Adriana Bottina

Palmira, Valle

Actores, Cantantes

Personaje

 


Adriana Bottina

actriz, cantautora

 
 

Vea otras imágenes de Adriana Bottina en ColArte 

http://www.adrianabottina.com

   
 
Palmira, Valle del Cauca

Actriz - filmografía

  1. "Nadie es eterno en el mundo" (2007) ... Wendy, protagonista
  2. "La hija del Mariachi" (Voz de Rosario)
  3. "Maria Madrugada" (2002) TV Series .... Consuelo
  4. "Traga Maluca" (2000) TV Series .... Estrellita
    ... aka "Putas de Aguadas, El" (2000) (Colombia)
  5. "Por amor"
  6. "El amor es más fuerte"

Ella misma- filmografía

  1. "Protagonistas de Novela 2 - La Amenaza - Colombia" (2003) TV Series .... Herself/Teacher
     
 
 
Información parcial cortesía The Internet Movie Database. Con permiso

 
 


Mucho de amor, poco de rock

Por  Martha P. Beltran

Para ella, Consuelo ha sido toda una experiencia, un papel muy distinto al de Estrellita. "El vestuario de Consuelo es muy con servador. Con ella chocaba a veces porque no tenía firmeza, pero entendí que era un ejemplo de profesora, que era una amiga, una consejera, de esas que pasan inadvertidas, pero que viven situaciones gratificantes". Para crear este personaje, Adriana utilizó herramientas cotidianas: "Averigüé cómo eran los profesores y comprobé que muchos tenían el perfil de Consuelo. La mayoría son consejeros". 

Y es que Adriana, en la vida real, también ejerce la docencia, en el sentido de la consejería. La pone en práctica todos los días en la escuela de ingeniería de sonido que dirige con su esposo. Allí asesora a grupos de personas en terrenos como la publicidad; además dicta clases de canto, les ayuda a los alumnos en su formación en el escenario y, de paso, les da una manito en asuntos de prensa. Los alumnos, que son de todas las edades, tienen allí la oportunidad de grabar su propio demo. 

Ella lo cuenta con la emoción que siente un profesor cuando habla de un excelente alumno: "Me emociona ver a la gente motivada. Esta es una experiencia que me sirve mucho, que contribuye a mi trabajo".

POR UN PELO 

Para la artista valluna, grabar la novela de Caracol fue una gran experiencia, que la llevó incluso a convertirse en su propia estilista, todo gracias a un corte de cabello que no la dejó muy a gusto, pues además de acabar con su larga cabellera negra, no compartía la filosofía de su personaje. El nuevo peinado le hizo pasar un difícil fin de semana y lucir, durante toda la telenovela, un peinado que nunca acabó de gustarle. Desde esa época, ella misma se corta el cabello y se aplica cuanto tratamiento tiene a su alcance para que le crezca y vuelva a lucir como antes.

GRACIAS AL AMOR 

Cuando terminó María madrugada se dedicó en cuerpo y alma a la composición, pues entre su papel de Estrellita en La traga maluca y el de la profesora Consuelo en María madrugada, apenas tenía tiempo para plasmar sus pensamientos; pero la televisión es algo que todavía le hace latir con fuerza el corazón: "Espero que llegue mi papel, pero ya habrá tiempo para hacerlo".

Ser paciente no quiere decir que no sea ambiciosa: "Estoy detrás de un protagónico musical; incluso pienso escribir mi propio proyecto. Soy capaz de respaldarlo". La cantante está terminando su nuevo disco, lleno de fusión y de ritmos latinos: "Me cansé del rock. Hice dos discos, pero me convencí de que era una lucha tonta porque no vi resultados. Pero aprendí". 

