Carlos Calero

Cartagena, Bolivar

Presentadores

Figura Humana

 


Carlos Calero

presentador

   
 

Vea otras imágenes de Carlos Calero en ColArte

   
 
Barranquilla, 1969
 
 
 
 
 

Cuando Carlos Calero hizo el casting para presentar Noticias Caracol, porque la entonces presidenta del canal, Mabel García, lo llamó, se sintió muy
seguro de sí mismo. Pero las ilusiones se le bajaron a los pies cuando al final de la prueba, Yamid Amat, sin ninguna diplomacia, le dijo que registraba muy niño y era imposible ponerlo a presentar; aun así, le dijo que se quedara como periodista. Carlos aceptó con la esperanza de que un día Yamid lo sentara en el set, como ya le había ocurrido cuando era reportero de deportes en El informativo de Señal Colombia y terminó convertido en el presentador titular porque Jorge Antonio Vega no fue. «En el fondo, siempre deseé que algo así pasara». En Caracol no tuvo que esperar a que alguien se ausentara, pues antes de comenzar en forma, el canal presentó por unos días 7:30 Caracol, y a los dos meses finalmente Yamid se decidió y lo puso a conducir los noticieros de fin de semana. Hoy le ha ido tan bien que ya presenta el informativo de las 10 p.m. con Paula Jaramillo.

PLENO Y PARRANDERO

A sus 31 años se siente un hombre pleno con su carrera y su familia. Está casado con la periodista Paulina Ceballos y tiene una hija de 2 años llamada Sofía Alejandro. Desde que estudiaba comunicación social en la Universidad Jorge Tadeo Lozano, soñaba con ser presentador. Por eso no era gratuito que fuera el designado para fungir como tal en las prácticas y pruebas extraclase. Lo curioso es que cuando se graduó, sus primeros trabajos fueron en comunicación organizacional: primero estuvo en Horizonte y luego en la Contraloría General de la República. El espaldarazo para ingresar a la televisión lo recibió de parte de un tío suyo, que era general retirado y quien le contó que las Fuerzas Armadas harían un informativo y que estaban evaluando aspirantes. ?l se presentó y así se convirtió en el conductor de Insignia y posteriormente de El informativo de Señal Colombia.

Hasta este punto de la historia todo parece muy normal en la vida de Carlos. Sin embargo, hay una faceta suya que pocos conocen, pues en pantalla sólo se advierte el serio y bien vestido presentador de rígida compostura. Se trata de su faceta como cantante que Carlos vivió con pasión y que experimentó paralelamente al periodismo. Como buen costeño, nacido en Barranquilla y criado en Cartagena, es un apasionado por la rumba, el vallenato y la música en general. De ahí que cuando llegó a la universidad formó su propia orquesta y con ella recorrió varios pueblos colombianos y las principales instituciones de educación superior. Su éxito fue tal que concursó en el programa Exitosos y se convirtió en el primer ganador, y como premio lo incluyeron en un grupo musical llamado Hola Caribe, que grabó un disco tropical y contó con mucha promoción; pero el álbum nunca salió al mercado. «?ramos tres integrantes: Claudia De Hoyos, la actriz, que además era compañera de universidad; Claudia Ramírez, quien ahora canta en Tardes con María C., y yo. Infortunadamente el grupo se disolvió porque para esa época Sonolux, la disquera, estaba muy concentrada en Carlos Vives, Iván y sus Bam Band, y Karamelo». 

Su segunda experiencia musical fue mucho más exitosa. Se trató del grupo vallenato Código 3, cuyo tema La cita sonó en todo el país y llevó a Carlos y al resto de los integrantes a eventos tan importantes como el Festival Vallenato y el Carnaval de Barranquilla. 

Todo el que en esa época trataba a Carlos, le auguraba un futuro exitoso como solista vallenato. Pero su vida tomó otro rumbo. «Terminé por desilusionarme porque la carrera de un cantante es bastante inestable, y en medio de todo, yo quería ser presentador. La música vive y la llevo conmigo; no se equivocan los que dicen que soy el alma de las fiestas, porque cuando llego a una, me encanta cantar y tocar la guitarra». 

La más feliz con su retiro musical fue su entonces novia y hoy esposa, a quien no le gustaba la idea de que fuera artista. ?l tampoco se arrepiente de haberse alejado, ni siquiera cuando ha tenido que ir en dos oportunidades a cubrir el Festival Vallenato; pero confiesa que sí siente algo de nostalgia. «Voy y me digo: Qué rico estar parado en una tarima cantando. Pero siento que es una etapa que viví, la aproveché y quedó atrás». Por eso mismo lo pensaría muchas veces si alguien le propusiera volver a cantor profesionalmente.

Tomado de la Revista TV y Novelas No.283, 2 de octubre de 2000·


 
 


Entre la nostalgia del vallenato y el acelere de la presentación

por Johana Amaya

Con 18 kilos menos de peso, gracias al balón gástrico, Carlos Calero estrena imagen y programa concurso (en febrero próximo). Coqueto tímido y hogareño, el presentador desmiente los rumores sobre su separación.

Unos buenos vallenatos de los hermanos Zuleta o de Peter Manjarrés lo transportan a los paisajes radiantes de su natal Barranquilla o a las empedradas calles de Cartagena, que recorrió hasta los 18 años, cuando decidió venir a Bogotá. Sin dejar atrás la música, Carlos Calero se enfrentó a las cámaras y supo que su lugar estaba en la televisión.

Ya lleva 12 años en ella. Su paso por Caracol Noticias marcó un rumbo en su carrera profesional; estuvo al frente de la información general y deportiva, pero cada experiencia le fue mostrando lo que en realidad le producía éxtasis: la alegría de la gente. Por eso, con paso fume decidió convertirse en presentador de entretenimiento y hoy se consolida como uno de los mejores de la televisión colombiana.

En 2007 fue visto en programas del Canal RCN: programa de magia, el cubrimiento del reinado, El gran chou y Caleroscopio

Tomado de la Revista Alo No.494, 30 de noviembre de 2007