Jimmy Vasquez

Cucuta, Norte de Santander

Actores (Television, teatro)

Personaje

 


Jimmy Vásquez

actor

   
 

Vea imágenes adicionales de Jimmy Vásquez en ColArte

   
 
 
Actor - filmografía
  1. "Crónica del fin del mundo" (2013 - Película) 
  2. "De rolling por Colombia" (2013 - película)
  3. "Sanandresito" (2012)
  4. "La vida era en serio" (2008)
  5. "Nuevo rico, nuevo pobre" (2007).... Miller Afanador
  6. Infraganti (2007)(teatro)
  7. La tempestad (2007 - teatro)
  8. "El ventilador" (2007) ... Camilo Soler
  9. "Crónica de una muerte anunciada (2007 - teatro)
  10. "matando a Amelia" (2007 - cortometraje)
  11. Perder es cuestión de método (2004) .... Guardaspaldas 2
    ... aka The Art of Losing (Canada: English title)
  12. "Luna, la heredera" (2004) TV Series .... Lucio
  13. "El inspector" (2004 - teatro)
  14. "Jack el despertador" (2002) TV Series .... Juanchaco
  15. "Strip tease" (2000 - teatro)
  16. "Hombres de honor" (tv serie) (1996/97)
  17. "Criminal" ... Fernando
 
 
Información parcial cortesía The Internet Movie Database. Con permiso

 
 
Jimmy Vásquez: actor dúctil e intuitivo. Ha participado en montajes teatrales como El inspector, I Took Panamá, Al salir de la crisálida, Orgánica, El Mercader de Venecia, Striptyz, Crónica de una muerte anunciada, entre otras. En cine participó en El bus, Esto huele mal y Adiós Ana Elisa. En televisión ha trabajado en producciones como La saga, Casados con hijos, Amor de mis amores, Pobre Pablo, Tabú, Jack el despertador, Luna la heredera, Hombres de honor y La espada y la serpiente.

Tomado de http://www.semana.com/wf_ImprimirArticulo.aspx?IdArt=104227 , 2011 


 
     
 


“El teatro es un vicio peor que el bazuco”     


Jimmy Vásquez es un cucuteño que llegó a Bogotá hace diez años para convertirse en actor. Ahora, aspira a prepararse hasta los 30 cuando quiere dirigir su primer espectáculo.

Empezó cantando de niño, hasta que el director de un coro le dijo que no servía para eso. Entonces resolvió quedarse solo con la actuación.

A los 11 años se enteró que un director iba a hacer audiciones para el montaje de un grupo en Venezuela llamado ‘El Tablón’. Le insistió a su papá para que lo llevara, pero el director solo necesitaba adultos. Luego de más de una llorada y de la insistencia de su padre al director finalmente lo dejaron hacer la audición y quedó en el grupo.

Para esa época la ENAD la habían cerrado, la ASAB no existía y no había un lugar dónde hacer carrera como tal. Así que empezó a hacer talleres en La Candelaria y en el TPB que estaba a punto de cerrar.

Más tarde entró a la ASAB y por insistencia de su hermano inició también Comunicación Social en La Universidad Javeriana. Pero vinieron tiempos de vacas flacas y le tocó buscar trabajo; esta fue la excusa perfecta para abandonar Comunicación y seguir de lleno en la ASAB.

La quiebra seguía… Le ofrecieron un papel en televisión y aceptó. Aplazó por un año, luego por dos y finalmente no se graduó. Pero este proyecto sigue en pie. “Al decano de Bellas Artes de Cali le ha gustado su trabajo, así que tengo planeado sacar un tiempo y hacer con ellos un montaje” comenta el actor.

Por ahora trabajo es lo que tiene: inicia grabaciones de una nueva novela llamada La Heredera, el próximo año estará en el Festival Iberoamericano de Teatro en dos obras y el segundo semestre en el montaje de La Mojiganga.

Y es que si habla de comodidad como tal se siente más cómodo en teatro, en televisión ya lleva siete años y a la fecha no se acostumbra. “Me cuesta arrancar a las siete de la mañana tan en frío a hacer la escena trágica. Soy sicorrígido y perfeccionista, soy muy neura con eso y me cuesta terminar la escena y saber que no me gustó pero queda porque estamos con la premura del tiempo…

En teatro sabes que debes tener la mística para calentar, estar concentrado y si no pudiste dar, bueno, mañana nos desquitaremos... Es que el teatro es un vicio peor que el bazuco, es algo que lo empiezas a probar y a enamorarte de él y cada vez quiere más, es una cosa adictiva al cien por ciento” dice Vásquez.

Por eso entre sus sueños está el irse un año a estudiar dirección y técnica teatral en Australia a nivel técnico, es decir en función de la puesta en escena, el uso de nuevos recursos y nueva tecnología.

Tiene 26 años en este momento y aspira a prepararse hasta los 30 para dirigir su primer espectáculo. Por ahora tiene algunos bocetos y escribe. Le gusta el humor con contenido, el político, negro, ácido y sarcástico.


“Quiero contar historias de porqué somos así los colombianos, pero fundamentadas en la historia. Por ejemplo por qué el colombiano se siente juzgado y usa frecuentemente la expresión ¡qué pena!, por qué siempre llegamos tarde, por qué somos tan conformistas” explica.

Su estilo de rumba cambió

Estuvo dos años un poco desordenado –confiesa-, pero a los 18 sentó cabeza.

“Yo venía de una casa de papá y mamá. A los 15 años tú eres un niño y no tienes concepto de independencia. Pasé por todo, me enloquecí, rumbeaba, fumaba, tomaba trago… como que todo lo que prueba un adolescente lo vine a probar solo. Con el tiempo la misma vida te va mostrando lo que sirve y lo que no sirve y te das cuanta que los valores de la casa están ahí y dices… hombre mis papás no hablaban por hablar. Como que vuelves otra vez a la génesis de tu formación y te das cuenta que es tiempo de ajuiciarse”.

Cree que el haber vivido todo el proceso tan acelerado de cierta manera lo maduró viche. Ahora confiesa que le tiene mucha pereza a la rumba. “Antes disfrutaba una rumba techno hasta que veía salir el sol. Ahora me gusta la salsa, la rumba más tranquila.

“Mi sitio recomendado es Galería café libro, hay otro bar que es un poco más universitario Son Salomé, también me fascina Mi buenos Aires Querido en la Candelaria, uno se toma un whisky no más y se sienta a escuchar tangos y a ver bailar a estos viejitos. Hay un señor Armando que tiene como 78 años y es un mago bailando. No es por la fuerza con que lo hace sino por la delicadeza, con un sentimiento… sentarme en la barra a verlo bailar es el plan más bacano”.

Un glotón empedernido

“Yo devoro lo que sea, pero me fascinan los platos típicos colombianos de cualquier región”. El mote de queso, la bandeja paisa, el pan de jamón o el mute… todos le encantan.

Creo que ya debo tener acciones en Sopas de mamá y postres de la abuela. De entrada pido corazones con papa criolla y de plato fuerte goulash de verduras.

Terra Colombia / Sandra Milena Alvarado
Tomado de http://www.terra.com.co/bogota/nuestro_invitado_recomienda/02-12-2003/nota125430.html