En este cambio de ritmo también tiene mucho que ver su parte interna, la que ahora rige su forma de cantar: "Es simpleza, pero a la vez dulzura". Esta característica define su música alegre, que pone a bailar. "Jugué, hice música. Fue una etapa de niña". Pero tuvo un cambio grande en las letras: `Antes hablaba de la muerte, de las tristezas, de las distancias. Gracias a Juan (su esposo), las letras son de amor, románticas, algo que nunca pensé ser. Mis letras son más juveniles, menos depresivas, más conscientes de la madre tierra, más sociales, tema que me interesa; son más brillantes". Y es que ella misma se sorprende cuando `chatea con su esposo y descubre en cada cosa que escribe una frase de amor. Juan Quijano, con quien con trajo matrimonio hace dos años, es su perfecto complemento; tanto, que ahora que él se encuentra afuera del país por asuntos de trabajo, ella está hecha un nudo con todas las actividades no solo profesionales sino personales que su es poso maneja con la precisión y puntualidad de un reloj suizo. 

Y es que ese cambio le ha hecho pensar en asuntos que antes veía muy lejanos. Uno de ellos es la maternidad, una idea que ahora ve más cercana, más real, y todo gracias a unos sobrinos políticos: "Me producen mucha ternura". Y por supuesto la seducen cuando la visitan y le piden pan con mantequilla. "Ya le propuse a Juan tener un bebé". Aunque realizar este propósito no es algo inmediato, ya se sienten preparados para recibir a un nuevo miembro en su familia.

Tomado de la Revista TV y Novelas, No. 354, 3 de febrero de 2003



 

Actuar fue un paso para cantar

Adriana Bottina siempre tuvo claro que lo suyo es la música. "El chip ya venía conmigo activado con canciones y melodías", dijo al presentar su nuevo álbum, Adriana Bottina, convencida de una vocación de la que piensa, ya es hora de capitalizar.

Todavía estaba en el colegio cuando grabó Al rescate, su primer álbum, con Discos Fuentes. De este se hizo conocida la canción Salta.

Pero mientras le llegaba el turno de grabar otra vez esperó cerca de 10 años en la televisión. De ahí que muchos la recuerden como actriz. Primero fue presentadora de Odisea, un programa infantil que pasaban todos losdías en la tarde. Siguió con las telenovelas El amor es más fuerte, Traga maluca y María Madrugada. Fue la profesora de canto en el reality Protagonistas de novela, versión 2 y 3.

En el año 2004, cuando representó a Colombia en el Festival de Viña del Mar con la canción Suéltame animal, empezó el camino de retorno hacia la música. A su llegada formó su banda musical y se puso en contacto con el productor Orlando Sandoval y el resto, según ella, es historia. "Estuve como actriz sólo para abrirme campo en el medio artístico, pero yo nací para ser cantante" dice Bottina.

Su álbúm se mueve en el género pop e introduce elementos de rock y de R&B. El primer sencillo que ya empezó a sonar se llama Qué tiene tu amor.

Tomado del periódico El Tiempo, 27 de octubre de 2006


 


UNA NOVELA A SEIS VOCES

por Marta Bruges

AI principio, los realizadores de la telenovela La hija del mariachi querían encontrar actores que cantaran de verdad. Hicieron audiciones, a los aspirantes les pusieron escenas que

incluían cantar con mariachis, oyeron cientos de versiones de El rey y Las ciudades, pero nada... siempre escaseaba esa magia cautivante que encierra una auténtica interpretación ranchera.

Entonces, Josefina Severino, la productora musical, les dijo a Diego Hoyos, el director, y a Alex Basile, el productor general, que no sacrificaran la calidad actoral por buscar vocalistas, pues ese problema se podía solucionar gracias al milagrito del doblaje. Fue cuando resolvieron escoger buenos actores y buenísimos cantantes. Nacieron así dos procesos de casting: el uno sobre un escenario y el otro en un estudio de grabación. Los escogidos en uno y otro debían complementarse de manera perfecta; ser la cara y la voz de un mismo personaje. "Me dediqué a escuchar cantantes; dice Josefina. "Era indispensable la excelencia vocal y que el timbre de la voz cuadrara con la fisonomía del personaje.Y to lograron. La mayoría de los televidentes cree que son los actores quienes están cantando.

