Fernando Arevalo

Ubate, Cundinamarca

Actores

Personaje

 


Fernando Arévalo

actor

   
 

Vea otras imágenes de Fernando Arévalo en ColArte

   
 
  

Actor - filmografía
(2000s) (1990s)

  1. La tusa, los hombres tambien lloran (2015 - TV)
  2.  (Pal centro y pa dentro (2015 - Teatro)
  3. Los graduados (2013 - TV) ... Elías Torres
  4. Gordo calvo y bajito (2011) ... Sr. Enriquez
  5. Amores que matan (2011)
  6. A mano limpia (2010) ... Don Alvaro
  7. El cartel de los sapos (TV series) ... Julio Trujillo
  8. La quiero a morir (2008) (TV series) ... Claudio Diazgranados
  9. Pocholo (TV series)(2007) Acuña
  10. Ni te cases ni te embarques (2008) ... el cura
  11. La quiero a morir (2008)
  12. La ex (TV series) ... Eddy
  13. Pura sangre (2006)
  14. Mi abuelo, mi papá y yo (2005) ... Priest
  15. Juegos prohibidos (TV series) (2005)cesio Márquez
  16. La Saga: Negocio de familia (2005)
  17. Esquina, La (2004
  18. Carro, El (2003)
  19. Pedro el escamoso (2002) ... Angarita
  20. "Pecados capitales" (2002) TV Series .... Anibal
  21. "Amor a Mil" (2001) TV Series
  22. Pena máxima (2001) .... Don Pedro
  23. Deuda, La (1997) .... Cándido Sanclemente, Oficial de policía
  24. "Los victorinos" (1991) ... el profesor de Victorino Perdomo*
  25. Cuando quiero llorar no lloro (1991ca)
  26. ¿Por qué diablos?
  27. Se armó la gorda 
  28. La reina de Queens,
  29. Es mejor ser rico que pobre (pelicula)
  30. Las brujas
  31. Préstame a tu marido.
  32. La clepsidra

 

 
 
Información parcial cortesía The Internet Movie Database. Con permiso
* Dato gentilmente suministrado por el periodista Fernando Sarmiento, 2004, de Baranquilla

 
 
 

Hay que renovarse y exigirse

{26 años en televisión)

  1. "Fue en Cuando quiero llorar no lloro o Los Victorinos (1991)."
  2. "Dejé de trabajar durante un para dedicárselo a mi familia, que residía en Estados Unidos y Argentina."
  3. "Los personajes más recordados son Angarita de Pedro, el escamoso (2001) y Claudio de Pecados capitales." "Como siempre he hecho teatro, este ambiente me da la posibilidad de renovarme y de encontrar nuevas herramientas para interpretara mis personajes."
  4. Don Alvaro en A mano limpia

Tomado de la Revista TV y Novelas No. 599, 8 de octubre de 2011


 
     
 


Un camaleón de la actuación

por Víctor Manuel García

Su formación teatral ha sido fundamental a la hora de trabajar en profundidad cada uno de los personajes que ha representado. Por eso, no fue simplemente quitarse la careta de Don Pote (Pedro, el escamoso) para ponerse la de Aníbal (Pecados capitales). El trabajo que tuvo que hacer fue de observación, de psicología, de lectura exhaustiva de libretos. Incluso aportó a ese perezoso personaje de Pecados frases chispeantes que ubicaran al ser de carne y hueso que quería hacer en escena. Resultado: la diferencia entre Don Pote y Aníbal es abismal. Tanta, que hoy le preguntan insistentemente en la calle que dónde dejó la barriga del distribuidor de papa. 

Es Fernando Arévalo el actor, al que le gusta verse en televisión para corregir cosas, para reafirmar emociones y aptitudes de los personajes, para examinarse escénicamente. "Todo personaje se fabrica a medida que los capítulos avanzan", explica, mientras bromea con algunos de sus compañeros de set en el estudio de Caracol donde graban Pecados capitales.
"Me encanta trabajar con este equipo porque tiene la conciencia clara de hacer telenovelas, y lo sabe hacer bien", advierte. Sin duda, el buen trabajo se le nota en cada escena. Basta recordar sus personajes tan disímiles y bien construidos a lo largo de su carrera, entre ellos los de ¿Por qué diablos? Se armó la gorda y La reina de Queens, o en filmes como La deuda, Es mejor ser rico que pobre y Pena máxima. 

