Hector Ulloa

Actores

Personaje

 


Héctor Ulloa

actor

   
 

Vea otras imágenes de Héctor Ulloa en ColArte

   
 
1936

Actor - filmografía
(2000s) (1990s) (1980s)
  1. "Caponera, La" (2000) TV Series .... Cuba
  2. "Fuego verde" (1998) TV Series
  3. "Don Chinche" (1985) TV Series .... Don Chinche
  4.  Mujercitas (1979-80).
  5. Sábados Felices
  6. Operación Jaja

Compositor - filmografía

  1. Tarde, un lunes, Una (1971) (segmento "Fin de semana")
  2. Tesoro de Morgan, El (1971)
     

En los 70s fue director de Compre la orquesta y presentador de Exitos *

 
 
Información parcial cortesía The Internet Movie Database. Con permiso
* Datos gentilmente suministrados por el periodista Fernando Sarmiento, de Barranquilla, 2004

 
 


Héctor Ulloa vivió su mejor época como actor cuando interpretaba al legendario Don Chinche. El hombre de bigote, sombrero de lana, corbata corta de nudo ancho y colores vivos.  Hoy es diputado de la Asamblea de Cundinamarca, a la que llegó hace tres años cuando alcanzó la votación más alta en la historia de la corporación con 30.000 votos.

Casado hace casi cuatro décadas, con dos hijos, este hombre de 67 años también fue el compositor de Cinco centavitos, Aunque me duela y El traje blanco. Hoy en su faceta de político espera algún día volver a actuar. No aspira ser galán de telenovela porque "ya no se me dio y no se me dará por la puve, como dice la Chiva Cortés, la puta vejez".

Tomado de la Revista Semana, 1 de marzo de 2004


 


Luces, cámara y ¡Elección!

por Martha Isabel Duarte 

POR LA VEGA 

Para Héctor Ulloa, su ingreso a la política como candidato a la Asamblea de Cundinamarca no resulta extraño: «Si se entiende por política el servicio a la comunidad, entonces toda la vida lo fui como trabajador de la cultura, no sólo como actor, director y escritor, sino como gestor en mi comunidad de obras, como la Casa de la Cultura, la emisora comunitaria de La Vega, y otras obras cívicas. Este es un paso adelante, una ampliación de mi radio de acción».
Está avalado por el Partido Liberal y cuenta con el apoyo de un grupo de amigos. «Me sonó la flauta desde el principio, medité e hice una propuesta: que aceptaba si se me garantizaban que iba a tener todo el tiempo una asesoría, para no ser inconsistente y no fallarle a la gente».

Su plan es: «Trabajar por la cultura de las provincias, no solo la mía, sino todas las de Cundinamarca. Mi idea es trabajar conjuntamente con la comunidad y ayudarles a coordinar la presentación de proyectos, llevándolos hasta donde están los recursos».
Su propuesta concreta es: «La creación de unas normas que les permitan a las comunidades manifestarse culturalmente sin pedir limosna. Los problemas no se solucionan con tres millones de pesos para pintar o cinco millones en uniformes para la banda del pueblo. Hay que crear una norma para que este tipo de dineros sean un derecho y no toque pedirlos».
Héctor supone que el hecho de ser famoso le dará votos, pero no se confía y por eso mandó a hacer afiches y creó otras campañas publicitarias; también tiene sede en Bogotá y dice que se financia con la buena voluntad de los amigos, que prestan sus cosas para ayudarlo. 

Tomado de la Revista TV y Novelas No.283, 2 de octubre de 2005



De Tertulia con Héctor Ulloa y con Don Chinche

por Diego Guerrero

En la puerta de la oficina de Héctor Horacio Ulloa Rodríguez, en la Gobernación de Cundinamarca, hay un aviso que dice: "Siga, esta es su casa". Un aviso, sin duda, ajustado a la doble personalidad del ocupante: consejero de cultura del Gobernador de Cundinamarca, y cabeza de la ficticia Corporación Pachinche, el taller del personaje que él inmortalizó en la televisión.