El proceso es el siguiente: Mónica Agudelo, la libretista, escoge las canciones que siempre van ligadas al desarrollo de la historia. Josefina hace los arreglos musicales y envía las letras a los tres cantantes para que se las aprendan, con indicaciones relativas a las escenas en que van, para que les sirva de guía en la interpretación. Luego graban las canciones con el mariachi Clásico Contemporáneo (12 músicos). Cuando están completas, con voz y música, se las entregan en CD a los tres actores para que las practiquen en sus casas, porque si al grabar el lipsing (movimiento de labios) no queda perfecto, la escena debe repetirse. "Contamos con la suerte de que los actores escogidos tienen buen oído.

CANTA, ROSARIO

Carolina Ramírez (Rosario) y Adriana Bottina habían oído hablar la una de la otra, pero no se conocían. Se encontraron frente a frente por primera vez en el coctel de lanzamiento de la telenovela. "Oye, qué buena voz tienes; dijo Carolina. "Y tú, qué buen doblaje haces; le contestó Adriana.

Ninguna de las dos era fanática de las rancheras, aun que Bottina recuerda que de chiquita las interpretaba en los festivales escolares. "Cuando Josefina me llamó, me pareció divertida la experiencia, y ahora he descubierto la vena poética de José Alfredo Jiménez; esa es la parte que más me ha encarretado. Ella nunca ha ido

a las grabaciones; solo ha visto algunos capítulos al aire: "Me resultaba extraño oír mi voz en otra persona que se mueve diferente a mí, pero poco a poco he ido acostumbrándome a Rosario, una mujer linda, berraca y humanitaria. Trato de hacer las cosas como ella las haría.

Como proviene de familia caleña, Carolina tampoco cultivaba las rancheras; a to su mo llegaba a Ana Gabriel. Fue su ex novio, el actor Jimmy Vásquez, todo un conoce dor, quien la inició en el género. "Ahora, Rosario me las inyecta vía intravenosa;dice. Además, la música me ayudó a construir el personaje. En el set, canto durísimo y aunque mi voz no se oye sino la de Adriana (gracias a dos parlantes grandísimos), eso me ayuda a que el doblaje quede perfecto y a comerme el cuento de que Rosario está cantando:

Tomado de la Revista TV y Novelas No.468, 21 de octubre de 2006


 


De nuevo al disco

LA VOCALISTA, QUE CANTA POR ROSARIO EN `LA HIJA DEL MARIACHI, PREPARA EL LANZAMIENTO DE SU SEGUNDO ÁLBUM.

Representó a Colombia en el Festival de Viña del Mar 2004 y se ha mantenido vigente como cantante y actriz, pero hacía nueve años que no grababa. Su nuevo CD se llama como ella, Adriana Bottina, y contiene 12 temas propios de corte pop con algo de soul y rock. El lanzamiento será muy pronto con un concierto, acompañada de su banda, en un bar capitalino. Por eso andaba dedicada a la grabación del video de la canción Qué tiene tu amor, cuya autoría comparte con el barranquillero Diego Morán. "Es una historia sobre esos amores que aunque hacen daño, uno no se decide a terminar".

La dirección musical del disco estuvo a cargo de Orlando Sandoval y fue masterizado en Nueva York por León Zervos.

Tomado de la Revista TV y Novelas No.467, 7 de octubre de 2006


 


Su apellido de ascendencia italiana le da una elegancia que combina muy bien con su voz. Usted la tiene que recordar cuando opacaba a las participantes de Protagonistas de Novela con su personalidad y cuerpo perfecto. Era la profesora de técnica vocal. 

Hoy, Adriana Bottina tiene dos facetas. Es la voz que les pone picante a las canciones de la telenovela La hija de mariachi de RCN y de otro lado, por estos días está lanzando su nueva producción discográfica. Su capacidad artística da para todo. Bottina canta, produce, compone, enseña y actúa.

Su bella sonrisa, su figura atlética y su carisma generan un torbellino que al final revuelca pero encanta. 

