Carolina Oliver

Sincelejo, Sucre

Presentadores

Figura Humana

 



Carolina Oliver

presentadora, modelo

   
 

Vea otras imágenes de Carolina Oliver en ColArte

   
 
 
La vida de esta bella sincelejana ha dado un vuelco después de haber entrado al equipo liderado por Yamid Amat y de presentar la sección de entretenimiento del noticiero CM&.
 
De los jeans, los tenis y las camisetas con que presenta la franja metro del Canal Capital de Bogotá en la tardes, salta a ropa mucho mas sugestiva y muy glamorosa que resalta su bella figura y rostro en las noches.
 
Por esta razón se le ha visto por las principales tiendas de moda de la zona rosa de Bogotá, escogiendo las mejores opciones para sus presentaciones y el estilo italiano de Invicta, Esssenza y Pardelly, entre otros, son entre otros sus preferidos a la hora de seleccionar su vestuario para impactar cada noche.
 
Con esto se confirma que Carolina se convierte en una de las promesas de la presentación en nuestro país y que como las grandes Andrea Serna, Paola Turbay  y Adriana Arboleda, entre otras, también es una bella representante de la belleza y la moda en Colombia

Tomado de Bitácora, Información Pública, 2007


 
 
 

Cara international de CM&

Desde hace dos meses la joven presentadora está al frente de CM& International. Llegó a esta sección luego de su debut como conductora de farándula en el noticiero dirigido por Yamid Amat

De lunes a viernes, a partir de las 9:00 p.m., las noticias internacionales en CM& están a cargo de una joven sincelejana de 25 años. Ella es Carolina Oliver, quien hizo su aparición en este noticiero como presentadora de la sección Tres mujeres sin libreto, donde mujeres de tres generaciones diferentes opinaban sobre un mismo tema. El formato tuvo poco éxito y Oliver pasó a ser la presentadora de Blanco y Negro, la sección de entretenimiento del informativo. Inicialmente ella era el blanco y negro de las noticias hasta cuando llegó a acompañarla al set la periodista española Eva Rey.

Hace dos meses ocurrió el cambio de presentadora de noticias de farándula a conductora de CM& International. Formar parte del equipo de noticias de este informativo siempre estuvo entre sus metas. Por eso cada vez que tenía oportunidad le decía a Yamid Amat que le hiciera una prueba. "Tanto insistí que un día me cogió a quemarropa, me sentó en el set y decidió que sería la nueva presentadora de las noticias internacionales", comenta Oliver.

El dos de mayo fue el comienzo de Carolina Oliver en la sección internacional. Recuerda que a las 8:00 p.m., una hora antes de iniciar la emisión, el director le notificó que ese día empezaba como presentadora. "Fue otra prueba a quemarropa. Yo no estaba maquillada ni tenía la ropa adecuada para presentar. Fueron los 30 minutos más angustiantes de mi vida, pero por fortuna la emisión salió muy bien".

El trabajo en CM& lo ha alternado con su participación en el noticiero del medio día de Canal Capi tal, en el cual Oliver debutó como periodista y presentadora tanto en el informativo como en el pro grama infantil Franja Metro. "En este programa estuve dos años. Y siendo parte de éste presenté una entrega de regalos de la Alcaldía en Corferias. Yamid Amat estaba presente y me mandó a llamar. Luego de un interrogatorio me propuso trabajar con él. Eso fue en diciembre de 2005 y en febrero de 2006 ya estaba trabajando en CM&.

Oliver afirma que el cambio de farándula a noticias internacionales ha sido difícil. Mientras su director la felicitaba al final de la emisión, al día siguiente le llamaba la atención. "Además de los regaños de Yamid, todo el mundo opinaba y me tocó aprender de quién recibir los consejos y de quién las críticas. Uno de mis mayores críticos ha sido Mauricio Gómez, de quien he aprendido muchas cosas".

La experiencia en televisión de esta joven periodista suma cuatro años. Dice que por fin está encontrando el eje de lo que quiere hacer en su vida profesional y a la par está tratando de imponer un estilo propio de presentación de noticias. Afirma que su sello personal es la tranquilidad frente a las cámaras y hablarle a los televidentes, no pronunciar el mayor número de palabras por minuto.

Tomado del periódico El Espectador, 8 de julio de 2007