Tulio Zuluaga

Barranquilla, Atlantico

Actores, Cantantes

Personaje

 


Tulio Zuluaga

actor, cantante

   
 

 

   
 
Actor - filmografía:
  1. "La buena vida" (presentador magazin)(2008)
  2. "La ley de la calle" (1994)
  3. "Pasiones secretas" (1993)
  4. "Tumbe a Tulio" (Variedades)
  5. "Pequeños gigantes" (Variedades)
     
 
 
Información cortesía del periodista Fernando Sarmiento, de Barranquilla, 2005
 
 
 

La fama es apenas una ilusión

Entró apurado, y casi sin saludar se fue sentando en el master para iniciar su programa en 88.9. Se veía cansado y aunque hacía un vano esfuerzo para concentrarse, por momentos se perdía en sus pensamientos. Era evidente que Tulio estaba saboreando los impares que da la fama. "De un tiempo para acá no duermo bien. He tenido que correr de un lado para otro y ni siquiera la noche me alcanza para cumplir con el cúmulo de trabajo".

Hace doce años, cuando hizo su debut en Pegueños gigantes, era sólo un adolescente buscando que le permitieran cantar. Sin embargo, allí estuvo varios meses animando, sin poder pronunciar una sola nota. Desde ese tiempo muchos le vaticinaban que sería un animador de  televisión, pero Tulio Zuluaga continuaba empeñado en ser cantante.

Cuando lo llamaron de 88.9 para que trabajara como discjockey, hace cinco años, creyó alcanzar su sueño. "Tenía un tema que había hecho y venía con la ilusión de que en la emisora me lo dejaran pasar, pero no aceptaron". Aunque la televisión no le entusiasmaba, se la pasaba corriendo del set de grabación al master de la emisora. Así  logró darse a conocer como actor y compositor en la telenovela Semillas de mostaza. Luego le llegó la propuesta de interpretar a un discjockey en el programa FM Stereo. Allí empezó ganándose cuarenta mil pesos, pero muy pronto se dio cuenta de que sus compañeros estaban por encima de su salario y renunció.

Tiempo después ingresó a Maxi mini para realizar la sección Tumbe a Tulio. Después de un corto retiro de FM Stereo, regresó con más ánimo.  

Sin embargo, a Tulio le seguía rondando la idea de grabar sus temas. "Un día no aguanté más y decidí pedir prestados cuarenta mil pesos, con la promesa de devolver cincuenta.  Grabé Todo por ti y Misterio de amor, pero cuando llegué con el disco nadie me lo quería pasar. Me tocó apostar tres meses de sueldo para que por fin 88.9 lo empezara a difundir. Ese miércoles el teléfono no dejó de sonar solicitando los dos temas. Ahora dice adiós a FM Stereo y continúa de discjockey de 88.9, mientras se prepara para grabar un larga duración con el sello EMI, siendo la primera vez que un artista colombiano ingresa a esta empresa discográfica.

Para este bogotano de 20 años, la fama es sólo una ilusión, por eso piensa que aún queda mucho camino por recorrer, y aunque su pinta descomplicada atrae a muchas admiradoras, todo su tiempo lo utiliza para cumplir con los compromisos.

Tomado de la Revista TV y Novelas, No.3-09, 11 de mayo de 1992


 
 

En 1994, cuando Carlos Vives rejuveneció el vallenato, a Discos Fuentes se le ocurrió montarle competencia y puso a un joven mechudo y de aretes de cantante. El intento pegó, tanto que por primera vez se vio en MTV un artista colombiano, era Tulio Zuloaga. Pero este barranquillero, a quien el país conoció en Pequeños gigantes, era hasta ese momento más famoso por ser locutor de 88.9. A pesar de haber actuado en televisión, logró más reconocimiento por presentar la sección Tumbe a Tulio en Maximini TV.  En 1994 grabó Folclor urbano y tuvo su cuarto de hora de hora con la cachuca bacana.

Cuando la música perdió su encanto para él, se fue a Medellín.  Vivió en una residencia estudiantil y montó una oficina para ofrecer sus espectáculos.  Conoció a su actual esposa, con quien tiene tres hijos.  A finales de 1998 empezó una época de dificultades económicas.  Se retiró de los espectáculos y se puso a estudiar mecánica automotriz en una universidad de garaje. 

En 1999 trabajó en talleres de Barrio triste y La Bayadera, sectores deprimidos de la ciudad. "Mi música seguía vigente y los clientes se sorprendían de verme engrasando sus carros". Con 300.000 pesos y un socio arriesgado montó su propio taller, TecniAutos. Ocho años después se ha convertido en uno de los más recomendados por los concesionarios. y hace dos años creó Grupo Tarea.

Cuando había jurado no regresara la escena pública, el dueño de Cosmovisión le propuso presentar el magazín La buena vida, que lo ha vuelto a encarretar con la televisión. "Me siento como en mis años de `Pequeños gigantes," dice, aunque asegura que nunca volverá a cantar ni a actuar, prefiere quedarse en casa con sus hijos y escuchar a Carlos Vives.

Tomado de la Revista Semana No.1345, 11 de febrero de 2008