Vicky, Victoria Eugenia Rueda

Palmira, Valle

Actores

Personaje

 


Victoria Eugenia, Vicky Rueda

actriz

   
 

Vea otras imágenes de Vicky Rueda en ColArte

   
 
Palmira, Valle del Cauca, 1974

Actriz - filmografía
(2000s) (1990s)
  1. Regreso a la guaca (2008) ... Yorley
  2. Paraiso Travel (2008) .... La Caleña
  3. Soñar no cuesta nada (2006) .... Prostituta Whiskería
    ... aka A Ton of Luck (USA)
  4. Doña Flor y sus dos maridos (teatro)
  5. "Historias de hombres sólo para mujeres" (2002) TV Series
  6. "Reyes, Los" (2005) TV series .... Adriana 
  7. Bolívar soy yo (2002) .... Kelly
    ... aka Bolivar Is Me (2002) (International: English title)
  8. "Juan Joyita quiere ser Caballero" (2001) TV Series .... Kika Hanaberg
  9. "Se armó la gorda" (2000) TV Series
  10. "Perro amor" (1998) TV Series .... Daniela
  11. "Siguiente programa, El" (1997) TV Series (voice)
  12. "Mi única verdad" (1993)... Sara Morales
     
 
 
Información cortesía The Internet Movie Database. Con permiso

 
 


Cantar le ilumina la vida

Vicky Rueda es una melómna de tiempo completo. Por eso no dudó en aceptar el empujón que le dieron sus amigos Carlos Vives y el productor Carlos Iván Medina, para hacer realidad el sueño de grabar su primer disco.

Dice que su talento nació con ella. Viene de familia de artistas, su mamá -Emira Álvarez- es compositora y sus tíos han sido toda la vida típleros de música folclórica latinoamericana.

"Nací decidida. De pequeña bailaba, cantaba, actuaba. Estaba en el coro, en el grupo de baile y en el de arte dramático del colegio. Era una payasíta bastante inquieta".

Con matrícula condicional logró terminar su bachillerato en el Colegio Bethlemitas de Palmira, se radicó en Bogotá y se matriculó en la Facultad de Comunicación Social en la Universidad Javeriana.

"Estudiar esta carrera fundamentó mis parámetros artísticos. Aprendí de muchos teóricos y me hice en el oficio de la televisión".

Desde el segundo semestre de universidad trabajó en la Emisora Javeriana por más de doce años. Pero sería un comercial que realizó en el año 92, para el periódico El Espectador, el que la dio a conocer ante los ojos de los directores y libretistas del mundo de la televisión. Juana Uribe y Rodrigo Triana la vieron y de inmediato la llamaron a participar en producciones como Mi única verdad, Jungla de asfalto, Perro amor y Juan Joyita.

Aunque el mundo de la pantalla chica la cautivó, Vicky no abandonó la idea de ser cantante. Tomó clases de técnica vocal con el profesor Julián Guerrero y alternó la actuación con la radio, hasta que la muerte de su hija -Antonia- la obligó a ausentarse por un tiempo del mundo artístico.

Sólo a comienzos de este año, Vicky Rueda volvió a ser la misma. Regresó  pisando fuerte y retomó su proyecto musical. Empezó a compilar canciones, les hizo arreglos y hasta descubrió nuevas tonalidades de voz.

Una noche, mientras ensayaba en la casa de Carlos Iván Medina, recibió una  sorpresiva visita: casi diez años después se reencontró con su viejo amigo Carlos Vives. El ambiente fue tan propicio que, sin planearlo, el cantante samario y la actriz vallecaucana empezaron a cantar y a grabar. "Con él nos conocimos de una manera muy chistosa. Llegó a mi casa con un amigo en común y cuando lo vi no lo podía creer. Yo estaba en sudadera, terminando mi tesis de grado. Nos volvimos amigos y, aunque nos vemos muy poco, el cordón umbilical es muy fraterno".

