Ana y Jaime Ana y Jaime

Herbeo, Tolima

Interpretes

Personaje

 

Ana y Jaime

Ana y Jaime Valencia Aristizabal

Interpretes, cantantes

 

 

 


Ana y Jaime, hace treinta años 

Eran el dúo de moda. Sus baladas y su música de protesta causaron sensación. Con apenas 16 y 17 años, se dieron a conocer en un concurso de la emisora Radio 15, que promovía Alfonso Lizarazo y que apoyaba nuevos talentos.  Tanto la voz de Ana como las composiciones de Jaime eran exitosas. Los fans de ese entonces todavía se acuerdan de Café y Petróleo, una de las canciones más populares del grupo, que marcó a una generación rebelde, con ganas de oír música en español.  Y tampoco olvidan que los hermanos impusieron una tendencia en la moda, con el pelo largo de ella y las patillas y pantalones bota campana de él. Lo único que les faltó fue proyección internacional, porque en Colombia llenaban plazas y hacían giras por todo el país.

Tomado de la Revista Jet-Set, edición No. 081, 2005

horizontal rule


   

Una entrevista sin Ana:

En su casa lo educaron tan bien que nunca tuvo tiempo, ganas, ni oportunidad de probar las drogas. Un dla su padre le enseñó tres tonos en la guitarra y a la semana siguiente ya existián Ana y Jaime. Pero considera que "La negra; su novia, es la persona que más ha influido en su vida.

Jaime, es un muchacho francote y mamagallista a quien le gusta la vida más que nada en el mundo. El es quien inspira la mayoría de las canciones del dueto, y quien le pone el "picante social" a sus mensajes de protesta. Pero ¿quién es Jaime en realidad?

-"Me llamo Jaime Valencia Aristizábal. Nací en Herbeo Tolima en 1953, por lo que ya tengo 22 años, y nunca más he vuelto a mi pueblo, de lo que me arrepiento. Estudio Publicidad de 6 y 15 a 9 y 30 en la Tadeo y el resto del tiempo to paso trabajando con Javier Marulanda en "Magos publicidad". También saco una horita diaria para practicar con Ana".

¿Cómo diablos hace para combinar todas estas cosas?

-"Cuando estoy trabajando soy Jaime y no dejo que la vida artística se me mezcle en ello. . ." 

-¿Y qué es Jaime sin Ana? "Aclaremos ese punto. Ella, ahora más que nunca, Ileva su propia vida, se la pasa en su colegio y yo en la Universidad o el trabajo. Ni ella me influencia para nada, ni creo poder influenciarla". 

Defina a su hermana: 

-" Es una niña a quien le gusta mucho el progreso, aunque a veces le pone mucho cuidado a ciertas cositas estúpidas y entonces trata como de parar, de tenerse. Pero es una "pelada" increíble".

EL JAIME ROMANTICO Y ENAMORADO. . .

Jaime es un afiebrado por las antigüedades y confiesa haber llenado la casa de chécheres viejos. Lee la prensa, especialmente artículos políticos, la sección deportiva y las aventuras. El resto, cuenticos del Pato Donald. De niño cantaba como monaguillo en las misas del colegio, y desde ese entonces es hincha furibundo de Millonarios, mientras que Ana, es santafereña, pero muy "desteñida".

¿Está enamorado?

-"Sí. Muchísimo. No puedo decir de quien, porque ella y yo tratamos de no mezclar nuestra vida con la publicidad. Puede decir que la llamo "la negra" y que es mi novia desde hace tres años. La considero la persona que más ha influído en mi vida.. ." 

-¿Un error?* 

Muchos. Por ejemplo, el que se nos haya subido el estrellato a la cabeza, tanto a Ana como a mí. Nos creímos estrellitas y ésto nos costó volver a comenzar desde el principió. Ahora sabemos que ése no era el camino y que to importante es que huestro mensaje llegue a todas partes. Nuestra canción no tiene ningún color político. Es simplemente, una denuncia. . ." 

Tal como Ana, Jaime tuvo una niñez muy feliz, Ilena de buenos recuerdos. Por éso, por la formación de su hogar, el considera que no tuvo "ni siquiera oportunidad, tiempo, ni ganas" de caer en vicios o rebeldías. El padre le enseñó guitarra cuando era un chico, y enseguida compuso su primera canción: "Invierno Triste", inédita hasta ahora. 

