Carolina Guerra

Bogota

Modelos, Actores, Presentadores, Cantantes (ex Señorita Bogota 2005, Chica Aguila)

Personaje

 


 Carolina Guerra

modelo, presentadora, actriz
futura cantante

ex Seńorita Bogota 2005 
ex Chica Aguila
 

 
A ColArte

 

 

Vea otras imágenes de Carolina Guerra en ColArte

   
 
Actriz - filmografía
 
  1. Cinco (2016) 
  2. Da Vinci´s Demons (2013 - EUA)
  3. La ruta (2012 - En México) 
  4. Restos (2011 - En México)
  5. Mujeres asesinas (2011)
  6. A corazón abierto (2010) ... la cirujana Violeta Botero
  7. La diosa coronada (RTI - 2010)
  8. Cartel 2 (2010) ...esposa de El Gabo
  9. Mariana y Scarlett (2010)
  10. Hilos de amor (2010)
  11. De regreso a la guaca (2009)
  12. Nuevo rico, nuevo pobre (2008) ... Britney
  13. Torero (Colombo-mexicana)
  14. Montecristo (2007) ... Erika
  15. El ventilador (2006) ... modelo prepago

Presentadora:

  1. Rock Dinner (Canal Internacional MTV)

 

horizontal rule

 


Carolina le pone sazón a MTV

por Edwin Alvarez, redactor de El Tiempo    

Como presentadora de Rock Dinner, la ex Seńorita Bogotá lleva a conocidos artistas del continente a una cena casera con sus fanáticos.

A sus 19 ańos, Carolina Guerra dejó de mostrar su cuerpo en las pasarelas, afiches y revistas, para poner la cara ante toda América Latina. Recordada desde que en el 2005 fue elegida Seńorita Bogotá (aun que nunca pudo llegar a Cartagena), ahora es imagen de Rock Dinner, uno de los nuevos programas de MTV para Latinoamérica.

Tomado del periódico El Tiempo, 27 de diciembre de 2006

horizontal rule


 

En contravía

por Eduardo Escobar

Desde nińa hubo en su casa estímulos intelectuales a montones. Por eso ama el rock, y la música latina, sobre todo. Queen y los Beatles. Cree en un Dios vivo. No comprende bien el Dios institucional de las burocracias de la Iglesia. No es católica militante. Del catolicismo la apartan su fe en la reencarnación. Y que está de acuerdo con los matrimonios homosexuales, aunque le cuesta comprenderlos. Y con el aborto, en circunstancias extremas.

En últimas, dice con la filosófica inteligencia heredada del padre, hay un montón de cosas frente a las cuales uno siempre estará confundido. Frente a las cuales uno debe esforzarse por ser razonable y ecuánime y ejercer la generosidad en cuanto pueda para no equivocarse por completo.

Entre las admiraciones intelectuales de Carolina Guerra, por extrańo que les parezca, está el Che Guevara. Como figura romántica?, le pregunto. No. Para ella es más que un símbolo, un hombre real y ejemplar. Entonces, mientras dice su confesión, Carolina Guerra me parece mucho mayor de lo que aparenta. Un espíritu sesentero. Y más, cuando me cuenta que en el altar de sus amores figuran junto al Che Guevara, John Lennon y la estridente Janis Joplin.

Pero es la madre la mujer que más influencia tiene sobre Carolina Guerra. Diseńadora, es una mujer impresionante. Dice. Puro instinto maternal. Una mujer transparente y fuerte.

El acento al hablar es una mezcla de muchacha rola con dejos caleńos. Ella no lo reconoce así. Ambos padres son paisas. Forman una familia atípica, es decir, la familia típica de hoy. Dos hermanos de madre. Y un hermano por parte de su papá. Vive en Nueva York. A veces van a visitarlo.

