Maria Adelaida Puerta Restrepo

Medellin, Antioquia

Actores

Personaje

 


María Adelaida Puerta

actriz, modelo

 

   
 

Vea otras imágenes de María Adelaida Puerta en ColArte 

En http://www.stockmodels.com.co 

   
 
Medellín, Antioquia

Actriz - filmografía

  1. La Mariposa (2012) ... Alicia Benítez, "La Mariposa"
  2. El Capo" (2009)
  3. "Tiempo final" .... Viviana (2008)
  4. "Montecristo" (2007) ... Victoria Saenz
  5. Collar de perlas (2007) .... Amria
  6. "Las ejecutivas a su servicio" (2006)
  7. "Buscando el cielo" (2006 - serie recortada)
  8. Cuando rompen las olas (2006) .... Young Sofia
  9. "Sin tetas no hay paraíso" (2006) TV Series .... Catalina
  10. Colombian dream, El (2005) .... La Super Nena
  11. "Mujer en el espejo, La" (2004) TV Series .... Giselle
  12. "Todos quieren con Marilyn" (2004) TV Series .... Lina
  13. "Vuelo de la cometa, El" .... Victoria (1 episode, 2004)
        - Episode #1.1 (2004) TV Episode .... Victoria
  14. "Francisco el matemático"
 
 
 
Información parcial cortesía The Internet Movie Database. Con permiso

 
 


 


 


EL AÑO DE MARIA ADELAIDA

Maria Adelaida Puerta es una promesa, una apuesta que desafía a los muchas veces insoportables clichés televisivos, en los que en ocasiones (en muchas ocasiones), las bellezas neumáticas y `express parecen gobernarlo todo. Ella, que hace un año era apenas una cara poco recordada (sí, apareció en Francisco el matemático, El vuelo de la cometa y Todos quieren con Marilyn, pero pocos la recuerdan), es hoy nombre estelar en dramatizado nacional. ¿Qué sucedió?, ¿Un poco de suerte? No. Esta actriz de 26 años venía trabajando muy duro por lo que hoy recoge.

Ni.ella misma podría negarlo, este año moribundo fue generoso, le dio la partida que podría resultar definitiva para ella. Lo que empezó a buscar hace años; hoy se solidifica. El tiempo lo dirá, pero lo cierto es que por ahora arrolla. Por ahora está más allá de las tetas y los paraísos y parece superar el estigma que suele otorgar un buen papel, por lo que asegura que no se ha permitido el encasillamiento ni fotocopiarse de una producción a otra.

¿Qué se puede decir? A María Adelaida la sigue ese aroma/sensación que despiertan las actrices que aparentemente llegaron para durar mucho. Para quedarse. Es como uno de esos descubrimientos en los que uno se pregunta dónde cuernos estaba, de dónde salió. Aunque, claro, ella ya estaba allí, en la pantalla, con personajes mínimos que pasaban bastante modestos entre el criollo starsistem. María Adelaida no llegó; simplemente la comenzamos a ver. Y de qué manera.

Quizás sea un redescubrimiento, incluso para ella, que recuerda que hace un año pasaba desapercibida en la calle, sin autógrafos ni preguntas, solo, quizás, con la mirada de alguien que dice "de dónde la conozco" o "sé que la he visto en alguna parte". Claro, luego de ser Catalina en la serie Sin tetas no hay paraíso, que se basaba en el libro del mismo nombre, de Gustavo Bolívar, casi explotó en popularidad. Uno: por el contenido controversial de una producción, que hizo temblar a más de uno de la irritación, mientras que otros la aplaudieron. Dos: porque (y tal vez la mejor razón para ella) interpretó a una muy convincente muchachita que hacía de su cuerpo una mercancía, con esos matices ingenuos y perversos bien conjugados, que le valieron numerosas palmas.

María Adelaida, que venía de Nueva York y que se había preparado para convertirse en actriz durante mucho tiempo, desde ese momento pareció iniciar una carrera que simplemente no ha parado en .los últimos meses. Sin embargo, en lo personal el éxito, dice, no la ha cambiado. "Una actriz de teatro no trabaja para la fama ; dispara con soltura. Y parece cierto, está allí con su camiseta de llamones, como una vecina (una vecina bonita, hay que reconocerlo) que está dispuesta a hablar de cualquier tema y que asegura que si bien todo esto la toma un poco por sorpresa, también es el resultado de su empeño y estudio. Ella no apareció, simplemente surgió y se abrió camino.

Posó para varias revistas, en una de ellas desnuda y durmiendo. Lloró por la incomodidad de las fotos, habló de la belleza y del afán de algunas jovencitas por el dinero fácil, de la aceptación de cada uno con sus defectos. Las entrevistas llovieron y aprovechó para exponer sus puntos de vista, para decir que no todo era figura, que no todo es volumen. Ella, delgada por condición y no por imposición, es tan natural como su cuerpo sin procedimiento quirúrgico alguno, por eso también resulta encantadora y casi asible. María Adelaida es verdadera en su normalidad, en su belleza distinta, en su cuerpo lejano al de un símbolo sexual. "La belleza es la confianza con la que vas por la vida", dice.