Vives le infundió la energía que le faltaba. "Carlítos quiso darme la mano de una manera bastante generosa y sorpresiva para mí. Lo respeto como profesional y lo admiro mucho. Es una gran experiencia que quedó registrada y espero que muy pronto dé buenos frutos con la venia suya".

Una de las canciones que grabaron es el tema que Vicky le dedicó a su hija. Se llama El tema de Antonia. "Yo quería darle a esa canción un matiz bastante negro, del Pacífico, y se convirtió en una cumbia alegre, muy bonita, en la que Vives, en medio de su modestia, hace los coros, organizó la estructura de la canción y me ayudó a escribir algunas estrofas". A esto le siguió el tema Agua de beber, una canción bossa nova -va riante de la samba- con ritmos latinos, en la que también Vives le ayudó.

A sus 32 años, Vicky Rueda no quiere ser precisamente una pop star. Simplemente quiere ser reconocida por su música que -según ella- es una suma de talentos y fusión de ritmos. "Cuento con Luis Alfonso Cruz, el bajista de Mona; el cantautor Humberto Pernett; Carlos Huertas, guitarrista de Carlos Vives, y Kike Egurrola, baterista de la banda colombiana Sidesteper". El disco recorre géneros que van desde la música electrónica, la cumbia y el jazz hasta la música brasileña.

Por ahora Vicky Rueda está lista para lanzar sus dos primeros sencillos y, mientras concreta a una dísquera, prepara seis canciones más para grabar, masterizar y ponerlas a sonar a finales de año.

"Mi disco va de la mano de mucho talento colombiano, así que le tengo mucha fe, espero que a la gente le guste, lo viva y lo sienta".

Tomado de la Revista Cromos No.4558, 4 de julio de 2005

 

 

Gran Amor

por Martha Duarte

A pesar de que terminó Juan Joyita con muchos aplausos y abrazos, Vicky ya tenía en la cabeza un nuevo proyecto: un personaje en la obra de teatro Valentino, con Ramiro Meneses, Santiago Moure, Zharick León y Claudia De Hoyos, dirigidos por Rafael Cardozo. Mientras le dedica buena parte de su tiempo a los ensayos, confiesa que, por ahora, la música también la trasnocha. 

La actriz de 28 años ha resuelto dar rienda suelta a una de sus aficiones desde niña: cantar. Y ya decidió que quiere hacer lo profesionalmente. "Estoy trabajando temas míos y cantando en algunos sitios". No es la primera vez que se presenta en público, pues hace unos cuatro años lo hizo por primera vez con un grupo de amigos brasileños, y desde entonces si guió haciéndolo. Aunque en su show interpreta ritmos variados, su pasión siempre ha sido la música brasileña. `Desde que tengo conciencia, he amado los ritmos brasileños. También me gusta la música negra. Seré mona y de ojos claros, pero tengo alma de negra. En general, me gusta la música latina". Entre sus sueños definitivamente está ser cantante, porque se ve como una artista integral, actriz e intérprete al mismo tiempo: "Uno no puede desvincular el canto de la actuación. El actor también es intérprete. Así puede expresar ideas y caracterizar personajes; su obligación es comunicar. Esto también se puede hacer cantando. Los brasileños son muy actores cuando cantan". Le gustaría grabar un disco, y para hacerlo ya está es cuchando propuestas. 

Ella escribe la letra y en ocasiones la música de sus canciones. La temática de sus composiciones es muy variada. Escribe sobre episodios de su vida y aprovecha para burlarse de los acontecimientos que la han rondado, y hasta de Yafar, que la ha enamorado por completo y al que le compuso por que es de otro planeta. "Lo amo como si fuera todo: mi papá, mi mamá, todos juntos. Cuando tenía novio, Yafar seguía siendo el amor de mi vida. En todas las circunstancias, es el amor de mi vida. Yafar fue un regalo de una amiga que yo decidí adoptar".

Y es que Yafar no es otro que su perro, su compañía desde hace algo más de dos años. Va con él a todos lados, incluyendo sus ensayos. Es su guardián, su enamorado y su mejor amigo.

