terminar. Pero así como una decisión lo llevó al mundo de las ecuaciones, la suerte lo transportó al de las cámaras, pues cuando ya finalizaba sus estudios, se presentó para participar en la primera Expedición Róbinson y quedó elegido. En medio de las limitaciones a las que lo vimos expuesto en el reality, también vimos su lado humano, el de hombre común que se destacó por ser fiel a sus principios, por ser un gran amigo, por convertirse en el camarada incondicional de Rolando Patarroyo (ganador del programa, con el que aún conserva una profunda amistad).

Desde entonces la televisión lo sedujo y, finalmente, llegó la actuación. Por eso, con la convicción de ser cada vez mejor, se fue a estudiar Argentina y ahora este matemático está probándose a lo grande como actor en la novela La dama de Troya. La actuación se convirtió en una de sus pasiones, pero no quiere despegarse del piso, quiere una vida común y corriente. Pedro Falla, más allá del set.

Tomado de la revistaCarrusel No.1482, 12 de septiembre de 2008