Es verdad, fue una revelación este 2006. Pero más allá de aquella explosiva y, por qué no decirlo, a veces un poco manida historia de chica-conoce-traqueto, continuó con otras producciones. La siguiente fue Buscando el cielo, una suerte de híbrido que mezclaba novela con reality y que pasó con más pena que gloria. Si bien la serie no lograría recordación, sí fue la demostración de que María Adelaida podía con otros personajes menos sórdidos (en Todos quieren con Marilyn también había encarnado a una prostituta).

Ahora esta actriz está en Las profesionales, una producción que entra a competir fuerte en el agitado campo de batalla de la franja triple A, en donde encarna a Casandra García, una ambiciosa empleada doméstica de altas esferas. Sí, María Adelaida hasta el momento demuestra su versatilidad, deja ver que tiene con qué y, al parecer promete mucho más. 2006 fue su año sin duda, por eso solo queda ver cómo le va en el futuro, atestiguar si esa fuente renovadora no se agota

Por lo pronto, esta paisa quiere continuar trabajando en televisión, pero también dice que añora regresar al teatro. De hecho, viene trabajando en ello, aunque también le suena el cine (ya participó en El colombian dream). Parece encarnar a una de esas no muchas actrices con amor al arte y no a la fama quizás por eso empieza a recoger los frutos que hoy vemos y que esperamos que continúe sembrando, para que el encanto (como suele pasar) no se pierda entre tanto ruido. Fue un muy próspero año.

Tomado de la Revista Carrusel No1399, 29 de diciembre de 2006


 
 
 


María Adelaida Puerta & Cía., las tetas más polémicas
Por Diego León Giraldo S.

Flaca y casi plana, pero con un cuello largoestilo de Audrey Hepburn y con unas exquisitas clavículas que la hacen más elegante, así es María Adelaida Puerta, la paisa de 25 años que representando a una colegiala se ha convertido en la revelación del año de la pantalla chica.

Y aunque en la serie posa de ingenua, en la vida real esta mujer es mucho más segura, más culta y con unas ganas de devorarse el mundo que se le notan en la manera en que cuenta las cosas.

Estudio en el colegio Santa María del Rosario, comenzó comunicación social en la Pontificia Bolivariana -pero más por el entusiasmo de aprender fotografía y algo de cine- y siempre estuvo involucrada en el grupo teatral. Las preciosas ridículas, una comedia de equívocos de Moliére que también toca el subjetivo tema de la belleza, fue su primer papel cuando estaba en bachillerato.

En la escuela del Teatro Libre, en Bogotá, hizo dos años cuando decidió independizarse, contrariando la voluntad familiar que -Como siempre ocurre con el arte- la veía ejerciendo "una profesión de verdad".

Entonces, la niñita de papi, la de voz delicada, tuvo que guerrear sola en Bogotá. Trabajó de lunes a sábados en el farandulero y play bar Invitro, y allí estirando el salario básico y unas muy escasas propinas -"en Bogotá la gente casi no da propinas", dice- pagó una habitación mientras iba de casting en casting.

Así es la vida, Francisco el matemático (donde encamó a una niña que estaba en una correccional) y Todos quieren con Marilyn (donde hizo su primer papel de fufurufa, el de la prepago universitaria que inducía a Sara Corrales a meterse en el negocio) fueron sus primeros personajes.

Con el actor John Alex Toro estudió la técnica del maestro japonés Tadashi Suzuki, que se basa en las artes marciales pero aplicadas al teatro, y entró a Mapa Teatro, grupo con el que viajó a México y Bolivia. Esa fue su gran liberación, con lo que le pagaron por las funciones de la obra se quedó recorriendo el país azteca. Una mochila, una guía de Lonely Planet y algunos aguacates y pan fueron su equipaje básico. "Quería ir a Palenque, la ciudad de los mayas".

Lo mismo hizo en Bolivia. "Eso me dio sensación de libertad, de que uno puede ser dueño del mundo, me enseñó que no es necesario tener millones para gozarse la vida".

Luego vino Nueva York, donde perfeccionó la técnica Suzuki y tomó otros talleres teatrales. Al regreso, en diciembre pasado, le contaron del casting de Sin tetas no hay paraíso. Lo hizo bien sin haberse leído el libro, pero le dijeron que se veía mayor, que necesitaban a alguien que registrara más niña. Desilusionada, siguió buscando y cuando estaba a punto de firmar con RCN para otra producción, que al final fue aplazada, la llamaron y le dijeron que en una semana debía viajar a Pereira, que era la protagonista.

Tomado de la Revista Alo, Edición 464, 15 de septiembre de 2006


Nacida en Medellín y actualmente residiendo en México, esta actriz colombiana es reconocida por sus apariciones en producciones como Sin Tetas no hay Paraíso (2006), El Capo (2009) y La Mariposa (2011) entre otras. Per otra parte hizo parte de la producción cinematográfica El Coloxbian Dream (2005). Dentro de sus reconocimientos se destacan dos premios India Catalina y un premio Tv y Novelas además de diferentes nominaciones.

En la película El Caso Watson, interpreta a Mariana, una mujer que tiene una vida paralela para poder infiltrase y ganarse la confianza de los criminales más buscados. Con sus diferentes personalidades recoge toda la información que sea necesaria para dar con los criminales.

 

 
  Imagen extraida de internet. Derechos reservados del propietario. Imagen extraida de internet. Derechos reservados del propietario.