Cómo iba a saber Carolina Guerra que cuando se le apuntó a ese reinado en Cartagena el camino iba a llevar la a la actuación en un proyecto tan importante como El ventílador. Cómo iba a saber que abandonaría sus estudios para siempre porque las jornadas de grabación son extenuantes. Mierda. Dice. Y pide perdón por la expresión. Mierda. Repite. Pero, żquiere que le confiese una cosa? Sobre todas las cosas, lo que yo quiero es cantar. Y después de cantar, casarme, y tener unos hijos que me dejen seguir cantando. Ya tiene adelantadas algunas canciones armadas con la ayuda de compositores amigos de Miami y de Buenos Aires. Y el novio.

Las películas que más la han impresionado en su vida son El resplandor, con Jack Nicholson. Y Ciudad de Dios, esa joya del cine brasileńo. Pero la película que más le gusta recordar es la de su infancia feliz, vestida de hombrecito, quizás porque su papá el filósofo quería otro hijo varón, y motilada como un hombrecito. Un hombrecito muy bien compuesto, además, que se ganaba todas las copas e izaba todas las banderas en el colegio hasta que se le atravesó la indisciplina de la aventura y el modelaje, las malas calificaciones y los tropiezos de su carrera. Para los optimistas, como ella, caer no es más que una manera de volar.

Carolina Guerra está orgullosa de su profesión maravillosa, satisfecha de vivir el mundo prodigioso de la publicidad, la televisión y las pasarelas. Es sociable. Aprendió a hacer amigos porque su mamá siempre estaba cambiando de casa y de barrio y cada tanto se veía obligada a hacer amigos nuevos y a conquistar nuevos espacios.

A veces reza, no las oraciones canónicas. Más que pedirle a Dios le agradece, siguiendo tal vez la recomendación de Santa Teresa, quien afirmaba que había muchas lágrimas a causa de las oraciones atendidas. No se desnudaría en una revista ahora cuando todas las muchachas bonitas se empelotan por todas partes. Si ves mis trabajos más atrevidos, hay mucha piel, pero jamás un pezón, por ejemplo, nada que publique mi intimidad. Me falta el entusiasmo para hacerlo. Yo le digo que es injusta con nosotros en un mundo ansioso de revelaciones.

La tarde bogotana es azul. Hay un cielo gris sobre el teatro de La Castellana. Carolina Guerra vuelve al principio de nuestra charla. Al pequeńo incidente de tránsito mientras se afanaba por cumplirme la cita. Y yo me doy cuenta de que ha llegado la hora de despedirnos. Para no caer en las trampas cíclicas del tiempo. Y porque todo encuentro, como dijo un poeta espańol del siglo pasado, palabra más, palabra menos, es el comienzo de una despedida.

Tomado de la revista Cromos No.4644, 12 de marzo de 2007

horizontal rule

 

 

Los que creyeron que en el 2006 habían descubierto a una actriz con mucho futuro en Sin tetas no hay paraíso, no estaban errados. Pero este ańo, El ventilador, producción del canal Caracol, le está permitiendo al público descubrir a la que será, sin duda, la nueva figura de la televisión colombiana. Es Carolina Guerra, un nombre que ha sonado mucho en los dos últimos ańos por haber sido en su `primer protagónico una reina a la que le quitaron la corona por aparecer mostrando la espalda en una aviso publicitario y no pudo representar la capital en el reinado de Cartagena. El escándalo cambió el rumbo de esta modelo desde los 15 ańos y hasta le convino pues la lanzó a otros campos que no la han dejado parar desde entonces. Vinieron otros contratos publicitarios y una oferta para presentar un programa del canal MTV, el plan de dedicarse a la música y otras actividades que le hicieron aplazar el comienzo de su carrera de publicidad y medios audiovisuales. Carolina se tomó esa licencia, solo tenía 18 ańos y uno más no la retrasaría en la vida, y fue cuando apareció la actuación, algo por lo que "tenía una resistencia fuerte porque no he estudiado, le tengo respeto y no la había visto como propia", dice. Pero se lanzó y su personaje de Manuela Ángel, en principio para 20 capítulos ahora va hasta el final y cuando termine las grabaciones en abril, seguirá en las pantallas con MTV y trabajando por el que ella considera su gran meta: sacar su proyecto musical y convertirse en cantante.

