Armando Gutierrez

Actores

Personaje

 


Armando Gutiérrez

actor

   
 

Vea otras imágenes de Armando Gutiérrez en ColArte

   
 
 

Actor - filmografía
(2000s) (1990s) (1980s)
  1. "La saga, negocio de familia" (2004)
  2. Entretelones (2002) (teatro) ..... Santiago Ruffineli
  3. Asesinato en lunes de carnaval (2002) .... Cecilio
    ... aka Acosada en lunes de carnaval (2002) (Colombia)
    ... aka Hounded on a Carnival Monday (2002) (International: English title)
  4. "Caponera, La" (2000) TV Series
  5. "Corazón prohibido" (1998) TV Series
  6. Edipo alcalde (1996) .... Capitán Solórzano
    ... aka Oedipus Mayor (1996)
  7. "Almas de piedra" (1994) *
  8. "En cuerpo ajeno" (1992) TV Series .... Andrés Coronado
  9. Juan Polainas (1987)
  10. "El confesor" (1987) *
  11. Señor de los Llanos, El (1987)
  12. Visa USA (1986)
  13. "Amándote" (1986) *
  14. Caín (1984)
  15. "El faraón" (1984) *
  16. Los Cuervos (1985-1986)  .....  Fausto
  17. La Pezuña del diablo (1983)
  18. "Flor de fango" (1983) *
  19. "Amalia" (1983) *
  20. "Dulce ave negra"
  21. "Vuelo secreto"
  22. "Un ángel de la calle" (1982) *
  23. "Lejos del nido (1978) *
  24. Los novios
  25. Los cuervos
  26. El segundo enemigo
  27. Calamar
  28. Dance and Dancing
  29. Acosada en lunes de carnaval
  30. El Juramento
  31. Pensión de solteros

Otras Participaciones:

  1. Dialogando (1975-1980) *
  2. Teatro Popular Caracol - Debut en 1975 en la serie Rachel *
  3. Historias de amor *
  4. Vuelo secreto


 

 
 
Información parcial con enlaces, cortesía The Internet Movie Database. Con permiso 
*  Información suministrada por el periodista Fernando Sarmiento, de Barranquilla, 2005
 
 
 


Vuelve a sus raíces

por Claudia Pedraza

"Hogar, dulce hogar", así define Armando Gutiérrez su regreso a los escenarios teatrales. Fue en la década de los 70 cuando comenzó su recorrido actoral en el Teatro El Local, y ahora, en el 2002, retorna con la voz de la experiencia para disfrutar plenamente de los aplausos del público en el Teatro Libre de Chapinero. 

Entretelones es la obra que recuperó en escena a esta figura tan importante de la actuación en Colombia. Junto a Felipe Noguera, Ana María Kámper, Carmenza Cossio y Jorge Plata, entre otros, Armando vuelve a plasmar todo su talento en el arte que lo vio nacer, interpretando a Santiago Ruffineli, un director de teatro que despliega toda su habilidad y astucia para hacer felices a sus dos amantes, quienes comparten el mismo escenario. "Ya había tenido la oportunidad de ver la obra en Nueva York y me pareció muy divertida y entre tenida; por eso acepté el personaje. Además, el negocio de la televisión cambió mucho y las ofertas ya no son las mismas". 

Durante los tres años que estuvo ausente de la mira da del público colombiano, después de hacer un papel antagónico en

, se dedicó a conti nuar los estudios de dra maturgia que hizo en la Universidad Nacional, le
yendo libros de sociología y psi cología y por medio de viajes que le permitieron analizar dife rentes culturas. "Estuve en Ma drid, Miami, Canadá y, sobre to do, estuve varios meses en Nue va York tomándole el pulso al planeta y recibiendo influencias culturales; pero definitivamente los colombianos estamos veta dos en el mundo... es muy difícil salir adelante".

NOSTALGIA Mientras Colombia extrañaba al

protagonista de la historia de amor en Los novios, al pintor de Los cuer vos, a Generoso el Guajiro de Cala mar, al amante ambicioso de En

cuerpo ajeno, el actor bo gotano se empeñaba en explorar nuevos caminos, y uno de ellos fue el cine. Filmó en España El señor de los llanos, junto a la re conocida actriz Maribel Verdú; Dance and Dancing en Canadá, y también par
ticipó en el pasado Festival de Ci ne de Bogotá con la cinta Acosada en lunes de carnaval, en donde in terpreta a un telegrafista de los años 4o que lucha entre el amor y la política. "Siempre he soñado con que exista un mecanismo de desa rrollo del cine en Colombia distin to al de la suerte, y siempre he querido que la industria del teatro
deje de ser tan incipiente. Antes, los actores pensábamos que vivi ríamos de este oficio, pero las co sas cada vez se están poniendo más difíciles... la buena televisión se hizo sin tantos escalones".


 
  ARMANDO GUTIÉRREZ

El Teatro popular Caracol, en 1975, fue su entrada a la TV. Era actor del grupo bogotano El Local y allí lo descubrió el maestro Jaime Botero, en la obra Pensión de solteros. Cuatro años después protagonizó su primera telenovela, El juramento, con Astríd Junguito, Luis Fernando Montoya y Luis Eduardo Arango, en el horario del mediodía. Amadeo, de La pezuña del diablo (1983), y Fausto, Los cuervos (1984), son sus personajes más recordados.

Tomado del periódico El Tiempo, 11 de junio de 2004



  Villano y galán - Aunque siempre se consideró un actor de teatro, al llegar a la televisión y al cine fue una sensación. Cada año recibía un premio diferente; el India Catalina, el TVyNovelas, el Simón Bolívar, el del Festival de Cine de Cartagena, el de Focine... Saltó de las tablas a la televisión gracias a la telenovela Los novios (1979), pero fue su interpretación de Amadeo en La pezuña del diablo (1983) la que lo consagró como el galán del momento y lo llevó a participar en múltiples producciones, una detrás de otra: Los cuervos, Amándote, Calamar, La vorágine. Vuelo secreto. En cuerpo ajeno... Gutiérrez demostró que era un actor polifacético que podía ser galán o villano, loco o corrupto, y, en esa medida, fue sumando galardones a su hoja de vida entre las décadas de 1980 y 1990, para luego desaparecer de la pantalla.

Tomado de la Revista Cromos No.4872, 9 de agosto de 2013 

 
  Armando GutierrezEn el teatro El Local, clásico grupo bogotano, dirigido por Miguel Torres, empezó su itinerario, como parte de una época de grandes obras de Augusto Boal, Edward Albee, Paul Foster, Gabo, del teatro del absurdo, el teatro político, la farsa y la tragedia.

Una noche, Jaime Botero Gómez, director del memorable Teatro Popular Caracol, lo vio actuar y se empeñó en arrastrarlo para la televisión. Armando, aunque receloso en principio, terminó por aceptar y, de esa forma, otorgó a la televisión un temperamental histrionismo. Para su sorpresa, pues era un muchachito más bien intelectual, los productores le vieron pinta de galán y lo convirtieron en sensual héroe de muchas producciones. Pero no era al galán incoloro que infesta el melodrama, sino más bien un carácter complicado, capaz de insinuar cosas más profundas que las tradicionales. Así fue un galán inteligente, hondo, a veces desesperado.

Por ello, fue parte de las historias de Julio Jiménez, entre ellas, las legendarias La pezuña del diablo y Los cuervos. La fama del héroe sensitivo creció hasta convertirlo en una de las fichas clave de la televisión y del cine latinoamericanos.

Tomado de la revista VEA, No.118, 2016