Hector Ulloa, Don Chinche; Foto: Pablo Salgado`Don Chinche fue uno de los primeros spin-off de la televisión colombiana, es decir, uno de esos personajes secundarios que dan tan buen resultado que les tienen que hacer su programa propio.

De hecho, a los 71 años, Ulloa sigue siendo tan popular como cuando interpretaba, a sus treinta y tantos, a Régulo Engativá, en el recordado Yo y tú, de Alicia del Carpio, y como cuando, a los 45, dio vida, en los 80, a Francisco Eladio Chernas Mahecha, Pachín Chernas, `Don Chinche.

"Pepe Sánchez y yo le pusimos ese nombre para justificar el Pa... chinche...mas. Solo salió en un capítulo", recuerda Ulloa.

Una imagen indeleble

Con su forma de hablar marcó una etapa en la televisión, tanto que la semana pasada el Instituto de Patrimonio Cultural de Bogotá le hizo un homenaje en el Planetario.

Dos matrimonios con Consuelo Jiménez, tres hijos, cuatro nietos y un bypass coronario no han podido borrarle a Ulloa la imagen de `Don Chinche. Cada día, sin falta, alguien le pide un autógrafo, que se tome una foto o que diga algo como su personaje

"De Don Chinche conservo la pinta de galán y casi 400 corbatas que los niños dizque les robaban a los papás para mandármelas a mí, cuando era que los papás se desenhuesaban conmigo", dice Ulloa.

Asegura que fue Fernando González Pacheco quien lo puso Chinche, en Operación Jaja (antecesor de Sábados felices). "El se estaba levantando una muchacha que le dijo que la tenía que saludar por televisión. Como le decía `Chinche, le dijo que cuando oyera esa palabra, era porque la estaba pensando. Entonces anunció en el programa: Ya viene el Chinche Ulloa y yo respondí: "Don Chinche, un poco de respeto,,,

"El era un hombre con deseos de crecer socialmente,  arribista. Por eso hablaba almibarado", opina Ulloa.

"Hablaba así para ser elegante, por eso el uso de texturas en la ropa, para motivar el hembraje femenino", interpela el Chinche, que por momentos interviene en la entrevista.

Por eso, también pegaba ladrillos con corbata y a su taller de latonería lo llamaba la "Corporación".

"Todos en Don Chinche  eran unos vaciaos, pero con dignidad. El ladrón nunca pudo quedarse con nada y el doctor Pardito (el abogado) nunca tenía trabajo porque solo 2 se le medía a las causas justas, pero había mucha solidaridad", recuerda Ulloa.

Por eso siente que lo mejor de todo es que ahora la gente lo recuerda con afecto.  No queda constancia en video de que tras el matrimonio de "Don Chinche" con la señorita Elvia, el personaje haya alcanzado el exito.

Pero cuando se constata que Ulloa sigue siendo querido por la gente surge la pregunta: ¿el Chinche alcanzó el éxito con él o será al revés?

Tomado del periódico El Tiempo, 24 de abril de 2009


   

2012: En los 28 Premios India Catalina
Premio Toda una Vida a HECTOR ULLOA “DON CHINCE” 

Premios India catalina de la TV“Este es un reconocimiento al mérito de haber vivido toda una vida en función de mi profesión” estas fueron las primeras palabras de Héctor Ulloa “Don Chinche” al ser invitado por Salvo Basile, Presidente de la Junta Directiva del FICCI, a recibir el premio “Víctor Nieto a toda una vida”, por su larga trayectoria profesional, aporte a la cultura y a la industria de la televisión colombiana.

El humorista, actor, compositor, director de programas de concursos y asesor cultural; celebra más de 50 años de vida pública en el quehacer artístico, y este se puede considerar, ante todo, “un premio a la persistencia y al amor al oficio”, como él mismo dice.