"Estoy en el momento propicio y como no se puede pensar como un proyecto a corto plazo tengo que trabajar para ahorrar, pues el comienzo en la música es duro y solo hay egresos". Y también surgen nuevas ofertas para seguir actuando y aunque cree que no es un lío mezclar canto y actuación, Carolina sabe que en este tiempo en el que la vida le ha cambiado los planes de repente y le ha puesto uno tras otro, es también momento de sentar cabeza, a sus 19 ańos, por lo que no se saca de su mente el canto y creemos que tampoco la actuación... Será, talvez, una próxima Shakira. No lo dudamos ni un segundo porque lo que Caro quiere, Caro lo consigue.

Tomado de la Revista Carrusel No. 1410, 30 de marzo de 2007

horizontal rule

 

Una Colombiana en MTV

Como presentadora de Rock Dinner, la ex Seńorita Bogotá y ex Chica Águila lleva a conocidos artistas del continente a una cena casera con sus fanáticos.

A sus 19 ańos, Carolina Guerra dejó de mostrar su cuerpo en las pasarelas, afiches y revistas, para poner la cara ante toda América Latina. Recordada desde que en el 2005 fue elegida Seńorita Bogotá (aunque nunca pudo llegar a Cartagena), ahora es imagen de Rock Dinner, uno de los nuevos programas de MTV para Latinoamérica. 

Sigue viviendo en Bogotá pero su nuevo trabajo le implica viajar mucho. Desde las oficinas de MTV en Miami, donde estaba discutiendo la posibilidad de hacer una segunda temporada de Rock Dinner. 

żCómo llegó a MTV? 

Hice un casting hace 7 ó 9 meses para MTV Noticias, pero por el contrato que tenía con Bavaria no pude aceptar el trabajo. Sin embargo, ellos quedaron muy contentos, así que me llamaron para hacer un especial de Los 10 más pedidos durante Semana Santa, en Cartagena.  

El presentador de México, Gabo, fue a Colombia y lo hicimos los dos. Esa fue como la prueba de fuego. Yo terminé mi contrato con Bavaria antes de tiempo y listo, me dieron luz verde.  

Venía de ser un símbolo sexual: reina de belleza, Chica Águila, uno de los mejores 25 cuerpos de la revista Enforma... 

Son cosas como esas solamente muestras tus cualidades físicas. Pero cuando ya se trata de lo intelectual o de desarrollarse dentro de cierto ámbito laboral, creo que me siento completamente identificada con MTV por edad, , por gustos, por personalidad.

Tomado de http://www.loscolombianos.com/mujeres-bellas/carolina-guerra-una-colombiana-en-mtv-2.html , 2007

horizontal rule

 

 

A sus 20 ańos tiene una agenda que cualquiera envidiaría. Carolina Guerra no para un minuto y muchos proyectos la aguardan, pero uno es el que la trasnocha: la música.

Nada la saca de ese sueńo, ni si quiera el amor. Hoy, ella declara con firmeza que se siente en el mejor momento de su vida, pues tiene tiempo para sí misma y sus proyectos. Por estos días la vemos en la telenovela Montecristo. También rueda Torero, película colombo-mexicana del director Javier Rey donde ella hace el papel de Mariana Sáenz, una artista plástica. Acaba de ingresar al elenco de Nuevo rico, nuevo pobre en el papel de Britney, la ex novia de Brayan (John Alex Toro) que traerá muchas sorpresas desde el pueblo en donde se conocieron. Aparte, es modelo de la agencia Stock Models y presentadora del programa Rock Dinner, de MTV. 