-"Me sentaba a puntearla en la escalera de la casa, cuando un día llegó Anay comenzó a cantar conmigo. Poco después llegaban mis hermanos, y mis amigos. Así nació el conjunto. Desde entonces, siempre ensayamos en el mismo sitio, en la escalera de la sala. . ." Jaime no fuma ni bebe, y su mayor aspiración es ser "músico y publicista y poder combinar ambas cosas". No le gusta mucho viajar, porque prefiere "plantar algo en vez de estar caminando".

"LOS ARTISTAS SON UNOS PEREZOSOS...

Cuando le preguntamos su opinión sobre cantantes colombianos, estalla: 

No me llega ninguno. Y no me llegan no sólo porque son malos, sino porque no tienen espíritu de progreso. Sólo les gusta la rumba, las mujeres y no se preocupan por estudiar ni por crear. El que piensa en subir, es para opacar a otro, por todos lados reina la envidia y el egoísmo. Pero lo que más los mata es la pereza. . ." 

-¿Y los conjuntos? 

-"Para triunfar tienen que estudiar mucho y practicar mucho. Pero aquí, cuando ensayan están sobrios y después salen a escena en media traba y se tiran todo... ."

-¿Qué piensa de Eliana?

-"Admiro la llave que tiene con Elkin y me gusta mucho su compositor, Nelson Osorio. . ." 

Ana está apurándolo desde otro escritorio. Tienenque ir a grabar un comercial y después a estudiar. Tampoco pueden llegar muy tarde a la casa. 

-"Diga ahí que algún día de éstos, no muy pronto, para no asustar a nadie, pienso casarme y dedicarme a hacer músíca y publicidad. Pero en serio. . ."

Una entrevista sin Jaime 

Ana, es casi la. misma niña que todos conocemos cantando "Café y petróleo" junto con su hermano Jaime. Desde entonces nos acostumbramos a su cabello largo y suelto, a sus ojos expresivos y a la voz tierna que fustiga a los poderosos desde el acetato de sus discos. Por éso, es fácil reconocerla cuando llega.

-"Me había citado con Jaime en ANTENA a las tres, pero por lo visto, él no ha llegado. . ." 

Parecía confusa, desamparada sin la  presencia de su hermano. A nosotros casi que nos dió lástima "fusilarla" con nuestras preguntas en esas condiciones, pero con sus ojos color de miel, ella aceptó el reto. ,

-¿Por qué es tan difícil pescar a Ana sin Jaime? 

-"Nunca voy sin él a ninguna parte. Nunca nos hemos separado, y nos unimos más desde que comenzamos a cantar. Es ya una costumbre. . ." Piensa un momento, medio prueba el tinto y luego añade

-"Pero somos dos personas totalmente distintas, como el Sol y la Luna. No me influencia en nada, ni artística ni humanamente. Tenemos aficiones diferentes y a pesar de que consiento más a mis hermanos menores, a él to quiero muchísimo". 

Se llama Ana Valencia Aristizábal y nació en Bogotá en 1956, o sea que ya va a llegar a los 20. Es hija de Jaime Valencia y doña Margoth de Valencia, y hermana -entre otros- de Jai me Valencia Aristizábal, su compañero del dueto "Ana y Jaime". Es ya toda una mujercita, que arranca piropos cuando camina por la calle, pero que conserva la ingenuidad de su niñez,
y éso, le permite cantar como to hace.

-Sus canciones, son consideradas políticas, o de protesta. ¿Usted ya se ha definido políticamente? 

-"No me gusta hablar de política. Me considero una mujer de mi época, común y corriente. Pero no estoy ciega y siento las cosas que ocurren. Mi canción no es política ni de protesta. Es simplemente un mensaje". 

ANA, HABLEMOS DE JAIME. . .

-¿Cómo definiría esta estudiante de sexto de bachillerato en el Liceo de Londres, hija de tolimenses, a su
hermano Jaime? 

-"Es un tipo muy responsable. Una persona que trata de superarse todos los días. Además, es bastante comprensivo".
AI hablar, establece una barrera que es difícil de saltar, entre su vida de hogar, la vida de Ana Valencia, y la de Ana, simplemente.

-"Cuando estoy cantando, estoy cantando. Cuando estoy en mi casa,  soy una joven colombiana común y corriente que hago oficio y que no me dejan salir hasta que no lo termine. Cocino, a veces, y no creo que to haga mal. Pero lo que más me gusta es cambiar las cosas de sitio, voltear todo al revés. A ésto lo llamo "arreglar", no sé, pero hasta ahora en mi casa han vivido contentos conmigo. . ."

El hogar de Ana y Jaime pasó por la conmocionada década del 60 sin romperse ni mancharse. No hubo ni "brechas existenciales", ni drogas, ni rebeldía.