Dedica este reconocimiento a los que ya no están, entre ellos al director, actor y guionista Bernardo Romero Lozano, Q.E.P.D., quien le dio la oportunidad de realizar su primer extra con parlamento, en “Angelina o el Honor de un Brigadier”; a su hijo Bernardo Romero Pereiro, quien lo llevó a RTI como su segundo a bordo, en el área de producción “sin perjuicio de lo que pudiera hacer frente a las cámaras” anota Ulloa; agradece también a quienes lo acompañaron en los distintos proyectos que ha realizado, a Pepe Sánchez “el gran creativo”, como él le llama, y a Fernando Gómez Agudelo, “el visionario que creyó en “Don Chinche”. Afirma.

El artista colombiano recibirá su segunda distinción en los premios más antiguos de la televisión colombiana. La primera, la recibió en el 2000 “Premio India Catalina al mejor programa del siglo XX”, con el proyecto que le ha dado mayor reconocimiento a nivel nacional “Don Chinche”.

Al preguntarle a Héctor Ulloa, nombre de pila del artista, a qué se dedica actualmente, asevera: “a envejecer con dignidad”, una respuesta que denota la satisfacción de haber hecho un buen trabajo, que será reconocido con honores en la gala de la 28° versión de los premios India Catalina de la televisión Colombiana.

Texto gentilmente suministrado por FICCI, 2012


 

   

El paradero de Don Chinche

por Marta Orrantia

Era un barrio Común y corriente. En Bogotá, aunque podía ser en cualquier ciudad de Colombia. Era gente común y corriente. Colombianos, como todos los que nos sentábamos frente a la tele a verlos, a vernos, como en un espejo. Eran hombres y mujeres solidarios, con empuje {con perrenque, para usar un término muy colombiano), trabajadores e ingenuos. Como muchos. Buenos. Como casi todos. Don Chinche, más que una comedia, era el reflejo de una sociedad. Que se enamora, que se pelea, que se ayuda, que camella. Y eso era lo que nos gustaba, que podíamos ponernos apodos. Siempre había alguien que era la señorita Elvia. Siempre hubo un Eutimio Pastrana Polanía, un William Guillermo o una doña Berthica en el barrio. El que sí era único fue Francisco Eladio Chemas Mahecha, llamado por algunos como Tachín Chemas" y conocido por todos como Don Chinche.

Héctor Ulloa, el protagonista y creador del mítíco personaje, me abre la puerta de su casa vestido de traje azul marino, camisa blanca con sus iniciales bordadas y una corbata azul clara de seda, que nada tiene que ver con el adefesio que usaba su personaje, pero que me despierta, aun así, una enorme nostalgia.

Ulloa es famoso de nuevo. Por su casa desfilan fotógrafos y periodistas porque acaba de recibir el galardón Víctor Nieto a Toda una vida, que le entregaron en los premios India Catalina. Es el segundo de su carrera, porque el primero fue cuando Don Chinche fue premiado como el mejor programa del siglo XX.

En algún momento aparece su esposa, Consuelo, que trae en una bolsa de basura negra la colección de corbatas y, bien doblado, el atuendo original del programa: la camisa leñadora roja, la corbata beige de pepas verdes y el legendario sombrero de lana. Inmediatamente me devuelvo a mi adolescencia y pregunto si lo puedo tocar. Consuelo me lo entrega y lo siento rígido, como si fuera lana nueva. Miro a Héctor Ulloa y no veo un dejo de nostalgia en él.

Tomado de la Revista Bocas, de El Tiempo, Edicion No. 06, Marzo de 2012 


   

2012: Tres décadas de éxito: Renace el costumbrismo

Sorprende cómo las nuevas generaciones se han conectado a esta comedia, famosa hace 30 años

Francisco Eladio Chemas Mahecha, o Tachín Chemas, alias ‘Don Chinche’, empezó a salir por la pantalla chica en 1982, cuando los colombianos celebraban su hasta ahora único Premio Nobel de Literatura, otorgado a Gabriel García Márquez.

