Orlando Valenzuela

Actores

Personaje

 


Orlando Valenzuela

actor

   
 

Vea otras imágenes de Orlando Valenzuela en ColArte

   
 
 
Actor - filmografía
(2000s) (1990s)
  1. El estilista (2013)
  2. El Libertador (2013 - España)
  3. Comando Elite (2013 - TV) ...Capitán Hugo espinoza 
  4. A mano limpia (2010)
  5. El atolondrado (2010, teatro)
  6. The pillowman (2010, teatro)
  7. "Pocholo" (2007)
  8. "Al diablo la maldita primavera" teatro (2004) ... Edwin Rodriguez, una diosa de la noche
  9. "Mesa para tres" (2004) TV Series
  10. "Dama del pantano, La" (1999) TV Series
  11. "Otra en mí" (1996) *
  12. "La viuda de blanco" (1996) *
  13. "Fronteras del regreso" (1992) ... Fly
  14. "Puertoamor" (1990)
  15. "Amar y vivir"
  16. "Oasis"
  17. "Dos mujeres"
  18. "Fronteras"
  19. "Puerto amor"
     
 
 
Información parcial cortesía The Internet Movie Database. Con permiso 
*  Información suministrada por el periodista Fernando Sarmiento, de Barranquilla, 2005

 
 


La mejor manera de ser artista es vivir

La primera vez que Orlando se paró frente a un escenario fue cuando cursaba sexto de bachillerato en el Colegio Salesiano León XIII. Ese día ponía en escena la obra Plástico, escrita por él y su maestro Germán Escallón. "Cuando llegó ese profe enloqueció el colegio. Era un tipo diferente. Muy pronto nos metió en el cuento del teatro y la música, y de ahí en adelante era lo único a lo que yo le paraba bolas", explica Orlando.

Los años pasaron y maestro y alumno siguieron cada uno el curso de sus vidas. Orlando ingresó a la Escuela de Arte Dramático, y para poder pagar sus estudios, diariamente se le veía deambular por las calles tratando de colarse en un bus a cantar sus melodías. En ese tiempo actuó en varias obras de la escuela, pero tal vez la que más recuerda es La vida es sueño, donde caracterizó a Segismundo. Además, andaba con su monólogo Las manos de Euridice, tratando de venderlo para ganarse unos pesos.

"Fue una época dura, pero pienso que valió la pena. Durante esos años adquirí los elementos necesarios para mi formación actoral. Después de que terminé mi tesis, en 1989, empecé a buscar mejores oportunidades a nivel de actuación. Al fin de cuentas eso es mi vida".

En la pantalla chica el primer papel que realizó fue en Amar y vivir. "Recuerdo que hice un papel muy corto, sólo duró dos capítulos. Caractericé a Eliécer, y allí Joaquín me sacó de escena gracias a una puñalada. Pienso que fue una buena experiencia porque me sirvió para que conocieran mi trabajo".

CORTA PERO FRUCTIFERA CARRERA EN TV

El año antepasado Puerto Amor le abrió de lleno las puertas de la televisión. Su caracterización de Ricardo De Castro le permitió mostrar su profesionalismo y su capacidad histriónica. "Después de finalizar esta serie, que duró dos años, Carlos Duplat me llamó para trabajar en Fronteras. Hice el casting y me quedé".

Ahora Orlando Valenzuela es Luis E. -"Fly"- en Fronteras del regreso. "Una de las cosas más gratas que me han sucedido es que me volví a encontrar con mi maestro, Germán Escallón. En cuanto a mi caracterización, pienso que este es un rol muy agradecido. Pienso que el personaje tiene una buena estructura dramatúrgica.  Luis E. me ha permitido meterme más en el sentir humano. Aunque es complejo, pienso que se ha logrado dar el matiz que se quería transmitir. Otro de los puntos a favor es el tipo de temática que aborda; ese es un problema que nos toca a todos. Además, el hecho de ser protagonista me permite mostrar otra faceta como actor".

A pesar de sus veinticinco años y de que la fama le ha llegado de un momento a otro, Orlando continúa siendo el tipo sencillo y rumbero que siempre ha sido. "Pienso que hay que estar preparado para todo. A veces a uno le incomoda que no pueda ir por la calle como cualquier hijo de vecino, porque la gente lo reconoce y quiere compartir algunos momentos con uno. Se pierde un poco la intimidad, pero en cambio hay satisfacciones. Pienso que la mejor manera de ser artista es vivir".

Ahora Orlando está tratando de montar su propio grupo para experimentar con música teatral. Mientras tanto, sigue su romance con Marcela Gallego, quien caracteriza a "La Pereirana " en la serie Fronteras del regreso. "La relación anterior terminó. Ahora me siento muy bien al compartir mi vida con Marcela".