PASION MUSICAL

Como si fuera poco, Caro Guerra anda preparando su primer trabajo discográfico. Increíblemente su mánager, Fernán Martínez, el mismo de Juanes, no la ha escuchado cantar, ya que ella prefiere que oiga su voz en el demo en el que trabaja en Miami con el productor Jimmy Paredes, quien ha hecho equipo con estrellas como Paulina Rubio. En esta producción hay un tema de su propia inspiración. Su estilo musical lo describe como "funk, alternativo y con mucho solle"

:Tomado de la Revista TV y Novelas No.506, 29 de marzo de 2008

horizontal rule

 

 


La Angelina Jolie colombiana

"La Angelina  Jolie colombiana", así la describe Fernán Martínez, su manager, a quien conoció hace dos ańos en la alfombra roja de los premios MTV Latinos, donde Carolina era una de las presentadoras. "Yo pregunté: esa mujer tan bonita, żquién es?, y alguien me dijo que era colombiana". Esa misma noche en una fiesta él le prometió que la convertiría en una estrella y el Midas del espectáculo cumplió su sentencia.

Carolina acaba de ser elegida para presentar / Viva el sueńo!, el nuevo reality show musical de la cadena hispana Univisión. El primer capítulo saldrá al aire el próximo 30 de agosto y se emitirá todos los domingos en horario triple A. Fernán asegura que desde el primer momento supo que ella era la persona indicada para conducir este show. Además de su belleza exótica, tiene un acento neutral, habla perfectamente inglés y le apasiona la música". Pero fue su experiencia como presentadora en tres temporadas de RockDinna-, uno de los programas con más rating de MTV Latinoamérica, lo que terminó por convencer a Ray Rodríguez, presidente y director ejecutivo de Operaciones de Univisión.

Carolina cuenta que estaba en el centro comercial Andino, en Bogotá, cuando Vicky Pavajeau la llamó para contarle que la habían elegido. "Empecé a gritar y a brincar como una loca. No podía parar de reírme. La gente que estaba a mi lado me miraba como diciendo: esta nińa se enloqueció". La oportunidad de presentar este reality musical, en una de las cadenas de televisión más vistas del planeta, le viene como anillo al dedo a esta bogotana, que quiere dar a conocer su faceta como cantante de rock-funk.

Y es que esta joven promesa también es una apasionada de la música. Cuenta que a los 5 ańos tenía una grabadora de Fisher Price con la que jugaba a hacer karaoke con las canciones de Queen, Eric Clapton, los Beatles y Alanis Morissette, entre otros. "Yo sé que canto bien, pero no quiero lanzarme al agua sin antes madurar mi proyecto musical", anota esta rockera, quien se declara fan de artistas como Norah Jones, Amy Winehouse, Alicia Keys y Jamiroquai. Guerra también compone. "Las letras de mis canciones son urbanas y no tan romanticonas", afirma, e inmediatamente empieza a tararear uno de los más recientes temas que escribió con uno de los integrantes de la famosa agrupación Diva Gash. En dos ańos se ve en un escenario lleno de público o, por qué no, grabando su primer video musical.

Quienes la conocen, dicen que le hace honor a su apellido: da guerra. El nombre de esta ex Chica Águila empezó a sonar en la prensa nacional en el 2005 cuando le quitaron la corona de Seńorita Bogotá, ciudad en la que nació hace 21 ańos, por haber hecho unas fotos en ropa interior para la revista mexicana En Forma. "Este, definitivamente, es un país de mojigatos", sentencia. Y dice que, ahora que lo piensa bien, fue mejor así, pues su pinta de modelo descomplicada no encajaba para nada con la de sus glamurosas v entaconadas compańeras con las que competía por un lugar en el Reinado Nacional de Belleza.

Con el escándalo de su destitución llegaron decenas de contratos publicitarios y propuestas para presentar y actuar en televisión. Algunos la recuerdan por sus papeles en El ventilador, Montecristo; Muevo rico, nuevo pobre y De regreso a la guaca, donde interpretó a una ex prostituta que decide  volverse monja. Una experiencia que, según ella, fue demasiado divertida, pues era la primera vez que actuaba al lado de su novio, Diego Cadavid, quien hacía el papel de un gay. Esta bogotana dice que nunca se le pasó por la mente dedicarse profesionalmente a la actuación, pero que ahora que la descubrió, no piensa dejarla ir por nada del mundo, no importa los sacrificios que tenga que hacer.