-"Tuve una niñez feliz. Desde pequeña era muy ordenada, muy disciplinada y éso me ha servido mucho en toda mi vida. No jugaba con muñecas pero saltaba la cuerda y hacía mucho ejercicio. Además, me gustaba la música y como papá siempre fue un gran músico, me sentaba a oírlo tocar la guitarra en el patio junto con mis hermanos. Siempre fuimos una familia muy unida y después, cuando comencé a cantar con Jaime, nos dejaron entera libertad de crear y componer. . ." 

Ana lee. Es fánática de "El Principito" y de Jibrán, el de "El Profeta". No le gusta la prensa, especialmente los diarios sensacionalistas.

Odio la muerte. Se y me duele que a la gente la maten en la calle. Pero no me gusta que exploten éso con grandes titulares. . ."

AHORA, VAMOS CON LA FARANDULA. . .

-¿Qué opina Ana del resto de cantantes colombianas? 

-"Como personas, hay algunas muy buenas, como Lyda Zamora, Emilce, Carmenza Duque, etc. Pero odio el ambiente en que viven, lleno de envidias y de chismes. Y odio su hipocresía. 

Hay algunas que no se pueden ver, pero cuando se encuentran se saludan de beso y "que hay mi amor" y todas esas cosas. . ." 

-iY entre los cantantes? 

-"Tal vez Leonardo Alvarez, porque le gusta progresar. Y no me mire así que sé que está pensando en Luis Gabriel. Pues bien, las canciones de él me parecen bobísimas. Sus letras son estúpidas. No dicen nada. Entre los conjuntos, el único que me llega es "Terrón de sueños". 

-Por último, Ana, ¿qué sabes del amor? ¿Has estado enamorada alguna vez? 

La ingenuidad se le sube a las mejillas. Baja la mirada y comprendemos que sí, que algo siente por dentro esta muchacha tierna que canta con su hermano. 

-"A veces. . .A veces una cree estar enamorada. No sé. Tal vez no sé que es estar realmente enamorada. Pero. . . ¿sabe? Pienso casarme algún día, como todas las mujeres, formar un hogar y ser feliz. Muy feliz". 

En ese momento, Ilega Jaime.

Tomado de la Revista Antena No.24, 20 de diciembre de 1975

horizontal rule

 

   

Ana y Jaime, el reencuentro musical

Ana y Jaime, Claudia de Colombia y Vicky revivirán sus éxitos en la llamada música para planchar , en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán,

Estas estrellas de los años 60 y 70 ofrecerán una noche llena de recordados títulos como Café y petróleo, Yo soy rebelde, El río Badillo, La sombra, Pobre gorrión y Lloraré, entre otras.

La mayor novedad es el reencuentro de Ana y Jaime Valencia, que fueron el dúo mas sonado a finales de los sesenta por sus letras de corte social, que en su momento fueron llamadas música protesta en Colombia.

Su trayectoria musical empezó a los 16 y 17 años en un concurso de la emisora Radio 15, en 1969. Poco a poco, su fama se incrementó, no sólo en Colombia, sino en Latinoamérica.

Los dos impusieron una moda singular en aquella época, Ana con el pelo largo y Jaime con las patillas y los pantalones con bota de campana.

Luego del matrimonio de Ana y su partida a Venezuela, el dúo se disolvió y Jaime continuó su carrera en la producción y elaboración de comerciales.

En 1989, nuevamente se reunieron y dos años después reaparecieron en los escenarios de varias ciudades de nuestro país, además de haber lanzado un disco de recopilación de sus temas más famosos.

El público vuelve a escuchar su música romántica, junto a dos de las divas de la balada en el país, Claudia de Colombia y Vicky.

Tomado del suplemento EsKpe de El Tiempo, 20 de agosto de 2010

horizontal rule

   

Ana y Jaime, interpretes de la cancion protesta

 

Ana y Jaime llevan 42 años en la música. Viven separados (él, en Estados Unidos, y ella, en Venezuela), pero fueron los jóvenes de la canción protesta en Colombia en las décadas de los 70 y 80.

Café y petróleo, Ricardo Semilla, A desalambrar, Dispersos, Mi país y Décimo grado, entre otras, son sus canciones más reconocidas.

"Y nos sorprende ver a gente de todas las edades cantándolas. Eso es un regalo maravilloso para nosotros", dice Ana, que en Caracas se dedica a hacer coros, doblajes a portugués y a otros idiomas, y, como ella misma dice, "a barrer, a limpiar y a cocinar en la casa".