Tomado de la Revista TV y Novelas No. 039, 27 de abril de 1992


 


TRIUNFANTE REGRESO

por Claudia Pedraza

El día en que se cumplieron todas sus expectativas actorales en este país, Orlando se lanzó a buscar nuevos horizontes en España. La llegada de su hijo
también fue suficiente motivo para buscar un cambio, pues sentía que ya había cumplido su ciclo en Colombia. Tras finalizar las grabaciones de La dama del pan tano, en 1998, este bogotano decidió hacer sus maletas y recibir el nuevo milenio con la ilusión de conquistar los escenarios europeos y de entregarse al teatro, que siempre ha sido su mayor pasión. El galán de Fronteras del regreso, reconocido y recordado por sus interpretaciones en Oasis y Dos mujeres, le dio un giro completo a su destino: de firmar autógrafos y ser famoso en su tierra, pasó a hacer teatro callejero en el Parque El Retiro de Madrid y a trabajar como mesero en un restaurante árabe. "Al principio me tocó muy duro, pero esa es la guerra de la vida; sin embargo, a veces al restaurante llegaban colombianos que me reconocían y me pedían autógrafos. Era muy chistoso". 

DESDE CERO

Mientras su carrera tomaba fuerza, se dedicó a compartir con su familia. Las tardes de bicicleta en el par que con su hijo Daniel se convirtieron en su mejor pasatiempo, al igual que hacer nuevos amigos e ir a cine. "Ver las cosas desde otro país te hace crecer. Me tocó empezar de cero, pero ahora estoy centrado y muy claro en lo que quiero. Siento que he madurado mucho y estoy dichoso investigando mi discurso artístico" .

Su sueño comenzó a hacerse realidad aquella tarde en Madrid, cuando leyó un letrero que decía: "Se necesitan actores que sepan de música". Sin dudarlo, tomó el riesgo de presentarse al casting de la Compañía Teatral Yllana, y entre cientos de participantes, fue el único extranjero que pasó. "Comencé a trabajar la fonética española y a hacer teatro cómico visual con la compañía, viajando por diferentes países de Europa; también hice una obra de teatro en francés llamada El gordo y el flaco

Pero definitivamente el gran paso lo dio cuando ingresó al elenco del concierto teatral Rock & Clown, una obra que ha sido vista en 28 países por más de 600 mil
espectadores y que, gracias a la Asociación Lope de Vega, estará en Colombia. "Es una obra muy divertida, con mucha música y humor; tiene un lenguaje universal que incita a estar de fiesta. Nos vamos a presentar en noviembre en Bogotá y Medellín". 

Aunque está radicado en España, su anhelo es viajar con más frecuencia a Colombia para verter todo su talento en ambos países. Se siente feliz por haber regresado victorioso al país, gracias a la perseverancia y a la constancia en la búsqueda de su desarrollo actoral en el extranjero. "¡Qué alegría después de cuatro años ver de nuevo a mi familia y a mis amigos, y disfrutar una bandeja paisa, que tanto me gusta".

Tomado de la Revista TV y Novelas No. 346, 15 de octubre de 2002


 


Le sigue apostando al teatro

Después de una larga temporada en España, disfrutando del nacimiento de su hija Eva, el actor Orlando Valenzuela regresó a Colombia para presentar algunas audiciones en los dos canales privados, para realizar nuevas temporadas de las obras The Pillowman y El atolondrado, para grabar algunos capítulos de A mano limpia, de RCN, y para celebrar "con una super rumba", sus 20 años de carrera artística en televisión.

"Sólo en televisión, -dice-porque en la actuación llevo 25 años. Me gradué en la Escuela Nacional de Arte Dramático en 1985".

"Será una celebración con bombo y platillos, a la que invitaré a todos mis compañeros y tendrá la esencia de lo que soy yo: rock, motos, bohemia, buen comer y buen beber", agrega.

A mediados de septiembre, se devolverá a España para grabar la tercera temporada de Matalobos, una serie policiaca española en la que interpreta a un narcotraficante colombiano.

Luego, regresará al país con su hija y su esposa, porque ahora están radicados acá.

Las presentaciones de El atolondrado serán en Yopal, Villavicencio y Cali, mientras The Pillowman repetirá en octubre próximo.

"Son obras muy distintas. En El atolondrado me divierto, es relajada. En cambio, The Pillowman es más fuerte, hay más rigor. Dura dos horas y 45 minutos en escena".

Su proyecto más inmediato, aunque apenas es tan sólo eso, consiste en crear los premios del teatro. Según Valenzuela, en Colombia se produce muy buen teatro, sobre todo en ciudades como Mede-llín, Cali y las del Caribe, pero "el monopolio del Nacional y de las obras bogotanas no permite que se conozcan. Sería muy bueno si se pudieran integrar y crear un premio que incentive este trabajo, que cada vez es más profesional".

Por lo pronto, está en la creación de la fundación La falsa puerta, al lado de Ricardo Vélez, en la que hará obras muy urbanas, al estilo de La loca Margarita.

Tomado del periódico El Tiempo, 27 de agosto de 2010