Paso a paso, con prudencia y calma gestó su nuevo disco al que tituló Adriana Bottina, así, como ella se llama. Fueron tres años de trabajo bajo la asesoría de expertos como Orlando Sandoval, productor graduado de la Universidad de Miami y nominado al Grammy Latino en el 2003; Paul Votteler, baterista radicado en Miami y músico de grandes artistas como Arjona, Christian Castro y New Kids on the Block; Natalie Gampbert, bajista sueca que ha trabajado con artistas como Cabas y Amparo Sandino, y los guitarristas John Cardona, de Nueva Jersey y Camilo Vega, de Colombia, considerado como uno de los grandes maestros de la música colombiana. 

Ningún género le queda grande. Se desenvuelve como quiere en la ranchera, el tex mix o la balada. Ahora, con su nuevo sencillo Qué tiene tu amor, maneja con gran solvencia el pop, matizado con ritmos latinos para darle un carácter lleno de energía y vitalidad. ¿Qué tiene Adriana Bottina? Sencillo, lo tiene todo paca triunfar. 

Tomado de la Revista Soho No. 70, noviembre de 2006


 


La hija de un payaso

Su historia es como de telenovela o, más bien, como de cuento de hadas. A los 5 años de edad, Adriana Bottina cantaba y bailaba al ritmo del acordeón de su papá (q.e.p.d.), un payaso de Palmira, Valle, que animaba eventos para ganarse la vida.

Así fue como la artista se familiarizó con los escenarios musicales desde cuando era una niña. Con sus hermanos menores, Luz Dary y Andrés, acompañaba a su papá, José León Bottina, en la tarea de divertir a la gente.

Los tres hermanos Bottina lucharon para que esa herencia artística permaneciera en sus planes de vida. De ahí que Luz Dary sea hoy en día la voz líder de un grupo de alabanza cristiano y que Andrés, más conocido como J Joe, sea cantante de rap.

Lo que nunca imaginó Adriana fue que las canciones de despecho serían las que mayor despliegue le darían a su carrera. Como Wendy, la protagonista de la telenovela Nadie es eterno en el mundo, se convirtió en la estrella de este género, del que siempre ha sido rey Darío Gómez. "Ella logrará lo que yo no pude: Ilegarles a los jóvenes con la música de despecho; asegura el intérprete y compositor paisa.

Lo curioso es que Adriana se dio a conocer en el género rock con la canción Salta, que sonó en todas las emisoras colombianas a finales de los 90. Luego saltó al pop, cuando participó en el Festival de Viña del Mar en 2004, y a la ranchera, cuando RCN la contrató para ser la voz de Rosario (Carolina Ramírez) en la telenovela La hija del mariachi, proyecto en el que le prometieron que sería la protagonista.

ROSARIO NO, WENDY SÍ

Según fuentes del Canal RCN, el personaje de Rosario fue inspirado en Adriana. Sin embargo, solo la llamaron para que grabara su voz en las escenas en que la actriz Carolina Ramírez tuviera que cantar, y nunca le avisaron acerca del casting.

Ella prefiere no hablar del tema. Claro que reconoce que le habría gustado que el Canal la hubiera tenido en cuenta para ese papel, pues considera que su experiencia como actriz no se improvisa. Estudió con maestros como Jorge Herrera, María Victoria Hernández y Miguel Ponce. Representó su primer personaje en la telenovela El amor es más fuerte, luego estuvo en Traga maluca, María madrugada y Por amor "Muchas veces me entristecí y me desilusioné del medio por la falta de oportunidades; pero supe esperar.

En 2006, como si el destino pusiera a prueba su sabiduría para tomar decisiones, en una misma semana le llegaron dos propuestas para protagonizar. Sin embargo, aceptó darle vida a Wendy, la cantante que lucha por triunfar en la música.

HUY" DEL DOLOR

La vida de su personaje se asemeja mucho a la suya. Escapando de la pena que le causó la muerte de su padre, Adriana llegó a Bogotá hace 10 años. "No tenía ni cobija; confiesa. Un mago, amigo de su familia, la acogió en su casa mientras ella tocaba puertas. A punta de jingles se sostuvo por un tiempo. Luego vendió libros en varios colegios de Bogotá. También cantó boleros, jazz y blues en diferentes hoteles de la capital del país, y gracias a su participación en el Festival de Viña del Mar, se le abrieron muchas puertas de trabajo, como la de Protagonistas de novela, donde fue profesora de canto, y la del bar Punto G, donde la cantante alegró las noches de rumba bogotanas con su banda durante más de un año.