El de ahora, el perezoso Aníbal, fue una construcción conjunta de los libretistas (Dago García y Felipe Salamanca) y del director, Juan Camilo Pinzón. Claro que Fernando conocía a mucha gente como Aníbal: `intelectualoides de tres pesos que critican y nada aportan; charlatanes y farsantes que pululan en el país. Incluso conoció hace mucho tiempo a un amigo muy parecido a su personaje de novela, y empezó a emularlo como una manera de `mamar gallo entre sus amigos.
"Perezoso no soy", se defiende. "Sin embargo, ¿quién no ha sentido pereza alguna vez en su vida? Es que la pereza es uno de los mejores vicios que existen. No hay nada mejor que quedarse un domingo metido entre la cama viendo televisión. Por eso, trato que Aníbal esté siempre en domingo".

EL RECORRIDO

Epifanio, su hermano, dirigía grupos de teatro estudiantiles y a Fernando Arévalo le llamó la atención eso desde el comienzo. Tenía 13 años y hasta los 18 trabajó en grupos teatrales, pero se dio cuenta de que era difícil sobre vivir de esa manera. Optó por la arquitectura; empezó en la Universidad de los Andes y terminó en la Nacional. Sólo le faltó una materia para graduarse. Y a sus 28 años ejerció, construyó casas, hizo remodelaciones y delineó infinidad de planos. Cuando se convirtió en papá de Federico, sin casarse, tomó la decisión de regresar a lo que le gusta. Fernando siente que se traiciona a sí mismo, y eso sería un mal ejemplo para su hijo. Por eso se asume como padre y como profesional de la actuación. "Me tenía que preciar de algo que me hiciera feliz y sirviera de ejemplo a mi hijo a la hora de asumir posiciones de vida", explica. 

Por eso regresó al teatro y trabajó con Rubén di Prieto. Su ópera prima fue Las brujas y luego se paró sobre el escenario del Teatro Nacional para actuar en Préstame a tu marido. También escribió y dirigió La clepsidra, donde Arévalo aprendió de artistas como Enrique Carriazo, Alejandra Borrero, Robinson Díaz y Adriana Arango. "Adquirí de ellos su seriedad y preparación". 

Precisamente en Préstame a tu marido, Dago y Felipe lo vieron actuar y les encantó. En La clepsidra, para completar, les fascinó el montaje. De inmediato lo contrataron para que trabajara en la telenovela la sombra del deseo, donde hizo de Ibáñez. 

"La actuación es un oficio y por lo mismo no me molesta trabajar en teatro o en televisión. Me siento bien en todos los campos". 

Hoy, Federico, su hijo, tiene 14 años y acompaña a su padre a las rumbas con sus amigos o a sus tertulias de fin de semana. Son amigos y cómplices. Fernando decidió no casarse y ser feliz soltero. "Me encanta ser papá soltero". Con Federico comparten la misma música (la de los Rolling), ven juntos Harry Potter o El Señor de los anillos o se sientan a ver por televisión Pecados capitales y Pedro, el escamoso. Es que el hijo es un `crítico amistoso de su padre.

Actualmente, Fernando Arévalo se siente feliz, pleno.

"La actuación me gusta, me realiza como persona". Explica que si hubiera sido arquitecto, habría sido un profesional perezoso. Ahora bien, sabe muy bien que como actor hay que estar en la búsqueda de la evolución. Con base en eso, tiene claro que hay que hacer teatro, televisión, cine. 

¿Proyectos? Está trabajando con Enrique Carriazo, Álvaro Bayona y Fabio Rubiano en un argumento quizás para televisión o cine. También acaba de terminar de escribir la obra de teatro Ni con palo ni con rejo y quiere montarla más adelante. De resto, Fernando asume la actuación sin planearla, sin idealizarla. A sus 45 años, el actor, natural de Ubaté (Cundinamarca), dice que no tiene un personaje soñado para hacer. "Sencillamente, busco retos para enfrentarlos".

Tomado de la Revista TV y Novelas, No.355, 17 de febrero de 2003