Sobre su vida sentimental, Vicky asegura: "Ahora no tengo relación de pareja. Estoy dedicada al trabajo, a mis amigos y a mí misma. Necesito energía para mí, para mi familia, para mis proyectos y mi entorno". Por el momento no piensa en noviazgos: "Estoy tranquila, creo que estoy en uno de los momentos más tranquilos, productivos y serios de mi vida. Me siento contenta conmigo misma. No me interesa una relación de pareja, a menos que ocurra algo extraordinario. Ahora me siento más cerca de Dios, siento que todo está bien. Es el momento más feliz de mi vida... más que feliz, tranquilo, en el cual me dedico a leer, a trabajar, a hacer ejercicio y a enriquecerme espiritualmente".

En Juan Joyita vivió un idilio con el personaje que interpretó Andrés Suárez, pero nunca hubo lugar a un romance con el actor en la vida real. Eso sí, Vicky lo tiene en el mejor concepto: "De los galanes que he visto en Colombia, es el más bonito, es mi favorito. Le tengo cariño y lo veo con mucha alegría". De manera que a la única que Andrés pudo conquistar
fue a Diana, la pequeña sobrina de Vicky.  La niña envidiaba cada escena romántica que le veía a su tía.

SATISFECHA

Así se siente con los trabajos que ha realizado en televisión. Al menos, ese es su balance. Lo dice porque le encanta la respuesta del público frente a sus actuaciones. "Los televidentes son tan bellos... Me encanta divertir a la gente. Ellos son cariñosos, aunque siento que me falta toda una vida por delante". 

Y pensar que cuando viajó a Bogotá desde el Valle del Cauca, estudió comunicación social con énfasis en televisión educativa. Pero en ese entonces, aunque le gustaban la actuación y la música, jamás pensó ser actriz. A mi familia, en particular a mi papá, no le gustaba la actuación, por lo peligroso que podría ser para mi salud mental. Entonces, me tocó estudiar comunicación social, por ser lo más parecido". 

Lo que sí conserva como un tesoro es su programa de radio, dedicado a la música brasileña yen el que ella se siente como pez en el agua. El espacio, que se transmite por la emisora de la Universidad Javeriana, la ha tenido como anfitriona durante 10 años, y dada su pasión por ese tipo de música, no sería raro que estuviera allí por 10 más.

Tomado de la Revista TV y Novelas, No.324, marzo 18 de 2002


 
 


GAROTHA DE RADIO Y TELEVIÇAO

En sus juegos de niña palmireña era actriz, guionista, directora, escenógrafa, vestuarista... un equipo productor de televisión. Además cantaba y aprendió a tocar guitarra, tiple y bandola.

Ahora que tiene 19 años, Victoria se está mirando el alma para saber si su pasión por la música o su vocación de actriz.pueden ser más fuertes que su sueño de dirigir televisión. En todo caso, lo que si tiene claro es su amor por el arte. Tanto, que también los pinceles de pintor hacen magia en sus manos. Y desde hace cerca de un año programa y presenta Música del Brasil, en la emisora de la Universidad Javeriana, donde estudia comunicación.

Hace algún tiempo estuvo a punto de ser la hija de Alejandra Borrero en Espérame al final, pero el personaje debía aparentar dos años menos que ella. Ahora, su amiga María Isabel Henao -que siempre la ha incitado a actuar- descubrió que el personaje de Sara Morales en Mi única verdad  parecía escrito para Victoria. Luego de un casting, que duró diez días, en la programadora estuvieron de acuerdo. Como también están de acuerdo en que tiene talento de actriz.

Tomado de la Revista TV y Novelas, No. 63, 15 de marzo de 1993

 


  A la presentadora de también caerás muchos la recuerdan como la sofisticada Daniela de Perro amor. Antes estuvo en Mi única verdad, Jungla de asfalto, De pies a cabeza, Detrás de un ángel y Anónimos. Nació en Palmira el 6 de mayo de 1973. También tuvo su propio programa radial durante mucho tiempo. Es rumbera, descomplicada, le encanta la salsa y no teme hacer el ridículo.

http://encolombia.com/bellos2000-vickyrueda.htm