Con el apoyo de su esposo, el ingeniero de sonido Juan Carlos Quijano, con quien lleva seis años de matrimonio, grabó su disco de pop latino titulado Bottina. Sin embargo, el despecho es el género con el que ganó más popularidad debido a la telenovela y a la gira de conciertos que hace por todo el país. "Estoy muy feliz por ella, está haciendo lo que siempre soñó: cantar y actuar. La fama que ha alcanzado su personaje es impresionante. Por fortuna no soy celoso; dice Juan Carlos con asombro por los miles de admiradores que ha ganado su esposa.

Y es que, entre otras cosas, Wendy sacó a flote la sensualidad que Adriana no se había atrevido a expresar. "Ser sexi no estaba en mi personalidad. Descubrí ese aspecto del que no era consciente", concluye la artista que hoy cosecha los éxitos que sembró a puro pulso y a pura voz.

Tomado de la Revista TV y Novelas No.486, 16 de junio de 2007


 

 


Sus mil voces

por Laura Moreno Tafur

De sonar en las emisoras con el disco que lleva su nombre, la voz de la actriz y cantante Adriana Bottina pasó a ser la más escuchada en la televisión colombiana. Desde rancheras hasta música de despecho, pasando por tex mex, la escuchamos en las telenovelas Nadie es eterno en el mundo, Así es la vida, Zona rosa, Por amor y La hija del mariachi. Así es. La artista del Valle demostró que su talento definitivamente no tiene género. "Me di cuenta de que mi voz se acomoda a distintos ritmos. Cuando pensaron en hacer la telenovela La hija del mariachi, la producción del Canal RCN decidió que el personaje protagónico de Rosario lo hiciera la actriz Carolina Ramírez. Pero ella no es cantante, así que iniciaron la búsqueda de la artista que Ramírez debía doblar en el momento de interpretar sus rancheras. "Me llamaron para ver si mi voz se parecía a la de Carolina y así evitar que se notara el cambio en el momento de hablar y después, de cantar; explica Bottina.

El casting resultó y, mes a mes, Adriana graba las canciones que Rosario canta. "Es necesario tener una buena dirección musical. Josefina Severino (encargada de la música incidental de la telenovela) me explicó cómo era Rosario y me cuenta lo que le sucede en la historia, para que mi voz esté de acuerdo con el momento que ella esté viviendo en la novela.

Por otra parte, cuando empezaron las audiciones en la telenovela Por amor que TeleColombia produjo para la cadena Telefutura en Miami, Bottina ganó el personaje de Rita, una empleada del servicio. Sin embargo, aún continuaba la búsqueda de una actriz que también cantara para hacer el personaje de Ximena, quien es la vocalista de un grupo llamado Los Cumbia Boys en la novela. AI final, le propusieron a ella hacer el casting para este personaje. "Y me quedé con el papel de Ximena. Compuse parte de las canciones que interpretaron Los Cumbia Boys. En esta oportunidad, canté música tex mex.

Bottina, junto con su esposo, el productor musical Juan Carlos Quijano, Ilevó a la productora TeleColombia su último trabajo discográfico. Entonces, sus temas se convirtieron en la música que acompaña a algunas escenas de la serie Zona rosa. En medio de la trama, a lo lejos, casi imperceptible, se escucha su voz. De igual forma, Adriana canta el cabezote del unitario Así es la vida, del Canal RCN.

Cuando se le presentó la oportunidad de hacer el casting para el protagónico de la telenovela Nadie es eterno en el mundo, Adriana Bottina acababa de grabar su disco. "Fue muy emocionante cuando quedé como protagonista. Me encanta el personaje de Wendy y además me pareció muy chévere poder interpretar canciones de un género del cual no sabía mucho".

