Sandra Milena Hernandez

Bucaramanga, Santander

Actores

Personaje

 


Sandra Milena Hernández

actriz

   
 

Vea otras imágenes de Sandra Milena Hernandez en ColArte

   
 
Bucaramanga, 1983

Actriz - filmografía

  1. A corazón abierto (2010) ... Isabel Henao
  2. Un verano en Venecia (2008, en grabación)
  3. Las trampas del amor (2008, en grabacion)
  4. "Ciudad bendita" (1 episodio, 2006)(Venezuela)
        - Episode #1.1 (2006) TV episodio
  5. "Baile de la vida, El" (2005) TV series .... Carmenza Angarita
  6. "Todos quieren con Marilyn" (2004) TV Series .... Gladys "Ingrid"
  7. "Padres e hijos" (1992) TV Series .... Andrea Cortez (II) (2002-)

 

 
 
Información parcial cortesía The Internet Movie Database. Con permiso

 
 


Sandra Milena Hernández nació el 27 de febrero de 1983 en Bucaramanga.

Desde muy niña, estudió en el Teatro Nacional. Se inició en el medio como modelo de ropa para catálogos, gracias a la influencia de su mamá, Ascened Trujillo, quien fuera modelo reconocida en los años 70.

Una vez terminó su bachillerato, estudió arte dramático con Julio César Luna. Por esa época presentó casting en `Padres e hijos, y sólo dos meses después, cuando ya lo había olvidado, la llamaron para que retomara el papel que había dejado Camila Zuluaga, la hija de Gabriela en la serie.


 


De moda en el 2005

Con la honestidad que tienen sus redondos ojos claros y batiendo las manos por el aire, en una mañana de lunes festivo dice: "La verdad es que veo muy poca televisión, a veces ni siquiera me acuerdo de ver la telenovela". Se refiere a Todos quieren con Marilyn, en la que interpreta a una de las meretrices del burdel con más recordación del programa: Ingrid, la diva creadora de la frase "sumercé muñeco".

Sandra, quien de pequeña fue una fiel seguidora de Los pitufos, la que confiesa ignorar quién demonios es Mazinger Z; ha vivido casi toda su vida en la capital del país. Validó su bachillerato en Bucaramanga, no ha pisado todavía la universidad, "vagué mucho", lo admite, pero ahora está dedicada a trabajar, y duro, tiene que hacerlo porque desde hace un año se independizó, cortó el cordón umbilical que la unía a la billetera de sus padres.

Admira a rabiar a Víctor Mallarino y a Margarita Rosa de Francisco, pero sobre todas las cosas a Brad Pitt, "no solo porque es un bueno, sino por su gran talento. He llegado a ver tres películas seguidas de él, y en cada una logra ser alguien diferente". En este año espera seguir convenciendo con la gracia de `su mercé muñeca, por ahora le cuesta pensar más allá.

Antes que pensar en el futuro reflexiona sobre su labor de actriz -una que comenzó en Padres e hijos-, sabe que el talento "es algo que se tiene o no se tiene, no se adquiere por ahí. Que me perdonen si me equivoco. Sí, el actor tiene que estudiar, irse formando, pero la esencia se tiene o no, siento que es así". Ella la tiene, la esencia.

Tomado de la Revista ALO No.422, 21 de enero de 2005


 

 

Un papel de prostituta, interpretado en Todos quieren con Marilyn, permitió que Sandra Hernández se convirtiera en uno de los prospectos de la actuación en Colombia. En la más reciente edición de los Premios TV y Novelas lo confirmó: esta joven bumanguesa de 22 años de edad ganó el galardón a mejor actriz revelación. Sin embargo, esa no ha sido la única actuación que Sandra Hernández ha hecho este año. En El baile de la vida interpreta a una hija de familia bien, papel totalmente opuesto al primero. De esta manera, Sandra se consolida como una futura estrella de la televisión colombiana.

Tomado de la Revista TV y Novelas No.446, 19 de diciembre de 2005


   

Es amiga de Natalia Duran desde los tiempos de Padres e Hijos (sí, ella también formó parte del producto mas conocido de la sobremesa televisiva) y dice que le envidia un poco esa capacidad que tiene para posar. Sandra se siente segura en un estudio de televisión con cámaras grandes pero la intimidan las cámaras fotográficas: para ella es más fácil estar en movimiento —como actriz— que lograr la pose perfecta. Siempre pensó que iba a ser abogada pero acabó en la televisión gracias a una historia que de tanto que le ha pasado a otros ya parece un cliché: estaba en sus últimos días del colegio y acompañó a un amigo a una sesión de casting para un papel en Padres e Hijos. Su amigo ni obtuvo el trabajo pero ella le ofrecieron uno de los personajes femeninos.  Y después vinieron pappeles en Ciudad bendita (que hizo en Venezuela), Todos quieren con Marilyn, Las trampas del amor, Verano en Venecia y, ahora está de regreso en A corazón abierto

Tomado de la Revista Don Juan, No.52, abril de 2011


   
   

 
 

http://kolumbiegalerie.sblog.cz/sandra__hernandez/