Hoy, 30 años después, incluso a las nuevas generaciones les encanta esta divertida comedia costumbrista, gracias a las repeticiones que está haciendo Señal Colombia de lunes a viernes, a las 7 de la noche.

Don Chinche describe en tono de comedia la vida cotidiana de sus personajes, quienes llegan del campo a la gran ciudad a sobrevivir con el rebusque.

Creada, dirigida y escrita por Pepe Sánchez, esta producción llegó a ser vista cada semana por cerca de 15 millones de televidentes. Sánchez nos habla acerca de la retransmisión en 2012:

"El éxito o fracaso de las cosas de televisión aún es misterio. No hay fórmulas que lo garanticen. Creo que en el caso de ‘el Chinche’ hay un proceso de identificación inmediata con los personajes por parte del espectador. Al construir el mundo que iba a rodear a este rebuscador creado por Héctor Ulloa, me inspiré en personas que estaban en mi memoria por la observación cotidiana".

Para el director, este es un homenaje a su trabajo. "Resulta gratificante saber que todavía andan por ahí estas criaturas, habitantes de ‘La Manzana de La Concordia’, que fue el título que propuse inicialmente para la serie".

Revalorización

Héctor Ulloa ya superó el fracaso que tuvo el regreso de la serie a finales de 1990, y cree que esta reposición de los capítulos originales y su acogida son la revalorización por parte del público que la veía y el reconocimiento de las nuevas generaciones.

"En la calle, las personas que la vieron me dan las gracias por los buenos momentos que vivieron los domingos, y las nuevas generaciones me repiten algún chiste o frase que impusimos." Victor Hugo Morant (‘el Señor Pardito’) hace énfasis en la globalización y estandarización de los contenidos: "Por esta razón, el sabor provinciano y local de Don Chinche es interesante, incluso para las personas que jamás lo vieron".

Y va más allá cuando afirma que "es el reflejo de las frustraciones de muchos colombianos toderos y que jamás logran cumplir sus sueños".

Datos singulares

¿SABÍAS QUE por sus capítulos pasaron Víctor Mallarino, Consuelo Luzardo, Carlos Barbosa yTeresa Gutiérrez, entre otros?

EN LA COMEDIA trabajaron los esposos, en ese entonces, Vicky Hernández y Gerardo Calero.

A LA FECHA han fallecido: Humberto Martínez Salcedo (Maestro Taverita), Diego Álvarez (Andresito), Hernando el CulebroCasanova (Eutimio), Delfina Guido (Dorisita) y Chela del Río (doña Berthica). 

MUCHOS de los personajes tuvieron vida propia en otras comedias; por ejemplo, Luis Eduardo Arango (William Guillermo, Romeo y buseta, al igual que Jorge Velosa, Vicky Hernández, Cristina Penagos y Rey Vásquez.

ISMAEL PRIETO, el policía de Don Chinche, era sargento en la realidad y entró al elenco luego de que el actor que debía interpretara ese personaje no llegó.

LOS PREMIOS India Catalina 2000 eligieron a Don Chinche como el mejor programa de televisión del sigloXX.

LA CANCIÓN de la presentación es el pasillo Los filipichines y no La gata golosa, como muchos creían.   

EN EL ÚLTIMO capítulo de la serie, emitido en 1989, Don Chinche y la Señorita Elvia se casaron.

DON CHINCHE nació en 1972 y hacía sus chascarrillos en Radio Capital; luego lo llevaron a la comedia Yo y Tu con el nombre de Régulo Engativá.

Y como tenía vida propia, con la esencia de este personaje se creó Don Chinche.

Tomado de la Revista TV y Novelas No. 611, 21 de marzo de 2012