Vos sin etiqueta

Con el profesionalismo que la caracteriza, Adriana tiene mucho cuidado de que su voz no se oiga igual. "Rosario y Wendy están en este momento al aire: la primera en La hija del mariachi y la segunda en Nadie es eterno en el mundo. Por eso trato de cambiarle cositas a la voz para que no se oigan iguales. La experiencia de interpretar música ranchera con Rosario en La hija del mariachi, tex mex con Ximena en Por amor balada pop en mi disco a interpretar despecho en Nadie es eterno en el mundo con Wendy me ha enriquecido vocalmente.  Por esta razón, no es raro que Bottina contemple la idea de cambiar el género de sus canciones. "Hoy me siento muy a gusto con la música de Wendy; además, en el transcurso de la historia, ella le impregnará salsa y vallenato a su música. Creo que definitivamente, esto puede influir en mi música más adelante. Con toda esta experiencia, me doy cuenta de que mi voz nació sin etiqueta; concluye emocionada.

Tomado de la Revista TV y Novelas No 483, 5 de mayo de 2007


 

 


De rockera a reina del despecho

por Lina María Gómez González

Los dos últimos años han sido para Adriana Bottina tan agitados como exitosos. Ahora que terminaron las grabaciones de la telenovela Nadie es eterno en el mundo y el concurso `El baile de Wendy, quiere dedicarle tiempo a su hogar, sus gatos, contestar cartas y llamadas, leer libros y terminar de pintar sus cuadros de payasos. La imagen de la cantante y actriz en el último año ha sido Wendy Jiménez, el personaje que interpretó para la telenovela del Canal Caracol. Tanto el personaje como la producción invadieron sus espacios, a tal punto, que tuvo que dejar de un lado la promoción de su trabajo discográfico homónimo.

"La novela, con todas las cosas bonitas que me ha traído, también cambió muchas cosas de mi vida, entre ellas, rotundamente, mi estilo musical. Cuando empezaron los contratos para cantar como Wendy, tuve que renunciar a mi disco. Fue muy triste en un comienzo pero las recompensas llegaron pronto", cuenta Bottina mientras Tobías y Negro, sus gatos, se sientan en sus piernas.

Bottina entendió que rivalizar con la música popular era una lucha perdida. Por eso, hoy está enamorada del público y del estilo tradicional y afirma que valió la pena haber pospuesto su disco de pop y haber dejado atrás el rock que la dio a conocer en el concurso de bandas de la emisora Radioaktiva. "La experiencia con estos géneros la veo ahora como un aprendizaje musical. Y aunque estoy haciendo otro estilo, por dentro mi corazón sigue rockeando, saltando, lleno de energía hacia el público, emocionado y más feliz, porque cantar con mucha gente era lo que quería hacer en la vida y hasta el momento lo he logrado".

En definitiva, su vida le cedió un espacio muy grande a Wendyy cuando la gente la llama por este nombre en la calle, simplemente no le molesta, pues para Adriana esa Wendy Jiménez seguirá siendo ella y le da la bienvenida a las Wendys y demás personajes musicales que lleguen a su vida.

EL FEN"MENO

Una gran sorpresa se llevó Adriana con el éxito del personaje. Cada presentación en vivo durante el concurso El baile de Wendy era un asombro más. Salir de los conciertos se convirtió en una misión imposible. La gente quería tener algo suyo, así fuera el pelo, las bo tas, los vestidos. Fue una experiencia tan nueva como impresionante. Recibió infinidad de cartas de niñas y cantidad de detalles como pulseras, aretes, anillos, collares, dijes de oro de la Virgen y manillas. El común denominador de las cartas era tener la oportunidad que tuvo Wendy y otras cuantas peticiones que Adriana no puede cumplir. Por ello, dice que lo único que puede hacer es cantar por una buena causa y pensar y extrañar a todas sus seguidoras por todas esas manifestaciones de cariño.

"Recuerdo que en el aeropuerto de Turbo, al día siguiente de la presentación, estaba muy cansada y una cantidad de niños que me veían a través del vidrio de la sala de espera me pedían hacer los pasos de baile de Wendy.  Fue tanta su insistencia que terminé bailando para ellos. Después me acerqué a otro grupo de niños quienes notaron mi cansancio y empezaron a hacerme

masaje por todo el cuerpo. Sentir esa cantidad de manitos ha sido la expresión de cariño más linda que he sentido por parte del público".

