Salon Nacional de Artistas 1986 XXX Concurso

Grupos

Varios, Visual

 

 

XXX Salón Nacional de Artistas, 1986

 

A ColArte
 

Vea muestra representativa de las obras presentadas

   
 


Los acrílicos titulados Tiempo Gris de Alicia Viteri obtuvieron el primer premio en pintura del Salón XXX en 1986. Para Pierre Courcelles, los premios en esta categoría se caracterizaron por ser una propuesta pictórica rica poderosa y sobre todo contemporánea. El crítico Germán Rubiano Caballero afirmó: "Siempre cáustica, los cuadros de la artista auscultan la figura humana, sobre todo el personaje femenino con espíritu crítico y algo de humor negro".

Sobre la obra de Loochkart, y a propósito de su exposición retrospectiva en 1986, escribió Germán Rubiano que ésta "( ...) puso en claro la continuidad de una obra que aparte de estar hecha con fruición pictórica, no deja de tener contenidos de sinceras inquietudes sociales. Los ángeles del XXX Salón Nacional, forman parte de una larga serie: Ángeles mujeres de finas y variadas facturas, tratados con profundo amor humano." 

"La obra de Góngora siempre ha sido dura, casi despiadada, proclive a lo  literario. todo esto se destaca en sus versiones personalísimas de la Magdalena y de la Maternidad, pintura y dibujo de su participación en el Salón."; con estas palabras se refirió Germán Rubiano al trabajo expuesto en 1986 por Leonel Góngora, a quien Pierre Courcelles definió como "(...) artista figurativo, propone aproximaciones plásticas y pictóricas extremadamente ricas, poderosas y ante todo contemporáneas."

Una de las temáticas que sobresalió en el XXX Salón fue la celebración a la naturaleza. La obra de Gustavo Zalamea se orientó hacia este tema con el óleo Pera amarilla. AI respecto comentó el crítico Germán Rubiano Caballero: Zalamea lógicamente no está pintando frutas o bodegones. esta elaborando unas formas tremendas sostenidas por una tectónica de acentos cósmicos".

Las sillas de Laignelet recuerdan la ausencia. "es una contraposición de dos sistemas de orden distintos, la forma se ubica dentro de un piano más racional, en cambio el color fue escogido aleatoriamente" comenta el artista Victor Laignelet sobre su obra La Trilogía de Los Espejos, ganadora en 1986. En las palabras del crítico Germán Rubiano Caballero "Laignelet siempre ha distorsionado y muchas veces. como en el caso de estas tres grotescas sillas, ha triunfado en alcanzar imágenes turbadoras e inquietantes"

Tomado de la Revista Mundo No. 13, agosto 2004 - Texto: Luz Adriana Hoyos, Nicolás Polanía