Jaime, que también ha sido considerado uno de los buenos jingleros nacionales, manifiesta que la temática social en la música no desaparece. "Cada vez es más crítica".

Tomado del periódico El Tiempo, 8 de abril de 2011

horizontal rule

 

 

horizontal rule

 HAY QUE CANTAR HASTA EL FIN

Los años en que empezaron su camino fueron duros, poéticos, locos, llenos de rebeldía, de marchas, de vida nocturna, de yerba, de gritos eufóricos, de bailes y también de protestas. En Europa, Estados Unidos y América Latina, se vivía el fragor de revoluciones, se buscaba fundar una genuina . libertad erótica, se quería clausurar antiguas convenciones y
fórmulas sociales. Eran los días del hipismo, del amor libre, de la minifalda, de The Beatles y The Rolling Stones.

Todo empezó cuando Ana Valencia Aristizábal, una chiquilla de apenas 11 años, se sentó al lado de su hermano Jaime, de 15, en una de sus clases de guitarra, y empezó a seguir la melodía con una voz suave y cadenciosa, que producía un efecto sedante. Después, los hermanos empezaron a sentirse fascinados con el arte de hacer canciones frescas y con poesía. El primero que los promovió fue el gran compositor Pablus Gallinazo, autor de la muy célebre pieza Una flor para mascar. Él influyó en Alfonso Lizarazo, gran capitán de programas musicales quien, después de escucharlos, los unió a su staff. Así, se convirtieron en Ana y Jaime, un referente en la memoria cultural de nuestro país.

Aparecieron en el camino grandes compositores, entre ellos el recordado Nelson Osorio Marín, y el repertorio se llenó de éxitos que la gente tarareaba y repetía sin cesar y que, curiosamente, estaban vacunados contra la frivolidad: Ricardo Semillas, Café y petróleo, A desalambrar, Diré a mi gente. "Nelson no solo fue un poeta de verdad, sino un hombre con un gran sentido del humor y profunda conciencia. Pero lo más importante es que fue un amigo de verdad para mi hermana y para mí”, dice Jaime.

LOS HERMANOS INVICTOS

“Con el álbum Los años inmensos recibieron disco de platino.La rebeldía y la pasión fueron las dos motivaciones principales que descubrimos siendo aún niños, en una época de cambios y utopias políticas. Cuando vemos en nuestras presentaciones a gente muy joven, seguramente influida por sus padres, pero conectada con nuestras canciones, coreándolas de memoria, sentimos que para ellos seguimos siendo vigentes, entendemos que no hay lugar para la nostalgia, porque estamos viviendo el futuro con el que soñamos en aquel entonces”, cuenta Jaime.

Ana y JaimeJaime estudió Publicidad en la Jorge Tadeo Lozano, como forma de aguzar sus talentos y  poder ganarse la vida. Desde entonces, se ha sentido atraído y magnetizado por los jingles (de hecho, es autor de muchos, icónicos). “No hay nada más gratificante que Contar una historia en 30 segundos o un minuto con una muy buena estructura musical y con sentido. Y lo logré. Mis jingles han durado toda una vida. Es mi oficio. Lo hago con honestidad y pasión”, dice el cantautor.

En 1976, durante la grabación de su quinto disco, Ni chicha ni limoná, su hermana Ana se enamoró de uno de los músicos, decidió compartir su vida con él y emigró a Venezuela. “En este momento, ambos nos dedicamos a actividades relacionadas con la música y a divertirnos disfrutando de nuestras familias. Nunca hemos dejado de cantar. Durante una época, lo hicimos por separado, por circunstancias de la vida. En los últimos años, hemos hecho infinidad de recitales y conciertos juntos; así que el encuentro entre nosotros ha sido permanente".

Ana, en Venezuela, hizo parte de un grupo musical, llamado El Medio Evo, y Jaime grabó un disco en solitario, hizo producción con otros artistas, dirección y presentación de musicales para artistas aficionados, Telectrónico, El club de la Tv, Disco platino e, incluso, trató de revivir el famoso Club del Clan.

La música siempre será música y terminará por encontrar su camino. Las nuevas generaciones expresan sensibilidades difíciles de asimilar por las viejas generaciones, pero finalmente siempre encuentran su lugar en el mundo. No todo el rap, el reguetón o cualquiera otro de los ritmos actuales es mala música: hay temas interesantes y letras con sentido. Puede que no nos gusten, pero identifican a las nuevas generaciones y eso merece respetó’, concluye el artista.

Tomado de la Revista VEA, Edición No. 0110, 08 de julio de 2016