Alejandro Sanchez Suarez

Bogota

Pintores, Artistas Visuales

Figura Humana

 


 Alejandro Sánchez Suárez

pintor
 

A ColArte

 

   

Bogotá, 1981

Estudios

2003-2007 Artes plásticas y visuales. Universidad Distrital, Facultad de Artes, ASAB, Bogotá, Colombia

Exposiciones individuales

2006 Disperso. Galería El Garaje, Bogotá, Colombia

Exposiciones colectivas

2007 XPO 3. Galería Gea, Bogotá, Colombia

2007 Giacomettis. Galería El Garaje, Bogotá, Colombia
 
2006 Droids. Hall Cinemateca Distrital, Bogotá, Colombia
 
2006 ArtBo, Feria Internacional de Arte. Galería Gea, Bogotá, Colombia

2006 IX Salón ASAB. Sala de exposiciones ASAB, Bogotá, Colombia

Distinciones

2007 Primer puesto. Concurso de artes plásticas, Localidad de Fontibón, Casa de la cultura de Fontibón, Bogotá, Colombia

2004 Premio bidimensional Lorenzo Jaramillo, ASAB, Bogotá, Colombia

2004 Primer puesto. VI Bienal de Arte Agustino, Galería Carrión Vivar, Bogotá, Colombia

Alejandro Sánchez

Información extraída del folleto 3 Salón de Arte Bidimensional, Fundación Gilberto Alzate Avendaño, 2007

horizontal rule

   
 


P
ese a los grandes avances que representan el cine y la televisión para la imagen,  ésta continúa siendo un importante elemento para los medios impresos. Es ésta la razón por la cual el perfeccionamiento de los soportes de la imagen fija, la mantienen en vigencia y más aún, ha permitido una mayor difusión de los medios que las contienen. Ésta fuerte difusión podría explicar, el hecho que las imágenes fijas, como la fotografía, son asumidas por quienes las capturan y conservan, como un equivalente de la realidad, aunque éstas, no sean más que una forma de representación de la realidad.

 

Contrario a lo que se podría pensar al ver mi proyecto, no pretendo empatar con la pretensión de la fotografía por lograr esa representación de la realidad, puesto que hago mis pinturas partiendo de esas imágenes fijas que aspiran al reflejo de la realidad.

 

Por ello, considero que mi pintura es “abstracta”, no en el sentido que cobra la palabra dentro de un movimiento artístico, sino en el sentido literal de la palabra; es decir, al elaborar mis pinturas, hago un proceso de abstracción de la fotografía, y de ella extraigo lo más significativo, con el fin de generar entre el espectador y la pintura un vínculo afectivo, de asociación o, en algunos casos, de imaginación. Lo que asegura ese vínculo, es que todas las imágenes fotografiadas de las que abstraigo mis pinturas, son tan diversas entre sí, que posibilitan el encuentro con una u otra pintura, a esto se le suma el hecho de que las imágenes tomadas de las fotografías no son cargadas con una re – interpretación, simplemente, a lo esencial de la fotografía se le añaden objetos dispares que permiten hallar la imagen en una nueva dimensión. 

 

De esta manera, la fotografía, que es notoriamente una fotografía en el cuadro, deviene tan real como el contexto ilusorio en que la sitúo. Cuadros de cuadros, abstracciones de la realidad situadas en un contexto que las restituye a un mundo donde ningún objeto es más real que otro, donde todo es ilusión

Texto gentilmente suministrado por la Galería Casa Cuadrada, 2008

horizontal rule

   

Cyclique

por Nelly Peñaranda, 2012

´Cyclique´, traducción de ´cíclico´ al francés como título de la reciente serie de Alejandro Sánchez Suárez, alude directamente a la continua revisión de conceptos e ideas en la historia del arte occidental, así como a las prácticas de apropiación que han enmarcado buena parte de las producciones del arte desde las últimas décadas del siglo XX. marco y lenguaje El interés de hacer de la luz un elemento protagónico en la producción artística, ha viajado a través de la historia por momentos en que la libertad, dominio de la razón, humanismo y naturalismo han encontrado su asentamiento.

Se habla de épocas iluminadas, erigidas en lugares como Holanda, Francia o España y que en su momento hicieron de la pintura el medio para la captación de los destellos de realidad. Pero luego vinieron la instauración de la tecnología, que introdujo a la fotografía y su capacidad de captura instantánea y, después, la manipulación digital y su cualidad transgresora del mismo hecho de detención de la luz. Así, se daba la posibilidad de otro orden para la realización de una obra; y esa intención por captar espectros de luz y sus incidencias no necesariamente se comprometía con pasos en que el aire libre, determinada hora del día o la inmediatez de un instante congelado en la obturación sean únicos, se precedan o antecedan.

En ese sentido, en las prácticas artísticas contemporáneas se identifican algunas negociaciones que involucran técnica y estilo como apropiaciones que por un lado, trabajan en la rematerialización de la pintura para hacer de ella un objeto de presentación y no de representación, y por otro, sacan provecho de la fotografía no como fin sino como mediador. Un orden de factores que aún en la alteración del resultado, sigue comprometiendo conceptos de composición que más que buscar fuentes u orígenes, indaga en las estructuras del significado que puede haber detrás de cada imagen. la obra.

No es gratuito entonces que este serie de Alejandro Sánchez Suárez se titule en francés y que otras palabras del español y el holandés acompañen cada una de las imágenes; pues los procesos de apropiación recurrentes en la pintura contemporánea, ahondan en su potencial narrativo, y las pistas para la captura de significado de esta serie se dan también en la manera en que cada texto-imagen semeja una ausencia de foco tras la ampliación digital en que se ha roto el pixel.

La evidencia del proceso tecnológico se advierte además en la selección de imágenes, que extraídas de blogsde moda del internet traspasan retóricamente la complicidad de identificación y lectura, esta vez, contextualizada en el entorno de los medios masivos del que el artista es usuario. Vale la pena detenerse en los efectos lumínicos y de movimiento de cada una de estas obras. Si bien cada una de las imágenes –modelo de su obra- fue construida cuidadosamente para que la incidencia de luz y hasta la pose dieran como resultado un balance y composición adecuadas, Alejandro Sánchez Suárez no reproduce; lo suyo no ha sido la copia hiperrealista de situaciones ya dadas por la fotografía.

El retorno al dibujo como base, a la pintura como medio y la maleabilidad del óleo como técnica, permiten la captura de los elementos necesarios para ilustrar con fluidez su pretensión e interés hacia otra postura al interior del iluminismo secular.

Nelly Peñaranda, febrero de 2012.

Texto gentilmente suministrado por la Galeria Expreso del Arte, 2012 
www.expresodelarte.com