Según su manager, Fernán Martínez, en los próximos tres meses Carolina tendrá que trabajar las 24 horas de los siete días de la semana. De lunes a viernes cumplirá sus compromisos como protagonista en Mariana y Scarlett, la nueva producción de Caracol, en donde hará el papel de una aspirante a modelo, y los fines de semana presentará ĄViva el sueńo!. Carolina recalca que esto no hubiera sido posible sin el apoyo de Paulo Laserna y Dago García, presidente y vicepresidente de producción, respectivamente, del Canal Caracol, quienes le dieron vía libre para ausentarse por unos días del país.

Lo cierto es que no para ni un segundo. Esta robotina, como le dice su novio, con quien lleva un ańo y medio de relación, ya piensa en su próximo proyecto. Se trata de una película de la que prefiere no dar detalles. Además, en febrero del 2010 quiere irse a Los Ángeles a estudiar Actuación y a buscar nuevas oportunidades. Quién quita que allí se encuentre con Angelina Jolie. Al v.,, respecto, ella se ríe y dice: "nos parecemos en los labios, en que las dos tenemos un toque de irreverencia, y en que ella tiene el esposo más papacito de Hollywood y yo tengo el novio más papacito y talentoso de Colombia".

Tomado de la Revista Jet-Set No.173, 12 de agosto de 2009

horizontal rule

   

2012: "Quiero vivir sin ataduras"

Carolina Guerra, modelo, actrizQuizas sea el lunar junto a la boca. O tal vez esos labios carnosos que entreabre cuando posa para las fotos; o, mejor, las piernas largas, la piel morena y bronceada, ese tatuaje en el empeine del pie derecho que lleva inscrito el mantra tibetano de la compasión. Quizás sea su mirada coqueta o su risa fácil. Sea lo que sea, está claro que Carolina Guerra atrae todas las miradas. Siempre.

Como esta tarde, por ejemplo, en el norte de Bogotá. Acaba de llegar de México, país en que se encuentra grabando la nueva serie de Caracol -que lleva el título tentativo de La ruta-, y donde, al menos por ahora, se encuentra radicada. Aunque ni ella misma está segura de eso. "Yo no sé en dónde vivo, te lo juro -dice luego de que se acomoda en la silla y comienzan a maquillarla para la sesión de fotos-. A mí me preguntan y siempre respondo: vivo donde tenga que grabar. Hoy me encanta no saber; me encanta estar dispuesta y no tener ataduras, porque siento qué es lo que necesito en este momento; viajar y hacer cine".

Esos son sus proyectos, dice, poco más de un ańo después de haberse ido de Colombia. De aquí salió luego de actuar en Corazón abierto, la adaptación nacional de la serie Grey?s Anatomy, en donde interpretó a una cirujana pediátrica llamada Violeta Botero, y se fue a grabar una película. Restos, que será estrenada a final de ańo. Entonces vino la serie de La ruta y terminó quedándose; por eso -por ahora- México será su casa. (Además, sus próximos proyectos están allí: dos películas más de las que prefiere no adelantar mucho porque no hay aún nada concreto).

Lo bueno es que se siente cómoda: "México tiene una cosa de energía muy fuerte: o lo amas o lo odias, y cuando te gusta tiene algo que no te deja ir, es impresionante. A mí me pasa". Y aunque ahora su futuro parece estar allí, no es seguro que se quede: tal vez regrese a Nueva York, donde estuvo apunto de matricularse en la academia de actuación Lee Strasberg, o vuelva a Colombia si le sale algún proyecto interesante. No lo sabe, pero tampoco le preocupa demasiado.

Tomado de la Revista Cromos No. 4841, 28 de junio de 2012 

horizontal rule

   
   
 
  http://www.cromos.com.co/cromos/Secciones/Articulo.aspx?idn=2125 
 
  http://forum.skyscraperpage.com/showthread.php?t=116165