ROCK, POP VS. MsSICA POPULAR

Desde niña, Adriana Bottina ha tenido una lucha constante con la música popular. Enfrentándose a los consejos de su padre y de varios productores musicales, persistía con su espíritu rockero. Sin embargo, el camino siempre desembocaba en un destino popular. Su padre tocaba en el acordeón canciones de Lisandro Mezay algunas del género norteño y siempre le decía qué canción debía cantar. "Una vez me obligó a aprenderme Gaviota traidora y me la hizo cantar en un grupo de música carrilera con Las Hermanas Esmeralda, sólo estuve en una presentación porque sentía que no era lo mío", recuerda.

La anécdota con esta canción continuó años más tarde cuando hizo el casting para el personaje de Estrellita en la telenovela La traga maluca. La sorpresa llegó cuando le pidieron que cantara música carrilera. Empezó a hacer memoria y recordó las palabras de su padre: "Todo lo que aprenda en la vida le va a servir" y ahí estaba Adriana haciendo el casting con Gaviota traidora con la que obtuvo el personaje.

Luego de ese primer trabajo en música popular viajó a Miami con su rock bajo el brazo. Allí conoció a un productor que le propuso hacer música norteña. Se negó a pesar de la insistencia. Regresó a Colombia y al poco tiempo empezó a grabar la telenovela Por amor, también de música popular. "Cada vez que hablo de eso siento que estaba predestinada de cierta manera. Pero cuando se trata de personajes musicales, no me importa el género que interprete porque son los papeles que me gusta hacer".

Después hizo la voz de los temas musicales de La hija del mariachi hasta que llegó Nadie es eterno en el mundo con Wendy Jiménez. Pienso que valió la pena haber sido un poco rebelde en este sentido, porque aprendí a valorar mucho más al público, creo que esto no me llegó de golpe, la experiencia que tuve en otros estilos musicales la puedo aportar al trabajo de ahora para que suene diferente, que le da un ingrediente nuevo a la música popular, y creo que valió la pena, así como vale la pena apartarme de otras cosas para dedicarme a la música popular desde este momento".

Wendy Jiménez ha sido una oportunidad para la vida y la carrera que la artista palmireña ha aprovechado. Aun que el personaje es un artista ficticio, el público siente un cariño especial por esa voz y por lo que hace este artista en el escenario. Y en agradecimiento a ese público está preparando un disco de género popular. El pop quedó atrás y valoro el resultado que dio Wendy en su vida artística. Por eso enfatiza que seguirá haciendo música de despecho.

Tomado del periódico El Espectador, 27 de enero de 2008


 

   

 

 

 

Adriana Bottina, quien llévate más de tres años ausente de tos estudios de grabación y los escenarios, regresa con un nuevo álbum de música gospel denominado Mi diseñador. Con este trabajo, Adriana se aleja de su anterior sonido pop y popular, "En este disco quiero aportar algo a la vida de las personas, que les dé esperanza, especialmente a los jóvenes. Quiero que la gente se conecte con Dios y no con una religión".

La producción del álbum duró cuatro años; tres de las canciones fueron compuestas por Adriana y una por Daniel Bengoechea, productor del CD. También incluyó canciones gospel clásicas. Más es el primer escondite. "Se trata de una canción que invita a la gente a encontrarse con Dios o construir una relación más estrecha con ?l", explica. El video de este tema fue grabado en la población de Chía (Cundinamarca). La cantante y actriz estrenará su trabajo el 12 de mayo en el Tunjuelito Gospel.

Tomado de la Revista TV y Novelas No. 614, 5 de mayo de 2012 


 

   
   

  Imagen de esta bella mujer colombiana, extraidad de internet.  
  http://www.mujerescolombianas.tk/modules.php?op=modload&name=My_eGallery&file=index&do=showpic&pid=5962&orderby=hitsD